Share

 

Juana de Arco es recordada por llevar a las tropas francesas a la victoria en la Guerra de los Cien Años. Aunque muchos conocen las visiones religiosas que comenzó a experimentar de joven, sus valerosas acciones en la batalla y su ejecución en la hoguera, pocos saben que uno de los cargos más perjudiciales en su juicio tuvo que ver con su ropa.
Vestirse con una túnica y pantalones de hombre era más que una declaración de moda para Joan. Cuando nació en Domrémy, un pueblo que se extiende a lo largo de la frontera entre Francia y el Sacro Imperio Romano, alrededor de 1412, la Guerra de los Cien Años entre Francia e Inglaterra ya había durado 75 años. La Casa de Borgoña francesa, aliada con el monarca inglés Enrique V, controlaba la parte norte de Francia, mientras que los leales a la realeza francesa reinaban en el sur. Los franceses no habían logrado una sola victoria en más de una generación, y sus perspectivas parecían tan sombrías que en 1420 Henry V y Charles VI firmaron el Tratado de Troyes, proclamando a Henry como el sucesor de Charles. El príncipe heredero, Carlos VII, rechazó el decreto de su padre y se declaró a sí mismo el verdadero gobernante de Francia.
En 1425, una devota Juana de 13 años escuchó por primera vez las voces de los santos, instándola a llevar a las tropas a la batalla. A los 17 años, convenció a sir Robert de Baudricourt, comandante de una guarnición real, para dejarla ir a ver a Carlos VII. Mientras viajaba a la corte, ella comenzó a vestirse como un hombre.
El príncipe era escéptico con respecto a Juana, pero estaba desesperado por encontrar una manera de terminar la guerra, por lo que dispuso que ella acompañara a sus fuerzas armadas. La joven, vestida con una armadura, con una bandera blanca bordada con fleurs-de-lis, inspiró a las tropas oprimidas, ofreciendo una motivación clave en la batalla decisiva de Orléans en 1429. Después de una serie de otras batallas victoriosas, Juana ayudó a Charles VII a sostenerse. En su coronación, ella etuvo allí, de pie junto a él durante las ceremonias.
Pero la guerra no se ganó, y los borgoñones capturaron a Juana durante una escaramuza en las afueras de Compiègne. La entregaron a los ingleses, que a su vez la sometieron a una corte eclesiástica en Rouen, que la juzgó por herejía y brujería.
Cuando sus captores le preguntaron por qué llevaba ropa de hombre, Juana respondió: “El vestido no es más que un pequeño asunto”. Pero, al repetirse el interrogatorio, ella insinuó que el uso de un atuendo femenino ponía en peligro su castidad. (La ropa de soldado que usaba incluía una complicada serie de correas que conectaban las largas medias o calzas y la túnica, mucho más difícil de quitarse que un vestido). Cuando le dijeron que no podía asistir a misa a menos que ella usara un vestido, dijo: “el vestido de aquellos que van a recibir el sacramento no puede tener importancia ”.
Sus inquisidores no estaban de acuerdo.
Después de las amenazas de tortura y rondas de interrogatorio, Joan firmó un documento que niega sus visiones y acepta no usar ropa de hombre. Fue condenada a cadena perpetua, pero evitó su ejecución. Sin embargo, después de unos días, posiblemente después de algunos avances no deseados por parte de los guardias de la prisión, pero más probablemente porque no entendió lo que había firmado y no se le había permitido asistir a misa, incluso si llevaba ropa femenina, regresó a la túnica y los pantalonez calzas. Al mismo tiempo, se descubrió que todavía escuchaba voces. Frustrada por su recaída en la herejía, tanto porque continuó vistiendo ropas de hombre y reclamó escuchar las voces de los santos, el obispo pro inglés de Beauvais, Pierre Cauchon, decidió excomulgarla y luego ejecutarla, en parte por la herejía de llevar ropas masculinas.
La acusación consistía en desafiar el versículo bíblico Deuteronomio 22: 5, que decía que las mujeres no deben usar “lo que le pertenece a un hombre”. Ese modo de vestir en general estaba mal visto por la iglesia y los estados medievales. Incluso los eruditos religiosos acordaron que era sacrilegio: en Summa Theologica, el sacerdote Santo Tomás de Aquino escribió que las mujeres que vestían ropa de hombre eran pecaminosas, pero dijeron que a veces se podía hacer “sin pecado por alguna necesidad, ya sea para esconderse de los enemigos, o por falta de otra ropa, o por algún motivo similar “.
A pesar de la maniobra teológica, los captores de Joan continuaron insistiendo en lo pecaminoso de su vestuario elegido. Durante el interrogatorio antes de su segundo juicio, preguntaron por qué volvía a usar el vestido de hombre, y ella respondió que era “más legal y adecuado para mí continuar con el vestido de hombre, estar con hombres, que tener un vestido de mujer”.
El obispo determinó que el diablo la persuadió a vestirse como un hombre y la declaró hereje recidivante. Joan fue condenada a muerte y, a la edad de 19 años, el 30 de mayo de 1431, fue quemada en la hoguera, según informes, con un vestido. Como hereje no podía ser enterrada en tierra sagrada, por lo que sus cenizas fueron arrojadas al río Sena.
Carlos VII finalmente ayudó a anular su sentencia. En 1449, 18 años después de su muerte, los franceses recapturaron la ciudad de Rouen, y él pidió que se anulara la decisión de la herejía para no manchar su reclamación al trono. En 1456, una prueba de rehabilitación declaró a Juana inocente, y en 1920 la Iglesia católica la canonizó como una santa. Ella es ahora la santa patrona de Francia, los soldados y los prisioneros.
A pesar de la reversión de la sentencia de Joan, pasarían siglos antes de que las mujeres pudieran usar la ropa de hombre en público sin causar un escándalo. De hecho, una ley francesa que prohibía a las mujeres usar pantalones permaneció en los libros hasta 2013. La ley exigía que las parisinas pidieran permiso a las autoridades de la ciudad antes de “vestirse como hombres”, y estipuló que no podían usar pantalones a menos que “sostengan un manubrio de bicicleta o las riendas de un caballo”. 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 29, 2019


 

Tags: , ,

7 thoughts on “Juana de Arco”

    • Donna Sequa
    • posted on May 29, 2019

    She ist my protecter and she is a saint !!
    She was not crazy !!

      • Donna Sequa - TRADUCCIÓN
      • posted on May 29, 2019

      ¡Ella es mi protectora y es una santa!
      Ella no estaba loca !!

    • Alejandro
    • posted on May 29, 2019

    A pesar de todo esto la iglesia sobrevivio , ahora veremos si sobrevive al Papa que le mandamos desde Argentina je je

      • Jorge Baltazar
      • posted on May 29, 2019

      Juajuajua
      Lo DUDO MUCHOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

    • Alicia Suchini
    • posted on May 29, 2019

    Excelente nota, muy muy interesante..

    • Fede Barenuit
    • posted on May 29, 2019

    La Iglesias de ha mandado cada masacre inimaginable que da miedo

      • Patricio
      • posted on May 29, 2019

      Hay que contabilizar las del Socialismo mal llamado Comunismo y las adjudicadas a la Católica, no suman ni el 2 % de esas, sin contar la desalación y miseria que han dejado y dejan a su paso con cada gobierno sobre la tierra, pero parece que esta de moda apuntar hacia el lado de los católicos.

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: