MARCEL PETIOT, ¿Asesino Serial o Genio Estafador?

Share

.

Es imposible, describir a cualquier asesino como “mejor” o “peor” que otro. Aun así, Marcel Petiot fue verdaderamente superlativo en su operación de horror, principalmente debido a las circunstancias y motivaciones detrás de sus actos: prometió seguridad y libertad a los que abandonaban la Francia ocupada por los nazis, sólo para despojarlos de sus posesiones… y sus vidas.

Al igual que con muchos asesinos en serie, la lucha interna marcó gran parte de la vida temprana de Marcel Petiot.

Nacido en Francia en 1897, varias escuelas de todo el país lo expulsaron por su comportamiento, aún así terminó sus estudios escolares a los 18 años, en 1915. Petiot entonces se alistó en el ejército, sin embargo el alcance de su servicio es discutible ya que pasó largos períodos de tiempo en el calabozo, probablemente (o seguramente) debido a su cleptomanía.

Los oficiales militares finalmente dieron de baja a Petiot con beneficios por discapacidad por recomendación de un psiquiatra que creía que Petiot tenía una especie de descomposición mental: De hecho, el oficial problemático se había disparado literalmente en el pie y requería una hospitalización.

Después de que su aventura en el ejército llegó a su fin, los psiquiatras recomendaron que Petiot fuera internado en un asilo. En su lugar, hizo una pasantía mientras asistía a la escuela de medicina. Petiot se graduó en ocho meses, y con su título de médico en la mano fue a trabajar en Villeneuve-sur-Yonne en 1921.

Allí, Petiot casi inmediatamente se volvió adicto a dos cosas que definirían el resto de su vida: narcóticos y asesinatos.

Muchos sospechan que la primera víctima de Petiot fue Louise Delaveau, su amante e hija de uno de sus pacientes en Villeneuve-sur-Yonn. La mujer desapareció en 1926, poco después de que los dos comenzaran a tener una aventura. Nadie volvió a saber de Delaveau. Aunque cuando las autoridades comenzaron a llevar a cabo una investigación sobre su desaparición, los vecinos informaron que habían visto a Petiot poner un gran baúl en su automóvil, tal vez, dijeron algunos, con su cuerpo dentro. La policía lo investigó, pero no encontró nada que lo vinculara con el crimen.

Poco después de la desaparición de Delaveau, Petiot decidió postularse para alcalde de Villeneuve-sur-Yonne, un asiento que ganó desde que contrató a alguien para causar conmoción durante un debate y confundir a su oponente. Sus maniobras continuaron con Petiot en el cargo: lo primero que hizo Petiot al convertirse en alcalde fue malversar el dinero de la ciudad.

Después de ese breve ciclo en la política, Petiot , su esposa, y su hijo pequeño se mudaron a París y comenzaron a construir una práctica médica exitosa.

Durante todo esto, Petiot fue brevemente a prisión por su persistente cleptomanía. Si bien el estallido de la Segunda Guerra Mundial y la caída de Francia ante el régimen nazi probablemente eclipsaron cualquier preocupación que alguien haya tenido al respecto, no evadió la ley por completo. El médico fue multado con 2400 francos por su prescripción de narcóticos ilícitos, cargo por el cual habría ido a juicio si los dos adictos que declararon en su contra no hubieran desaparecido en circunstancias misteriosas poco antes de que comenzara la acción judicial.

Para Petiot, la Francia ocupada por los nazis fue el telón de fondo perfecto en el que podía cometer sus crímenes. De hecho, el país estaba dividido principalmente por simpatizantes nazis y aquellos que intentaban derrotar a la Gestapo. Petiot capitalizó el estado del miedo.

Empezó a concebir un plan que sería a la vez satisfactorio a su locura y lucrativo a sus bolsillos.

Petiot comenzó a invitar a residentes judíos a su clínica en el 66 de la Rue Caumartin, prometiéndoles un salvoconducto para salir de la Francia ocupada por los nazis. También ofreció su casa como una casa segura para combatientes de la resistencia, ladrones y criminales peligrosos que intentaban escapar de la ley. Aun así, lo que parecía una causa noble de su parte resultaría ser el comienzo de una de las más horribles matanzas de la historia.

Petiot, que trabajaba bajo el nombre de “Dr. Eugéne”, prometió un pasaje seguro fuera de Francia a cualquiera que pudiera pagar su tarifa de 25.000 francos, (medio millón de dólares en la actualidad). También contrató a varios “promotores” que ayudaron a reunir a la gente, quienes más tarde serían juzgados como cómplices.

Nadie ha oído de aquellos que pagaron a la “agencia de viajes” de Petiot, principalmente porque los mató a todos. Le decía a sus clientes que antes de que pudieran salir del país necesitaban inoculaciones requeridas por países a donde serían enviados como Argentina o Canadá, aunque de hecho les inyectó cianuro. Petiot entonces tomó todos los objetos de valor de sus víctimas y tiró sus cadáveres en el Sena.

Sólo la Gestapo obligaría a Petiot a cambiar esta práctica: a medida que crecía la presencia de la Gestapo en las calles de Francia, se volvió demasiado arriesgado sacar los cuerpos de la casa y deshacerse de ellos. Así que, después de sus primeras muertes, Petiot comenzó a poner los cuerpos en tanques con cal viva para desintegrarlos. Como las desapariciones continuaban en gran escala, la Gestapo -irónicamente- se transformaron en los buenos de la película y comenzaron una gran investigación.  La Gestapo detuvo a los cómplices del “Dr, Eugene” y estos revelaron su verdadero nombre: Marcel Petiot. Para cuando la Gestapo fue a buscarlo, Petiot había huido a otra parte de París.

Ahora trabajando en el 21 de la Rue le Sueur, sin sus “asociados”, la tarea de deshacerse de los cuerpos de sus víctimas se convirtió en abrumadora. Por razones que no están claras, Petiot dejó la ciudad por unos días en marzo de 1944. Mientras estaba fuera, sus vecinos comenzaron a notar un terrible olor que emanaba de su casa, y que el humo que irradiaba de su chimenea era inusualmente nocivo.

Cuando la policía llegó a investigar, pensando que tal vez había algún tipo de incendio, encontraron una nota en la puerta diciendo que el Dr. Petiot estaba fuera de la ciudad, pero volvería en unos días. Procedieron a ponerse en contacto con él y hacerle saber sobre la condición anormal de su casa. Petiot les dijo que no entraran en la casa hasta que llegara. La policía esperó casi una hora antes de entrar en el 21 de la Rue le Sueur junto con los bomberos. Lo que encontraron era diferente a cualquier cosa que hubieran visto: cuerpos, ni siquiera cuerpos enteros, sólo partes de cuerpos, estaban esparcidos por la casa. Algunos estaban en sacos de lona o maletas. El garaje tenía baldes de cal viva, un incinerador lleno de extremidades y huesos. Se encontraron al menos diez cadáveres en la casa, aunque ninguno de ellos estaba intacto.

Petiot llegó poco después, tratando de explicar que era miembro de la Resistencia y que los cuerpos eran los de los alemanes nazis y de traidores. La policía creyó en la historia de Petiot lo suficiente como para no arrestarlo entonces y allí, lo que, dado el tumulto en el que Francia se encontraba y lo venerada que era la Resistencia, Petiot ascendió al nível de héroe.

Aun así, la historia de Petiot no convenció a todos, y el comisario Georges-Victor Massu se hizo cargo de una investigación oficial sobre el hombre que creía que era un “lunático peligroso”. Una vez que entrevistó a la esposa y al hermano de Petiot, Maurice, junto con los hombres que habían ayudado a Petiot cuando vivía en el 66 de la Rue Caumartin, el verdadero rompecabezas comenzó a dibujar ciertas imágenes.

La policía arrestó a todos sus cómplices. Cuando llegaron a la casa de Petiot para arrestarlo y acusarlo de asesinato, por supuesto, se había ido.

Petiot, de pié, en su juicio

La invasión de Normandía puso en espera la búsqueda de Petiot. Usando la guerra a su favor una vez más, Petiot se escondió con amigos, explicando que la Gestapo lo persiguió porque había asesinado a algunos informantes. A lo largo de este período, Petiot tomó una serie de nombres diferentes, dejó crecer su cabello y barba, y logró evadir la captura durante cierto tiempo.

Mientras operaba bajo un nombre supuesto, Petiot ganó tanta notoriedad como luchador de la Resistencia que un periódico francés publicó un perfil del médico asesino. Cuando los periódicos llegaron a los lectores, varias personas lo reconocieron como Petiot y alertaron a la policía de que el asesino, de hecho, todavía estaba en París. Alguien reconoció a Petiot en una estación de tren en febrero de 1944, y dió parte a la policía que lo arrestó y lo imputó bajo cargos de asesinato.

Marcel Petiot fue juzgado en 1946 con 135 cargos criminales.

A lo largo de su juicio Petiot sostuvo que sólo mataba a los enemigos de Francia y que lo hacía simplemente para llevar a cabo sus deberes como luchador de la Resistencia. Al apoyar su caso, hizo el paso en falso de enumerar algunos grupos de la Resistencia por su nombre, grupos que los asistentes al juicio le dijeron a Petiot no existían.

Una vez que la investigación reveló que Petiot había robado a los que mató, fue acusado de asesinato por ganancias. 

En el transcurso del juicio, Petiot admitió haber matado a algunas, pero no todas, de las 27 víctimas encontradas en su casa. A lo largo de su vida había matado al menos a 60 personas, aunque fue declarado culpable de 26 asesinatos.

El tribunal condenó a Petiot a muerte por decapitación. 

Aunque Marcel Petiot era un asesino prolífico, si no hubiera sido tan codicioso —su cuota del pasaje a la libertad era demasiado alta para la mayoría de la gente en ese momento— sin duda habría matado aún más personas. 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 23, 2019


 

Tags: ,

25 thoughts on “MARCEL PETIOT, ¿Asesino Serial o Genio Estafador?”

  1. No quiero saber ni preguntar cual es la satisfaccion que consiguen estos personaje matando

    • Feli Converti
    • posted on October 23, 2019

    LA VERSION MAS FUERTE DICE QUE MARCEL SE ESCAPO DE LA CELDA, VIAJO A ARGENTINA , SE HIZO UNA OPERACION DE CAMBIO DE SEXO Y SE CONVIRTIO EN PRESIDENTA DE LA NACION……

  2. como para ir a tomar unos tragos a la casa

  3. Se sabe que los antecedentes psicológicos del perfil de un asesino en serie es el de un niño humillado, maltratado y violentado. En la mitad de los casos ha sufrido la ausencia paterna y considera a su madre como un peligro del que es preciso protegerse.

    • Nina B.
    • posted on October 23, 2019

    l emission la commence toujours par l identifications du suspect directe au debut !

      • NINA B. - TRADUCCIÓN FRANCÉS
      • posted on October 23, 2019

      ¡El problema siempre comienza con las identificaciones del sospechoso directo al principio!

  4. What a story! This guy was truly evil. It tripped me out to read that he would charge these people looking to escape the Nazis… to only then kill them.

      • NICOLE BETTS (@NICKYBETTS3) - TRADUCCIÓN
      • posted on October 23, 2019

      ¡Qué historia! Este chico era realmente malvado. Me sorprendió leer que él acusaría a estas personas que buscan escapar de los nazis … solo para matarlos.

    • Anonymous
    • posted on October 23, 2019

    Una pinturita el nene

  5. I like dark stories about obscure, people from history like this one,
    I like the pace you set for the article! keep it up, I would like to see more!

      • ROBIN DASHIELL MAIER (@MAIER1ROBIN) - TRADUCCIÓN
      • posted on October 23, 2019

      Me gustan las historias oscuras sobre lo oscuro, la gente de la historia como esta,
      ¡Me gusta el ritmo que estableces para el artículo! sigan así, me gustaría ver más!

  6. PODRIA OFRECERLE ESA SALIDA A CRISTINA Y SUS LADRONES Y PROMETERLES QUE LOS VA A ENVIAR A SEYCHELLES

    • Dangerous Jim
    • posted on October 23, 2019

    Psycho but smart.

      • DANGEROUS JIM - TRADUCCIÓN
      • posted on October 23, 2019

      Psico pero inteligente.

    • Anonymous
    • posted on October 23, 2019

    mente enferma

    • Yeah Right
    • posted on October 23, 2019

    While on the run & growing the beard, Marcel Petiot adopted the alias ” Captain Henri Valeri” & actually joined the police force & was assigned to the case to find Marcel Petoit. It’s was several days later until another officer realized it was him.

    1. He gave info to the police and was a volunteer , but he never joined the force officially

        • SAM LEW TEJEDOR (@SAMA_TEJEDOR) - TRADUCCIÓN
        • posted on October 23, 2019

        Dio información a la policía y fue voluntario, pero nunca se unió a la fuerza oficialmente.

      • YEAH RIGHT - TRADUCCIÓN
      • posted on October 23, 2019

      Mientras huía y se dejaba crecer la barba, Marcel Petiot adoptó el alias “Capitán Henri Valeri” y en realidad se unió a la fuerza policial y fue asignado al caso para encontrar a Marcel Petoit. Pasaron varios días hasta que otro oficial se dio cuenta de que era él.

    • Bertrand Vidal
    • posted on October 23, 2019

    Un joseph Mengele á la française aux heures les plus sombres de l’occupation coréllée à la collaboration…
    Petite remarque: au niveau des dizaines de victimes appâtées, certainement droguées puis crématisées avant d’être détroussées… à noter sans faire dans le Pathos que la majorité était constituée de juifs plus ou moins fortunés qui vu le contexte de l’époque entre 1942 et 1944 se trouvaient être aux abois fuyant comme ils le pouvaient les aboiements forcenés des lois antisémites vindicatives des occupants allemands et de leurs séides Vichystes…donc proies beaucoup plus faciles et malléables sans autre issue que de se jeter vers n’importe lequel des charlatans et sauveurs pseudo passeurs miraculeux…leur disparition déjà programmée étatiquement parlant à plus ou moins court terme n’allait point donc remuer les foules…et expliquer donc l’impunité des crimes de Petiot jusqu’à quasi libération de Paris…
    Quant au déséquilibre mental de Petiot avérè par le passé dans sa jeunesse tumultueuse et son parcours chaotique , il ne le dédouane en rien du monde, de ses forfaits ignobles , opportunistes, prémédités et planifiés de A à Z durant une pęeriode propice à tous les excès et les bestialités à qui n’avait point de vergogne pour se faire une place au soleil… dans les bas-fonds du crėpuscule…

      • BERTRAND VIDAL - TRADUCCIÓN
      • posted on October 23, 2019

      A Joseph Mengele a la francesa en las horas más oscuras de la colaboración ocupación coréllée …
      Pequeña nota: a decenas de víctimas cebadas, entonces, ciertamente, drogado antes de ser crématisées détroussées … nota sin el pathos que la mayoría se compone de Judios más o menos afortunadas que vio el contexto de la época entre 1942 y 1944 pasó a estar huyendo desesperada, ya que podría ladrar leyes antisemitas furia vengativa ocupantes alemanes y sus secuaces se aprovechan de Vichy … mucho más fácil y maleable otra alternativa que saltar a cualquiera de los charlatanes y salvadores apodo contrabandistas milagrosos … que ya desaparecieron programados étatiquement hablar con más o menos a corto plazo por lo que no se movería a la multitud … y así explicar la impunidad de crímenes de Petiot hasta prácticamente liberación de París …
      En cuanto al desequilibrio mental de Petiot resultó en el pasado en su juventud y tumultuosa jornada caótica, que no borra nada Mundial de sus viles planes, oportunista, premeditada y organizada de la A a la Z durante pęeriode conducente a todos los excesos y la bestialidad que habían apuntar descaradamente para conseguir un lugar en el sol … en las aguas poco profundas del crepúsculo …

    • Santaolaya
    • posted on October 23, 2019

    La mama decia orgullosa: “M’Hijo el dotor…!!!!’

    • Anonymous
    • posted on October 23, 2019

    Una monada el frances

  7. Deberia haber un olor a tango en la casa…!!!!!!

    • Fernando L. Torrico
    • posted on October 23, 2019

    Un carnicero de aquellos

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: