MONTE CHINGOLO, EL ATAQUE TERRORISTA MAS GRANDE DEL ERP EN ARGENTINA

Escribe CARLOS ESPAÑADERO
Share

.

El 23 de diciembre de 1975, en Argentina y más precisamente en Monte Chincolo localidad del Gran Buenos Aires donde tenia su asiento el Batallón Depósito de Arsenales 601 «Domingo Viejobueno», se llevó a cabo uno de los ataques terroristas más grande y cruento de nuestra historia. Ejecutado por el ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo), tenía fijado como objetivo el robo de 13 toneladas de armamento liviano y pesado, que de haber sido exitoso hubiera agregado acontecimientos imprevisibles en esa sangrienta época. En él participaron 180 terroristas y las  bajas totales fueron: en  Ejército, 2 oficiales, un suboficial y 3 soldados, muertos, más 17 heridos. En la Policía Federal 8 heridos,  en la Policía de la Provincia de Buenos Aires 9 heridos. En las filas de los terroristas del ERP, hubo 62 muertos y 25 heridos, cifras que nos hablan de la magnitud del evento. Hoy gracias a la memoria de historiador del Mayor (R) del Ejército Argentino, CARLOS ESPAÑADERO* y a su desinteresada colaboración ofrecemos en 4 entregas un interesante resumen de  los acontecimientos previos, los ocurridos en el combate y los posteriores al mismo. Como siempre ESPAÑADERO, hace gala de seriedad, veracidad, todo muy lejos de egos y exaltaciones emotivas, lo cual nos asegura una lectura agradable y precisa acorde ocurrieran los hechos. Pasaron los años, podríamos decir que Argentina en muchos aspectos perdió el rumbo y resulta que hoy son homenajeados como “jóvenes idealistas” los que a través de acciones terroristas sembraban por doquier  la muerte de hombres, mujeres y niños. Entre ellos los autores de este cruel ataque. Que el escrito de ESPAÑADERO, sirve de homenaje a aquellos uniformados dispuestos a entregarlo todo defendiendo la libertad de los argentinos.

www.PrisioneroEnArgentina.com                                                                                                           

Enero 27, 2020

 

*My. (RE) Carlos Antonio Españadero Argentino, nacido en 1931, militar, técnico de inteligencia. Fue profesor de geopolítica, en la Universidad Nacional de Mar del Plata (Bs. As.), Departamento de Geografía, y profesor de Antropogeografíay geografía política en el CONSUDEC (Consejo Superior de Educación Católica), Departamento de Historia. Se desempeñó como profesor de Inteligencia, en la Escuela Superior de Policía de la Provincia de Buenos Aires y en la Academia Superior de Estudios Penitenciarios. Además profesor de inteligencia en la Escuela de Inteligencia de la Fuerza Aérea. En 1980, produjo dos trabajos para el departamento Doctrina de la Jefatura II – Inteligencia del EMGE del Ejército Argentino, titulados: “Experiencias y enseñanzas de los ataques terroristas a los cuarteles” y “Experiencias y enseñanzas de los homicidios cometidos por los terroristas”. Trabajó en empresas de seguridad, como Supervisor, Jefe de Zona, Jefe Departamento Seguridad, Investigador y productor de estudios de seguridad. En el 2005, fue Coordinador de Protección de Plantas y Mercaderías en Tránsito del grupo Química Estrella / Corporación General de Alimentos. Con el Dr. Jorge Parisi, ha escrito en el 2002, “Seguridad contraterrorista”. En el 2009 terminó y publicó el libro digital titulado: “El problema del terrorismo”. En el 2010, terminó y publicó el libro digital titulado “La seguridad pública”. En 2011, imputado por la Dra. Eva Seleme, juez federal Nº 1, de Comodoro Rivadavia (Chubut) por un delito de “lesa humanidad” en acciones en que no tuvo nada que ver. El 06 de setiembre 2012, con prisión preventiva alojado en el complejo penitenciario de Marcos Paz (Bs.As.), a los 81 años; sin existir ninguna diligencia investigativa más. Y por el mismo juicio, en el 2014; sin pruebas, condenado en primera instancia a prisión perpetua y a cumplir en prisión. La sentencia, apelada, fue ratificada por la Corte Suprema de Justicia, el 24 de setiembre de 2015.

 

MONTE CHINGOLO

ENTREGA 1

CONSIDERACIONES PREVIAS

Hace bastante tiempo, que me preocupa manifestar mi opinión sobre la guerra que asoló nuestro país, según mis estimaciones entre 1965 y 1983.

Esto conversado frecuentemente con algunos apreciados camaradas, me ha impulsado a escribir algunas notas, al margen del trabajo básico que estoy construyendo y que he denominado “La tragedia terrorista argentina”.

En esta tarea me preocupa la extensión del mismo, que he previsto en 6 tomos (ebook) de los cuales estoy revisando los 2 primeros, prácticamente completos, el tercero también reconstruido y completo, en desarrollo el tomo 4, y con muchos borradores en los tomos 5 y 6. Para peor proyectaba continuar con otro trabajo titulado “El plan de exterminio” que corresponde a una etapa que abarca entre 2001 y la actualidad, con antecedentes desde 1983.

Mario Roberto Santucho (1936 – 1976)

Pero mis 88 años me indican que esta última parte del proyecto es prácticamente imposible de materializar. Pero todo esto es una mera explicación que solo busca  expresar mis conflictos intelectuales y mi inclinación a matizar con notas mi trabajo.

Y con esto dejemos mis problemas a un lado y vayamos entrando en tema. He recibido una cálida invitación de un amigo, que me impulsa a escribir algo sobre la guerra interna y que puede servir para evitar que mi pensamiento me lo lleve conmigo a mi muerte.

En este orden de ideas, el ataque del PRT – ERP al batallón de Arsenales 601, es una operación digna de consideración dado que pone de manifiesto el proyecto estratégico militar de la banda terrorista y a la vez la reacción militar que quitó toda esperanza a los primeros para avanzar en el camino que habían seleccionado.   

Las operaciones producidas por el terrorismo subversivo militarista[1] en la Argentina, no es conveniente se consideren únicamente en el desarrollo táctico del mismo. Muchas veces, sino siempre, la narración de los mismos brillantemente expuestos, no permiten ser comprendidos al desconocer el marco estratégico en que se produjeron.

                                                EL MARCO ESTRATÉGICO

La guerra es producto de una estrategia política, que excede a la conducción militar superior. Y si no es así, seguro que algo anda mal.

La conducción política es la que alinea a todo el potencial de la nación, y cuando esta existe, la conducción militar es una herramienta más para el logro de las finalidades y objetivos que ha establecido el primero.

Una primera exigencia para poder gobernar es lograr una severa disciplina de todos los aspectos sectoriales de la nación, que implica evitar que estos pretendan desde sus particulares enfoques subordinación a la nación.

Por supuesto, la conducción política es la que está calificada para dar preeminencia a ciertos sectores sobre otros, pero esto debería ser producto de la elaboración del proyecto estratégico del gobierno. Y esto es gobernar, es la faz arquitectónica de la política[2]

Pero a la vez, debo advertir. que las conducciones políticas en el mundo, son muy vulnerables a la soberbia de los responsables que deben conducir el potencial de su nación sin preocuparse en hacer un proyecto.

Y esto se debe que en la mayoría de las naciones su poderío es desmesurado con respecto a sus elementos constitutivos, y da como resultado que hay gobiernos que emplean el poderío de las mismas, sin un previo esfuerzo para materializar una estrategia, que tiene en su justificación el ser una conducta futura posible, pero con finalidades y objetivos                                                                                         nacionales a alcanzar.

Puesto en la historia de esta trágica guerra, si hay una peculiaridad del lado gubernamental, fue la existencia de un poderío militar, que lo inclinó a dar  mayor importancia a sus aspiraciones de gobernar que de combatir.

Y con esto, no califico los logros y fracasos que fueron resultando de esta confrontación indeseable.

Para explicar Viejobueno, es necesario tener presente la estrategia empleada por el PRT ERP y entender el motivo del ataque realizado por esta banda.

Puede pensarse, ¿por qué no hablar de la estrategia del gobierno militar también? Y ante esto aclaro que esta también reclama un conocimiento que no eludiré. Pero generalmente en la guerra, las tácticas son conductas grupales donde la iniciativa está en quien pretende iniciar una acción (caso de un ataque), y que de alguna manera intenta por lo menos sorprender al enemigo con una operación no esperada, sea por la oportunidad, el lugar o el modo.

EL CONDUCTOR DEL PRT – ERP

Mario Roberto Santucho, desde sus primeros pasos emergió con una fuerte personalidad política, que se puso de manifiesto en un pensamiento ortodoxamente marxista, que desde un principio lo orientó a una estrategia para la toma del poder, marxista leninista. Tenía en su vida a Ho Chí Minh como su numen inspirador.

Y se impone su mención, dado que el PRT, desde sus antecedentes, tuvo en esta persona el impulsor de su gestación, desarrollo y muerte.

En el momento del ataque al Batallón de Arsenales 601, era la cabeza del buró político del PRT y como tal formaba parte del Comité Ejecutivo y el Comité Central, y como comandante de ERP tenía la conducción exclusiva del mismo. A la vez, operaba con la Junta Coordinadora Revolucionaria que contenía en su composición a los representantes de las bandas terroristas de los países limítrofes[3].

Profundamente antiperonista, sus relaciones con los grupos similares que utilizaban la figura de Perón, fue generalmente distante, e incluso en muchos casos haciendo que el ERP realizara operaciones que posibilitaran serios quebrantos en las relaciones de éstos con Perón. Hay casos destacables como el ataque al Batallón de Arsenales y el más eficaz que fue el ataque al Regimiento Blindado de Azul.

Su visión leninista de la necesidad de la guerra prolongada, hacía que el centro de su esfuerzo fuera la lucha contra el aparato militar de la nación. Y en esto, sus elaboraciones estratégicas se orientaron a lograr un ejército regular propio que pudiera enfrentar a las FFAA argentinas. Su idea no pasaba por ninguna negociación que no fuera incondicional, y quizás por este motivo, tanto él como sus elementos dependientes no podían salir de una alternativa mortal: Triunfo o muerte.

Si bien esto requeriría un trabajo más extenso, creo que lo expuesto da una idea que permitirá entender las motivaciones de la conducción estratégica de la banda terrorista en el momento que decide, prepara y ejecuta el ataque del Batallón de Arsenales a pesar de existir  muchos fundamentos para buscar una oportunidad mejor para su bando.

   La Junta de Coordinación Revolucionaria (JCR) fue una organización internacional sudamericana, que tenía por objeto la colaboración entre distintas bandas terroristas de ArgentinaChileUruguay y Bolivia. Nació a principios de 1974 y fue desarticulada a mediados de 1976.

Estuvo integrada por el PRT– ERP de (Argentina), el Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros de Uruguay, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) de Chile y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Bolivia. Un símil de lo creado por sus enemigos denominado “Plan Cóndor”

[1]   Explicado en mi libro “El problema del terrorismo”

[2]  La faz agonal y la arquitectónica: Explicado por el Dr. Mario Justo López, en su obra Derecho Político. La faz agonal, es la actividad de lucha para lograr el acceso a los cargo políticos. Es competencia entre quienes aspiran a ocuparlos e incluso con los que lo ocupan. La faz arquitectónica es el ejercicio del poder obtenido, intentando regular las normas y el comportamiento del grupo a gobernar. Este aspecto constituye la justificación fáctica del sistema político. La conducción del quehacer, creación y construcción sucesiva de hechos o metas. Si este proceso no ocurre, se pierde el sentido dinámico de la actividad política.

[3]   La Junta de Coordinación Revolucionaria (JCR) fue una organización internacional sudamericana, que tenía por objeto la colaboración entre distintas bandas terroristas de ArgentinaChileUruguay y Bolivia. Nació a principios de 1974 y fue desarticulada a mediados de 1976.

Estuvo integrada por el PRT– ERP de (Argentina), el Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros de Uruguay, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) de Chile y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Bolivia. Un símil de lo creado por sus enemigos denominado “Plan Cóndor”

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 27, 2020


 

6 thoughts on “MONTE CHINGOLO, EL ATAQUE TERRORISTA MAS GRANDE DEL ERP EN ARGENTINA”

    • T. Sanders
    • posted on January 27, 2020

    Santucho en un tiemop mas le levantaran monumentos al asesino perfecto. Es la subcultura argentina

    • Patricio
    • posted on January 27, 2020

    Esta preso por su desempeño como DOCENTE y de “yapa en INTELIGENCIA y….TERRORISMO, algo que detestan los “Progres y “Jóvenes Idealistas que luchaban por un mundo mejor” ….bueno, lo de mejor, fue un aditamento para distraer la atención sobre el Mundo, que es lo que querían, el mundo para ellos. Lo que detestan en mayor medida es la EDUCACIÓN Y FORMACIÓN, no vaya a ser cosa que se aviven los “giles”

    • Eduardo Rodolfo Cabanillas
    • posted on January 27, 2020

    COINCIDO CON LO DICHO POR CLAUDIO KUSSMAN EN UN TODO

    • Angela Lorenzo
    • posted on January 27, 2020

    Interesante y hay que insistir y viralizar con estas cosas que proento se olvidadn

    • Lorenzo Salvatierra
    • posted on January 27, 2020

    despues dicen que no fue una guera somos un pais que piensa con el trasero y acepta cualquier cosa de la politiqueria e

  1. Lo más deleznable de esta vil Argentina, es que luego los asesinos terroristas del pasado, devenidos en “jóvenes idealistas” se presentan a testimonial falazmente en un tribunal y los miembros del corrupto poder judicial, dan fe de sus dichos. En el camino los políticos de TODOS LOS COLORES POLÍTICOS POR UNANIMIDAD, los apañan, indemnizan, les dan cargos públicos y los consideran sus amigos. La iglesia los bendice y los medios difunden sus apologías y proclamas Con una sociedad en mayoría así, el país nunca saldrá de sus permanentes crisis y bien merecido que lo tiene. De cualquier forma, no hay que callar y si es posible cada día gritar la verdad más fuerte, hasta el último aliento. EL SILENCIO ES CÓMPLICE DE ESTOS ASESINOS. Una vez más gracias CARLOS ESPAÑADERO. Atentamente CLAUDIO KUSSMAN

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: