Share

 

 

Mientras nos extasiábamos avistando la luna roja desde Tafí del valle, degustando nuestro famoso queso tafinisto, recordábamos en una reunión de varios, la relación de este asombroso astro, la amistad y el amor. El cielo se prestaba fachendoso cubriéndonos bajo millones de esmeraldas luminosas que titilaban sin cesar. Las estrellas y constelaciones parecían estar al alcance de nuestras manos. Algunos recordaban que la Biblia enseñaba que “la luna algún día se teñiría de sangre presagiando un gran suceso que cambiaría la historia. Otros que miraba sin pestañar al gran satélite, exclamaban  intrigantes y a su vez nostalgiosos que el color era un fenómeno astronómico insólito y majestuoso pero que no lo podrían dilucidar sino desde el más allá. Despreocupado de la versión apocalíptica, y maneando su cabeza…un aficionado a los platillos voladores aseveraba con certeza irrefutable que el eclipse y transformación del astro estaba vinculado con el fenómeno OVNI, afirmando que seres extraterrestres están pendientes de nosotros, dispuestos siempre a ayudarnos…que la influencia alienígena será sin duda una revelación de muchos misterios. Un aficionado al Tarot no perdía su oportunidad y la ocasión para interpretar  al fenómeno como clave espiritual y simbólica de renovación hacia un nuevo mundo. El sacerdote amigo que se encontraba en el grupo enseñaba las palabras proféticas de la Biblia  invocando que los números, las formas, los colores, los animales tienen cada uno su significado teológico…que cualquier señal hasta el rojo acentuado de la luna debe ser mirada desde la fe, y no como un acontecimiento histórico o astronómico. Que el Apocalipsis que describe al astro amor eternamente será  un mensaje   milagroso y mágico. Una revelación de la salvación de Cristo…asombrosamente bello y fascinante. Como una inmensa liturgia…Una gran Misa cósmica que concluye con  una boda…las de Jesús con la Iglesia, que es la humanidad salvada. Sin embargo en el jeroglífico de la conversación bajo el silencio de la noche un acriollado en el lugar…un paisano consustanciado con sus esencias, partícipe de sus tradiciones nos decía que sus antepasados siempre recordaban a la luna como la constante y fiel amiga de la tierra. Amiga consecuente, invariable, perseverante y excelente ejemplo de amor y amistad. La Luna cualquiera sea su color es la eterna enamorada de la Tierra, como lo muestra manteniéndose siempre en su entorno y mostrando invariablemente la misma cara, como si estuviera embobada en su contemplación, deleitándose de su perpetua compañía. Una lugareña que parecía distanciada del portento que nos deleitaba y que cebaba mate intervino para sujetar la expansión de entusiasmo del momento. No…dijo…como distraída…La Luna no solamente es amor sino también amistad…es que una característica inseparable del amor es la de ser productivo, la de fructificar. El amor, la amistad y el verdadero amor, dan frutos. Las otras relaciones pueden ser muy placenteras, muy gustosas, muy deleitables, pero no son amor, lo que se dice amor, verdadero amor. Todos los presentes asentimos. Y quien escribe pensaba que el Tafí que nos deleitaba con su belleza natural no es un valle del pasado. Es un paraíso perenne, eterno…continuo que se mantiene  activo en sus vientos, en su Ashpapúyojs, en el canto de sus aguas, en el claro sol que ilumina sus cumbres…con sus crepúsculos multicolores y sus arcoíris de luminarias nos alumbra sobre el verdadero  amor y amistad… Feliz día del amigo.

 

Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón

jorgeloboaragon@gmail.com

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 18, 2019


 

Tags: ,

1 thought on ““Los Amigos…”

    • JVC
    • posted on July 18, 2019

    Excelente escrito

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: