Share

El 30 de marzo de 1981, un vagabundo desquiciado llamado John Hinckley Jr. disparó contra el presidente Ronald Reagan en el pecho frente a un hotel de Washington D.C.

Hinckley

El presidente acababa de terminar de dirigirse a una reunión laboral en el Washington Hilton Hotel y caminaba con su séquito hacia su limusina cuando Hinckley, de pie entre un grupo de reporteros, disparó seis tiros al presidente, golpeando a Reagan y a tres de sus asistentes. El secretario de prensa de la Casa Blanca, James Brady, recibió un disparo en la cabeza y resultó gravemente herido, el agente del Servicio Secreto Timothy McCarthy recibió un disparo en el costado, y el policía del Distrito de Columbia, Thomas Delahanty, recibió un disparo en el cuello.

Después de disparar, Hinckley fue reducido y aprisionado contra una pared, y el presidente Reagan, aparentemente inconsciente de que había recibido un disparo, fue empujado a su limusina por un agente del Servicio Secreto y llevado al hospital.

El presidente recibió un disparo en el pulmón izquierdo, y la bala calibre .22 simplemente le perdió el corazón. En una hazaña impresionante para un hombre de 70 años con un pulmón colapsado, entró en el Hospital de la Universidad George Washington bajo su propio poder. Mientras lo trataban y preparaban para la cirugía, estaba de buen humor y bromeaba con su esposa, Nancy, “Cariño, olvidé agacharme”, y con sus cirujanos, “Por favor, dime que eres republicano”. La cirugía de Reagan duró dos horas, y luego fue incluido en una condición estable y buena.

Los Presidentes y el Servicio Secreto

Cleveland
McKinley

Hoy, el presidente de los Estados Unidos y el Servicio Secreto son inseparables, literalmente. Los agentes del Servicio Secreto de EE. UU. Acompañan al presidente y a la Primera Familia en todas partes, y son particularmente notables en eventos públicos. Pero no siempre fue así. Se necesitaría un tercer asesinato de un presidente de los Estados Unidos, William McKinley, para incitar al Congreso a asignar la protección oficial completa de los presidentes en funciones. El Servicio Secreto se estableció en 1865 como una división del Tesoro de los Estados Unidos que era el principal responsable de proteger los activos del tesoro nacional, salvaguardar sus instalaciones de producción de divisas e investigar la falsificación. A partir de 1894, los agentes del Servicio Secreto estaban protegiendo al entonces presidente Grover Cleveland, pero solo a tiempo parcial. Hasta entonces, e incluso en los años posteriores, los miembros del Congreso se mostraron reacios a establecer formalmente una agencia nacional de aplicación de la ley, prefiriendo dejar las funciones relacionadas con la ley y el orden a los estados individuales. Sin embargo, fue cuando el sucesor de Cleveland, William McKinley, fue asesinado en 1901 cuando comenzó a crearse un impulso para una agencia tan federal.

Al día siguiente, el presidente reanudó algunas de sus funciones ejecutivas y firmó una ley desde su cama de hospital. El 11 de abril, regresó a la Casa Blanca. La popularidad de Reagan se disparó después del intento de asesinato, y a fines de abril el Congreso le dio la bienvenida a un héroe. En agosto, este mismo Congreso aprobó su controvertido programa económico, con varios demócratas rompiendo filas para respaldar el plan de Reagan. En este momento, Reagan afirmó estar completamente recuperado del intento de asesinato. En privado, sin embargo, continuaría sintiendo los efectos de la herida de bala casi fatal durante años.

Reagan
Brady
McCarthy

De las víctimas del intento de asesinato, el agente del Servicio Secreto Timothy McCarthy y el policía de DC Thomas Delahanty finalmente se recuperaron.

James Brady, quien casi muere después de recibir un disparo en el ojo, sufrió daño cerebral permanente. Más tarde se convirtió en un defensor del control de armas, y en 1993 el Congreso aprobó la “Ley Brady”, que estableció un período de espera de cinco días y verificaciones de antecedentes para posibles compradores de armas. El presidente Bill Clinton firmó el proyecto de ley.

Después de ser arrestado el 30 de marzo de 1981, John Hinckley, de 25 años, fue acusado de cargos federales de intentar asesinar al presidente. Anteriormente había sido arrestado en Tennessee por cargos de armas. En junio de 1982, fue declarado inocente por razón de locura. En el juicio, los abogados defensores de Hinckley argumentaron que su cliente estaba enfermo con un trastorno narcisista de la personalidad, citando evidencia médica, y tenía una obsesión patológica con la película Taxi Driver de 1976, en la que el personaje principal intenta asesinar a un senador ficticio.

Delahanty
Nancy Reagan
Foster

Sus abogados afirmaron que Hinckley vio la película más de una docena de veces, estaba obsesionado con la actriz principal, Jodie Foster, y había intentado recrear los eventos de la película en su propia vida. Por lo tanto, argumentaron que la película, no Hinckley, era la fuerza de planificación real detrás de los eventos que ocurrieron el 30 de marzo de 1981.

El veredicto de “no culpable por razón de locura” suscitó críticas públicas generalizadas, y muchos se sorprendieron de que un presunto asesino presidencial pudiera evitar ser considerado responsable de su crimen. Sin embargo, debido a su evidente amenaza para la sociedad, fue internado en el Hospital St. Elizabeth, una institución mental.

Hinckley Jr., hoy

A fines de la década de 1990, el abogado de Hinckley comenzó a argumentar que su enfermedad mental estaba en remisión y, por lo tanto, tenía derecho a volver a una vida normal.

A partir de agosto de 1999, se le permitió realizar excursiones supervisadas fuera del hospital y luego visitar a sus padres una vez por semana sin supervisión.

El Servicio Secreto lo monitoreó voluntariamente durante estas salidas. En 2016, recibió una libertad condicional para mudarse con su madre en Williamsburg, Virginia.

En 2018, un juez dictaminó que ahora puede vivir a 75 millas de Williamsburg, siempre que se reúna regularmente con su psiquiatra y trabajador social, entre otras condiciones.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 30, 2020


 

11 thoughts on “El día que balearon a Reagan”

  1. Pingback: John Hinckley Jr. en libertad - Prisionero en Argentina

  2. Pingback: albino a +

  3. Pingback: usdt wallet

  4. Pingback: El Gran Comunicador – Prisionero en Argentina

    • Analista
    • posted on March 30, 2020

    Artículo interesante. Hay detalles que se desconocía o los olvidamos. De todos modos resulta inentendible la supuesta remisión de la locura.

    • Lk
    • posted on March 30, 2020

    Adoro la UZI del agente SS

    • Marco
    • posted on March 30, 2020

    RR tuvo suerte. Fue importante para frenar la carrera nuclear y en la caída de la URSS.

    • Anonymous
    • posted on March 30, 2020

    He was George W’s buddy.

      • ANONYMOUS - TRADUCCIÓN
      • posted on March 30, 2020

      Él era el amigo de George W.

    • Anonymous
    • posted on March 30, 2020

    EL LOCO ESTA LIBRE???? HMMMM

    • cHEVECHA
    • posted on March 30, 2020

    LO PARIO… PARECE QUE FUE AYER. YO TENIA QUINCE AñOS

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: