UN SOLDADO FRENTE A LA CRUZ

Palabras finales pronunciadas por el Cnl (r) HÉCTOR M. MARTINEZ ante el TOF de Santa Fe el 24/5/2019.
Share

 

 

Señora presidente y miembros de este tribunal, aprovecho esta oportunidad que tengo de pronunciar mis palabras finales antes que dicten su veredicto, aunque tengo la certeza que mi sentencia ya está fijada, pero esto obra en mi como una catarsis, como un cable a tierra y además son palabras que quedan grabadas y en el futuro cuando alguien estudie estos temas y los analice con una visión amplia, pueda tener una opinión más para evaluar.
Desgraciadamente lo que expresé  en mi última declaración en este Tribunal donde critique a la Justicia Argentina por su accionar que me hacia escéptico de sus justos resultados, en estos días quedan en evidencia, quiere decir que algo de razón tenía.
Critiqué la falta de independencia, que los lleva a guiar sus fallos por Políticas de Estado o tensiones que producen diversos grupos de presión, y no guiados por el Derecho. En esta coyuntura nacional actual queda en evidencia hasta para los más neófitos, basta ver los medios de comunicación para observar lo lamentable del caso.
Critiqué la falta de imparcialidad, ella está ausente y esto nos acerca al viejo axioma “Para los amigos todo para los enemigos ni justicia”. Queda en evidencia que el principio de igualdad ante la ley es víctima de un relativismo alarmante, para unos las causas proscriben, para otros no, y todo bajo interpretaciones jurídicas que luego son aplicados como jurisprudencia.
De la equidad ni hablemos, si esta es interpretada como dar a cada uno lo que le corresponde o se merece. A nosotros nos acusan de ser integrantes de una “patota”, término lunfardo que obra como descalificante, los otros  son “opositores políticos perseguidos”.
No es así nosotros éramos integrantes de estructuras del Estado, con reglamentos, organización, disciplina, jerarquías y compelidos por la llamada Justicia Militar, que estaba en plena vigencia en esa época, no éramos un montón de desaforados como los denunciantes y las fiscalías nos intentan calificar.
Los llamados opositores políticos eran estructuras Políticas – Militares que intentaban debilitar al estado para asumir el poder acompañados de acciones militares, en el marco de una guerra revolucionaria, caracterización que no la hago yo como imputado en esta causa, la misma fue explicitada por el TOF que en el 84 juzgó a los comandantes militares. Estos grupos políticos militares actuaron tanto en gobiernos democráticos como en gobiernos de facto y lo hicieron con estructuras celulares, clandestinas mimetizados con la población y apoyados por Cuba todo enmarcado en la llamada Guerra Fría.
Nos acusan de ser instrumentos ejecutores de un “Plan Sistemático de exterminio de opositores Políticos”. No eran opositores políticos, eran estructuras políticas militares que paradójicamente en esos años el Estado nos ordenaba  exterminarlos y ahora a más de 40 años ese mismo Estado nos condena., como ejemplos podemos decir lo que ya conoce toda la ciudadanía, el Partido revolucionario del Pueblo tenía el Ejército Revolucionario del Pueblo; Montoneros tenía el Ejército Montonero y otros menores como el Partido comunista Marxista Leninista tenía el Ejército Popular de Liberación. No mencionaré las acciones de estos grupos armados porque ya todos las conocemos.
Yo creo que ahora existe otro Plan Sistemático y es el de Venganza, iniciado por el gobierno anterior y continuado por el actual, y que lo padecemos los mal llamados presos de Lesa Humanidad.
Este “Plan Sistemático de Venganza” es un plan porque tiene objetivos: venganza, conveniencia política  y también beneficios materiales para algunos, es Sistemático porque se da en todo el país y es articulado por el Ejecutivo Nacional quien lo planificó y lo impulsa, el Judicial que es quien lo ejecuta y la prensa que lo apoya.
Dicen  actualmente, que la justicia en estos años tiene que enfrentar varios tipos de causas, una las de corrupción pública y/o privadas, a estas causas varios sectores le rehúyen, basta ver lo informado por los medios de comunicación en estos últimos días. Otras causas son las de narcotráfico, no son las más saludables para los magistrados, operan casi siempre sobre el chiquitaje. Los más rentables son los llamados de Lesa Humanidad, es como ir a cazar dentro del zoológico, además son explotados ante sectores de la opinión pública colocándose como justicieros de la patria, además desde el punto de vista profesional son rentables dentro de la justicia.
Las penas que nos imponen son verdaderas penas de muerte, Somos la mayoría mayores de 70 años y cuanto es la expectativa de vida de un ser humano en estos lugares, 80/85 años por lo tanto son más crueles e inhumanos que las viejas penas de muerte por ejecución ya que en esos solo se sufría un momento, mientras que en estos, el condenado debe sufrir una larga agonía hasta que el fin de la vida biológica se lo lleva, haciendo sufrir también a quienes lo rodean. Es cruel e inhumano más aún cuando la Constitución Nacional dice que las penas  son para  resocializar al convicto y no para vengarse o hacerlo sufrir. 
Por último, reitero lo que ya he dicho en todas mis declaraciones, yo no participé en el delito que me atribuyen, basado solo en declaraciones parciales, y tardías de los que me denuncian.
Encomiendo mi suerte a la Providencia Divina y me encomiendo a Dios, el cual preside esta sala en ese crucifijo, quien es la fuente  de toda razón y justicia según el preámbulo de nuestra CN poseedor de la verdadera Justicia para los creyentes.

 


Envío y colaboración: DRA ANDREA PALOMAS ALARCÓN

PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 27, 2019


 

Tags:

5 thoughts on “UN SOLDADO FRENTE A LA CRUZ”

    • Jorge Juan Ruiz Díaz
    • posted on May 28, 2019

    Sostengo y sostuve que solo se trata de venganza. No hay justicia para todos. El estado nacional es un estado genocida puesto que se busca el exterminio de militares que lucharon contra el terrorismo y por el solo hecho de haberlo llevado a cabo. El Estatuto de Roma no puede aplicarse respecto de hechos acaecidos con antelación a su dictado y su aceptación por la República Argentina. Los jueces han violado todos los principios de nuestra Constitución Nacional. Principio de legalidad; de igualdad ante la ley; del juez natural; a nadie puede aplicarse una ley posterior al hecho del proceso. Todo ha sido venganza. Entró la política por la ventana y huyó la justicia. Todo comenzó en 1983. Y continúa hoy. Los jueces si tienen conciencia, irán a la tumba llevando el peso de sus malas obras. Gloria y honor a quienes nos defendieron del terrorismo. Perdón por carecer de armas para acabar con tanta maldad e injusticia.

    1. Señor Jorge Juan Ruiz Diaz, creo que más que venganza esta gente y sus familiares no dejó nunca de luchar y así lo hizo a través de décadas por su criminal causa y hoy impunemente están exterminando en la cárcel, militares, miembros de las fuerzas de seguridad, policiales y civiles. Los ayuda la indiferencia de las instituciones a las que pertenecimos. Como miembro de la Policía de la Provincia de Buenos Aires que fue la fuerza que tuvo más efectivos asesinados por el terrorismo, me avergüenza el sepulcral silencio de sus cuadros. Agradeciendo su participación le hago llegar un cordial saludo. CLAUDIO KUSSMAN

      230 – 252 – 236 – LAS CIFRAS DEL DOLOR Y LA INDIFERENCIA https://prisioneroenargentina.com/index.php/2019/04/10/230-252-236-las-cifras-del-dolor-y-la-indiferencia/

  1. FELICITACIONES POR SUS PALABRAS. No puedo saber si el Señor Coronel era conscientede del delito que estaba descriiendo al expresar: Este “Plan Sistemático de Venganza” es un plan porque tiene objetivos: venganza, conveniencia política y también beneficios materiales para algunos, es Sistemático porque se da en todo el país y es articulado por el Ejecutivo Nacional quien lo planificó y lo impulsa, el Judicial que es quien lo ejecuta y la prensa que lo apoya. A ESTO SE LO LLAMA GENOCIDIO.
    Y vuelvo a transcribir un comentario que encontré hace tiempo en la web:

    El “genocidio” de los uniformados

    La idea de exterminio silencioso y con poca trascendencia pública, tal como lo hicieron los nazis, de un grupo de la población argentina como lo son los profesionales uniformados y civiles relacionados, fue una acción que no se hizo ni se ejecuta al azar, sino que respondió y responde a la voluntad de destruir a un determinado sector de la población, un grupo sumamente homogéneo, bien diferenciado e indubitablemente identificado.
    El grupo perseguido, hostigado y martirizado, está integrado por aquellos argentinos que formaron parte del Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea, las Policías Provinciales, la Policía Federal, el Servicio Penitenciario Federal y los Servicios Penitenciarios Provinciales, la Gendarmería Nacional, la Prefectura Nacional y funcionarios civiles en actividad, durante el Gobierno Militar del Proceso.
    Los ejecutores de esta persecución genocida, son los funcionarios ideologizados y bien pagos del Poder Judicial de la Nación Argentina identificados como integrantes de una corporación mafiosa autodenominada Justicia Legítima, que integran la Justicia Federal. Están apoyados financiera e ideológicamente por los terroristas subversivos argentinos vivos, los parientes de los muertos y los enemigos permanentes de argentina como el RUGB que apoya financiera a las ONG como Abuelas, Madre e Hijos de supuestos desaparecidos, que en realidad son gestoras de indemnizaciones y pensiones vitalicias que pagamos todos los argentinos con nuestros impuestos. Y como no podían faltar, la mayoría de los ciudadanos argentinos, siempre indiferentes a todo, especialmente al sufrimiento de sus connacionales.
    La ejecución de este plan criminal no pretende cambiar la actitud del grupo uniformado ni de civiles amigos en relación al orden democrático, sino que quiere “destruir” el grupo, mediante las detenciones arbitrarias, las muertes en las hediondas cárceles argentinas, la negación sistemática de atención de problemas de salud, el amedrentamiento y marginación de los miembros del grupo uniformado que tengan la osadía de ayudarlos, el entorpecimiento permanente de todo lo solicitado y fundamentalmente, negándoles los derechos más elementales de un habitante del mundo civilizado, derechos que siempre les son concedidos, a los delincuentes comunes y a funcionarios políticos korruptos que robaron a mansalva, nuestros dineros del Estado.

    • Patricio
    • posted on May 27, 2019

    Pero….’MARCHE PRESO! ni la CN, ni las Leyes, Decretos Reglamentos, se han hecho para que nosotros las acatemos ni hagamos cumplir: Cuando en reuniones digo que son TODOS PERONISTAS, este fallo, cantado de antemano, me dará, desgraciadamente, la razón; ya lo expresó el Coronel “AL ENEMIGO NI JUSTICIA” pero podemos agregar “POR CADA UNO DE NOSOTROS CAERAN CINCO DE ELLOS” y se esta cumpliendo sin prisa pero sin pausa. A votar a Cambiemos se ha dicho y si no nos satisface en lo económico, que es lo único que parece que interesa, nuevamente a Kretina junto al hipócrita del Alberto, total, lo único que parece quiere una amplia mayoría y contra eso, no podemos hacer nada, también colaboran con ellos, el resto de los partidos, sino no podemos entender como ninguno va preso y se refugia en supuestos fueros que la CN no dá y aquí también podemos ver como tampoco la respetan, avalando candidaturas de personajes procesados por Defraudación al Estado (no digo robo porque no encuadra dentro del Código Penal esa figura, tampoco el Hurto) Cohecho, Falsedad Ideológica, Falsificación de iNstrumento Público, puedo seguir el C. P. es pródigo en figuras para encuadrar los delito cometidos, no ya en los últimos 17 años, sino en los 35 que levamos de Democracia ¿Democracia? Lo siento Coronel, seguro que usted no estaba ni cerca de los hechos como le sucedió y sucede a Claudio y varios azules, pero sabe cual fue su delito, Vestir Uniforme; claro, MIlani lo luce orgulloso ¿o será que sabe que no le sucederá nada?

  2. Que la suerte acompañe al soldado Héctor Martinez. Mucho lamento que no exista la máquina del tiempo, tantas veces descrita en la literatura de ciencia ficción, para poder enviar a más de un burócrata funcionario de abundante verborrea a los años 70 y así que adquieran experiencia en carne propia. De pico todos somos unos próceres bárbaros. Atentamente CLAUDIO KUSSMAN

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: