Share

.

William Patrick Hitler se encontraría por primera vez con su tío durante una visita a Alemania en 1929, donde lo vio en un mitin nazi. William continuaría pasando los veranos allí, viendo de primera mano cómo operaba el medio hermano de su padre.

William Hitler, hijo de Alois Hitler Jr., nació en Liverpool el 12 de marzo de 1911. Los padres de William se conocieron y se enamoraron en Irlanda antes de mudarse al Reino Unido y tener a William, que tomó el apodo de Willy .

Pero cuando Alois se quedó sin dinero y abandonó a su familia, su hijo y su esposa quedaron luchando en Inglaterra. Aprovechando la creciente fama y poder de Adolf Hitler, William Patrick Hitler regresó a Alemania a fines de la década de 1930 para convencer a su tío de que le consiguiera un trabajo. Adolf le consiguió a William un trabajo en un banco y luego en una fábrica de automóviles.

En lugar de distanciarse de su tío, William aprovechó su apellido para pasearse alrededor de Berlín, asistiendo a fiestas, comiendo comidas elegantes y conociendo mujeres.

Hoover
Roosevelt
Alois Hitler Jr.
Adolf Hitler
William P. Hitler

Supuestamente, William comenzó a chantajear a Adolf Hitler, amenazando con vender historias embarazosas de la familia a los periódicos si no le conseguía un trabajo mejor pagado y lo trataba mejor. Entre las amenazas, había una que implicaba difundir el rumor de que el abuelo paterno de Hitler era realmente un comerciante judío (el rumor ha sido refutado desde entonces).

Mientras tanto, el tio Hitler comenzó a referirse al joven William como su “sobrino repugnante”. Según relatos familiares, después de que se negó a seguir las órdenes de su tío y convertirse en ciudadano alemán, William se vio obligado a abandonar el país.

Juramentado en la Marina de los EE. UU. en la ciudad de Nueva York el 6 de marzo de 1944, William Hitler pasó a cumplir tres años de servicio en el frente de batalla y recibió el Corazón Púrpura por una herida que sufrió. Fue dado de baja con honores en 1947.

William escribió en un artículo que Adolf  “estaba de mal genio cuando llegué. Caminando de un lado a otro, blandiendo un látigo de piel de caballo … Me gritó insultos como si estuviera pronunciando una oración política. Su brutalidad vengativa ese día me hizo temer por mi seguridad física”.

Según William, esa fue la última vez que vio a su tío.

William Patrick Hitler regresó a su casa. Sin embargo, era 1939 y tener el apellido Hitler en Gran Bretaña no era demasiado atractivo. Entonces se mudó a América.

Fue durante este tiempo que el 4 de julio de 1939, escribió en una revista el artículo periodístico, “Por qué odio a mi tío …”, detallando el tiempo que pasó con el famoso dictador. La nota abordaba todo, desde el amor de Hitler por entretener a “mujeres hermosas”, hasta sus tendencias suicidas y las tácticas de opresión e intimidación que utilizó para administrar su régimen.

William se convirtió en ciudadano estadounidense y escribió directamente al presidente Franklin D. Roosevelt, rogando que le permitieran servir en el ejército de los EE. UU. “Soy uno de muchos, pero puedo prestar servicio a esta gran causa”, escribió. FDR le pasó la carta al Director del FBI J. Edgar Hoover, quien examinó los antecedentes de William y finalmente lo autorizó para el servicio militar.

Después de la guerra, William se distanció por completo de todo lo relacionado al Führer. Cambió su nombre a William Stuart-Houston y vivió una vida mayormente oscura después de eso. Se casó y se estableció en Long Island, Nueva York, donde crió a cuatro hijos: Alexander, Louis, Howard y Brian, el último de la línea de sangre paterna de Adolf Hitler.

William Stuart-Houston, una vez conocido como William Patrick Hitler, murió en 1987 a los 76 años.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 10, 2020


 

18 thoughts on “Hitler, William Patrick”

    • Ficken
    • posted on February 11, 2020

    It’s fascinating how his relatives are lauded for terminating a lineage of the Hiedler/Hitler family (just one line, of course; and remember that the descendants of William Hitler were NOT descendants of Adolph – he had no descendants); ….when the very act of doing so involves ACCEPTING the Nazi ideology regarding race and “blood”. …The central idea of the Nazis is that people can and should be judged by their genetic (racial or “blood”) heritage, not by their character. (Or, rather, that one’s character is ultimately a product of one’s genes and not conscious choices. Racial determinism is what they believed in instead of individual free will as governed by one’s conscience and psychological self-mastery.) If you applaud their actions (the decision to not have children – even if those children are given other surnames), then aren’t you accepting Nazi beliefs in regard to the value of race and “blood”?

    • ComikMan
    • posted on February 10, 2020

    What about other Nazi names?
    I know that there are still Görings out there. But what about Himmler, Goebbels etc?

      • COMIKMAN - TRADUCCIÓN
      • posted on February 10, 2020

      ¿Qué pasa con otros nombres nazis?
      Sé que todavía hay Görings por ahí. ¿Pero qué hay de Himmler, Goebbels, etc.?

    • Marco
    • posted on February 10, 2020

    Interesante información.

    • Patricio
    • posted on February 10, 2020

    Los que vinieron después no fueron mejores, algunos se cargaron 150 millones de muertos, pero esos son ídolos mundiales o por lo menos no se los puede discutir; toda la culpa fue y es de Hitler.

    • Hugo Villa
    • posted on February 10, 2020

    Esta no la tenia

    • Monica Madison McKenna
    • posted on February 10, 2020

    Imagine if all Genghis Khan’s current bloodline decided to not to perpetuate for a similar reason…

      • MONICA MADISON MCKENNA - TRADUCCIÓN
      • posted on February 10, 2020

      Imagínese si toda la línea de sangre actual de Genghis Khan decidiera no perpetuarse por una razón similar …

  1. Para buscar trabajo en el Once

    • BRIAN VALENZUELA
    • posted on February 10, 2020

    I read the book “Why I hate my Uncle” it’s a very good book

      • BRIAN VALENZUELA - TRADUCCIÓN
      • posted on February 10, 2020

      Leí el libro “Por qué odio a mi tío”, es un libro muy bueno

    • Primo
    • posted on February 10, 2020

    Holy crap I have to read this one again

      • PRIMO - TRADUCCIÓN
      • posted on February 10, 2020

      Santa mierda, tengo que leer esto otra vez

    • PATRI SACCHI
    • posted on February 10, 2020

    ¿QUIEN HABRA TENIDO ESE BIGOTE ANTES……..CHAPLIN O HITLER?

    • RT Alberts
    • posted on February 10, 2020

    He kinda looks like Walt Disney

      • RT ALBERTS - TRADUCCIÓN
      • posted on February 10, 2020

      Se parece un poco a Walt Disney

    • Anonymous
    • posted on February 10, 2020

    Often I hear people comment that Nazi war criminals should be left alone because 1) they were helpless conscripts who had no choice and 2) they’re old and feeble now.

      • ANONYMOUS - TRADUCCIÓN
      • posted on February 10, 2020

      A menudo escucho a la gente comentar que los criminales de guerra nazis deberían quedarse solos porque 1) eran reclutas indefensos que no tenían otra opción y 2) ahora son viejos y débiles.

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: