KGB DESPUÉS DE LA CAÍDA DE LA UNIÓN SOVIÉTICA

Share
.
KGB, o Komitet Gosudarstvennoy Bezopasnosti (Comité de Seguridad del Estado), fue la principal agencia de seguridad de la Unión Soviética desde 1954 hasta su colapso en 1991. El KGB desempeñó un papel multifacético fuera y dentro de la Unión Soviética, trabajando como una agencia de inteligencia y una fuerza de “policía secreta”. También se le asignaron algunas de las mismas funciones que el Departamento de Seguridad Nacional en los Estados Unidos hoy en día, salvaguardar al país de las amenazas nacionales y extranjeras. La KGB se estableció bajo el liderazgo del primer ministro soviético Nikita Khrushchev. Su precursor fue el Comisariado del Pueblo para la Seguridad del Estado, o NKGB, que funcionó inmediatamente antes y durante la Segunda Guerra Mundial cuando Joseph Stalin era el jefe de Estado. Georgi Malenkov, quien lideró la Unión Soviética antes de Khrushchev, había redactado algunos esquemas de como debería funcionar ese comité. 
Khrushchev

En 1991, después del colapso de la Unión Soviética, KGB se dividió en varias agencias. Entre ellos estaban el Servicio Federal de Seguridad (FSB), la principal agencia de seguridad nacional y el Servicio de Inteligencia Externa (SVR), el equivalente de la C.I.A, que maneja la inteligencia en el extranjero. Los rusos a menudo todavía se referían a estas organizaciones como la KGB. En la década de 1990 hubo rumores de que parte de la sede de la KGB había sido alquilada para lavandería.

A las agencias de seguridad interna les ha ido mejor que a los militares en la era postsoviética. Durante todo el período soviético, estas agencias estuvieron entre las instituciones nacionales más firmemente arraigadas y respetadas. Una sucesión de agencias de seguridad interna, que terminó con KGB, causó temor en la población soviética al penetrar a fondo en toda la sociedad y lanzar purgas periódicas contra elementos de la sociedad considerados perjudiciales para el estado socialista.

En la era post-soviética, las agencias de seguridad interna generalmente recibían un apoyo más sólido del gobierno de Yeltsin que las fuerzas armadas, aunque las agencias específicas fueron sido favorecidas. El Servicio Federal de Seguridad (FSB), el sucesor más directo de la KGB, tenía un amplio mandato para la recopilación de inteligencia dentro de Rusia y en el extranjero cuando la seguridad nacional está amenazada, y la legislación no prescribe una supervisión gubernamental concreta. Los defensores de los derechos humanos en Rusia y en otros lugares, sensibles al precedente del poder desenfrenado de la KGB, criticaron el control presidencial directo de las agencias de seguridad interna como el FSB, y se han documentado violaciones de los derechos humanos. Las unidades armadas del FSB y el Ministerio del Interior (MVD) estuvieron muy involucradas en la campaña de Chechenia. 

Las aún poderosas agencias de seguridad interna de Rusia también se vieron afectadas por el escándalo en 1996 cuando el ex jefe financiero de la Agencia Federal de Comunicaciones e Información del Gobierno (FAPSI) fue encarcelado por su agencia hermana, la FSB, por malversar grandes sumas del presupuesto de la FAPSI. Aunque el asunto no recibió reconocimiento oficial, la prensa independiente informó de una importante lucha de poder entre las poderosas agencias sucesoras de la KGB. Tal escenario continuaría una serie de reordenamientos de las antiguas agencias de la KGB que ocurrieron en la década de 1990 debido a luchas de poder político en lugar de consideraciones de seguridad. 

La corrupción desenfrenada y bien publicitada en las agencias de seguridad ha erosionado la confianza del público en todas las fuerzas del orden rusas. En julio de 1996, el Ministerio del Interior (MVD) informó que 1.400 empleados de la policía regular (milicias) habían sido arrestados en 1995 por diversos tipos de actividades delictivas, incluida la participación en delitos de organizaciones criminales de la mafia. Ese informe fue el resultado de la Campaña de Manos Limpias de MVD, un programa de confianza pública muy publicitado que comenzó en 1995 para purgar a las agencias de aplicación de la ley de miembros deshonestos. Pero, según la mayoría de las cuentas, los arrestos de 1995 eliminaron solo una parte muy pequeña de la corrupción de seguridad interna de Rusia. 

KGB y el golpe intentan expulsar a Gorbachev

Gorbachev

El intento de golpe de estado contra Mikhail Gorbachev que ayudó a allanar el camino para que Boris Yeltsin tomara el poder fue orquestado por el jefe de la KGB, Vladamir Kryuchkov y otros siete, incluido el primer ministro Valentin Pavlov y el ministro de Asuntos Internos, Boris Pugo.

Kryuchkov, Pugo y Pavlov habían subido a sus puestos bajo Gorbachov. Lukyanov era un ex amigo del protegido de Gorbachov. Su relación se remonta a la Universidad de Moscú en la década de 1950. Fue miembro del Politburó y presidente del Soviet Supremo. Los otros golpistas fueron personas que Gorbachov había designado.

Más tarde, Lukyanov le dijo al New Yorker: Lo que sucedió en agosto de 1991 “no fue un golpe, no un complot. Fue un intento de salvar al país, y eso es todo. En Gorbachov estábamos tratando con un político que estaba fuera de su alcance, un hombre que nunca había sabido nada más que la política de Komsomal y la política del partido … Todo lo que sucedió con Gorbachov podría haber predicho … Era un político confundido. Era un niño que se negó a ver que algunas historias tienen finales aterradores … ”Quizás el error principal del líder golpista fue su incapacidad para arrestar a Yeltsin.

Putin y la KGB

En julio de 1998, en un gran salto profesional aproximadamente un año antes de convertirse en presidente de Rusia, Vladimir Putin fue nombrado jefe del FSB, el sucesor del KGB. A la promoción se le atribuyó su postura dura contra los líderes regionales y la supresión de una investigación criminal de Yeltsin y su familia. En el puesto, Putin ayudó a Yeltsin al despedir a personas que eran leales al principal rival de Yeltsin en ese momento, Vevgeny Primakov, quien concurrentemente se estaba mudando a Yeltsin, su familia y seguidores.

El 9 de agosto de 1999, Putin fue nombrado primer ministro por Yeltsin después del despido de su predecesor Sergei Stepashin. Algunos dicen que Putin fue seleccionado por Yeltsin debido a sus conexiones con el FSB (KGB) y su capacidad para proteger a Yeltsin después de que dejó el cargo (el primer decreto de Putin fue otorgarle a Yeltsin y su familia inmunidad de cualquier enjuiciamiento futuro).

Como presidente ruso, Putin ha sido muy sistemático y paciente, analizando cuidadosamente las políticas a través del análisis de costo-beneficio. La mitad de las decisiones oficiales de Putin fueron clasificadas como secretas. Le gustaba hacer las cosas de una manera vertical “Poder vertical” y esperaba la lealtad de los que estaban debajo de él de la misma manera en que era leal a los que estaban por encima de él en el pasado.

Las maquinaciones de poder bajo Putin han sido en gran medida opacas. Putin colocó a miembros de la KGB en puestos clave en su gobierno. Explicando por qué, dijo, “los conozco desde hace muchos años y confío en ellos. No tuvo nada que ver con la ideología. Es solo una cuestión de sus cualidades profesionales y relaciones personales”.

Ex KGB en el gobierno de Putin

Putin fue acusado de intentar restaurar todo el sistema KGB en una operación llamada “poner las cosas en orden en el país”. Unos meses después de convertirse en presidente por primera vez, participó en una ceremonia especial a puerta cerrada a la que asistieron 300 KGB generales en la antigua sede de la KGB para marcar la fundación de la cheka, la policía secreta soviética original. Durante un discurso, Putin anunció: “La instrucción n. ° 1 para obtener el poder completo se ha completado”. Más tarde elogió a Stalin, describió la ruptura de la Unión Soviética como una “tragedia” y llamó al hombre que intentó derrocar a Gorbachov en 1990 como “noble.”

Los ex hombres de la KGB y el FSB fueron nombrados ministro de defensa, ministro del interior y jefe de la agencia antidrogas. También se les otorgaron poderosos puestos en la política regional y se convirtieron en líderes empresariales. El golpista Kryuchkov fue invitado a la inauguración de Putin.

Muchos ex miembros de la KGB recibieron puestos poderosos en la burocracia y los gobiernos regionales. A partir de 2005, el 25 por ciento de todos los puestos de alto nivel estaban ocupados por hombres con experiencia en servicios de inteligencia. Cinco de los siete gobernadores nombrados por el Kremlin y el 70 por ciento del personal y el 35 por ciento de todos los viceministros nombrados por la administración de Putin tenían antecedentes de inteligencia. Un analista político ruso le dijo al Washington Post: “Hay un efecto de bola de nieve causado por la estructura de poder del clan en Rusia. Putin, por ejemplo, trae al poder a 10 agentes del FSB, y cada uno de ellos trae 10 más, y así sucesivamente … Es una hermandad “.

Putin y el siloviki

Putin se rodeó de antiguos hombres de la KGB, de segunda categoría, cuyo deber era proteger a Putin y al estado y sofocar cualquier desafío a la autoridad de Putin; Estos hombres tenían puntos de vista conservadores y de línea dura y eran conocidos en Rusia como el “siloviki”, que significa “hombres con poder”.

Putin

El hombre principal detrás de escena en los primeros años de Putin fue Alexander Voloshin, su jefe de gabinete profesional. Era una figura sombría y dura, vista por algunos como un Rasputín moderno y el hombre que moldeó a Putin en lo que se convirtió. Voloshin fue considerado como el miembro más amigable para los negocios del círculo íntimo de Putin. Trabajó bajo Yeltsin y renunció a raíz del arresto de Khodorkovsky. El poder del siloviki aumentó después de que se fue.

Con el tiempo, el siloviki entró, exprimiendo los restos del equipo de Yeltsin. Una ex ayuda de Yeltsin describió el proceso como un “golpe progresivo”. Otro le dijo al Washington Post: “Para el verano de 2003, la marea había cambiado claramente”. Un alumno de Yeltsin le dijo al Post: “Tenemos la sensación de que algo cambió para el dirección equivocada “. Cuando iba al Kremlin todos los días, dijo que el lugar estaba lleno de caras nuevas,” un piso entero de KGB anterior y actual “.

Entre los principales miembros del personal se encontraban los subdirectores del personal: Igor Sechin, un ex traductor y amigo cercano de Putin. y Viktor Ivanaov, veterano de 20 años de la KGB y ex subdirector de la FSB (ex KGB). En 1999 y 2000, Ivanov dirigió la División de Seguridad Económica de la agencia. que entre otras cosas se encargaba de vigilar a los oligarcas. Bajo Putin fue puesto a cargo del personal mientras Sechin controlaba el acceso y el flujo de papel a Putin.

Nuevos empleos para ex agentes de la KGB

Después del colapso de la Unión Soviética, muchos miembros de la KGB atravesaron una “crisis moral” y experimentaron fuertes dolores de dudas. Cualquiera que supiera que eran ex miembros de la KGB los trató sospechosamente. Después de que el capitalismo se arraigó en Rusia, hubo una demanda de analistas y muchos hombres de la KGB consiguieron trabajar con compañías como analistas. Un ex agente de la KGB le dijo a la prensa norteamericana: “Todo nuestro trabajo a lo largo de los años se centró en procesar y analizar información y sacar conclusiones y mantener la boca cerrada sobre lo que sabemos, y eso es exactamente lo que las compañías necesitaban ”. Además, los antiguos hombres de la KGB tenían acceso a información y personas importantes, a través de su conexión soviética, que los ciudadanos comunes no tenían.

Ex agencias enteras de la KGB se dedicaron a sus propios negocios, la Agencia Federal de Comunicaciones e Información del Gobierno buscó el suministro de servicios de encriptación para los bancos. Los almacenes y las empresas estaban protegidos por ex miembros del grupo Alpha de élite de la KGB.

El ex-KGB entró en negocios privados y estableció alianzas con hombres de negocios, gángsters y miembros actuales del FSB en la “antigua red de espías”. Alexander Lebedev, presidente del Banco de la Reserva Nacional y gran accionista de Aeroflot, es un ex espía de la KGB. Los ex hombres de la KGB también encabezaron Petersburg Fuel Co., Domodevo Airlines, St. Petersburg Telephone Network, Slvanet Oil Co. y la central de abastecimiento de agua de Moscú. Estos hombres son considerados siloviki. En algunos casos se mudaron para reemplazar a los oligarcas musculosos.

Muchas personas con antecedentes en el KGB y el FSB han entrado en la política. Entre ellos estaba el mayor general Viktor Maslov, un ex agente y gángster del FSB que se convirtió en gobernador de Smolensk. Al referirse a sí mismo como un “soldado del zar”, siendo el zar Putin, no tuvo reparos en usar tácticas de balonmano. Ordenó escuchas telefónicas de su rival, el ex vicegobernador, y utilizó la información que obtuvo para detenerlo por cargos de corrupción. En una entrevista, Maslov expresó su frustración porque los delincuentes no podían ser procesados ​​con un mínimo de alboroto como lo eran en la época de Stalin.

Agencias sucesoras de la KGB

A principios de 1991, la poderosa organización de la KGB estaba siendo desmantelada. El desarrollo del aparato de seguridad interna post-soviético tuvo lugar en un entorno político altamente volátil, con el presidente Yeltsin amenazado por la oposición política, las crisis económicas, los brotes de conflictos étnicos y la delincuencia agudamente en aumento. En estas circunstancias, Yeltsin y sus asesores tuvieron que depender de la seguridad del estado y de las agencias de policía interna para obtener apoyo en el diseño e implementación de estrategias de seguridad interna. 

El KGB se disolvió oficialmente en diciembre de 1991, unas semanas antes de la propia Unión Soviética. Los observadores extranjeros vieron el final de la KGB como una señal de que la democracia prevalecería en la recién creada Federación de Rusia. Pero el presidente Yeltsin no eliminó por completo el aparato de seguridad. En cambio, dispersó las funciones de la antigua KGB entre varias agencias diferentes, la mayoría de las cuales realizaron tareas similares a las de las distintas direcciones de la KGB. 

Después de la creación de quince nuevos estados de las repúblicas de la antigua Unión Soviética, las ramas territoriales de la antigua KGB fueron transferidas al control de los nuevos gobiernos de estos estados, cada uno de los cuales hizo reformas consideradas apropiadas para las necesidades de seguridad política y nacional. del régimen en el poder. Sin embargo, la Federación de Rusia, que como RSFSR había alojado las operaciones centrales de la KGB en Moscú, heredó la mayor parte de los recursos y el personal de la KGB. Ya en enero de 1992, cinco agencias de seguridad separadas habían surgido en Rusia para tomar el lugar de la KGB. Cuatro de ellos estaban preocupados por la seguridad interna; el quinto fue el Servicio de Inteligencia Extranjera, que reemplazó al Primer Director General de la KGB. 

Ministerio de Seguridad (MB)

Dentro de Rusia, la mayor agencia sucesora de la KGB fue el Ministerio de Seguridad (Ministerstvo bezopasnosti – MB), que contaba con unos 137,000 empleados y fue designada una agencia de contrainteligencia. El Ministerio de Seguridad heredó las tareas de varias direcciones y direcciones generales de la KGB: la Segunda Dirección Principal (contrainteligencia contra extranjeros), la Tercera Dirección Principal (contrainteligencia militar), la Cuarta Dirección (seguridad del transporte), la Quinta Dirección Principal (seguridad política interna). ), la Sexta Dirección (actividades contra la delincuencia económica y la corrupción oficial) y la Séptima Dirección (actividades de vigilancia).

En julio de 1992, Yeltsin firmó, y el Soviet Supremo de Rusia (parlamento) ratificó una ley sobre la gobernanza del Ministerio de Seguridad. La ley otorgó a Yeltsin una amplia autoridad sobre las operaciones de seguridad y despertó la preocupación entre los demócratas rusos. Se preocuparon porque la nueva ley se parecía tanto a la del KGB que había sido promulgada por el gobierno soviético solo catorce meses antes. La ley confería esencialmente la misma misión y poderes al Ministerio de Seguridad que la ley anterior había otorgado a la KGB, en algunos casos casi al pie de la letra. La principal diferencia era que en el pasado el KGB había sido controlado por el liderazgo del PCUS, mientras que la ley de 1992 le dio a Yeltsin, como presidente, el control del Ministerio de Seguridad. Al parlamento ruso se le otorgaron algunas funciones de supervisión teórica, pero nunca se ejercitaron en la práctica.

El primer ministro de seguridad de Yeltsin, el ex jefe de MVD, Viktor Barannikov, dejó en su lugar a la mayoría de los ex funcionarios de la KGB de la organización. En la primavera de 1993, cuando se rompió una incómoda tregua entre Yeltsin y el parlamento ruso y el Soviet Supremo votó para privar a Yeltsin de sus extraordinarios poderes presidenciales, Yeltsin pidió apoyo a Barannikov y al Ministerio de Seguridad cuando el presidente declaró la imposición de “regla especial” que le otorga poder de veto sobre la legislación parlamentaria hasta que se celebren nuevas elecciones. Sin embargo, Barannikov declinó involucrar a su ministerio en la confrontación política entre los poderes ejecutivo y legislativo, instando a que se llegue a un compromiso. Cuando el Ministerio de Defensa tampoco pudo apoyar su posición, Yeltsin retrocedió de su postura de confrontación.

La división entre Yeltsin y Barannikov fue exacerbada por la respuesta de Barannikov al problema de corrupción del gobierno en 1992-93. La toma de sobornos y los acuerdos detrás de escena, que habían sido prácticas aceptadas por los funcionarios soviéticos, eran tradiciones que murieron mucho, especialmente en ausencia de leyes y reglamentos que prohibieran a los funcionarios abusar de sus cargos. Cuando comenzó la privatización de la propiedad estatal, la escala de corrupción aumentó dramáticamente. La superposición entre las empresas económicas controladas por el gobierno y las empresas empresariales privadas crearon grandes oportunidades para la actividad económica ilegal en los niveles más altos.

A partir de 1992, el Ministerio de Seguridad se involucró en la guerra contra el crimen organizado y la corrupción oficial. En poco tiempo, sin embargo, la campaña se convirtió en un intercambio de acusaciones de corrupción entre los líderes políticos de Rusia, con el Ministerio de Seguridad en el medio. Yeltsin quería utilizar la campaña de corrupción como arma política para luchar contra sus oponentes, pero su séquito pronto fue acusado de encubrir crímenes, una táctica de los enemigos de Yeltsin a la que Barannikov prestó al menos apoyo pasivo. Los fracasos de Barannikov para apoyar a Yeltsin llevaron a la destitución del ministro de seguridad a mediados de 1993.

El reemplazo de Barannikov, Nikolay Golushko, no duró mucho en su trabajo. Después de la amenaza de Yeltsin de disolver el parlamento ruso en septiembre de 1993, que terminó en un derramamiento de sangre en las calles de Moscú, el presidente se dio cuenta de que Golushko tampoco estaba dispuesto a utilizar las fuerzas del Ministerio de Seguridad para respaldar al presidente. En este caso, Yeltsin no solo despidió a su ministro de seguridad, sino que también disolvió el ministerio y lo reemplazó con una nueva agencia, el Servicio Federal de Contrainteligencia (Federal’naya sluzhba kontrarazvedki – FSK).

Servicio Federal de Contrainteligencia (FSK)

La ley que creó el FSK, firmada en enero de 1994, le otorgó al presidente el control exclusivo de la agencia, eliminando la función de supervisión teórica otorgada al parlamento y al poder judicial en la ley de 1992 sobre el Ministerio de Seguridad. El esquema original de los poderes del FSK eliminó los poderes de investigación criminal del Ministerio de Seguridad, conservando solo poderes de investigación. Pero el estatuto final fue ambiguo sobre este tema, asignando a la FSK la tarea de “llevar a cabo medidas técnico-operativas, y evaluaciones e investigaciones criminológicas y de otros expertos”. El estatuto también estipulaba que el FSK debía “desarrollar e implementar medidas para combatir el contrabando y la corrupción”. Tal lenguaje aparentemente asignó un papel clave al sucesor del Ministerio de Seguridad en la intensificación de la lucha contra el crimen económico y la corrupción oficial.

Según su estatuto habilitante, la FSK tenía dieciocho direcciones o departamentos, además de una secretaría y un centro de relaciones públicas. Debido a que algunas de las funciones del Ministerio de Seguridad se dispersaron a otras agencias de seguridad, el personal inicial de FSK ascendió a aproximadamente 75,000, una reducción sustancial de las 135,000 personas que habían estado trabajando para el Ministerio de Seguridad en 1992. El proceso de reducción comenzó a revertirse unos meses, sin embargo, cuando el FSK recuperó las funciones de investigación criminal del Ministerio de Seguridad. Para julio de 1994, el FSK informó de un personal de 100,000.

El reemplazo de Golushko como ministro de seguridad fue su ex primer diputado, Sergey Stepashin, quien había sido jefe de la Comisión Parlamentaria de Defensa y Seguridad durante 1992-93. La llegada de Stepashin coincidió con el establecimiento de una nueva dirección de contrainteligencia económica en el FSK y el desarrollo de nuevas leyes para mejorar la capacidad del FSK para combatir la corrupción. Stepashin anunció medidas contra los mercados subterráneos y el “capital en la sombra”, fenómenos del período de transición que se habían defendido como estímulos para la economía nacional. También defendió el FSK contra los críticos que acusaron a la agencia de perseguir a empresarios privados. * *

Además de combatir el crimen y la corrupción, el FSK desempeñó un papel destacado en el tratamiento de los problemas étnicos. Una preocupación para la agencia era la posibilidad de actos terroristas por parte de disidentes de nacionalidades no rusas dentro de la Federación Rusa. Aproximadamente el 20 por ciento de la población de Rusia no es rusa, incluidas más de 100 nacionalidades concentradas en las treinta y dos unidades territoriales étnicamente designadas de Rusia. La tensión sobre los problemas étnicos y económicos no resueltos había aumentado de manera constante desde 1990, a medida que las minorías no rusas se volvían cada vez más beligerantes en sus demandas de autonomía de Moscú. El FSK fue responsable de cooperar con otras agencias del gobierno de Yeltsin en el monitoreo de los problemas étnicos, la represión de los disturbios separatistas y la prevención de conflictos violentos o terrorismo. De acuerdo con este mandato, las tropas del FSK se unieron a las fuerzas de MVD para respaldar a las fuerzas armadas regulares rusas en la ocupación de Chechenia. Los elementos de seguridad rusos también han estado activos en Georgia, donde han ayudado a las fuerzas regulares a contener el impulso de independencia de las tropas abjasias y a vigilar un alto el fuego de dos años que no mostró signos de evolucionar hacia un asentamiento permanente a mediados de 1996.

Servicio Federal de Seguridad (FSB)

 

Yeltsin

El Servicio Federal de Seguridad (FSB) cuenta con un personal de varios miles de personas responsables de investigar delitos de alcance nacional e internacional, como terrorismo, contrabando, traición, violaciones de las leyes de secreto y delitos económicos y corrupción a gran escala, un área de jurisdicción similar a la de la Oficina Federal de Investigaciones de los Estados Unidos (FBI). Varias otras organizaciones estatales también han designado responsabilidades de investigación criminal.

El FSK fue reemplazado por el Servicio Federal de Seguridad (Federal’naya sluzhba bezopasnosti – FSB) en abril de 1995. La nueva Ley de Órganos del Servicio Federal de Seguridad describió en detalle la misión del FSB. El FSB recuperó una serie de funciones que habían sido eliminadas en reorganizaciones anteriores a la KGB. La autoridad de investigación fue completamente restaurada por la ley, aunque el FSK ya había estado llevando a cabo investigaciones penales sobre la base de un decreto presidencial emitido meses antes. Las catorce prisiones de detención de investigación de Rusia y varios destacamentos especiales de tropas también volvieron al control del servicio de seguridad.

La ley de 1995 autoriza a la policía de seguridad a ingresar a residencias privadas si “hay razones suficientes para suponer que se está cometiendo o se ha cometido un delito allí … o si se persigue a personas sospechosas de haber cometido un delito”. En tales casos, las leyes relacionadas requieren que el oficial a cargo solo informe al fiscal dentro de las veinticuatro horas después de ingresar a la residencia. Al igual que el estatuto FSK, la nueva ley le dio al presidente la dirección de las actividades del servicio de seguridad, que tiene el estatus de un órgano ejecutivo federal. El artículo 23 de la ley estipula que el presidente, la Asamblea Federal (parlamento) y los órganos judiciales vigilan el servicio de seguridad. Pero el único derecho otorgado a los diputados de la Duma del Estado (la cámara baja más poderosa de la asamblea) a este respecto era una vaga estipulación de que los diputados podían obtener información sobre la actividad de los órganos del FSB de acuerdo con los procedimientos establecidos por la legislación. La imprecisión de las funciones de supervisión reales se vio agravada por la disposición de la ley de seguridad de que los “actos normativos” no publicados gobernarían gran parte de las operaciones del FSB.

La ley otorgó al FSB el derecho de llevar a cabo operaciones de inteligencia tanto en el país como en el extranjero con el propósito de “mejorar el potencial económico, científico-técnico y de defensa” de Rusia. Aunque las operaciones de inteligencia del FSB en el extranjero se llevarán a cabo en colaboración con el Servicio de Inteligencia Extranjera, no se detallaron los detalles de la colaboración. La prensa liberal reaccionó con gran escepticismo ante el potencial de la nueva ley para las violaciones de los derechos humanos y la reencarnación de la KGB.

Aunque el FSB es más poderoso que su predecesor, el jefe del FSB, Stepashin, operaba bajo una nube política debido a su apoyo a la fallida invasión de Chechenia. En julio de 1995, presionado por la Duma del Estado y miembros de su administración, Yeltsin reemplazó a Stepashin con el jefe de la Dirección de la Guardia Principal, el general Mikhail Barsukov. Barsukov estaba estrechamente relacionado con el director de la organización de guardaespaldas personal de Yeltsin (el Servicio de Seguridad Presidencial), Aleksandr Korzhakov, quien había adquirido una poderosa influencia política en el Kremlin.

A mediados de la década de 1990, el FSB tenía 76,000 empleados, ganando en promedio alrededor de $ 160 por mes (1994). Tenía la autoridad de escuchar conversaciones telefónicas, abrir correos y monitorear computadoras con “cajas negras”. Sus funciones principales eran combatir el crimen doméstico, el terrorismo y la contrainteligencia extranjera. Según algunas fuentes, también se estaba utilizando para llevar a cabo asesinatos, apoderarse de rehenes, extorsionar dinero de grandes empresas y hostigar y asesinar a empresarios. Un agente del FBI le dijo al New York Times que la agencia estaba siendo utilizada “para liquidar cuentas con personas indeseables, para llevar a cabo órdenes políticas y criminales privadas por una tarifa, y algunas veces simplemente como un instrumento para ganar dinero”.

Agencia Federal de Comunicaciones e Información del Gobierno (FAPSI)

La Octava Dirección General de la KGB, que supervisaba las comunicaciones gubernamentales y los sistemas de cifrado, y otra dirección técnica, la decimosexta, se combinaron como la Agencia Federal de Comunicaciones e Información del Gobierno (Federal’noye agentstvo pravitel’stvennykh svyazi i informatsii – FAPSI), de que el ex jefe de la Octava Dirección General, Aleksandr Starovoytov, fue nombrado director. FAPSI tiene capacidades técnicas ilimitadas para monitorear comunicaciones y recopilar inteligencia. Cuando se publicó la Ley de Órganos Federales de Comunicaciones e Información del Gobierno en febrero de 1993, la prensa liberal de Rusia protestó en voz alta. El periódico Nezavisimaya gazeta lo llamó la “ley del Gran Hermano”, señalando que no solo otorga a los órganos ejecutivos del gobierno un monopolio sobre las comunicaciones e información del gobierno, sino que permite la interferencia injustificada en las redes de comunicaciones de bancos y empresas privadas.

La ley de comunicaciones e información autorizó a FAPSI a emitir licencias para la exportación e importación de tecnología de la información, así como para las telecomunicaciones de todas las instituciones financieras privadas. Equipado con un cuerpo de tropas de comunicaciones especiales (autorizadas por el presupuesto de 1996 a 54,000), se le otorgó a FAPSI el derecho de monitorear las comunicaciones codificadas de agencias gubernamentales y empresas no estatales. Esto significa que la agencia puede penetrar en todos los sistemas de información privados. La ley estipulaba poca supervisión parlamentaria de FAPSI, aparte de una vaga declaración de que los funcionarios de la agencia debían presentar informes al poder legislativo. Al presidente, por el contrario, se le otorgó un poder específico para monitorear la ejecución de las tareas básicas asignadas a FAPSI y para “sancionar sus operaciones”.

Algunas de las funciones de FAPSI se superponen con las del FSB. La ley de habilitación del FSB ordenó que detecte señales de transmisores radioelectrónicos, realice trabajos de cifrado dentro de su propia agencia y proteja la información codificada en otras organizaciones estatales e incluso empresas privadas. No se delineó ningún límite específico entre las funciones de cifrado y comunicación de las dos agencias en su legislación habilitante, e incluso se especuló que FAPSI se fusionaría con el FSB. Un decreto presidencial de abril de 1995 definió las responsabilidades de la agencia en el área de licencias de telecomunicaciones.

Un área crítica de superposición – y competencia – es la protección de datos de importancia económica y estratégica crucial. A mediados de 1995, el director de FAPSI, Starovoytov, estaba presionando por un papel más importante para FAPSI en esta área. Comenzó a emitir advertencias sobre la amenaza intensificada a los datos económicos secretos (incluido el del Banco Central de Rusia) de los servicios especiales occidentales, que según él requerían que su agencia tomara medidas de seguridad más estrictas.

Dirección de la Guardia Principal (GUO)

A mediados de 1992, la Novena Dirección de la KGB, encargada de proteger a los líderes gubernamentales y edificios e instalaciones clave, se convirtió en la Dirección Principal de la Guardia (Glavnoye upravleniye okhraneniya – GUO), que hasta julio de 1995 estuvo dirigida por Mikhail Barsukov. Cuando Barsukov se mudó al FSB, fue reemplazado como jefe de la GUO por su adjunto, el general Yuriy Krapivin. Hasta mediados de 1996, la GUO incluía una subdivisión autónoma, el Servicio de Seguridad Presidencial, encabezado por Aleksandr Korzhakov. A partir de 1991, tanto el servicio de GUO como el de Korzhakov crecieron constantemente. A fines de 1994, el personal de la GUO había aumentado de 8,000 a más de 20,000 personas asignadas para vigilar las oficinas, automóviles, apartamentos y casas de los más altos líderes de Rusia, junto con una variedad de “objetos secretos de importancia estatal”.

Las tareas y misiones de la GUO se describen en la Ley de protección estatal de los organismos gubernamentales y sus funcionarios, aprobada en abril de 1993. A mediados de 1996, la agencia tenía el mismo estatus que un comité estatal, pero de hecho los estatutos generales Al describir el gobierno y la oficina de la presidencia no se previó dicha estructura. La autorización legal de la GUO para participar en operaciones de investigación les da a sus oficiales el poder de realizar actividades invasivas, como vigilar a los ciudadanos y tocar teléfonos. Se informó que la GUO tenía un presupuesto ilimitado, que utilizó para adquirir sofisticados dispositivos de escucha occidentales para su uso en las oficinas del Kremlin.

Poco después de la creación de la GUO, Yeltsin incluyó en él al grupo Alpha de élite, una unidad antiterrorista crack de 500 personas (200 en Moscú, 300 en otras partes de Rusia) que habían participado en operaciones en Afganistán, Azerbaiyán y Lituania. El Grupo Alpha había jugado un papel decisivo en el golpe de estado de agosto de 1991 al rechazar las órdenes de los líderes del golpe de Estado de asaltar el edificio del parlamento, a pesar de la subordinación del grupo al KGB, cuyo jefe, Vladimir Kryuchkov, era un líder golpista. En los años siguientes, el Grupo Alpha ganó una reputación nacional y se conectó con figuras de negocios legítimos, crimen organizado y política. A principios de 1996, los veteranos del Grupo Alpha encabezaron unas treinta y cinco empresas comerciales en Moscú.

En junio de 1995, el Grupo Alpha fue enviado a romper la crisis de rehenes de Budennovsk cuando los rebeldes chechenos tomaron un hospital en el sur de Rusia. Yeltsin rechazó la responsabilidad por el fracaso posterior del ataque, y dos meses después transfirió el Grupo Alpha a la jurisdicción del FSB. En 1995, bajo el liderazgo de Sergey Goncharov, la asociación de veteranos Alpha se volvió políticamente activa, oponiéndose fuertemente a los leales a Yeltsin en las elecciones parlamentarias de diciembre. Esta actividad antigubernamental de ex miembros de la fuerza de seguridad de Yeltsin planteó dudas sobre la lealtad de las agencias de seguridad activas. Después de las elecciones de 1995, el grupo de Goncharov continuó abogando por la restauración de la influencia militar de Rusia entre las antiguas repúblicas soviéticas que conforman su “casi en el extranjero”, así como medidas duras contra el crimen organizado interno.

En diciembre de 1993, el Servicio de Seguridad Presidencial de Korzhakov se había independizado de la GUO, colocando a Korzhakov en una posición subordinada solo a Yeltsin. Desde el momento de su nombramiento, Korzhakov estuvo constantemente al lado de Yeltsin, convirtiéndose en el miembro más indispensable de la fuerza de seguridad presidencial. Además de supervisar a unos 4,000 guardias, Korzhakov vino a supervisar todos los servicios en apoyo de las operaciones del presidente. Estos incluyen comunicaciones, aviones presidenciales y el búnker secreto que se ocupará en caso de que estalle la guerra. Este destacado papel llevó a especular sobre la influencia de Korzhakov en asuntos de política fuera del área de seguridad, y sus infrecuentes declaraciones de política fueron analizadas de cerca por los medios de comunicación. En junio de 1996, Yeltsin despidió a Korzhakov, junto con el jefe del FSB Barsukov y el primer viceprimer ministro Oleg Soskovets, eliminando algunas de las figuras gubernamentales más influyentes de la facción política antioccidental antes de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

Fuentes: Librería del Congreso EE.UU . KGB La Historia Interna de Christopher Andrew y Oleg Gordievsky . Desde Lenin a Litvinenko de Boris Volodarsky . Muerte y Renacimiento de Martin Ebon . Tras los pasos de Putin de  Nina Khrushchevay Jeffrey Tayler

Octubre 13, 2019

Tags: , , , , , , , ,

4 thoughts on “KGB DESPUÉS DE LA CAÍDA DE LA UNIÓN SOVIÉTICA”

    • ARIEL ROLANDO VALDIVIEZO
    • posted on November 16, 2019

    Interesante escrito, pero a mi gusto debería ser más corto y los temas tratados con mayor detalle, esta muy generalizado y se diluye en una serie de nombres y hechos muy generales Atetamente.

    • Patricio
    • posted on October 13, 2019

    Rusia sigue siendo más comunista que antes; lo que sucede es que esta perfeccionada.

    • Robert Sugabee
    • posted on October 13, 2019

    KGB was the protector of the third world when USA was going around installing puppet governments.

      • ROBERT SUGABEE - TRADUCCIÓN
      • posted on October 13, 2019

      KGB era el protector del tercer mundo cuando Estados Unidos estaba instalando gobiernos títeres.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: