LA HISTORIA NEGRA DE LAS LISTAS NEGRAS DEL McCARTISMO

Share

.

A principios de la década de 1950, los líderes estadounidenses repetidamente le decían al público que deberían temer la influencia comunista subversiva en sus vidas. Los comunistas podrían estar al acecho en cualquier lugar, utilizando sus cargos como maestros de escuela, profesores universitarios, organizadores laborales, artistas o periodistas para ayudar al programa de dominación comunista mundial.

Ethel y Julius Rosenberg
Cohn
Eisenhower
McCarthy

Esta paranoia sobre la amenaza comunista interna, lo que fue conocido como el miedo rojo, alcanzó un punto álgido entre 1950 y 1954, cuando el senador republicano Joe McCarthy de Wisconsin lanzó una serie de sondas altamente publicitadas sobre la supuesta penetración comunista de la Departamento de Estado, la Casa Blanca, el Tesoro e incluso el Ejército de los EE. UU. durante los primeros dos años de Eisenhower en el cargo, las denuncias de McCarthy y el alarmismo crearon un clima de temor y sospecha en todo el país. Nadie se atrevió a enredarse en una lucha verbal con McCarthy por temor a ser etiquetado como desleal.

Durante mucho tiempo ha sido un tema de debate entre los historiadores: ¿por qué Eisenhower no hizo más para confrontar a McCarthy? Periodistas, intelectuales e incluso muchos de los amigos y asesores cercanos de Eisenhower se angustiaron por lo que vieron como el enfoque tímido de Ike al macartismo. A pesar de su popularidad y su enorme capital político, creían, Ike se negó a comprometerse directamente con McCarthy. Al evitar al senador cazador de rojos, algunos han argumentado, Eisenhower permitió que el macartismo continuara sin control.

“Cualquier hombre que haya sido nombrado por un senador o un comité o un congresista como peligroso para el bienestar de esta nación, su nombre debe ser presentado a las distintas unidades de inteligencia, y deben realizar un control completo sobre él. No es demasiado para preguntar”.

Senador Joseph McCarthy, 1953

Por el contrario, los estudiosos posteriores que trabajan desde el registro documental percibieron un diseño en la estrategia de Eisenhower con McCarthy. Ike (Eisenhower) adoptó un “enfoque indirecto”. En lugar de ir directamente contra McCarthy, Eisenhower trabajó detrás de escena para socavar y obstaculizar al senador y sus ataques. El politólogo Fred Greenstein, por ejemplo, argumentó que el manejo del Presidente sobre McCarthy proporciona evidencia de un enfoque de “mano oculta” para el gobierno. En esta interpretación, Ike cabalgó por encima de la refriega de la política mientras tiraba de las palancas en secreto y usaba la influencia de la Casa Blanca para obstruir a McCarthy y sus aliados.

Al observar toda la evidencia, la conclusión más clara es que Eisenhower no quería confrontar a Joe McCarthy en absoluto. Y durante 1953, trató de evitar todo el asunto, esperando que el Senado silenciara al explosivo senador. McCarthy era republicano, después de todo, y muchos senadores lo apoyaron. Ike necesitaba mantener su partido unificado para aprobar proyectos de ley en otras áreas; luchar contra McCarthy solo provocaría una guerra civil dentro del Partido Republicano.

Además, Eisenhower no quería aparecer “suave” en el problema de la subversión interna. Después de todo, había espías reales que penetraron en el Departamento de Estado, especialmente Alger Hiss.

En ese entonces, agentes comunistas habían robado secretos clasificados del Proyecto Manhattan de guerra que construyó la bomba atómica. Cuando Julius y Ethel Rosenberg fueron condenados a morir en la silla eléctrica como castigo por su robo de secretos atómicos, Eisenhower no consideró por un momento otorgarles clemencia. El 19 de junio de 1953, ambos fueron ejecutados.

HOLLYWOOD

Lista negra de Hollywood fue un listado de trabajadores de los medios que no son elegibles para el empleo debido a presuntos lazos comunistas o subversivos, generados por los estudios de Hollywood a fines de la década de 1940 y 50. En el furor anticomunista de los Estados Unidos posteriores a la Segunda Guerra Mundial, muchos individuos, tanto dentro del gobierno como en el sector privado, atacaron a los medios como un sitio de infiltración subversiva.

La lista negra fue implementada por los estudios de Hollywood para promover sus credenciales patrióticas frente a los ataques públicos y sirvió para proteger a la industria cinematográfica del daño económico que resultaría de una asociación de su producto con subversivos. Aunque muchas de las entradas en la lista negra fueron el resultado de rumores, el indicio de sospecha fue suficiente para terminar una carrera.

Las acusaciones del Congreso sobre la influencia comunista en la industria cinematográfica comenzaron en 1941, cuando los senadores Burton Wheeler y Gerald Nye dirigieron una investigación sobre el papel de Hollywood en la promoción de la propaganda soviética.

Wendell Willkie, el abogado que defendió los estudios, reveló la fusión del judaísmo con el comunismo por parte de los senadores, presentando a los senadores como antisemitas en lugar de patriotas. Esas audiencias anticiparon las investigaciones mucho más infames e influyentes que tendrían lugar después de la Segunda Guerra Mundial.

En 1947, el Comité de Actividades No Americanas de la Cámara de Representantes (HUAC) comenzó su investigación sobre Hollywood. De los individuos citados por el comité ese año, 10 se negaron a declarar. Conocidos como los Hollywood Ten, fueron acusados ​​de desacato al Congreso y condenados a un breve encarcelamiento. Aunque los líderes de los estudios cinematográficos inicialmente habían apoyado a los Hollywood Ten, pronto los denunciaron, y los Hollywood Ten fueron suspendidos sin paga. Poco después se anunció que ningún subversivo sería empleado a sabiendas en Hollywood. La lista negra de Hollywood nació.

El HUAC continuó citando a miembros de la industria del cine en la década de 1950, haciendo preguntas no solo sobre sus propias actividades sino también sobre sus compañeros de trabajo. Un tercio de los citados cooperaron con el comité, lo que a menudo significaba acusar a amigos y compañeros de trabajo, y aquellos que no cooperaron corrían el riesgo de ir a la cárcel y ser incluidos en la lista negra.

Pero a principios de 1954, la imagen cambió. Joe McCarthy convirtió sus recursos de investigación en el Ejército de los EE. UU. y en los miembros de la propia administración. Eisenhower no tuvo más remedio que defenderse. El primer movimiento que hizo la Casa Blanca fue tratar de desacreditar a los hombres que rodeaban a McCarthy, especialmente al abogado Roy Cohn, que dirigía la investigación, y al asistente de Cohn, David Schine, que recientemente había sido reclutado en el Ejército.

HOLLYWOOD TEN

Los 10 de Hollywood (Hollywood Ten) fueron Alvah Bessie, Herbert Biberman, Lester Cole, Edward Dmytryk, Ring Lardner, Jr., John Howard Lawson, Albert Maltz, Samuel Ornitz, Adrian Scott y Dalton Trumbo. El grupo originalmente incluía al escritor alemán Bertolt Brecht, pero Brecht huyó del país al día siguiente de su investigación, y los 10 restantes fueron votados en desacato al Congreso el 24 de noviembre de 1947. Condenados en un tribunal federal al año siguiente, se les dio Condenas de seis meses a un año de prisión. (Mientras estaba en prisión, Dmytryk rompió con el resto y acordó cooperar, admitiendo ser comunista y dando los nombres de otros 26). Con la excepción de Dmytryk, el grupo quedó en la lista negra de la industria cinematográfica. La mayoría nunca volvió a trabajar en Hollywood, pero algunos escribieron guiones bajo seudónimos. Como “Robert Rich”, Trumbo ganó un Oscar de la Academia al mejor guión por The Brave One (1956). Trumbo, entre otros, escribió el guión de “Spartacus” película producida por Kirk Douglas, que enfrentó a los poderes, apoyando a su guionista.

El Ejército compiló un expediente perjudicial sobre Cohn, demostrando que utilizó amenazas e intimidación para exigir que se le asignaran a David Shine tareas sin importancia. La Casa Blanca filtró este expediente a la prensa y al Congreso. McCarthy y Cohn fueron acusados de abuso de poder.

Ike fue un paso más allá. Para cerrar el uso imprudente de citaciones de McCarthy para obligar a los testigos a testificar ante su comité, Eisenhower invocó el privilegio ejecutivo.

En mayo de 1954, Ike simplemente dijo que los funcionarios de la administración y todos los empleados de la rama ejecutiva ignorarían cualquier llamado de McCarthy para testificar. Eisenhower explicó su acción, declarando que “es esencial para una administración eficiente y efectiva que los empleados de la rama ejecutiva estén en condiciones de ser completamente sinceros en el asesoramiento mutuo sobre asuntos oficiales”, sin que esas conversaciones estén sujetas al escrutinio del Congreso.

Fue un movimiento audaz, y funcionó. McCarthy, con su credibilidad hecha pedazos y ahora hambriento de testigos, se chocó contra una pared en pos de sus aspiraciones, y sus senadores se volvieron contra él. A principios de diciembre de 1954, el Senado aprobó una moción de condena, en una votación de 67 a 22. McCarthy fue arruinado, y en tres años murió por abuso de alcohol. La era del macartismo había terminado. Ike había ayudado a llevarlo a un final amargo.

FAMOSOS EN LA LISTA NEGRA DE McCARTHY

 

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Septiembre 27, 2019


 

Tags: , , , , , , ,

12 thoughts on “LA HISTORIA NEGRA DE LAS LISTAS NEGRAS DEL McCARTISMO”

  1. Pingback: ¿No tiene sentido de la decencia? - Prisionero en Argentina

  2. Pingback: SALK - Prisionero en Argentina

  3. Pingback: Tres Mujeres - Prisionero en Argentina

    • Icono Verbal (@FernandoTorrecinni71)
    • posted on September 27, 2019

    Macarthy es un poroto comparado con la justicia argentina

    • Gerardo Canelli
    • posted on September 27, 2019

    Mas peligroso que Al Capone

  4. Aca estamos igual… nohay mas que vera los militares y polis en la carcel por su lucha contrala subversion…los derechoshumanos son paraalgunos (y generalmenteson para ladelincuencia) Estamosfritos.

  5. OTROSI DIGO: A los “heroicos” uniformados de TODAS LAS FUERZAS que son verdaderos cobardes debo aclararles que en lo personal no necesito nada de ninguno de ellos. No sirven para nada y mucho menos de tener que ir a un enfrentamiento armado para llevarlos como laderos o para cubrirme la espalda. Atentamente CLAUDIO KUSSMAN

    • Paul Albertson
    • posted on September 27, 2019

    Communist activists within any government played on domestic paranoia to make their country weaken itself.

      • PAUL ALBERTSON - TRADUCCIÓN
      • posted on September 27, 2019

      Los activistas comunistas de cualquier gobierno jugaron con la paranoia doméstica para debilitar a su país.

    • Charles Northam
    • posted on September 27, 2019

    McCarthyism is back guys! Oh no insert political leader and/or party you don’t like is ruining this country and we have to take it back from… someone, I think

      • CHARLES NORTHAM - TRADUCCIÓN
      • posted on September 27, 2019

      ¡El macartismo ha vuelto, muchachos! Oh, no inserte el líder político y / o el partido que no le gusta está arruinando este país y tenemos que retirarlo de … alguien, creo

  6. En Argentina, HOY pasa lo mismo en grado superlativo con el agravante que los asesinos terroristas se transformaron en JÓVENES IDEALISTAS. Así quien llega a ser mencionado por “alguien” o aún sin ser nombrado como represor, pasa ser un genocida, del que todos se apartan. Los CAMARADAS de las instituciones a las que pertenecimos por más de 30 años HUYEN como verdaderos cobardes. Los miembros del poder judicial se transformaron en delincuentes asesinos de los adultos mayores para quien la ley se la pasan por el trasero. TODO GRACIAS A KIRCHNERISTAS Y MACRISTAS. Congratulaciones viles defensores de la “democracia y los derechos humanos”. Atentamente CLAUDIO KUSSMAN

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: