Share

 

LA LEY DEL FERIADO DEL “DÍA DEL TRABAJADOR DEL ESTADO” DEBE SER DEROGADA DE INMEDIATO

 

 por  Juan José Guaresti (nieto).

 

El 27 de Junio pasado una señora jubilada  y con muchos años, quiso  entregar un  documento a  una oficina pública. Tomo los dos medios de transportes habituales y cuando llegó a destino se enteró que la por la ley 26.876, dictada casi seis años atrás, ese día era feriado: Dicha ley había consagrado esa fecha para descanso del  empleado público. Se enteró con la desazón del caso que tenía que volver al día siguiente con nuevos gastos y molestias. Preguntó a algunas personas si sabían de la existencia de ese feriado. Algunas sabían y otras no. Todas ignoraban a que prócer o a que funcionario público se homenajeaba en esa fecha pero, al parecer, a ninguno. A la señora le parecía bien que se recordara a José de San Martín o a Manuel Belgrano que tanta gravitación habían tenido en la Historia Patria, pero nadie le pudo informar quién o  quiénes habían sido los empleados del Estado a cuya dedicación,  mérito o esfuerzos superiores  se recordaba el 27 de Junio. Ella había sido empleada  pública y había trabajado muchísimo con gran esmero. Recordó que había conseguido el empleo porque su padre, que había ingresado previo examen, se había destacado muchísimo y había ascendido paso a paso por sus conocimientos a una posición elevada. Ella había ingresado sin examen a esa oficina pública  porque en ese momento se habían suprimido pero dado el recuerdo que había dejado su padre y que todos dos sabían que en su casa se vigilaba mucho las calificaciones escolares que obtenían los hijos,  pudo ingresar fácilmente.   Comenzó a trabajar con mucha ilusión empujada por la imagen paterna pero gradualmente se dio cuenta que se incrementaba la cantidad de  empleados pero muchos de ellos sabían poco y trabajaban escasamente.  Por el contrario la tarea a su cargo crecía, a veces hasta quedar literalmente aplastada por los expedientes. Finalmente cobró valor y pidió hablar con su jefe y se quejó de tanta labor. Se le explicó que el personal estaba de hecho dividido en dos: Los trabajadores y competentes, y los que no lo eran, y que él tenía que tener el trabajo al día, de manera que, si, en efecto, había mucho más empleados que antes, no tenía más remedio que enviar las tareas solamente a aquellos que las hacían. Si las enviaba a los otros, no se terminaban nunca y el corría el riesgo que lo “levantaran en peso” si eso ocurría. La  señora del relato siguió trabajando con su ritmo  habitual, haciendo lo que podía, y notando también que con el correr del tiempo cada día era más capaz que el grupo entregado a la vagancia.

Se hizo tan notoria la diferencia que creyó llegado el momento de solicitar cubrir una posición que había dejado libre una jefa que había fallecido. Pidió una entrevista con quien revistaba como Jefe del Departamento a quien le espetó un muy bien preparado  discurso sobre sus méritos de muchos años de ardua labor y habilidades. El Jefe del Departamento la escuchó con atención pero lamentablemente le expresó que no podía acceder a su justo pedido porque ese cargo iba a ser adjudicado a otra compañera de trabajo. Nuestra protagonista, desesperada, le dijo que la  persona aludida figuraba en el grupo más atrasado en su tarea y  más inepto. El  Jefe del Departamento le  respondió que en efecto era así, pero él había recibido órdenes superiores y las iba a cumplir. Poco  después la frustrada candidata se enteró que la  nueva jefe mantenía una muy próxima relación con  una importante figura de la  Administración Pública. Para peor de males la funcionaria modelo empezó a recibir día y noche  toda clase de preguntas y pedidos de auxilio de aquella persona que pese a ignorarlo todo, ocupaba un cargo inmerecidamente.

Estos recuerdos le hicieron pensar que nada había cambiado desde el momento en que le dieron el cargo que por su mérito se había ganado a otra persona que no tenía ninguno,  a cuando se sancionó la ley del “descanso” para todos los funcionarios públicos,  sea cual fuere su dedicación o su  esfuerzo. La ley del “descanso” es una ley injusta para  los muchos funcionarios  que cumplen  con su deber y merecen de una  u otra manera ese ”descanso” como premio a su dedicación, conocimientos  o  esfuerzo y no para aquellos que no son acreedores a estimulo alguno. La ley del  “descanso” iguala a todos, sean  buenos o malos. Otorga un feriado que lo paga el contribuyente quién no recibe ese día del Estado la prestación a que tiene derecho pese a haber pagado por ella. El costo  de esa ley hace que aumenten los impuestos fenomenales que padecemos  y  retribuye de idéntica manera a todos, sean funcionarios probos y dignos o a quiénes conversan animadamente en la  oficina mientras no se hace lo que  se debe hacer.  Todos los empleados públicos  nacionales,  según esa ley, tienen derecho a un día adicional de descanso, lo merezcan o no.   Basta ser empleado público  y trabaje o no trabaje, para tener un feriado más que los dependientes de las empresas privadas. Los legisladores de la ley 26.876 no tuvieron en cuenta que los empleados de las empresas privadas no recibieron de la Administración Pública los servicios que se les debieron dar  o sea que pagaron impuestos para que otros “descansaran”, lo merecieran o no.

Todo esto realmente subleva al ciudadano honesto consciente de sus obligaciones para con su Patria que a partir del 4 de Junio de 1943 inició un, al parecer, imparable camino a la decadencia comenzando, con la educación pública. Ese día sin clases ¿en que ayudó a la Argentina? ¿Y tantas otras actividades que no se realizaron en  ese “feriado” adicional?  Lector: La ley 26876 es una ley antiargentina cuya derogación debe ser inmediata. Si queremos  salir de la pobreza y la decadencia, tenemos que trabajar más,  tenemos  que estudiar más y hacerlo  con fervor  nacional, como esos países que se levantaron de la destrucción ocasionada  por haber participado de guerras espantosas y hoy son un ejemplo de prosperidad y de paz. 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 2, 2019


 

Tags: ,

5 thoughts on “ARGENTINA PRÓDIGA EN FERIADOS NO LABORABLES”

  1. Pingback: microsoft exchange online plan

    • Saul
    • posted on July 3, 2019

    vamos vamos mas plata a la gente, mas subsidios, mas obras con corte de cinta, y mas finde largo, consuman consuman y voten. Por las finanzas nuestros politicos se encargan, todo ira bien.

    • Cisneros Sofia
    • posted on July 2, 2019

    Los lugares de veraneo tambien tienen que so]brevivir

    • Estela Sanseau
    • posted on July 2, 2019

    Cada vez hay mas feriados largos es así porque nos gusta así y los políticos ssiguen la corriente

    • Patricio
    • posted on July 2, 2019

    Me tocó concurrir a la Oficina Central de IOMA – La Plata el día 21 del mes fenecido y al llegar me encuentro todo el edificio cerrado, consulto con el policía de custodia y me informa que ese día era el Día del Trabajor de IOMA, por supuesto me tengo que volver y de haber elegido el 27 otra vez la misma historia, ya que tampoco trabajaron ese día. Los 13 de diciembre se festeja/conmemora el Día de la Polícia, pues bien, ese día es que más se trabaja, había que estar temprano para la formación, tanto los de servicio, como los de franco y una vez finalizada la ceremonia, franco, franco, servicio, servicio y no había feriado que valga. Los bancarios, en su día no trabajan, los municipales tampoco, ahora los de IOMA, docentes tampoco y ni hablar de los feriados inventados como “puente” para beneficiar la hotelería, porque la administración pública no trabaja en pleno, o sea, que tenemos un país de vagos y después nos quejamos porque las inversiones no vienen; nadie en su sano juicio arriega un peso en invertir en actividad productiva alguna es este país, sacando el tema impositivo, habría que poner sobre la mesa, el tema feriados ¿se animará alguno?

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: