La ilusión del poder político de las fuerzas armadas en 2019.

Share

Por Profesor MARIO SANDOVAL

Entiendo la cuestión militar en un sentido estrecho: remite a la centralidad adquirida por la amenaza y el efectivo uso de la fuerza, así como el lugar del control civil y democrático de las fuerzas armadas…” escribe el profesor Juan Gabriel Tokatlian, vicerrector de la Universidad Di Tella. Agregando que : “El involucramiento de las fuerzas armadas en asuntos de orden público, su preponderancia para el mantenimiento y defensa de un determinado gobierno, la participación de los militares en la vida electoral de un país, su involucramiento en la violación de los derechos humanos, la militarización del tratamiento de fenómenos como el negocio de las drogas y las migraciones, y el recurso al golpismo constituyen manifestaciones concretas de lo que denomino la cuestión militar[1] ¿Esas afirmaciones son objetivas, corresponden a los roles de las fuerzas armadas del presente en Argentina? ¿Qué mensaje quiere transmitir el autor del artículo?

El análisis cívico-militar que el académico describe corresponde a los estudios y debates que hubo en la región en los 80 con la recuperación de la democracia frente a la caída de los regímenes militares y a nivel internacional con el fin de la guerra fría. Simultáneamente, las organizaciones de seguridad internacional y regional determinaron otras doctrinas de empleo de las fuerzas armadas ante la emergencia de nuevas amenazas multiformes a nivel mundial. La lucha contra el terrorismo es parte integrante.

El artículo de referencia describe una lista de intervenciones posibles de las fuerzas armadas en la vida política, social en un régimen democrático, pero no analiza las causas de esa intervención ni las responsabilidades de los que abren las vías para que ello ocurra, y sobre todo si actualmente ello es real, posible. Se invierten obligaciones y sus consecuencias.

Juan Gabriel Tokatlian

¿De que fuerzas militares en Argentina se refiere o se preocupa el profesor Tokatlian? cuando:

–          No disponen, desde fines de los 80, de capacidad de influenciar los sectores de poder,

–     Carecen de control o poder presupuestario hasta de funcionamiento, que ponga en riesgo un desequilibrio regional.

–          No deciden sobre sus equipamientos y formaciones correspondientes al contexto geoestratégico, de la polemología e irenelogía,

–          Disponen de una capacidad de proyección limitada alejada de la protección y defensa de los intereses vitales de la Nación.

–          La formación militar fue reducida y/o reemplazada por programas decididos por la autoridad política

–          La modernización de las fuerzas armadas no está en las prioridades de los gobiernos.

–          Los ascensos a grados superiores y puestos dependen de la voluntad política y de ONG

–          Pueden encontrarse al servicio del poder político como fue durante la responsabilidad del General Milani,

–      No tienen real poder político (ni económico o social), no son una amenaza para el orden constitucional

–       Son interpelados o prejuzgados por toda actividad de inteligencia. Recae la sospecha, deben dar explicaciones.

–       Tienen una escasa participación en la Política de Defensa y aún menos en la Doctrina de defensa nacional frente a las nuevas amenazas

–          No tienen justicia militar por decisión del poder político

–          La capacidad de proyección es limitada al límite de la incapacidad operacional.

–          No son una amenaza de proliferación de armamento convencional, balístico, gasto público…

El Prof. Tokatlian no puede ignorar que en Europa las Fuerzas armadas patrullan regularmente las calles de las ciudades, protegiendo sitios sensibles y la seguridad ciudadana, participan a la lucha contra el terrorismo en el territorio nacional, como también contra el narcotráfico (operaciones marítimas y aeronavales en el Caribe),  la explotación clandestina de oro en Guyana, la inmigración clandestina. Hacen parte de la comunidad de inteligencia. En cada ministerio existe el cargo de alto responsable de seguridad-defensa. Participan a la industria de la defensa, estudios estratégicos, investigación y desarrollo, a la política de defensa, existe un código de justicia militar. Las numerosas operaciones militares en teatro exterior son casi exclusivamente de lucha contra el terrorismo, detienen e interrogan los combatientes enemigos, realizan tareas cívicas con la populación local. Los militares tienen centros de estudios de alto nivel en temas de defensa para dirigentes de empresas, diplomáticos, magistrados, académicos. Hay un control democrático de las fuerzas armadas, no son ni un problema ni enemigas del Estado, de la Nación o de la democracia. Las ONG no intervienen en la gestión du personal militar, ni en las decisiones propias de la defensa nacional. 

Por otra parte, el vicerrector de la Universidad Di Tella, analiza amenazas potenciales cuyos autores serian las fuerzas militares, pero no orienta sus reflexiones sobre los motivos que llevarían a la posible situación de lo mencionado en su artículo. Por ejemplo:

–          El porqué de las eventuales intervenciones no convencionales de militares en la alta política, en un régimen democrático.

–          Los graves problemas en el mundo de la política, los hombres políticos y el ejercicio del poder: corrupción, abuso de poder, politización de la justicia e institucionales pilares de la Nación, enriquecimientos ilícitos, inseguridad ciudadana, inseguridad jurídica, que generan la búsqueda de la sociedad de instituciones representando la seguridad y protección.

–           Porque los jefes de estados llaman o requieren subrepticiamente de la legitimidad de las FFAA para gobernar, no es por la influencia de estos en la política o en las tomas de decisiones en las política públicas. Las presentan como garantes de las instituciones, del orden constitucional que podrán asegurar la continuidad del Estado en casos extremos.

–          El gobierno y sus militantes políticos confunden el control democrático con el control político, ideológico, intentando en algunos casos de transfórmalas en fuerzas armadas de un régimen político y no de la Nación.

–          La actividad permanente de acciones negativas contra las fuerzas armadas juzgando a todos sus miembros por un pasado incierto. Diversos sectores buscan una reducción de las fuerzas militares, de sus presupuestos, equipamientos, misiones, que sin manifestarlo buscan su desaparición.

–          Como llamaría un “gobierno civil” pero dependiente a 100% por los militares como en Cuba, Venezuela, Nicaragua, China, Irán….o si la estructura militare (defensa-seguridad, inteligencia) le quita apoyo al poder político y al partido político. Porque en realidad en esos países los militares gobiernan por procuración de manera no democrática. 

El profesor Tokatlian sobredimensiona el poder político de las FFAA y realiza un juicio de intención de sus miembros, en particular en Argentina porque la realidad es otra, sabiendo que actualmente ningún país democrático u organización internacional, reconocerá un gobierno militare producto de un verdadero golpe de Estado que es una acción suicidaría sin futuro. Las fuerzas armadas son uno de los pilares fundacionales de la Nación y del Estado de derecho. Tomar el poder politico por la fuerza es ilegal e inconstitucional, contrario al orden internacional. Paris, 15 noviembre 2019, CasppaFrance

[1] Latinoamérica y el retorno de la cuestión militar https://www.pagina12.com.ar/230424-latinoamerica-y-el-retorno-de-la-cuestion-militar

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 16, 2019


 

8 thoughts on “La ilusión del poder político de las fuerzas armadas en 2019.”

  1. Pingback: vice city market

  2. Pingback: elojob lol

  3. Pingback: benelli nova

    • Patricio
    • posted on November 16, 2019

    Todo lo que pasó y pasa con las FF. AA. de Seguridad y Policiales, fue adelantado por Seineldín a sus jefes cuando era Capitán y volvió de un curso que realizó en EE. UU. sobre cuales eran los planes para con el Ejército. A no olvidar que la Argentina tenía todos los años unos 100 mil hombres (soldados) bajo bandera y era una fuerza muy poderosa (lo demostró en Malvinas, que si no fuera porque los Jefes tenían la orden de entregarse, otra hubiese sido la historia) y había que desmantelarla, cosa que comenzó muy tibiamente Alfonsín pero Menem hizo el trabajo sucio, Soldado Carrasco mediante y listo y hasta fecha sin solución de continuidad viene llevándose a cabo, con algunas compras de materiales (que dejan muy buenos dividendos a los compradores) haciendo parecer que tenemos una Fuerza considerable, moderna, pero en los hechos, cada vez menos. Luego Seineldín lo repitió en el juicio que se llevara en tiempos de Menem; luego en una charla en su lugar de detención, Campo de Mayo, lo vuelve a ratificar (tengo la grabación) y adelanta los planes que tienen para Argentina a mediano plazo, murió sin verlo, pero estamos a las puertas de lo que anticipó. Y ahora este buen señor, nos ilustra sobre el pensamiento de la “clase política” para con las FF. AA. de la Nación en su totalidad, NADA DE UNIFORMES, no vaya a ser cosa que les pase lo de Bolivia y a corto plazo Maduro y su séquito; en Chile esta nevando.

    • Juan Carlos Arecco
    • posted on November 16, 2019

    Yo dejarìa la argenzuela esta sin instituciones uniformadas a ver como se las arreglan estos hdp

    1. Estimado Juan Carlos Areco, igual no pasaría nada, Milanis hay a patadas. ¿Que mayor prueba del “honor”, “valor”, “Dios, Pátria o Muerte” que nosotros los adultos mayores presos, a los que no se nos acerca ningún uniformado? (alguna excepción de amistad personal). Yo no espero ni quiero nada de los uniformados, pero TODAS LAS FUERZAS, RESULTARON SER BASURA, SOBRESALIENdO POR SUPUESTO POR ESTAR A LA CABEZA EL EJÉRCITO. Pregunten ¿que piensa un señor soldado como ARIEL VALDIVEZO DE ESTO? Cordialmente CLAUDIO KUSSMAN

    • Alejandro
    • posted on November 16, 2019

    perdonenme pero los miliares estas incinerados y no soy ni kishnerista ni macrista ya que no creo en esa gente , hay gente que los quieren per son muy pcos y gente mayor

  4. En Argentina las fuerzas armadas y toda institución en la que sus miembros usen uniforme, han quedado por muchos años COMPLETAMENTE DEMOLIDAS. Solo podrán hacer actividades bondadosas sin aplicar prioncipios de autoridad. Basta con mirar como debe accionar la policía y como reacciona la sociedad (gente común, periodistas, profesionales, justicia, quien sea) todos actuan en contra, estigmatizan y llegan al desacato. Así a la creencia de grandes sectores de la sociedad un SANTIAGO MALDONADO no se ahogó, lo asesinaron los gendarmes. Esto llegó a tal extremo que el mismo gobierno de MACRI, les dió a sus familiares dinero en abundancia para tratar inutilmente de conformarlos. ARGENTINA PERDIÓ EL RUMBO. Hoy en los colegios celebran el 24 de marzo con simulacros de ejecuciones (un niño encapuchado arrodillado y otro disparándole en la nuca con una pistola de juguete) por supuesto con el beneplácito de sus maestros. Un Zaffaroni está regresando. No soy futurologo, el tiempo tiene la palabra. Solo miremos cuanto apoyo recibimos quienes estamos presos imputados por delitos de lesa humanidad (bien o mal llamados). Tambien cuando hay algún prófugo observemos el especial esmero que ponen los uniformados de la PSA o cualquier otra fuerza para lograr la captura de un viejo septuagenario al que se apuran en esposar. Atentamente CLAUDIO KUSSMAN

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: