Share

 

En cada película, en cada acto de cabaret, en sus sketches televisivos, en sus presentaciones en concierto, sin un vaso de whiskey y un cigarrillo era dificil de reconocer a Dean Martin. Su imagen despreocupada que sujetaba una leve sonrisa exponía a un hombre bajo un leve efecto de alcohol… o no?

Dean Martin, un suave y apuesto hijo de italianos, tenía un agudo ingenio y una atrevida presencia en el escenario que lo convirtió en uno de los artistas más respetados de Las Vegas durante casi cuatro décadas.
Nacido en Steubenville, Ohio, en 1917, Dino Paul Crocetti trabajó brevemente como crupier de blackjack en un casino ilegal. Allí, en los momentos libres, le permitían subr al escenario para contar algunos chistes e interpretar algunas canciones. En 1946, se asoció con el joven cómico Jerry Lewis para formar uno de los mejores actos de comedia musical de todos los tiempos, apareciendo en clubes nocturnos, películas y programas de radio y televisión. El dúo se clasificó como uno de los actos más populares de Las Vegas hasta que Martin, cansado del papel, se hizo a un lado en 1956 para seguir una carrera en solitario. La división duraría hasta que la pareja se reuniera brevemente más de veinte años después del teletón del fin de semana del Día del Trabajo que Lewis organizaba para la Asociación de Distrofia Muscular, y una vez más para un espectáculo en el cumpleaños de Martin en 1989.

 

Como solista, Martin abrió en The Sands en 1957. Su estilo relajado y fácil y su manera astuta con una balada consolidaron su estatus como uno de los artistas más populares de la ciudad del pecado. Pronto, firmó un contrato de cinco años con Sands. Martin demostró ser un cómico de primera categoría por derecho propio, y sus shows en solitario en el Copacabana siempre presentaban a una bailarina que llevaba un carrito de bebidas repleto de bourbon y botellas de whisky. “Ya no bebo, y no bebo menos”, anunciaría Martin, aunque su consumo de alcohol aparentemente excesivo fue visto más como un accesorio que como una realidad.

En su libro “Dean y Yo”, Jerry Lewis señala que Martin lucía siempre borracho, pero el nunca lo había visto mas que con un vaso de jugo de manzanas

En 1960, Martin apareció con sus amigos Frank Sinatra, Sammy Davis, Jr., Joey Bishop y Peter Lawford para los legendarios espectáculos conocidos como “Summit at the Sands”. Aunque bien ensayados, estos shows de “Rat Pack” fueron aparentemente de forma improvisada.
Los payasos continuaron con el Rat Pack trabajando dos shows por noche mientras filmaban películas como Oceans 11 durante el día. A menudo se retiraban al salón para la fiesta posterior al espectáculo y, en más de una ocasión, simplemente Martin se retiraba a descansar, ya que gracias a su incondicional amistad con Sinatra, era el énico de se animaba a decirle no a La Voz.
La era de Rat Pack terminó con Sinatra rompiendo con Lawford sobre las relaciones con John F. Kennedy; El matrimonio de Lawford con la hermana del presidente estaba en problemas, y Kennedy se distanció de Sinatra por las controversias que rodeaban al cantante, incluidas sus supuestas conexiones con la mafia.
Otro factor en la desaparición de Rat Pack fue el cambio en la propiedad de Sands, con Howard Hughes asumiendo el control e imponiendo restricciones en su presupuesto y comportamiento. Sinatra se marchó en 1968, se mudó al Caesars Palace, y en 1969 Martin firmó un contrato de $ 200,000 por semana con el Riviera Hotel, donde era copropietario y consultor de entretenimiento. También tuvo ganancias provenientes de películas y televisión: filmó cuatro películas de espía cómicas “Matt Helm” y lanzó su propio programa de variedades NBC semanal. Martin también firmó un contrato a largo plazo para jugar en el Celebrity Room de 1,200 asientos en el MGM Grand Hotel en 1973.

En una entrevista de tv, una de las hijas de Martin señaló que nunca había visto a su padre borracho. Su actuación de borracho querible se había mantenido durante su carrera.

Sin embargo, en la década de 1980, la vida de Martin comenzó a tomar giros trágicos. Sus riñones comenzaron a fallar y, en 1987, se produjo un desastre cuando su hijo, Dean Paul, murió en un accidente aéreo de la Guardia Nacional Aérea de California. Martin perdió rápidamente su entusiasmo por la vida.
Culminando su enfermedad renal, se saltó la mayor parte de una gira de reunión de concierto con Sinatra y Davis, pero continuó trabajando en el MGM (para entonces renombrado como Bally) con resultados cada vez menores. Se veía demacrado y apenas reconocible. Fue en ese entonces, que casi recluido en su hogar, comenzó a tratar de ahogar el recuerdo de la muerte de su hijo en alcohol.
Martin hizo su última aparición en Las Vegas en 1990 y murió el día de Navidad de 1995. Sin embargo, dejó un legado de ser uno de los artistas más célebres para adornar un escenario, en Las Vegas o en cualquier otro lugar. Los hoteles de Las Vegas Strip atenuaron sus luces en su honor, y en 2005, una parte de Industrial Road, al oeste de Strip, pasó a llamarse Dean Martin Drive.
Dean Martin era el tipo más agradable del mundo. Era una estrella de cine, tenía un exitoso programa de televisión, era el rey de los clubes nocturnos y era la mitad del equipo de comedia más popular en la historia del mundo del espectáculo junto a Jerry Lewis. Los discos de Dean se vendieron por millones, pero su mayor alegría en la vida fue jugar golf. Dean era un hombre muy complicado, aunque parecía ser muy simple. 
No habló inglés hasta que tenía cinco años. Dean Martin creció en una familia muy italiana y nunca habló ni una palabra de Inglés hasta que cumplió cinco años. Era boy scout. Sí, Dean Martin, el chico malo, el bebedor, el hombre de las damas, era, de hecho, un boy scout. Era el baterista de la banda local de boy scouts en Estados Unidos. Steubenville, Ohio. En el pasado fue boxeador amateur. Peleando bajo el nombre de “Kid Crotchet”, Dean fue considerado un muy buen boxeador de peso welter. Su récord, según una fuente, fue de 24 victorias y 6 derrotas en 30 combates. En esos años, él y un amigo organizaban peleas en la habitación de su hotel y le ordenaban a la gente que vigilara. Supuestamente, a menudo luchaban hasta que uno de los combatientes eliminaba al otro. Cambió su nombre dos veces. Dean fue bautizado como Dino Paul Crocetti. Al entrar en el negocio del espectáculo, cambió su nombre a Dino Martini, debido a que había un popular cantante Nino Martini, Dean cambió su nombre nuevamente, esta vez por Dean Martin. Odiaba las películas de Martin y Lewis. Aunque Dean apareció en 16 películas muy divertidas con su compañero de comedia, Jerry Lewis, Dean dijo que siempre “odiaba” a Martin y Películas de Lewis. “Eran películas de Jerry Lewis”, dijo, “jugué a un idiota en cada uno”. Le encantaban sus cómics. Dean nunca fue un gran lector, pero le encantaban sus revistas de historietas. Demasiado avergonzado de comprarlos para sí mismo, hacía que Jerry los comprara para él. Jerry los entregaba a Dean en privado, luego Dean iría a su camerino o a algún lugar privado y los disfrutaría. Solo leyó un libro en toda su vida. Dean admitió que el único libro que había leído en su vida era Belleza Negra, de Anna Sewell.
Aunque pareciera mentira, Martin odiaba las fiestas. Aunque tenía la imagen de un playboy y amante de la noche, Dean siempre odiaba las fiestas. “Era tímido”, dijo con franqueza. Otra vez, Dean dijo: “Me avergonzaba la forma en que hablaba”.
Una vez, la esposa de Dean, Jeannie, estaba haciendo una fiesta en la mansión de la pareja en Beverly Hills. Como de costumbre, Dean se retiró a su habitación para ver televisión. A medida que la fiesta se hacía más fuerte, Dean llamó a la policía local, dijo que era un vecino y afirmó que había una fiesta ruidosa en la casa de Dean Martin y que la policía debía ir y hacer que se calmen. La policía se presentó y la fiesta se disolvió debido a la llamada anónima de Dean. En 1968, Dean firmó el contrato más grande en la historia del negocio del espectáculo.

 
Firmó un contrato de tres años por $ 34 millones para hacer tres temporadas más de su exitosa serie The Dean Martin Show. Pero este fue un contrato muy particular, ya que Dean odiaba ensayar, no tendría que presentarse en toda la semana para ensayar las situaciones de comedia del espectáculo. Un suplente se hacía cargo del papel de Dean en los ensayos, mientras que Dean jugaba al golf de lunes a jueves. Revisaba sus líneas durante la semana, pero sobre todo jugaba al golf. Luego, el viernes, se presentaba y grababa el programa. Siempre decía sus oraciones.
Sorprendentemente, quizás debido a su reputación de “chico malo”, Dean era un devoto católico que recitaba sus oraciones todas las noches antes de irse a la cama. Tenía un caso grave de claustrofobia. A Dean le aterrorizaban los espacios cerrados. Casi siempre se negaba a utilizar ascensores (“es como un ataúd allí”, dijo).
Se dice que Dean una vez caminó 18 tramos de escaleras para evitar subir en el ascensor.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 15, 2019


 

Tags: , ,

15 thoughts on “Dino y el mito del borracho simpático”

    • Barry Guardini
    • posted on May 15, 2019

    Thanks for adding the video. Having Italian pasta for lunch now and listening to this. Absolutely wonderful.
    You should listen to That’s amore whenever you eat pasta or pizza.

      • Barry Guardini - TRADUCCIÓN
      • posted on May 15, 2019

      Gracias por agregar el video. Teniendo pasta italiana para el almuerzo ahora y escuchando esto. Absolutamente maravilloso.
      Debes escuchar Eso es más cuando comes pasta o pizza.

  1. Aunque parezca mentira Dean Martin hizo una peli muy buena que era de accion y drama con Monty Cliff y Marlon Brando y la verdad que Martin actuaba muy bien. Los Leones o algo asi.

    1. The Young Lions ( Los leones jovenes) es un filme estadounidense de 1958, dirigido por Edward Dmytryk. Protagonizado por Marlon Brando, Montgomery Clift, Dean Martin, Hope Lange, Barbara Rush, May Britt, Maximilian Schell, Dora Doll y Lee Van Cleef en los papeles principales.

      1. Esa. Muy buena y Dean Martin en un papel diferente
        Gracias

    • Silvio Burano
    • posted on May 15, 2019

    Yo no hablo inglés pero las melodias era hermosas no como ahora

    • Daniel Urra
    • posted on May 15, 2019

    Es una pena q actos como estos ya no aya
    Jerry Lewis y Martin eran cómicos sanos

    • Gustavo Nieto
    • posted on May 15, 2019

    Que duo bárbaro con Lewis

    • Jamie Hant
    • posted on May 15, 2019

    I don’t care what anyone says. Those days, those shows, those movies were pure gold. People did not get offended over trivial things, and banter was the order of the day, and men were not wussies and women were not prudes…! Glad to be of an age where I can appreciate the candor of my days and also get disgusted to this wallowing generation, that cries foul over a sneeze, and political correctness..!

      • Jamie Hant - TRADUCCIÓN
      • posted on May 15, 2019

      No me importa lo que digan los demás. Esos días, esos espectáculos, esas películas eran de oro puro. La gente no se ofendió por cosas triviales, y las bromas estaban a la orden del día, y los hombres no eran tontos y las mujeres no eran groseras …! Me alegro de ser una época en la que puedo apreciar el candor de mis días y también disgustarme con esta generación que se revuelve, que llora por un estornudo y por una corrección política.

        • Sergio Romero
        • posted on May 15, 2019

        Ahora les meterian un juicio grande como una casa

    1. Jamie, a great truth, we were lucky to live a beautiful time, the best. Cordially CLAUDIO KUSSMAN
      Jamie, una gran verdad, tuvimos la suerte de vivir una hermosa época, la mejor. Cordialmente CLAUDIO KUSSMAN

  2. El tema es la facha… a mi me gritarían viejo borracho

    • Jorge Banna
    • posted on May 15, 2019

    El tipo tenia su encanto asi y la pegaba con el publico

    • Angel Sicardi
    • posted on May 15, 2019

    Excelente actor y excelente artículo

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: