Share

 

 Se ha generalizado la expresión “no lo puedo creer”. Que significa: claro que lo creo, pero me asombra, me desconcierta, me asusta, me pasma. Cuando nos enteramos del atentado a nuestra Madre Patria y a nuestros hermanos de la comunidad de Cataluña. A nuestra Barcelona ciudad global de manos abiertas y de leyendas inmortales en donde hércules, hijo del dios Zeus y de la mortal Alcmena, en búsqueda del vellocino de oro la encontró y con Hermes  la fundaron. Ciudad con símbolo indestructible de cruz y corona que elevan su soberanía. Barcelona tierra de hospitalidad y turismo había sido profanada y vejada de la peor manera. El menosprecio o ultraje a toda ley natural es el terrorismo en sus diversas formas. Monstruo, engendro  depredador del derecho a la vida y a la libertad que explota al mundo a través del miedo y del asesinato.  Barcelona tierra de encanto y luces solamente puedo decirte: Hoy el cielo  sigue llorando y no para de llover; sus lágrimas está derramando por esas vidas de ayer; Hoy  todavía reina el dolor y la pena y un grito flota en el aire de rechazo y de condena; el llanto inunda nuestros ojos y el cielo sigue llorando; cuando cese su pena estrellas brillaran y en nuestras almas heridas su luz  jamás se apagara. Criminales sin escrúpulos que matan seres inocentes;  nunca arrebataran   al mar ni  a la estrella de  tu destino,  ni a ese sol, cielo  y genio de arte que alumbra tiempos de aurora; reza y cuídate Barcelona; aguarda y reza mi amiga que es Dios el que te creó a su imagen y semejanza. Ciudad  obra de los cartagineses, embellecida por los romanos, ennoblecida por los godos, y alzada por Carlomagno. Ciudad de tres soles  en donde apareció el niño Jesús reza  que el manto de la reina de los cielos siempre te cubrirá.

Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón

jorgeloboaragon@gmail.com

Tags: , ,
Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: