Share

Ignaz Semmelweis fue a la vez pionero y rebelde. A pesar de enfrentar un serio rechazo de sus contemporáneos, el médico de la década de 1850 sentó las bases para las medidas modernas de salud pública. Es gracias a él que sabemos que EL LAVADO DE MANOS EVITA LA ENFERMEDAD.

Semmelweis murió hace más de un siglo, pero su legado inició una revolución en el lavado de manos que continúa hoy. Semmelweis ha ayudado a prevenir la muerte de millones de personas por enfermedades e infecciones, y nos ha proporcionado una de las mejores tácticas para luchar contra COVID-19.

Nacido en 1818, el médico húngaro descubrió los beneficios médicos del lavado de manos mientras trabajaba en una sala de obstetricia en un hospital de Viena. Semmelweis notó que las mujeres que daban a luz con la ayuda de médicos y estudiantes de medicina tenían más de tres veces más probabilidades de desarrollar fiebre y morir que las mujeres cuyos bebés eran entregados por parteras o aprendices de parteras.

El motivo es un poco macabro, pero revelador. Los médicos del hospital corrían de un caso a otro, que incluía el manejo de cadáveres y la realización de autopsias, antes de dar a luz a los bebés, sin lavarse las manos. Como resultado, sin saberlo, transportaron gérmenes, bacterias y virus de cadáveres a sus pacientes vivos, quienes luego murieron de una enfermedad que llamaron “fiebre puerperal”. Este entorno plagado de infecciones es muy diferente a una instalación médica moderna, que se limpia intensamente para garantizar la esterilidad. 

Semmelweis instituyó un régimen de lavado de manos para médicos y estudiantes de medicina en la división de obstetricia, obligándolos a desinfectar sus manos con una lima clorada. También hizo que el personal lavara los instrumentos médicos antes y después de los procedimientos.

La tasa de mortalidad se desplomó significativamente.

Aunque los pacientes sobrevivieron debido a la previsión de Semmelweis, la élite médica de la época rechazó su idea. No renovaron el contrato de Semmelweis en el hospital, y terminó trabajando en otro hospital, donde abogó por la importancia de las manos limpias, con un éxito limitado. En ese momento, la mayoría de los científicos aceptaban la “teoría del miasma”: la idea de que la enfermedad era causada por vapores venenosos o “mal aire”.

Koch
Lister
Pasteur
Semmelweis

Semmelweis pasó el resto de su vida luchando para que la gente tomara en serio sus ideas de higiene, un objetivo que no se concretaría hasta más de 20 años después de su muerte.

Solo después de que Louis Pasteur, Joseph Lister y Robert Koch descubrieron la “teoría de los gérmenes” de la enfermedad, las personas comenzaron a establecer la conexión entre lavarse las manos y prevenir enfermedades. La teoría de los gérmenes sostiene que la enfermedad es causada principalmente por microorganismos (gérmenes, virus y bacterias), una idea que ha sido confirmada por la ciencia durante más de un siglo.

Aún así, el lavado de manos en sí mismo no se convertiría en un pilar de la promoción de la salud pública hasta la década de 1980, y fue provocado por una crisis. Después de que una ola de brotes de enfermedades transmitidas por los alimentos y las infecciones relacionadas con la atención médica afectaran a los Estados Unidos en la segunda mitad del siglo XX, los Centros de Control de Enfermedades de los Estados Unidos finalmente instituyeron las primeras pautas nacionales de higiene de manos.

Hoy en día, es casi inimaginable pensar en los cirujanos que cortan pacientes sin lavarse las manos, o que los trabajadores de los restaurantes no se lavan antes de preparar los alimentos.

El lavado de manos es posiblemente la herramienta más rentable y de fácil acceso para mantenerse saludable y libre de coronavirus.

Historia sin final feliz

El científico se habia mudado a Budapest y comenzó un nuevo trabajo, otra vez exigiendo que todo el personal se lave las manos antes de tratar a los pacientes. Una vez más, las tasas de mortalidad se desplomaron, pero aún así no pudo convencer a otros médicos para que siguieran la nueva técnica.

Continuó promoviendo la importancia de los procedimientos antisépticos, pero sus ideas se encontraron con la hostilidad de su colegas, quienes se burlaron abiertamente. Y esto hizo mella en Semmelweis. Su salud mental sufrió, y se cree que puede haber desarrollado demencia de inicio temprano. Se deprimió severamente y luchó para hablar sobre cualquier cosa que no fuera fiebre infantil. Comenzó a arremeter contra sus críticos, llamándolos “asesinos ignorantes” en una carta abierta, y su comportamiento público se volvió más errático.

En 1865, Semmelweis fue engañado para visitar un manicomio. Él creía que estaba allí para recorrer las nuevas instalaciones, pero en realidad estaba ingresando como paciente.  Cuando se dio cuenta de lo que estaba sucediendo, se indignó e intentó irse. Se produjo una lucha violenta, y Semmelweis fue golpeado y arrojado a una celda. Fue sometido a un “tratamiento” humillante, empapado con agua fría y laxantes ingeridos a la fuerza, y murió después de solo dos semanas.

Había sufrido una herida en la mano durante su lucha que le produjo una infección, que desarrolló en gangrena. Tenía solo 47 años.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 23, 2020


 

 

7 thoughts on “Semmelweis”

    • Anonymous
    • posted on March 23, 2020

    Notable y como siempre, a los notables no le dan bola.

    • Claudio Kussman
    • posted on March 23, 2020

    El negacionismo humano está latente en el humano que masivamente no es tan inteligente como se quiere creer. Aún hoy en todos los órdenes de la vida siempre hay un Semmelweis. Descanso eterno a semejante víctima de la injusticia y la ignorancia. Cordialmente CLAUDIO KUSSMAN

    • Anonymous
    • posted on March 23, 2020

    Así pasa muy frecuentemente. El que apenas aprendió algo se conforma con eso y no quiere que se lo cambien aún para mejorar.

    This happens very frequently. The one who has just learned something is satisfied with it and does not want it to be changed yet to improve.

    • Zack Vimma
    • posted on March 23, 2020

    Such A good message.
    Cleanliness in Body and Soul.

      • ZACK VIMMA - TRADUCCIÓN
      • posted on March 23, 2020

      Que buen mensaje.
      Limpieza en cuerpo y alma.

    • Judson Garriel
    • posted on March 23, 2020

    This is how medicine is still done today. From authority and big money.
    Science is not driven by the consensus and authority. You cannot call medicine science if it is like that even today.

      • JUDSON GARRIEL - TRADUCCIÓN
      • posted on March 23, 2020

      Así es como la medicina todavía se hace hoy. De la autoridad y mucho dinero.
      La ciencia no está impulsada por el consenso y la autoridad. No se puede llamar ciencia de la medicina si es así incluso hoy.

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: