Share

.

Durante la Revolución Cultural en China, Mao Zedong movilizó a grupos de jóvenes devotos que se llamaban a sí mismos “Guardias Rojos” para llevar a cabo su nuevo programa. Mao trató de hacer cumplir el dogma comunista y librar a la nación de los llamados “Cuatro Viejos”; viejas costumbres, vieja cultura, viejos hábitos, e ideas antiguas.

Esta Revolución Cultural fue una apuesta obvia por un regreso a la relevancia por parte del fundador de la República Popular China, que había sido marginado después de algunas de sus políticas más desastrosas como el Gran Salto Adelante (una campaña de medidas económicas, sociales y políticas implantadas en la República Popular China entre 1958 y 1961, con el objetivo de transformar la tradicional economía agraria China a través de una rápida industrialización y colectivización) que mató a decenas de millones de chinos.

Los primeros grupos de la Guardia Roja estaban formados por estudiantes, que van desde niños tan jóvenes como los de primaria (se recomienda leer El Pequeño Guardia Rojo: Memorias de Familia de Wenguang Huang) hasta estudiantes universitarios. A medida que la Revolución Cultural ganó impulso, la mayoría de los trabajadores y campesinos más jóvenes también se unieron al movimiento. Muchos estaban sin duda motivados por un compromiso sincero con las doctrinas defendidas por Mao, aunque muchos especulan que se trataba de un aumento de la violencia y el desprecio por el statu quo que motivó su causa.

Los Guardias Rojos destruyeron antiguedades, textos antiguos y templos budistas. Incluso casi destruyeron poblaciones animales enteras como los perros pequineses, que estaban asociados con el antiguo régimen imperial. Muy pocos de ellos sobrevivieron más allá de la Revolución Cultural y los excesos de los Guardias Rojos. La raza casi se extinguió en su tierra natal.

Los Guardias Rojos también humillaron públicamente a maestros, monjes, ex terratenientes o cualquier otra persona sospechosa de ser “contrarrevolucionario”. burlándose de las pancartas colgadas alrededor de sus cuellos. Con el tiempo, la degradación de los ciudadanos se volvió cada vez más violenta y miles de personas fueron asesinadas en forma directa. 

Se desconoce el número final de muertos. Sea cual sea el número de muertos, este tipo de agitación social tuvo un efecto terriblemente escalofriante en la vida intelectual y social del país, aún peor para el liderazgo, y además, comenzó a desacelerar la economía.

Cuando Mao y otros líderes del Partido Comunista Chino se dieron cuenta de que los Guardias Rojos estaban causando estragos en la vida social y económica de China, hicieron un nuevo llamado a un “Abajo al Movimiento Campo”(El objetivo declarado de esta campaña era que los jóvenes chinos criados en las ciudades se trasladaran a las zonas rurales, vivieran y trabajaran con el campesinado para que puedan descartar sus ideas burguesas).

De manera que, a partir de diciembre de 1968, los jóvenes guardias rojos urbanos fueron enviados al país para trabajar en granjas y aprender de los campesinos. Mao afirmó que esto era para asegurar que los jóvenes entendieran las raíces del PCC, en la granja. El verdadero objetivo, por supuesto, era dispersar a los Guardias Rojos por todo el país para que no pudieran seguir creando tanto caos en las principales ciudades.

En su celo, los Guardias Rojos destruyeron gran parte del patrimonio cultural de China. Esta no fue la primera vez que esta antigua civilización sufrió tal pérdida. El primer emperador de toda China Qin Shi Huangdi también había intentado borrar todo el registro de los gobernantes y los acontecimientos que llegaron antes de su propio reinado en 246 a 210 a.C. También enterró a los eruditos vivos, y asesinato de maestros y profesores por parte de la Guardia Roja.

Lamentablemente, el daño causado por la Guardia Roja, que realmente se llevó a cabo con fines meramente políticos por Mao Zedong, nunca se puede deshacer por completo. Textos antiguos, esculturas, rituales, pinturas y mucho más se perdieron. Aquellos que sabían de esas cosas fueron silenciados o asesinados. De una manera muy real, los Guardias Rojos atacaron y desfiguraron la antigua cultura de China y menguaron considerablemente a su población.

 

Fuentes: Children of Mao de Anita Chang , The Little Red Guard de  Wenguang Huang, China’s Cultural Revolution de Michael Schoenhais

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 27, 2019


 

Tags:

8 thoughts on “LA GUARDIA ROJA”

  1. Pingback: DMT

  2. Pingback: cad

  3. Pingback: Going Here

  4. Pingback: it danışmanlık hizmeti

    • Da Daniel
    • posted on October 28, 2019

    El mensaje es la comparacion entre esto que sucedio en China (Y sucede) y la utilizacion de niños como militantes por parte del terrorismo y del kirchnerismo

    • Anonymous
    • posted on October 28, 2019

    Hubiera sido bueno que pongan a conocimiento del número estimado de fallecidos durante la China comunista.

    • Patricio
    • posted on October 28, 2019

    “Unos 50 millones ¿no son muchos? nooo, es apenas el 1,5 % de la población. Es palabra de Mao, te alabamos dictador asesino, al cual ni se nombra en la argentina en los medios, al igual que Stalin, que son ídolos.

  5. Mao, Communism What an epic fail. Nothing good came out though

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: