No Viaje a estos Destinos, ¿De Acuerdo?

Share

.

Desde su atmósfera agitada, a veces tormentosa, hasta sus placas tectónicas cambiantes, la Tierra puede ser un lugar peligroso. Terremotos, inundaciones y otros desastres naturales mataron a más de 780.000 personas entre 2009 y 2019, según la Secretaría de la Estrategia Internacional de las Naciones Unidas para la Reducción de Desastres. Millones más resultaron heridos o desplazados. Nadie sabe cómo se formará la próxima década, pero algunas áreas tienen más razones para preocuparse que otras.

 

Miami, Florida
Nadie puede predecir dónde llegará un huracán, pero el sur de Florida siempre es una apuesta razonable. El Servicio Geológico de los Estados Unidos estima que el extremo sur de Florida puede esperar más de 60 huracanes poderosos en un período de 100 años. Y en 2008, ungrupo de científicos clasificó a Miami como la ciudad más propensa a desastres naturales en los Estados Unidos.

La destrucción en Miami y los cercanos Cayos de Florida debido a huracanes no es nada nuevo. En 1926, el Gran Huracán de Miami destruyó o dañó todos los edificios del centro de Miami y mató al menos a 373 personas, según la Cruz Roja. Menos de 10 años después, el huracán del Día del Trabajo de 1935 mató a 408 personas en los Cayos de Florida. En 1960, el huracán Donna rugió a través de los Cayos y el sur de Florida, trayendo consigo marejadas de tormenta de 11 a 15 pies.

Tal vez el huracán más famoso que azotó el sur de Florida fue el huracán Andrew de 1992. Andrew atravesó Florida como una tormenta de categoría 4 con vientos tan altos que rompieron instrumentos de medición. Según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, Andrew mató a 23 personas en los Estados Unidos. La destrucción totalizó más de 26.500 millones de dólares.

Guatemala

Centroamérica se ve afectada por una triple amenaza de desastres naturales: terremotos, huracanes y deslizamientos de lodo.

Junto con la costa occidental de América del Norte y del Sur, América Central se encuentra en el Anillo de Fuego, un bucle sísmicamente activo que rodea el Océano Pacífico. Guatemala no es el único país afectado, pero ha sido duramente golpeado: en 1976, un terremoto de magnitud 7,5 mató a 23.000 personas, según el USGS. Gracias al terreno montañoso del país, los deslizamientos de tierra obstaculizaron los esfuerzos de transporte y rescate.

La combinación de topografía y clima también puede ser mortal. Las fuertes lluvias pueden saturar las laderas, lo que provoca devastadores deslizamientos de lodo. En 2005, los restos del huracán Stan empaparon Guatemala, El Salvador y el sur de México, causando más de 900 deslizamientos de lodo. Pueblos enteros fueron enterrados; uno, Panabaj, fue declarado cementerio después de que los funcionarios renunciaran a la esperanza de excavar los cuerpos de 300 aldeanos desaparecidos. Se desconoce el número exacto de muertos, pero algunas estimaciones sugieren que hasta 2.000 personas perdieron la vida.

Lago Nyos, Camerún

Un asesino silencioso acecha bajo la superficie de este lago de Africa Occidental. Una bolsa de magma en lo profundo del lecho del lago filtra dióxido de carbono en la parte superior d el espejo de agua. Bajo la presión de 650 pies (200 metros) de agua, este dióxido de carbono permanece disuelto, al igual que la carbonatación en una botella de refresco.

Pero en la noche del 21 de agosto de 1986, el agua del lago se volcó abruptamente, y el dióxido de carbono ahora despresurizado explotó hacia arriba como una botella de refresco sacudida. La nube de dióxido de carbono resultante corrió cuesta abajo, asfixiando a 1.700 personas y miles de animales más. En las 15 millas (24 kilómetros) de valles bajo el lago, casi nada sobrevivió.

Hoy en día, las tuberías se utilizan para sifón de agua rica en dióxido de carbono desde el fondo del lago Nyos. Las tuberías previenen la acumulación de dióxido de carbono, pero eso no hace que Lake Nyos sea completamente seguro, dijo George Kling, un geoquímico de la Universidad de Michigan que estaba en el equipo que originalmente investigó el desastre de 1986.

Nápoles, Italia

En el 79 d.C., el Monte Vesubio erupcionó, enterrando las antiguas ciudades de Pompeya y Herculano. Más de 50 erupciones posteriores y las espeluznantes cavidades en forma humana que quedaron en la ceniza del volcán no han disuadido a la gente de poblar las laderas de este volcán junto al mar. La ciudad de Nápoles se encuentra en su base, y hasta 650.000 personas pueden vivir en sus laderas, según Guido Bertolaso, el jefe de la agencia de protección civil de Italia. Una erupción inminente podría forzar la evacuación de más de un millón de personas.

El Vesubio no es el único volcán activo que amenaza esta zona densamente poblada. El mar Mediterráneo frente a la costa de Italia está lleno de volcanes. La más preocupante, según Bertolaso, es la isla turística de Ischia. Una erupción allí afectaría a Nápoles y “podría ser peor que una hipotética erupción del Vesubio”.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 30, 2019


 

1 thought on “No Viaje a estos Destinos, ¿De Acuerdo?”

    • Lilian S
    • posted on November 30, 2019

    CUANDO SEAMOS CUBA, NI SALIR A LA ESQUINA VAMOS A PODER

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: