El mundo sin liderazgo estadounidense

Share

 Por Gary Grappo

Personas de todo el mundo, incluidos estadounidenses, han argumentado que el mundo puede encontrase bien sin el liderazgo de Estados Unidos. Hoy en día, es posible que quieran escanear el panorama global. Si bien las crisis agudas y los conflictos violentos pueden no parecer inminentes en este momento, la opinión no es esperanzadora. Para los estadounidenses, ingenuamente contentos en su burbuja isleña entre los dos grandes océanos, la vista puede no ser tan preocupante todavía. Para aquellos fuera de sus costas, puede ser menos reconfortante.

Japón y Corea del Sur, dos de los aliados más importantes de Estados Unidos en Asia, están en el punto de una ruptura diplomática. El primer ministro japonés, Shinzo Abe, impuso recientemente lo que equivale a sanciones comerciales a una variedad de productos hechos por su aliado asiático en represalia por una decisión del presidente surcoreano Moon Jae-in.

La disputa de los dos países se debe a una incapacidad de décadas para resolver cuestiones pendientes relacionadas con la colonización de Corea por japón de 1910 a 1945 y la esclavitud efectiva de los coreanos como trabajadores y trabajadoras sexuales. Desde 1965, se han hecho varios intentos para resolver estas disputas, la más reciente en 2015. Fue la decisión del presidente Moon en noviembre pasado alejarse de una de las disposiciones de ese intento más reciente lo que ha llevado al enfrentamiento actual.

Trump

Los aranceles comerciales mutuos —la aparente respuesta a la marcha en las diferencias internacionales hoy en día tras el precedente de la respuesta preferida del presidente de los Estados Unidos— los contingentes de exportación e importación, las restricciones a los visados y ahora las amenazas de retirada de los acuerdos críticos de intercambio de inteligencia han hecho de esta una crisis potencial. Japón y Corea del Sur son la segunda y cuarta economías superiores de Asia y las democracias más incondicionales del continente. Se supone que esto no debe suceder entre democracias. La disputa podría amenazar la cadena de suministro global e incluso socavar los esfuerzos para poner atención al programa de armas nucleares de Corea del Norte. Lo que está en juego es alto.

Mientras tanto, Washington, para quien las dos naciones representan pilares de su política del Indo-Pacífico, parece responder con un encogimiento de hombros. El presidente Donald Trump, desmintiendo de la participación estadounidense, afirmó que tal compromiso diplomático era “como un trabajo de tiempo completo”. Las declaraciones del Departamento de Estado han sido poco más que las advertencias de los padres “¡Juegad bien, ustedes dos!”.

Viejas heridas, nuevas batallas
En otras partes de Asia, India y Pakistán se han renovado las hostilidades recurrentes. El Primer Ministro indio Narendra Modi revocó el artículo 370 de la Constitución, que data de 1949 y dio a Jammu y Cachemira su estatus especial; ahora será tratada como una entidad política y administrativa nominal de la India. Pakistán respondió con sanciones comerciales —de nuevo lo vemos— y con la expulsión del embajador de la India en Islamabad. La India ha desplegado tropas en la región para mantener el orden.

Modi

Los dos gigantes del sur de Asia han estado en modo feudo casi perpetuo desde su independencia en 1947, incluyendo guerras en 1948, 1965, 1971, 1985 y 1999. Las escaramuzas menores entre las fuerzas pakistaníes e indias se han producido con mayor frecuencia. Si bien la guerra parece poco probable en esta coyuntura —el riesgo de escalada entre las dos naciones armadas nuclearmente hace que el conflicto abierto sea siempre una propuesta peligrosa—, la naturaleza inquieta de la región de Cachemira y la naturaleza aumentada de las tensiones hacen que la lectura de bolas de cristal sea un tanto más importante que un lanzamiento de monedas.

La presencia de organizaciones militantes islámicas en las zonas controladas por Pakistán complica aún más el enfrentamiento. Aunque influenciados por Islamabad, estos grupos operan de acuerdo con su propio libro de jugadas ideológico, y atacar a los indios o fuerzas indias en la zona ha sido un patrón. La forma en que la India podría responder en las circunstancias estresadas de hoy es incierta.

Washington puede haber exacerbado de forma descuidada o de modo inepto esta última ronda de tensiones. Durante una visita el mes pasado del primer ministro de Pakistán, Imran Khan, a Washington y una reunión con el presidente Trump, este último se ofreció inefectivamente a servir como mediador en la disputa de los dos países. Si bien tal mediación podría ser bienvenida en Islamabad, eso definitivamente no es, ni ha sido nunca, el caso en Nueva Delhi.

Es poco probable que la intervención malconsiderada de Trump sea la causa de esta reciente caída. Pero no debería ser descontado. Aparte de las declaraciones de prensa anodina del Departamento de Estado sobre el respeto de los derechos de los residentes de la región y la solución pacífica de las diferencias, hay pocas señales de que la Casa Blanca tiene alguna intención de actuar sobre la oferta del presidente al Primer Ministro Kahn o tomar cualquier otra acción para calmar las hostilidades.

Khan

Estados Unidos mantiene una delicada relación con ambas naciones. Pakistán es fundamental para los esfuerzos de Washington para negociar un entendimiento exitoso con los talibanes sobre el futuro de Afganistán y poner fin a la larga guerra de Estados Unidos allí, algo desesperadamente buscado por Trump y la mayoría de los estadounidenses. La India, en las últimas dos décadas, ha salido de detrás del aislamiento autoimpuesto de estricta neutralidad, en gran medida resultado de sus estrechos lazos con la antigua Unión Soviética, y se estableció como una potencia global en ascenso, aunque aún no a la par con China.

Es la democracia más grande del mundo, y Washington ha estado trabajando pacientemente para fortalecer sus lazos con la potencia dominante de la región como contrapeso asiático a China. Las tensiones renovadas entre estos dos países no son manifiestamente del interés de Washington ni de nadie. .

Zona de fracturas
Esto nos acerca aún más a los intereses estadounidenses, la pendiente salida del Reino Unido de la UE, también conocido como Brexit. El nuevo primer ministro del Reino Unido, Boris Johnston, ha prometido la salida de su nación del bloque comercial más grande del mundo para la fecha del 31 de octubre, ordenada por la UE, con o sin acuerdo. El llamado Brexit duro o sin acuerdo probablemente conduciría a una considerable perturbación económica en Gran Bretaña y potencialmente exhuman animosidades inquietantes en Irlanda del Norte. Más allá de eso, las predicciones son difíciles de lograr, aunque en gran medida pesimistas.

Se remonta a sus discursos de muñón como candidato, Donald Trump ha incitado al Brexit. Más recientemente, al expresar su apoyo a Johnson, Trump se ha duplicado en la salida de Gran Bretaña de la UE. Si bien también se le ha prometido negociar rápidamente un acuerdo comercial bilateral con Gran Bretaña una vez que se vaya, tal acuerdo haría poco por los Estados Unidos y difícilmente reemplazaría la enormidad del comercio y otras empresas que Gran Bretaña hace actualmente con la UE. Además, se ha hecho poca evaluación del impacto de la salida británica de la UE, actualmente el mayor socio comercial de Estados Unidos en el mundo. Una UE debilitada, la mayoría de cuyos miembros también son miembros de la alianza estratégica más importante de Estados Unidos, la OTAN, no es evidente que no es de interés estadounidense.

Johnson

Los problemas en otras partes del mundo acaparan menos atención, pero siguen presentando preocupaciones a las regiones en las que se producen y a los intereses de amplio alcance de Estados Unidos. En Hong Kong, Argelia, Sudán y Rusia, los ciudadanos se están levantando para desafiar el orden de gobierno establecido, es decir, las dictaduras. En Argelia y Sudán, los forasteros —no sorprendentemente autoritarios regímenes— están apoyando a la clase dominante arraigada, generalmente a los dirigentes de las fuerzas armadas y a las élites políticas y empresariales comprometidas. Estos incluyen Arabia Saudita, los EAU, Egipto y Rusia.

Aunque todavía carece de una organización política eficaz, este ascenso del pueblo para desafiar el statu quo y exigir el estado de derecho, la rendición de cuentas, el respeto de los derechos humanos y las elecciones justas es otra demostración del anhelo universal de democracia y Libertad.

Estados Unidos, un defensor de la democracia durante la mayor parte del período de posguerra bajo sucesivas administraciones demócratas y republicanas, ha estado en gran medida tranquilo. Ni la Casa Blanca ni el Departamento de Estado han considerado oportuno prestar ni siquiera una modesta palabra de aliento a quienes arriesgan vidas a dar cuenta de algunos de los regímenes más autocráticos del mundo.

Pérdida del liderazgo moral
Tomados solos o incluso colectivamente, estos desafíos a la estabilidad global podrían haber sido tomados con calma por un liderazgo de política exterior estadounidense anterior a Trump. Los presidentes Ronald Reagan, George Bush, Bill Clinton, George W. Bush e incluso Barack Obama habrían hecho llamadas telefónicas a contrapartes de amigos y aliados y enviado a secretarios de Estado como George Schultz, Jim Baker, Warren Christopher, Condoleezza Rice o John Kerry y sus equipos de expertos para ayudar a reparar tales dificultades.

Obama

Pero Estados Unidos bajo Trump, ya no es el mayordomo de la estabilidad global, está ocupado revolviendo su propia olla de pociones venenosas. Una creciente disputa comercial con la segunda economía más grande del mundo, China, amenaza a la economía mundial. Ninguno de los dos lados parece dispuesto a buscar opciones serias, ya que ambos conducen furiosamente hacia una colisión frontal. El presidente Trump, cuando no aumenta los aranceles, vierte gasolina retórica sobre la disputa encendida, creyendo tontamente que las guerras comerciales son “ganables”.

En Irán, la administración estadounidense parece estar logrando poner de rodillas a la economía de esa nación, pero sin un plan aparente para llevar realmente a la República Islámica a un nuevo acuerdo que solucionaría las deficiencias del acuerdo nuclear anterior negociado bajo Obama y roto por Trump.

Incluso en casa, la estabilidad y la previsibilidad son dos palabras que nunca se utilizan para describir los programas domésticos de este presidente. Sus políticas sobre inmigración y la frontera con México, las tensas relaciones con México y Canadá sobre el comercio, y la retórica venenosa e inflamatoria sobre la raza han dejado a muchos estadounidenses con nudos en el estómago. La “filosofía” de liderazgo de Donald Trump es una trágica desviación de la de los ocupantes anteriores de la oficina oval. Franklin Roosevelt una vez lo describió como “no meramente una oficina administrativa… [pero] preeminentemente un lugar de liderazgo moral”. Bajo Trump, se ha convertido en una oficina para dividir, degradar, distraer y emitir expresiones amargas.

Roosevelt

El Senado de los Estados Unidos, una vez conocido como el “mayor órgano deliberativo” del mundo e históricamente el órgano legislativo más comprometido con la política exterior de los Estados Unidos, se ha sometido pasivamente a posiciones y pronunciamientos hasta ahora impensables del presidente. En el Senado actual controlado por los republicanos, la deliberación ha degenerado en una deferencia escandalosa. La mayoría republicana ha frustrado la legislación racional sobre armas de fuego, ha ignorado pasivamente el trato brutal de los centroamericanos que huyen de sus países hacia Estados Unidos a través de México, se negaron a aceptar legislación para estrechar el proceso electoral de Estados Unidos sobre intervención extranjera antes de las elecciones de 2020, y desafestó acciones serias y potencialmente judiciables por parte del presidente, por nombrar sólo algunos de los muchos problemas graves sin abordar.

¿Hay un adulto en la casa?
Desde la Segunda Guerra Mundial, los estadounidenses y la mayoría de la gente de todo el planeta se consuelan en el hecho de que el liderazgo estadounidense, aunque lejos de ser inmune a la creación de problemas, podría caminar por el curso siempre difícil de su propia política interna y todavía masticar el chicle pegajoso y a menudo desagradable de diplomacia internacional. Trabajaría con sus muchos aliados y amigos de todo el mundo para difundir crisis, evitar conflictos y calmar los nervios de las naciones y sus líderes.

Donald Trump afirmó durante sus muchos discursos de campaña y en declaraciones posteriores como presidente que el mundo se había aprovechado de los Estados Unidos y que se había convertido en un tonto global. Estaba arreglando peleas mientras le quitaban su propio dinero para el almuerzo. Muchos en todo el mundo, aunque no necesariamente están de acuerdo con esta evaluación deformada, concluyeron de manera similar. El liderazgo estadounidense se ha convertido en un anacronismo, sus torpes e ineficaces posiciones militares contribuyen en lugar de aliviar la inestabilidad del mundo. Se ha vuelto irrelevante en un mundo multipolar donde la de Estados Unidos es sólo otra voz.

Lo que el presidente Trump y los estadounidenses de ideas afines, así como otros en todo el mundo, han olvidado, sin embargo, es la capacidad única de los Estados Unidos para reunirse. Es decir, su capacidad de reunir a las naciones para abordar los problemas mundiales e incluso regionales y, en última instancia, para evitar conflictos. Sin duda, el registro estadounidense es menos que perfecto, como confirma la historia. Pero el papel de la convocante era hábilmente, si no perfectamente, ocupado.

En el transcurso de los últimos 10-15 años, esa capacidad distintiva se ha dilapidado por una guerra innecesaria en Irak, una guerra prolongada y aparentemente interminable en Afganistán, una guerra global de terror que consume todo y una política exterior a menudo vacilante y desenfocada. A pesar de sus contribuciones a este desarrollo, el presidente Obama merece crédito por dar inicio al Acuerdo Climático de París, la Asociación Transpacífico y el acuerdo nuclear con Irán, todos los cuales siguieron la tradición de sus predecesores de aprovechar El poder y la influencia de Estados Unidos para el bien no sólo de los Estados Unidos, sino también de las naciones de todas partes. Después de haber derogado los logros de su predecesor, el presidente Trump ahora parece empeñado en el abandono a gran escala del papel histórico de Estados Unidos como el convocante en jefe del mundo.

La situación actual puede haber sido inevitable. Naciones como China, entre otras, han aumentado en poder e influencia. La economía global ha crecido tan masiva y dinámica que ninguna nación, ni siquiera una con el dominio de los Estados Unidos, realmente podría liderarla o manejarla. Pero en ausencia de Estados Unidos —el mediador, el conciliador, el convocante— ¿nos quedamos con un libre para todos?

A medida que uno examina el panorama global, hay señales inquietantes de que los asuntos en el mundo no son lo que nosotros, ya sea en Estados Unidos, Japón, Corea del Sur, India, Pakistán o Europa, deberíamos desear que sean. La transferencia del poder y la acción a los poderes regionales con poco control debería ser motivo de alarma. Deja los problemas y los países involucrados en ellos vulnerables a los malos actores, como los terroristas, o el más fuerte que busca obtener ventaja a expensas del más débil.

Los gobiernos que carecen de los rieles de guardia de una verdadera democracia participativa y de Estado de derecho ignoran, si no abusan, a sus ciudadanos. Sin tales frenos, cualquiera de las tensiones que vemos ahora podría aumentar en un mundo cada vez más interconectado e interdependiente.

¿Preferiría el mundo ver una diplomacia activa y de principios por parte de los Estados Unidos para abordar esos problemas? Tal vez no. Siempre existe la posibilidad de empeorar las cosas. Pero si no es Estados Unidos, ¿entonces quién?

 

Gary Grappo es un ex embajador de los Estados Unidos y distinguido miembro en el Centro de Estudios de Oriente Medio de la Escuela Korbel de Estudios Internacionales de la Universidad de Denver.  Grappo ocupó varios cargos de alto nivel en el Departamento de Estado de los Estados Unidos, incluyendo Ministro Consejero de Asuntos Políticos en la Embajada de los Estados Unidos en Bagdad; Embajador de los Estados Unidos ante el Sultanato de Omán; y el Cargo de Asuntos y Jefe Adjunto de Misión de la Embajada de los Estados Unidos en Riad, Reino de Arabia Saudita.  Actualmente se desempeña como CEO de Equilibrium International Consulting, proporcionando análisis y orientación política sobre asuntos exteriores a empresas, instituciones y medios de comunicación.

 

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de PrisioneroEnArgentina.com

Este artículo apareció primeramente en Fair Observer.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 23, 2019


 

20 thoughts on “El mundo sin liderazgo estadounidense”

    • Marco
    • posted on February 27, 2020

    Convénzanse todos: el derecho internacional no existe por falta de imperium = posibilidad de ser acatado voluntariamente por haberse así pactado, voluntariamente. Mientras…la ley de la fuerza es lo único que funciona. ¿Se imaginan a Corea del Norte o Cuba o Afganistán, Pakistán Irán o Somalía actuando en vez de EUA? Simplemente piensen. Hay más impresentables.

    • Luis Bardín
    • posted on December 13, 2019

    Los presidentes de EE.UU diferenciaron siempre dictaduras con poder nuclear atómico a su disposición y caudillajes que no lo tienen. De ahí que América Latina sea considerada una especie de patio trasero de ese enorme y poderoso país y potencias nucleares como India, Corea del Norte e Irak sean hoy sus más grandes preocupaciones frente a su propia casa.

    • Ricardo Juan de Dios Ruiz Vega
    • posted on November 26, 2019

    Interesantísimo el artículo escrito por Gary Grappo sobre relaciones internacionales. Creo que ayuda a entender el complicado mundo que vivimos. Atte. Ricardo Ruiz Vega – Mendoza – Argentina

    • Seth Andrews
    • posted on November 25, 2019

    Trump says Obama was outsmarted by Putin.
    I say Trump was outsmarted by an umbrella…twice.

    • Larissa Tristelme
    • posted on November 25, 2019

    ¡Las mejores ofertas para hombres! Chicas encantadoras te esperan en — S︆︆e︆︆x︆︆co︆︆n︆︆t︆︆.︆︆C︆︆o︆︆m

    • Добров Каммонг.
    • posted on November 25, 2019

    Американцы никогда и не были лидером , а всего лишь военной агрессивной доминирующей силой. Лидер это тот за кем идут веря в его спопобности , талант добровольно. А за агрессивным следуют безвольные сателлиты ,не имеющие своего мнения и привыкшие к подчинению. Но в чем прав ,то что только начинают обозначаться настоящие лидеры страны, Россия ,Иран, Китай , Турция , приближается и Индия. А англо – саксонская начинает обоснованно рушиться, этому есть основание политическое и экономическое давление на мир. Их ненавидит Восток, Азия , а Европа унижено пресмыкается. Вот и весь расклад.Появился лидер одной страны, что в этом плане встряхнул весь мир, дав четкое понимание всем, что такое суверенность и собственные интересы государства на основе взаимо выгодных отношений со всеми.

      • ------ Аза Хай Аза ♥
      • posted on November 25, 2019

      Все оптикайте самые умные

  1. Trump has reduced the power of the American Presidency by an incredible amount. Not only is the American President not the leader of the Free World, but the American President isn’t the leader of the United States either. California and several other states have taken up the mantle of the Paris accords and promised to fulfill the US obligations without the Federal Government. The American Presidency has less than half of it’s previous importance.
    Amazing what Trump has accomplished in just over 3 years. Too bad he can’t achieve anything positive.

  2. PARA LA GILADA QUE NO ENTIENDE……..SON LOS NORTEAMERICANOS, LOS RUSOS O LS CHINOS…. TODOS BUSCAN LO MISMO

    • Armin Krall
    • posted on November 25, 2019

    I wish em luck (To all the countries that will fade out without U.S. help)

    • John Van Ols
    • posted on November 25, 2019

    The world leaders LAUGHED at Trump. His legacy is the Pee President.

  3. Cuando Gabriel empiece a hacer sonar la trompeta, todos nos vanos a querer salvar emigrando a USA

  4. Siempre habra un lider q le pise la cabeza a otro

    • Karen-Rea Tyus
    • posted on November 25, 2019

    When is King Saul going to realize he is finish. King Saul chased King David when God told the prophet Samuel to get up and move on, He was finish with Saul.

    • MAURO CRUZ
    • posted on November 25, 2019

    BOLIVIA DEBERIA SER EL LIDER NRO 1

    • RIPPED PREACHER
    • posted on November 25, 2019

    Obama the great deceiver !!! So full of his prideful self ! His lying smooth fluffy words are poisonous arsenic !
    Your fake front is really not that good ! Thank god we have Donald

    • James English
    • posted on November 24, 2019

    The World without American leadership under Obama was very dangerous

    • Dardo Lazarte
    • posted on November 23, 2019

    Cuando no haya liderazgo USA la raza humabna desaparecera

  5. OTRO SÍ, DIGO: La no mención de los conflictos existente en Latinoamérica, patio trasero de EEUU, habla de la poca relevancia de los mismos en la consideración americana. Cordialmente CLAUDIO KUSSMAN

  6. Solo como un simple ciudadano, con esporadica lectura de geopolítica internacional, noto mezquindad y desagradecimiento de las naciones hacia EE.UU. En toda intervención en auxilio de… los gastos económicos los paga el contribuyente americano. Los gigantescos cementerios militares en europa con tumbas americanas demuestran que la entrega de vidas y dolor tambien son aportes de esa nación. Por el contrario la reciprocidad no existe y si bien se realizan actos patrioticos en los aniversarios, luego pos paises comercian con el enemigo quedando EEUU afuera en las buenas. Cordialmente CLAUDIO KUSSMAN

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: