Share

Por JORGE LOBO ARAGÓN

Hace unos días se conmemoró en nuestro país el día de la raza en honor al descubrimiento de América por el Almirante Cristóbal Colon en el año 1492. Actualmente llamado día del respeto a la diversidad cultural sirvió solamente para un  fin de semana de sosiego y apaciguar los ánimos en vistas a las elecciones presidenciales de fines de este mes. Lamentablemente se pasó de largo la festividad para darle rienda a la posibilidad de que ingrese algunos dinerillos a través del turismo. Se planteó por algunos hasta la posibilidad de eliminar  la celebración en razón de la violenta colonización  y la crítica al trato de los indígenas por parte de los colonizadores.  Pero al lamentarse el descubrimiento se rechaza nuestra historia, las esencias de lo que somos, se impugnan nuestras raíces, se injuria a nuestra raza.  Y es notable que el rechazo de  algunos a lo que nosotros somos lo realicen, como es natural que sea, en esa lengua española que la mitad de América habla gracias a la conquista que ellos lloran. Si la conquista no se producía no hubiéramos tenido un modo de trascender más allá de los menguados límites a que se reducía el hábitat de la tribu. Sin la conquista no hubiéramos tenido la escritura, con la que ellos difunden su pensamiento. Claman por un supuesto  despojo de tierras, exigiendo su devolución, en nombre de comunidades trashumantes, nómades, que han carecido del concepto de propiedad de la tierra. Noción que las culturas clásicas heredaran de antiquísimas comunidades arias de la India. En una sociedad como la nuestra, que rechaza las discriminaciones raciales, pretenden tratos especiales para ciertos individuos en razón de las etnias de las que con purezas bastante discutibles, dicen descender. Reclaman mejores condiciones higiénicas y atención médica para comunidades que seguramente las precisan y las merecen, al mismo tiempo que reivindican las ciencias de pueblos que sólo conocieron las artes mágicas del brujo de la tribu.

Colón
Yrigoyen

Al congratularme al 12 de octubre y a todo lo que esta fecha representa, interpreto que no contradigo los anhelos de los modernos indigenistas, pues ellos también adhieren, en la práctica y aunque no lo reconozcan, a la lengua española, a la escritura y a la aritmética, al uso de la rueda, a las ciencias médicas, al concepto de propiedad territorial. Valores todos que se aprecian y que en América existen gracias al descubrimiento y a la conquista. A este homenaje me permito extenderlo abarcando también la figura prócer de Don Hipólito Yrigoyen, quien a esta fiesta le dio el nombre de día de la raza. Irigoyen, en el texto de su decreto, nos enseña y nos exhorta: “la España, descubridora y conquistadora, volcó sobre el continente enigmático y magnífico el valor de sus guerreros, el denuedo de sus exploradores, la fe de sus sacerdotes, el preceptismo de sus sabios, las labores de sus menestrales y, con la aleación de todos estos factores, obró el milagro de conquistar para la civilización la inmensa heredad en que hoy florecen las naciones a las cuales ha dado, con la levadura de su sangre y con la armonía de su lengua, una herencia inmortal que debemos afirmar y mantener con júbilo y reconocimiento”. Y así, con júbilo y reconocimiento, a una acción descubridora y conquistadora cuyos frutos somos los pueblos de media América, debemos congratularnos con la fecha y agradecer al presidente que la instituyera como día de la raza.

Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 15, 2019


 

Tags: ,

3 thoughts on “ “La Raza…”

  1. Pingback: crypto wallet

  2. Pingback: benelli 828u

  3. Thanks for any other great post. Where else could anybody get that type of information in such an ideal way of writing?

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: