Share

.

Nacida en Viena, Austria, en 1755, María Antonieta se casó con el futuro rey francés Luis XVI cuando tenía sólo 15 años. La joven pareja pronto llegó a simbolizar todos los excesos de la vilipendia francesa, y la propia María Antonieta se convirtió en el blanco de una gran cantidad de chismes viciosos como los que decían que tenía varios amantes -hombres y mujeres-. Después del estallido de la Revolución Francesa en 1789, la familia real se vio obligada a vivir bajo la supervisión de las autoridades revolucionarias. En 1793, el rey fue ejecutado; entonces, María Antonieta fue arrestada y juzgada por crímenes falsos contra la república francesa. Fue condenada y enviada a la guillotina el 16 de octubre de 1793.

María Antonieta, la decimoquinta hija del emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Francisco I y la poderosa emperatriz de los Habsburgo María Theresa, nació en Viena, Austria, en 1755, una era de gran inestabilidad para las monarquías europeas. En 1766, como una forma de cimentar la relativamente nueva alianza entre los tronos de Francia y Habsburgo, María Theresa prometió la mano de su hija pequeña en matrimonio con el futuro rey Luis XVI de Francia. Cuatro años más tarde, María Antonieta y el Delfín se casaron por apoderado en Viena. (Tenían 15 y 16 años, y nunca se habían conocido.) El 16 de mayo de 1770 tuvo lugar una lujosa segunda ceremonia de boda en la capilla real de Versalles. Más de 5.000 invitados observaron cómo los dos adolescentes se casaban. Fue el comienzo de la vida de María Antonieta en el ojo público.

La vida como figura pública no fue fácil para María Antonieta. Su matrimonio fue difícil y, como tenía muy pocos deberes oficiales, pasó la mayor parte de su tiempo socializando y disfrutando de sus gustos extravagantes. (Por ejemplo, tenía una granja modelo construida en los terrenos del palacio para que ella y sus damas de compañía pudieran vestirse con trajes elaborados y fingir ser lecheras y pastoras.) Los periódicos y los panfletos amarillistas de la época se burlaron del comportamiento despilfarrador de la reina y difundieron rumores extravagantes, incluso pornográficos sobre ella. En poco tiempo, se había puesto de moda culpar a María Antonieta de todos los problemas de Francia.

Maria Antonieta, la reina destronada, calificada de azote y sanguijuela de los franceses, abandonó su celda y compareció, pálida y fatigada, ante el Tribunal Revolucionario, en La Conciergerie, en París, considerada la antesala de la muerte ya que todas las condenas tenían ese destino. La archiduquesa de Austria fue acusada de conspirar contra Francia y de promover intrigas de toda especie, de satisfacer sus caprichos desmesurados arruinando las finanzas del país e incluso de haber mantenido una relación incestuosa con su hijo Luis Carlos, delfín de Francia. Aficionada al teatro y a los grandes bailes, a los juegos de naipes y a la moda, María Antonieta fue odiada por un pueblo acosado por el hambre. La mañana del 16 de octubre de 1793 todo París se halla en las calles, en los balcones y en los tejados. María Antonieta, abucheada e insultada, se dirige al cadalso con las manos atadas a la espalda, condenada a morir en la guillotina, a los 37 años de edad, y casi nueve meses después de la ejecución de su marido, el rey Luis XVI. Cae la cabeza de la reina y el verdugo la muestra a la muchedumbre que abarrota la plaza de la Revolución -la actual plaza de la Concordia, donde nace la avenida de los Campos Elíseos- y que grita con furia: ¡Viva la República!

De hecho, las dificultades de la nación no fueron culpa de la joven reina. Las guerras coloniales del siglo XVIII, en particular la Revolución Americana, en la que los franceses habían intervenido en nombre de los colonos, habían creado una enorme deuda para el Estado francés. Las personas que poseían la mayor parte de la propiedad en Francia, como la Iglesia Católica (la “Primera Propiedad”) y la nobleza (el “Segundo Patrimonio”), generalmente no tenían que pagar impuestos sobre su riqueza; la gente común, por otro lado, se sentía exprimida por los altos impuestos y vivían resentidos por el gasto visible de la familia real.

Maria Antonieta
Louis XVI

Luis XVI y sus asesores trataron de imponer un sistema de tributación más representativo, pero la iglesia y la nobleza se resistieron. (La prensa popular culpó a María Antonieta por esto, ella era conocida como “Madame Veto”, entre otras cosas, aunque estaba lejos de ser la única persona rica en Francia para defender los privilegios de la aristocracia.) En 1789, representantes de las tres propiedades (el clero, la nobleza y el pueblo común) se reunieron en Versalles para elaborar un plan para la reforma del estado francés, pero los nobles y clérigos seguían siendo reacios a renunciar a sus prerrogativas. Los delegados del “Tercer Estado”, inspirados en las ideas de la Ilustración sobre la libertad personal y la igualdad cívica, formaron una “Asamblea Nacional” que puso al gobierno en manos de ciudadanos franceses por primera vez.

Al mismo tiempo, las condiciones empeoraron para los franceses comunes y corrientes, y muchos se convencieron de que la monarquía y la nobleza estaban conspirando contra ellos. María Antonieta continuó siendo un objetivo conveniente para su ira. Caricaturistas y panfletos la describieron como una “puta austriaca” haciendo todo lo posible para socavar a la nación francesa. En octubre de 1789, una turba de mujeres parisinas que protestaban por el alto costo del pan y otros bienes marcharon a Versalles, arrastraron a toda la familia real de vuelta a la ciudad y las encarcelaron en las Tullerías.

En junio de 1791, Luis XVI y María Antonieta huyeron de París y se dirigieron a la frontera austriaca, donde, se rumoreaba, el hermano de la reina, el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, esperó con tropas listas para invadir Francia, derrocar al gobierno revolucionario y restaurar el poder de la monarquía y la nobleza. Este incidente, a muchos, fue una prueba de que la reina no era sólo una extranjera: Era una traidora.

La familia real fue devuelta a París y Luis XVI fue restaurado al trono. Sin embargo, muchos revolucionarios comenzaron a argumentar que los enemigos más insidiosos del estado no eran los nobles, sino los propios monarcas. En abril de 1792, en parte como una forma de poner a prueba las lealtades del rey y la reina, el gobierno jacobino (revolucionario radical) declaró la guerra a Austria. El ejército francés estaba en ruinas y la guerra no fue bien, un giro de los acontecimientos que muchos culparon a la reina nacida en el extranjero. En agosto, otra turba irrumpió en las Tullerías, derrocó a la monarquía y encerró a la familia en una torre. En septiembre, los revolucionarios comenzaron a masacrar prisioneros realistas por miles de personas. Una de las mejores amigas de María Antonieta, la Princesa de Lamballe, fue desmembrada en la calle, y los revolucionarios desfilaron con su cabeza y partes de su cuerpo a través de París. En diciembre, Luis XVI fue juzgado por traición; en enero, fue ejecutado.

La campaña contra María Antonieta también se hizo más fuerte. En julio de 1793, perdió la custodia de su hijo pequeño, quien se vio forzado a acusarla de abuso sexual e incesto ante un tribunal revolucionario. En octubre, fue condenada por traición y enviada a la guillotina. Tenía 37 años.

La historia de la revolución y la resistencia en la Francia del siglo XVIII es complicada, y no hay dos historiadores que cuenten la historia de la misma manera. Sin embargo, está claro que para los revolucionarios, el significado de María Antonieta fue principalmente, poderosamente simbólico. Ella y la gente a su alrededor parecía representar todo lo que estaba mal con la monarquía y el Segundo Estado: Parecían ser sordos, fuera de contacto, desleales (junto con su comportamiento supuestamente traicionero, escritores y panfletos frecuentemente acusaron a la reina del adulterio). Lo que María Antonieta era en realidad estaba fuera de lugar; la imagen de la reina era mucho más influyente que la propia mujer.




PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 16, 2019


 

Tags: , ,

4 thoughts on “POR UNA CABEZA”

  1. I feel so bad for Marie Antoinette. She was a victim: she knew nothing of the poor, politics, her tutors failed her, her mother didn’t pay attention to her, she wasn’t in any way brought up to be a queen.

      • JILL KENSIT (@JILL_KENSIT) - TRADUCCIÓN
      • posted on October 16, 2019

      Me siento muy mal por María Antonieta. Era una víctima: no sabía nada de los pobres, la política, sus tutores le fallaron, su madre no le prestó atención, de ninguna manera fue educada para ser reina.

    • John J. Varauckas
    • posted on October 16, 2019

    I find it interesting that everyone blames the high debts of France because of Antoinette’s lavish lifestyle forgetting that this 7 million worth of necklace was actually commissioned by Louis XIV’s grandfather for Du barry . He spends lots and lots of money for his mistresses but i find it interesting that no one blames him for the bad economy. But then, MA takes alllll the blame. Who lived like the rest of the queens.

      • JOHN J. VARAUCKAS - TRADUCCIÓN
      • posted on October 16, 2019

      Me parece interesante que todos culpen a las altas deudas de Francia debido al lujoso estilo de vida de Antonieta, olvidando que este collar de 7 millones de dólares fue realmente encargado por el abuelo de Louis XIV para Du Barry. Gasta muchísimo dinero para sus amantes, pero me parece interesante que nadie lo culpe por la mala economía. Pero entonces, MA tiene toda la culpa. Quien vivió como el resto de las reinas.

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: