Share

.

El síndrome de Estocolmo se desarrolla cuando las personas se encuentran en una situación en la que sienten un miedo intenso al daño físico y creen que todo control está en manos de su torturador. La respuesta psicológica sigue después de un período de tiempo y es una estrategia de supervivencia para las víctimas. Incluye simpatía y apoyo a la difícil situación de su captor e incluso puede manifestarse en sentimientos negativos hacia los oficiales que están tratando de ayudar a las víctimas. Las situaciones en las que las víctimas han mostrado este tipo de respuesta han incluido situaciones de rehenes, secuestros a largo plazo, miembros de cultos, prisioneros de campos de concentración y más.

Las personas que exhiben el síndrome de Estocolmo se vuelven protectoras de sus captores, incluso hasta el punto de frustrar los esfuerzos policiales en su rescate.
El síndrome no es una enfermedad nombrada en ningún manual, sino más bien una descripción de los comportamientos de las personas que han sido traumatizadas durante un período de tiempo.
Mientras que los rehenes y las víctimas de secuestro pueden exhibir estos comportamientos, también lo pueden hacer las personas en relaciones abusivas o miembros de cultos.
El nombre “Síndrome de Estocolmo” se deriva de un robo a un banco de 1973 (Kreditbanken) en Estocolmo, Suecia, donde cuatro rehenes fueron retenidos durante seis días. A lo largo de su encarcelamiento y mientras estaban en peligro, cada rehén parecía defender las acciones de los ladrones.

Los rehenes incluso parecían reprender los esfuerzos del gobierno para rescatarlos. Suplicaron que los captores no fueran dañados durante el rescate y orquestaron formas para que eso sucediera.

Inmediatamente después del incidente, las víctimas no pudieron explicar a los psicólogos sus sentimientos simpáticos y la falta de ira y odio hacia sus captores.

Meses después de que su experiencia había terminado, los rehenes continuaron exhibiendo lealtad a los ladrones hasta el punto de negarse a testificar contra ellos, así como ayudar a los criminales a recaudar fondos para la representación legal. Incluso los visitaron en prisión.

Un mecanismo común de supervivencia
La respuesta de los rehenes intrigó a los conductistas y periodistas, quienes, tras el incidente, llevaron a cabo investigaciones para ver si el incidente de Kreditbanken era único o si otros rehenes en circunstancias similares experimentaban la misma simpatía y apoyo unión con sus captores.

Los investigadores determinaron que tal comportamiento era común entre las personas que habían pasado por situaciones similares. Un psicólogo que había estado involucrado con la situación de los rehenes de Estocolmo acuñó el término “Síndrome de Estocolmo” y otro lo definió para el FBI y Scotland Yard para permitir a los oficiales ser capaces de entender ese posible aspecto de una situación de rehenes. El estudio de la condición ayudó a informar sus negociaciones en futuros incidentes del mismo tipo.

Casos famosos

En el año siguiente al incidente del banco de Estocolmo, el síndrome fue ampliamente entendido por las masas debido al caso de Patty Hearst. Aquí está su historia y otros ejemplos más recientes:

Patty Hearst

Patty Hearst, a los 19 años, fue secuestrada por el Ejército de Liberación Simbionés (SLA). Dos meses después de su secuestro, fue vista en fotografías que participaban en un robo a un banco del SLA en San Francisco. Más tarde una grabación de cinta fue lanzada con Hearst (SLA seudónimo Tania) expresando su apoyo y compromiso con la causa del SLA. Después de que el grupo sLA, incluyendo ATst, fue arrestado, ella denunció al grupo radical.

Durante su juicio, su abogado defensor atribuyó su comportamiento mientras estaba con el SLA a un esfuerzo subconsciente para sobrevivir, comparando su reacción al cautiverio con otras víctimas del síndrome de Estocolmo. Según el testimonio, Hearst había sido atada, vendada con los ojos y mantenida en un pequeño armario oscuro, donde fue abusada física y sexualmente durante semanas antes del robo del banco.

Jaycee Lee Dugard

El 10 de junio de 1991, testigos dijeron que vieron a un hombre y una mujer secuestrar a Jaycee Lee Dugard, de 11 años, en una parada de autobús escolar cerca de su casa en South Lake Tahoe, California. Su desaparición permaneció sin resolver hasta el 27 de agosto de 2009, cuando entró en una comisaría de California y se presentó.

Durante 18 años estuvo cautiva en una tienda de campaña detrás de la casa de sus captores, Phillip y Nancy Garrido. Allí Dugard dio a luz a dos niños, que tenían 11 y 15 años en el momento de su reaparición. Aunque la oportunidad de escapar estuvo presente en diferentes momentos a lo largo de su cautiverio, Jaycee Dugard se unió a los captores como una forma de supervivencia.

Natascha Kampusch

En agosto de 2006, Natascha Kampusch de Viena tenía 18 años cuando logró escapar de su secuestrador, Wolfgang Priklopil, que la había mantenido encerrada en una pequeña celda durante más de ocho años. Permaneció en la celda sin ventanas, que era de 54 pies cuadrados, durante los primeros seis meses de su cautiverio. Con el tiempo, se le permitió en la casa principal, donde cocinaba y limpiaba para Priklopil.

Después de varios años de estar cautiva, ocasionalmente se le permitió salir al jardín. En un momento dado se le presentó al socio de negocios de Priklopil, quien la describió como relajada y feliz. Priklopil controló Kampusch al matarla de hambre para hacerla físicamente débil, golpeándola severamente y amenazando a matarla a ella y a los vecinos si intentaba escapar. Después de que Kampusch escapara, Priklopi se suicidó saltando frente a un tren que se acercaba. Cuando Kampusch se enteró de que Priklopil estaba muerto, lloró inconsoladamente y encendió una vela para él en la morgue.

En un documental basado en su libro, “3096 Tage” (“3,096 Días”), Kampusch expresó simpatía por Priklopil. Ella dijo: “Siento cada vez más pena por él, es un alma pobre”. En su libro, dijo que la sugerencia era irrespetuosa de ella y no describió adecuadamente la compleja relación que tenía con Priklopil.

Elizabeth Smart

Más recientemente, algunos creen que Elizabeth Smart fue víctima del síndrome de Estocolmo después de sus nueve meses de cautiverio y abuso por parte de sus cautivos, Brian David Mitchell y Wanda Barzee. Ella niega que tuviera sentimientos comprensivos hacia sus captores o cautiverio y explicó que sólo estaba tratando de sobrevivir. Su secuestro es retratado en la película de 2011 de Lifetime, “I Am Elizabeth Smart”, y publicó sus memorias, “Mi historia”, en 2013.

Ahora es una defensora de la seguridad infantil y tiene una base para proporcionar recursos para aquellos que han sufrido eventos traumáticos.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 30, 2019


 

1 thought on “SÍNDROME DE ESTOCOLMO”

  1. Este síndrome lo padece la sociedad argentina y de allí que los miembros de los poderes gubernamentales de turno, puedan cometer sus abusos a la vista de todos sin peligro de reacción o resistencia alguna. Cordialmente CLAUDIO KUSSMAN

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: