EL COMANDANTE YANQUI ▬ Cuarta y Última Parte

Share

.

Su oposición al régimen se hizo más vocal. “Si algo me sucede, sabrán que los comunistas realmente se han hecho cargo”, le dijo a un periodista y le dijo a otro: “No sé cuánto tiempo duraré”.

Aún así, Viola Cobb, la secretaria, dice que Morgan no perdió por completo la fe con Castro: “Tenía la idea de que estaba esperando, y que cuando Fidel finalmente se diera cuenta de que los comunistas estaban asumiendo el control, haría sonar el silbato y William Morgan y Gutiérrez Menoyo y algunos de los otros lo ayudarían a rescatar al país “.

Morgan creía que Castro sería independiente y que nunca se arrodillaría ante nadie. El era anti-comunista y no había arriesgado su piel para quedar bajo las garras de los totalitarios.

El 19 de octubre, dos días después de que la Administración Eisenhower retirara a Philip Bonsal, su embajador en Cuba, presagiando el fin de los lazos diplomáticos, Morgan fue convocado a una reunión en el Instituto Nacional para la Reforma Agraria. Trajo un bolso hecho de piel de rana, un regalo para la esposa de uno de los funcionarios.

Eisenhower
Bonsal

Rodríguez y Morgan tenían planes esa noche, pero a las siete en punto no había regresado a casa. “Siempre fue puntual”, recuerda Rodríguez. Cuando sus premoniciones volvieron a toda prisa, dejó a los niños con su niñera y le dijo al conductor de Morgan que la llevara al instituto.

En la puerta del instituto, le gritó a un guardia: “¿Dónde está William?”

“William tuvo que ir a algún lado”, dijo.

“Necesito ver a William. Tengo que verlo.

“William dijo que deberías venir con nosotros”.

Los guardias comenzaron a rodear el auto y ella le dijo al conductor: “¡Ve! ¡Vamos!”

Se alejaron rápidamente, regresando a casa, pero los guardias de seguridad estatal pronto entraron por la puerta del apartamento. “Soy la esposa del comandante Morgan”, dijo, tratando de intimidarlos. Pero la empujaron a un lado y registraron el departamento, aterrorizando a las chicas, una de las cuales tenía dos meses y la otra catorce meses.

Olga Rodríguez se enteró de lo que le había sucedido a Morgan: al ingresar al instituto, había sido rodeado por la seguridad del estado y llevado a la sede del G-2. Jesús Carreras también había sido arrestado. Rodríguez tenía razón sobre los dos guardaespaldas en el departamento: eran espías.

Rodríguez no pudo obtener permiso para ver a Morgan, quien había sido detenido. Según un relato que Morgan escribió en prisión, que luego fue sacado de contrabando del país y obtenido por la C.I.A., los oficiales de inteligencia militar cubanos lo interrogaron. “Dije que solo hablaría con Fidel”, escribió Morgan. Durante casi un mes estuvo en régimen de aislamiento. Se enfermó violentamente y, temiendo que el gobierno intentara envenenarlo, vomitó para purgar cualquier toxina.

Después de un mes, fue trasladado a La Cabaña, la prisión con vista al puerto de La Habana. Varias veces, descubrió vidrio molido en su comida. Todavía se sentía extremadamente enfermo y le preguntó a otro prisionero si tenía algún medicamento para alivianar el intenso dolor. Cuando el hombre dijo que sí, Morgan suplicó: “Inyéctalo en mi brazo”. No confiaba en que los guardias lo hicieran. El hombre obtuvo una jeringa de un médico de la prisión e inyectó a Morgan la medicina.

En diciembre, Menoyo, quien dice que no había participado en el contrabando de armas en el Escambray, visitó a Morgan en La Cabaña. “Eres mi jefe y mi hermano”, le dijo Morgan. Menoyo, que había perdido a sus dos hermanos en la guerra, respondió: “Tú eres mi hermano”. Se abrazaron.

No mucho después de que Menoyo salió de la prisión, él y una docena de miembros del Segundo Frente huyeron del país, en tres pequeños buques pesqueros, y se dirigieron a América.

El 31 de diciembre, a Rodríguez, que había sido puesta bajo arresto domiciliario, se le permitió ver a su esposo. Las ratas corrían por los rincones de la abarrotada sala de reuniones. Aunque no quería molestar a Morgan, le dijo que la tenían prisionera en su casa y que tenía poca agua o comida. “Nadie tiene permitido verme”, dijo. “Los bebés están enfermos”.

Morgan la instó a huir, a sacar a los niños de Cuba antes de que fuera demasiado tarde. “Si puedes, ve a Toledo”, dijo. “Mi madre te ayudará”.

Él la tomó de la mano. “Todo va a estar bien”, dijo. Pero Rodríguez, que rara vez fue apoderada por el miedo, estaba aterrorizada. “Estaba tan preocupada por él y por lo que le pasaría a nuestras bebés”, recuerda. Después de cinco minutos, los guardias dijeron que su tiempo se había acabado.

“Te amo con cada parte de mí”, dijo. Robaron un beso antes de separarse.

Esa noche, cuando Rodríguez regresó a casa, aplastó unas pastillas para dormir con chocolate caliente y ofreció la bebida a los hombres que la vigilaban. A las dos de la mañana, cuando todos los guardias parecían estar dormidos, reunió a sus hijas. “Silencio”, les susurró. Cuando el bebé comenzó a llorar, le dio un juguete y luego, cargando a ambas niñas en sus brazos, salió de la casa. Ella fue a la embajada de Brasil, donde le dieron refugio después de decirle al embajador y su esposa: “Por favor, estoy en un gran problema”.

Morgan también estaba tratando de liberarse. Estudió el diseño de La Cabaña y la rutina de los guardias, buscando una falla en el sistema. “Morgan tenía todo tipo de planes de escape”, dijo otro prisionero más tarde a la C.I.A. Morgan trabajó para recuperar su fuerza. Un agregado de prensa de la Embajada de los Estados Unidos escribió más tarde: “Al amanecer, se sometería a una prueba de calistenia y luego marchaba por el complejo, gritándose órdenes a sí mismo”. El interno que le había dado analgésicos a Morgan recordó: “Se ejercitó como un atleta y marchó como un soldado”. Morgan se volvió cada vez más hacia su fe católica. Llevaba un rosario y a menudo rezaba.

Hiram González, un revolucionario de veinticuatro años que había sido arrestado por conspirar contra el nuevo régimen, acababa de llegar a La Cabaña y observaba desesperado cómo los escuadrones de tiro sacaban a los prisioneros y los mataban, mientras los pájaros se abalanzaban sobre los cuerpos a “picotear los pedazos de hueso, sangre y carne”. Morgan, recuerda, trató de animarlo, ofreciéndole su colchón. Cuando Morgan lo encontró llorando en un rincón, se le acercó y le dijo: “Chico, los hombres no lloran”.

“En momentos tan injustos y sangrientos como este, no soy un hombre”, dijo Hiram.

Morgan puso su mano sobre su hombro. “Si ayuda a su sufrimiento, entonces está bien”. Morgan lo acompañó por el patio de la prisión hasta que se sintió mejor. “Él fue siempre el único en ayudar”, recuerda González.

Dos días después, el 9 de marzo de 1961, los guardias recogieron a Morgan y lo escoltaron a través del complejo hasta una habitación donde se encontraba un tribunal militar. En el camino, Morgan, tratando de reunir coraje, murmuró las letras de las canciones para sí mismo: “Sobre la colina, sobre el valle, hemos recorrido el camino polvoriento / Y esos cajones van rodando”.

Guevara

Había otros once acusados ​​en el tribunal, incluido Carreras. Olga Rodríguez fue juzgada en ausencia. Unas semanas antes, el Che Guevara había publicado un ensayo denunciando a miembros del Segundo Frente. “Las revoluciones, los cambios sociales radicales acelerados, están hechas de circunstancias”, escribió. “Están hechos de pasiones, de la lucha del hombre por la reivindicación social, y nunca son perfectos”. El error de la Revolución Cubana, argumentó Guevara, fue acomodar a hombres como los comandantes del Segundo Frente. “Por su presencia, nos mostraron nuestro pecado, el pecado del compromiso. . . frente al traidor real o potencial, frente a los débiles de espíritu, frente al cobarde “. Continuó: “La conducta revolucionaria es el espejo de la fe revolucionaria, y cuando alguien se llama a sí mismo revolucionario y no actúa como tal, no puede ser más que herético. Hay que colgarlos juntos.

En el juicio, Morgan y Carreras fueron acusados ​​de conspiración y traición. Más tarde, Fabián Escalante, quien se desempeñó durante muchos años como jefe de contrainteligencia cubana, detalló el caso contra Morgan, alegando que había sido un agente de inteligencia estadounidense desde hace mucho tiempo, un “camaleón” que, en 1960, había intentado ” organizar, para la CIA, una banda de contrarrevolucionarios en el Escambray “.

Sin duda, la C.I.A. estaba tratando de fomentar la nueva insurgencia en las montañas. Pero los documentos de EE. UU., que desde entonces han sido desclasificados, sugieren que Morgan nunca fue un agente C.I.A.. De hecho, un memorándum de la agencia fechado el 5 de octubre de 1960, dos semanas antes del arresto de Morgan, expresó “extenuantes objeciones” a la idea de usarlo. Esto siguió a una investigación de la inteligencia del Ejército, que concluyó que alistar a Morgan sería “extremadamente valioso”. (El Ejército había considerado enviarle un “sistema de escritura secreta”, muy probablemente, uno que involucraba tinta invisible). Después del arresto de Morgan, una nota interna del Ejército señaló que Morgan no se había convertido en un agente registrado.

“William nunca fue un agente estadounidense”, dice Menoyo. “Es simplemente una mentira del régimen de Castro justificar sus acciones atroces”.

En el tribunal, Morgan se quejó de que su abogado acababa de enterarse de los cargos en su contra. Morgan y Carreras, marcados pseudo-revolucionarios, enfrentaron la muerte por pelotón de fusilamiento.

El prisionero que le había dado a Morgan los analgésicos recordó: “Toda la prisión estaba ansiosa por la noticia de que Morgan y Carreras iban a ser juzgados. Ni siquiera el más celoso de los jóvenes rebeldes creía que Fidel Castro dispararía a estos dos hombres, que habían jugado un papel tan importante en la Revolución Cubana “.

Morgan negó haber sido agente extranjero y dijo: “He defendido esta revolución porque creía en ella”. Explicó: “Si me declaran culpable, caminaré hacia el muro de ejecución sin escolta, con fuerza moral y con la conciencia tranquila”.

Un joven en la parte de atrás de la sala, ignorando las advertencias de las autoridades, habló en nombre de Morgan. Fue uno de los tantos rebeldes a quienes Morgan no había dejado atrás cuando claudicaban en el Escambray. “William nunca me abandonó”, recuerda.

El juicio duró poco más de un día. El destino de un acusado generalmente se indicaba a qué habitación lo llevaron antes del veredicto. “Si iba hacia la derecha, entraba en una pequeña sala con forma de capilla, y sabía que iba a recibir un disparo”, recordó un prisionero. “Si iban hacia la izquierda, tenían treinta años de confinamiento”.

La mayoría de los acusados ​​fueron conducidos a la izquierda. Rodríguez, que tenía veinticuatro años, también recibió una condena de treinta años en ausencia. Morgan, junto con Carreras, fue conducido a la derecha y condenado a morir al día siguiente. Un locutor de radio estadounidense en el juicio dijo a sus oyentes que había presenciado una farsa con solo acusaciones y ningún derecho a defensa.

Morgan pidió hablar por última vez con su madre, pero la solicitud fue denegada. Morgan le había escrito a Loretta una carta de cinco páginas en la papelería de La Cabaña: “la carta más larga que he escrito”)

Morgan comprendió que la causa que lo ayudó a salvar su vida probablemente lo llevaría a la muerte. “He estado preparado para esto desde que ingresé en prisión”, escribió. “Porque, después de todo, no es cuando un hombre muere, sino cómo”.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 28, 2020


 

4 thoughts on “EL COMANDANTE YANQUI ▬ Cuarta y Última Parte”

  1. Imposible que los Castro lleguen a pagar el daño y las vilezas que hicieron en sus vidas. Que en paz descansen sus victimas. Cordialmente CLAUDIO KUSSMAN

  2. LOS MANEJOS DE LOS PODERES A ESTAS ESFERAS SON SIEMPRE CON RESULTADOS DE MUERTE

    • ANDRES MASETTI
    • posted on February 28, 2020

    COMO TODO SISTEMA COMUNISTA, SE APUNALAN ENTRE ELLOS

    • DELTON VERGARA
    • posted on February 28, 2020

    OTRO DE LOS TRAICIONADOS POR LA REVOLUCION

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: