Share

.

Una de las mentes más originales del siglo XVI entró montando una mula al Campo de ‘Fiori de Roma. Desnudo y amordazado con una brida de cuero para evitar que gritara herejías a los presentes en la plaza, fue obligado a montar una pila de leña, carbón, leña y brea. Atado a la estaca, volvió la cabeza con ira cuando se le acercó un crucifijo a la cara. La pira se encendió y las llamas se inflaron para consumirlo.

Giordano Bruno

Los registros de la Iglesia para esa mañana, 17 de febrero de 1600, informaron los hechos básicos: Giordano Bruno “fue conducido por oficiales de la ley a Campo de ‘Fiori, y allí, desnudo y atado a la hoguera, fue quemado vivo, siempre acompañado por nuestra compañía cantando las letanías (1) hasta el final, instándolo a abandonar su obstinación, con lo cual terminó su vida miserable e infeliz “.

Giordano Bruno

Bruno rechazaba, como Copérnico, que la Tierra fuera el centro del cosmos; no sólo eso, llegó a sostener que vivimos en un universo infinito repleto de mundos donde seres semejantes a nosotros podrían rendir culto a su propio Dios.

Bruno tenía también una concepción materialista de la realidad, según la cual todos los objetos se componen de átomos que se mueven por impulsos: no había diferencia, pues, entre materia y espíritu, de modo que la transmutación del pan en carne y el vino en sangre en la Eucaristía católica era, a sus ojos, una falsedad. Como Bruno no dudaba en mantener acaloradas discusiones con sus compañeros de orden sobre estos temas sucedió lo que cabía esperar: en 1575 fue acusado de herejía ante el inquisidor local. Esto obligó a Bruno a huir, al no poder enfrentarse a tan poderosa y macabra entidad.

Durante este derrotero, Bruno conoció a pensadores, filósofos y poetas que se sintieron atraídos por sus ideas y se convirtieron en verdaderos amigos, al tiempo que le ayudaron en la publicación de sus obras. Tras pasar un tiempo en Ginebra, Lyon y Toulouse, en 1581 llegó a París. Su fama le precedía y enseguida fue aceptado en grupos influyentes. El propio rey Enrique III se sintió atraído por sus disertaciones y, aunque no podía apoyar de manera abierta sus ideas heréticas, le extendió una carta de recomendación para que se trasladara a Inglaterra. En Londres, Bruno se alojó en la casa del embajador francés y fue presentado a la reina Isabel. Tras casi tres años en Inglaterra reanudó su vida itinerante, viajando a París, Wittenberg, Praga, Helmstedt, Fráncfort y Zúrich.

Robert Bellarmine

Mientras se encontraba en Alemania, Bruno recibió una carta de un noble veneciano, Giovanni Mocenigo, quien mostraba un gran interés por sus obras y le invitaba a trasladarse a Venecia para enseñarle sus conocimientos a cambio de grandes recompensas. Sus amigos advirtieron a Bruno de los riesgos de volver a Italia, pero el filósofo aceptó la oferta y se trasladó a Venecia a finales de 1591. Allí asistía a las sesiones de la Accademia degli Uranini, lugar donde se reunían ocultistas famosos, académicos e intelectuales liberales y daba clases en la Universidad de Padua. En mayo de 1592 el filósofo decidió volver a Fráncfort para supervisar la impresión de sus obras. Mocenigo insistió en que se quedara y, tras una larga discusión, Bruno accedió a posponer su viaje hasta el día siguiente. Fueron sus últimos momentos en libertad. El 23 de mayo, al amanecer, Mocenigo entró en la habitación de Bruno con algunos gondoleros, que sacaron al filósofo de la cama y lo encerraron en un sótano oscuro. Al día siguiente llegó un capitán con un grupo de soldados y una orden de la Inquisición Veneciana para arrestar a Bruno y confiscar todos sus bienes y libros.

En 1599, el teólogo jesuita Robert Bellarmine, que había servido como consultor de la Inquisición desde 1592, fue nombrado cardenal por el papa Clemente VIII. Bellarmine actuó como fiscal en el juicio contra Bruno y usó su nuevo poder y su mente incisiva para torcer el brazo de Giordano Bruno. El Inquisidor comenzó reduciendo la larga lista de posibles herejías de Bruno a ocho proposiciones, cada una de las cuales Bruno tendría que rechazar para salvar su vida. Se perdió el registro real de las ocho proposiciones, pero el resumen de la Iglesia sobre el juicio de Bruno proporciona varias pistas. El resumen indica que hubo cuatro temas generales de preocupación sobre los cuales Bruno se negó a ceder, específicamente sus creencias sobre (1) la Trinidad, la divinidad y la encarnación, (2) la existencia de mundos múltiples, (3) las almas de los humanos y animales, y (4) el arte de la adivinación. Las opiniones de Bruno sobre todos estos asuntos, así como su afirmación de que “el pecado de la carne” no fue un pecado mortal, parecen haber sido el foco central de las preguntas de Belarmino. Bruno se mantuvo firme en su negativa a retractarse. El 4 de febrero de 1600 se leyó la sentencia. Giordano Bruno fue declarado hereje y se ordenó que sus libros fueran quemados en la plaza de San Pedro e incluidos en el Índice de Libros Prohibidos.

Clemente VIII

Ocho días antes, cuando recibió su sentencia de muerte por parte de sus inquisidores en el Santo Oficio, Bruno les dijo, en lo que se describió como un tono amenazante, “Puede que tenga más miedo de presentar esa sentencia en mi contra de lo que estoy dispuesto a aceptar eso.” Bruno había compartido sus conocimientos e ideas en países protestantes durante años con reyes, embajadores y duques, por lo que Roma tenía alguna razón para preocuparse de que la ejecución de Bruno pudiera tener repercusiones políticas. La ejecución también representó un fracaso de la Inquisición romana para realizar su misión autodescrita, que fue menos aterradora a través de las ejecuciones públicas que “amonestar y persuadir”. La quema de Giordano Bruno perseguiría al hombre más responsable de su ejecución, el cardenal Robert Bellarmine (que fue galardonado en 1930 con la santidad), y casi con certeza influyó en cómo Bellarmine elegiría proceder contra otro obstinado hereje, Galileo, tres décadas después.

Hoy, Giordano Bruno es ampliamente visto como un mártir de la causa de la libertad de expresión. Una gran estatua de Bruno se levanta en Campo de ‘Fiori. Las letras de bronce en el pedestal de granito proclaman: “Para Bruno, de la generación que previó aquí, donde ardía la pira”. Cada 17 de febrero, el alcalde de Roma coloca una corona de flores, envuelta en cintas rojas y doradas, a los pies de Bruno. Sin embargo, sigue habiendo confusión sobre qué discurso fue exactamente lo que convenció a sus inquisidores de que solo quemarlo con vida resolvería el problema de Bruno.

 

(1) Oración dialogada compuesta por una serie de súplicas o invocaciones breves a Dios o a los santos que una persona recita o canta y que las demás personas que participan en la oración repiten o contestan.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 3, 2019


 

Tags: , , , ,

9 thoughts on “SE PRESUME CULPABLE II”

  1. Pingback: paris travel tips - hotels, packing lists and itinerary

  2. Pingback: go to this site

  3. El humanitarismo de la iglesia……

  4. Los que dicen la verdad no sirven a los propósitos de los corruptos y poderosos que manejan este planeta.

  5. Para agregar a la pila.

    • Marlaguna
    • posted on October 3, 2019

    En mi ciudad hay una escultura de Giordano Bruno, hay un grupo de personas que se reunen ahí, entonces pues recurrí a buscar información y ¡qué gran sorpresa me he llevado al leer esta nota! Soy de Cali, Colombia. Gracias por esta reseña biográfica. Es muy triste la verdad. Giordano Bruno “El martir de la inquisición”

  6. Giordano Bruno fue un genio, hermetista. Leyó los textos herméticos, además de otros hermetistas anteriores a él, pero igualmente del renacimiento, por ejemplo Copérnico.
    Dijo que existían más planetas y que las estrellas eran como el sol y tenían planetas alrededor y también vida en ellos, también que el universo era infinito (no solo existía este sistema solar) y además que la humanidad y nuestro planeta (una vez más) no eran el centro, pues un infinito no tiene centro. Pero la Iglesia, sin estudios, siempre sabe mas.

    • Julia Eva Infante
    • posted on October 3, 2019

    El sanguinario Papa Clemente VIII y los cardenales lo condenaron, a ser amordazado y quemado vivo. ¿Esto es amor o ser representante de Jesús? Jesús hubiera perdonado aunque èl hubiese errado, porque èl practicaba amor y pedòn al pròjimo .

    • Walter Blanco
    • posted on October 3, 2019

    Segun Isac Asimov su muerte tuvo un efecto disuasorio en el avance científic

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: