El agente del FBI que se convirtió en un topo soviético

Share

.

Robert Hanssen es un ex agente del FBI que vendió material altamente clasificado a agentes de inteligencia rusos durante décadas antes de ser finalmente arrestado en el año 2001. Su caso es considerado uno de los mayores fracasos de inteligencia de Estados Unidos, ya que Hanssen operaba como un topo dentro de la división de contrainteligencia de la oficina, la parte altamente sensible del FBI encargada de rastrear espías extranjeros.

A diferencia de los espías de la Guerra, Hanssen afirmó no tener ninguna motivación política para traicionar a su país. En el trabajo, a menudo hablaba de su fe religiosa y valores conservadores, rasgos que le ayudaban a evitar cualquier sospecha durante los años de que estaba en comunicación secreta con espías rusos.

Primeros años de vida y carrera
Robert Phillip Hanssen nació en Chicago, Illinois, el 18 de abril de 1944. Su padre sirvió en la fuerza policial en Chicago y estaba sirviendo en la Marina de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial cuando Hanssen nació. A medida que Hanssen creció, su padre fue al parecer verbalmente abusivo con él, a menudo despotricando de que nunca tendría éxito en la vida.

Después de graduarse de una escuela secundaria pública, Hanssen asistió al Knox College en Illinois, estudiando química y ruso. Durante un tiempo planeó convertirse en dentista, pero finalmente terminó obteniendo un MBA y convirtiéndose en contador. Se casó con Bernadette Wauck en 1968 y, influenciado por su devota esposa católica, se convirtió al catolicismo.

Después de unos años trabajando como contador, decidió entrar en la policía. Trabajó como policía en Chicago durante tres años y fue colocado en una unidad de élite que investigó la corrupción. Luego se postuló y fue aceptado en el FBI. Se convirtió en agente en 1976, y pasó dos años trabajando en la oficina de Indianápolis, Indiana.

Traición inicial
En 1978, Hanssen fue transferido a la oficina del FBI en la ciudad de Nueva York y fue asignado a un puesto de contrainteligencia. Su trabajo era ayudar a armar una base de datos de funcionarios extranjeros publicados en Nueva York que, mientras se hacían pasar por diplomáticos, en realidad eran oficiales de inteligencia espiando a los Estados Unidos. Muchos de ellos eran agentes de la agencia de inteligencia soviética, la KGB, o su contraparte militar, el GRU.

En algún momento de 1979, Hanssen tomó la decisión de vender secretos estadounidenses a los soviéticos. Visitó una oficina de la compañía comercial del gobierno ruso y se ofreció a espiar. Hanssen más tarde afirmaría que su objetivo era simplemente ganar algo de dinero extra, ya que vivir en la ciudad de Nueva York estaba poniendo un aprieto financiero en su creciente familia.

Comenzó a proporcionar a los soviéticos material muy valioso. Hanssen les dio el nombre de un general ruso, Dimitri Polyakov, que había estado proporcionando información a los estadounidenses. Polyakov fue cuidadosamente vigilado por los rusos desde ese momento, y finalmente fue arrestado como espía y ejecutado en 1988.
 
En 1980, después de sus primeras interacciones con los soviéticos, Hanssen le dijo a su esposa lo que había hecho, y sugirió que se reunieran con un sacerdote católico. El sacerdote le dijo a Hanssen que detuviera sus actividades ilegales y donara el dinero que había recibido de los rusos a la caridad. Hanssen hizo la donación a una organización benéfica afiliada a la Madre Teresa, y cortó el contacto con los soviéticos durante los próximos años.

Regreso al espionaje
A principios de la década de 1980, Hanssen fue transferido a la sede del FBI en Washington, D.C. Para sus colegas de la oficina parecía ser un agente modelo. A menudo dirigía conversaciones para hablar de religión y sus valores muy conservadores, que estaban alineados con la muy conservadora organización católica Opus Dei. Hanssen parecía ser un devoto anticomunista.

Después de trabajar en la división del FBI que desarrolló dispositivos de escucha secretos, Hanssen fue nuevamente colocado en una posición para rastrear a los agentes rusos que operan en los Estados Unidos. En 1985 se acercó a los soviéticos de nuevo y ofreció secretos valiosos.

Durante su segunda ronda de trato con agentes rusos, Hanssen fue mucho más cauteloso. Les escribió anónimamente. Aunque no se identificó a sí mismo, fue capaz de ganarse su confianza proporcionando inicialmente información que los soviéticos encontraron creíble y valiosa.

Los soviéticos, sospechosos de ser atraídos a una trampa, exigieron reunirse con él. Hanssen se negó. En sus comunicaciones con los rusos (algunos de los cuales finalmente se hicieron públicos después de su arresto) insistió en establecer los términos de cómo se comunicaría, pasaría información y recogería dinero.

Sus contactos rusos y Hanssen fueron altamente entrenados en técnicas de espionaje y fueron capaces de trabajar juntos sin conocerse nunca. En un momento dado, Hanssen habló con un agente ruso por un teléfono público, pero generalmente dependían de colocar señales en lugares públicos. Por ejemplo, un pedazo de cinta adhesiva colocada en un letrero en un parque en Virginia indicaría que un paquete había sido colocado en una ubicación, que por lo general era debajo de una pequeña pasarela en el parque.

Un tercer período de traición
Cuando la Unión Soviética colapsó en 1991, Hanssen se volvió mucho más cauteloso. Durante la década de 1990, los veteranos de la KGB comenzaron a acercarse a las agencias de inteligencia occidentales y proporcionar información. Hanssen se alarmó de que un ruso con conocimiento de sus actividades despistara a los estadounidenses que un topo altamente colocado estaba operando dentro del FBI y la investigación resultante lo llevaría a él.

Durante años, Hanssen dejó de contactar a los rusos. Pero en 1999, mientras estaba asignado como enlace del FBI con el Departamento de Estado, una vez más comenzó a vender secretos estadounidenses.

Hanssen fue finalmente descubierto cuando un ex agente de la KGB contactó a agentes de inteligencia estadounidenses. El ruso había obtenido el expediente de la KGB de Hanssen. Al darse cuenta de la importancia del material, los Estados Unidos pagaron $7 millones por él. Aunque su nombre no fue mencionado específicamente, las pruebas en el expediente apuntaban a Hanssen, quien fue puesto bajo estrecha vigilancia.

El 18 de febrero de 2001, Hanssen fue arrestado en un parque en el norte de Virginia después de haber colocado un paquete en un lugar de caída muerta. La evidencia en su contra era abrumadora, y para evitar la pena de muerte, Hanssen confesó y accedió a ser interrogado por funcionarios de inteligencia estadounidenses.

Durante sus sesiones con los investigadores, Hanssen afirmó que su motivación siempre había sido financiera. Sin embargo, algunos investigadores creían que el enfurecido por cómo su padre lo trataba como un niño desencadenó la necesidad de rebelarse contra la autoridad. Amigos de Hanssen más tarde se presentaron y dijeron a los periodistas que Hanssen había exhibido un comportamiento excéntrico, que incluía una obsesión por la pornografía.

En mayo de 2002, Hanssen fue condenado a cadena perpetua. Los informes de noticias en el momento de su sentencia decían que las agencias de inteligencia estadounidenses no estaban completamente satisfechas con el alcance de su cooperación y creían que estaba reteniendo la información. Pero el gobierno no pudo probar que había mentido, y deseando evitar un juicio público, el gobierno optó por no anular su acuerdo de culpabilidad. Fue condenado a cadena perpetua.

Impacto del caso Hanssen
El caso Hanssen fue considerado como un punto bajo para el FBI, especialmente porque Hanssen había sido tan confiable y había cometido tales traiciones durante tantos años. En los procedimientos judiciales, el gobierno declaró que A Hanssen se le había pagado más de 1,4 millones de dólares durante su carrera como espía, la mayoría de los cuales nunca recibió, ya que se celebró para él en un banco ruso.

El daño que hizo Hanssen fue considerable. Al menos tres agentes rusos que identificó habían sido ejecutados, y se sospechaba que había comprometido docenas de operaciones de inteligencia. Un ejemplo notable fue la información de que los estadounidenses habían cavado un túnel bajo la embajada rusa en Washington para instalar sofisticados dispositivos de escucha.

Hanssen fue encarcelado en la prisión federal “supermax” en Colorado que también alberga a otros reclusos notorios, incluyendo el Unabomber, uno de los bombarderos del maratón de Boston, y una serie de figuras del crimen organizado.

 

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 31, 2019


 

5 thoughts on “El agente del FBI que se convirtió en un topo soviético”

  1. Unfortunately the FBI and CIA guys are average guys with all the power and resources of the state to do either good or do harm to the people or the country. It is really up to them. Checks and balances must be in place at all times.

      • NICOLE BETTS (@NICKYBETTS3) - TRADUCCIÓN
      • posted on October 31, 2019

      Desafortunadamente, los tipos del FBI y la CIA son tipos promedio con todo el poder y los recursos del estado para hacer el bien o dañar a la gente o al país. Realmente depende de ellos. Los controles y saldos deben estar en su lugar en todo momento.

    • Omar Schiff
    • posted on October 31, 2019

    I wonder why god didn’t help him

      • OMAR SCHIFF - TRADUCCIÓN
      • posted on October 31, 2019

      Me pregunto por qué Dios no lo ayudó

  2. Tuve oportunidad de conocer la Academia del FBI en Quantico, también su central en el edificio Edgar Hoover y tratar con algunos de sus agentes. Policialmente son lo máximo a nivel mundial. Incomprensible lo de Hanssen, arruinando vidas, como así también la suya y la de su familia. Atentamente CLAUDIO KUSSMAN

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: