Share

Una de las más eficaces, sino la mejor, manera de preparar el terreno para aniquilar desde el Estado a un colectivo humano consiste en negarle justamente su condición de tal. Las operaciones de este tipo comienzan por estigmatizar a los individuos asimilándolos a animales o a cosas que suscitan en el inconsciente repugnancia o rechazo absoluto. Una vez que se instala en la opinión pública, vía propaganda sistemática, que son “malditos” el paso a su exterminio directo, o en el mejor de los casos a su persecución penal y social, es un mero trámite. 

Los nazis, verdaderos especialistas de la difamación, editaban películas que exhibían en los cines donde asociaban a las ratas con personas de origen judío. No fueron, sin embargo, los primeros o los más originales. Los comunistas rusos, con Lenin y Trotsky a la cabeza, calificaban de “enemigos de clase” o “enemigos del pueblo” a aquellos que se oponían al gobierno criminal bolchevique. Pero aquí cerca nomás y mientras se escribe esta nota la dictadura cubana llama “gusanos” a los cubanos que quieren liberarse de ella. 

Goebbels
Castro

Los tiranos respaldan sus acciones liberticidas en las etiquetas deshumanizantes que propalan a diestra y siniestra. En un estado democrático que se precie, esta actitud deleznable debiera ser una práctica poco común; lamentablemente no es el caso de los gobiernos argentinos de los últimos veinte años. 

En nuestro país, las estigmatizaciones tales como “enemigo del pueblo”, “rata”, “gusano”, etc., se vieron apocadas ante el mote más poderosamente vejatorio que jamás podría habérseles ocurrido a un Goebbels o a un Fidel Castro: el de “genocida”. 

Una genialidad que en una sola jugada pone a los militares y fuerzas de seguridad como la encarnación de mal infinito al mismo tiempo que a los subversivos comunistas los muestran como las víctimas de dicho mal. Una vez que dicha mentira es admitida como premisa mayor, a fuerza de machacar y apretar con el aparato del Estado, toda discusión que pretenda establecer otra cosa deviene en insustancial. 

Walsh

En los juicios por crímenes de lesa humanidad, por ejemplo, los fiscales y jueces parten de la “verdad probada” de que en la Argentina se implementó un “plan sistemático de exterminio de la población civil” (genocidio). Una ridiculez de tamaño oceánico que pretende hacer valer el disparate que sostiene que a los guerrilleros del ERP y Montoneros los reprimieron por el hecho de ser civiles. 

Es decir que el que atacaran el orden constitucional, asesinaran, secuestraran y/ o torturaran a políticos, sindicalistas, militares y policías (niños, incluidos) no habría tenido el menor peso en la decisión del gobierno (el constitucional, primero y el militar, después) de reprimir. 

Semejante mamarracho jurídico no resiste el menor análisis y, por ende, convierte en farsas a los procesos penales de marras. 

Balza
Bonafini
Zaffaroni

Hay que tener estómago para tragarse el sapo de que a Rodolfo Walsh los “genocidas” lo mataron por ser civil y no por la bomba criminal que puso en la Superintendencia de la Policía Federal que esparció por las paredes la sangre y los restos de 23 personas. Y no sólo los afectos a la cocina batracia (que algunos piadosos llaman, jueces) aceptan semejante patraña como “justicia”. Es que obrar en contrario es correr el riesgo de comerse un escrache por “defender genocidas” y quedar marcado para siempre. 

De allí que muchos abran el paraguas antes de que llueva. Así, por ejemplo, el Gral. Martín Balza, quien, rápido de reflejos, hizo suyo el epíteto de “genocida” pero para librarse de él lanzándolo contra sus camaradas. Otro campeón del difícil arte de permanecer oficialista, aunque los gobiernos cambien, es Zaffaroni. Quien, de negar habeas corpus a desaparecidos y justificar la represión durante el gobierno militar, pasó, sin estación intermedia, a declararse fan incondicional de “Hebe” Bonafini (“Hebe es así…”). 

Es que los tipos saben que la ultraizquierda perdona y hasta premia (con embajadas y puestos en la CSJN) a los “genocidas” de antaño si, con el debido sentido de la oportunidad, sacan a relucir su vocación colaboracionista (¡con quién venga!). 

Boudou
D’elia
De Vido

A otros no les va tan bien. El ex cabo Julio Narciso Flores, como tantos policías y militares que lucharon o no contra la subversión, sufren en carne propia eso que estos verdaderos maestros de la ironía macabra llaman “política de derechos humanos”. 

Flores tenía diecinueve años cuando (dado que apareció en una lista de guardia) “cometió” un crimen de lesa humanidad. No hay una sola prueba o testigo que siquiera lo relacione con el supuesto delito. Su nombre en esa lista fue suficiente para que tres jueces le den por la cabeza prisión perpetua (a propósito, los jueces que lo condenaron son: Alfredo Justo Ruiz Paz, Marcelo Gonzalo Díaz Cabral y María Claudia Morgese Martín). 

Hoy, con sesenta y dos años, enfermo y arruinado económicamente, a Flores le niegan la prisión domiciliaria. Boudou, D’Elía, De Vido, etc., en cambio, en casa. 

No hay caso. No hay con qué darles a los inventores del “genocidio” y los “genocidas”. Estos tipos son unos genios (Aaah, si hubieran elegido el camino del bien…). 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 20, 2020


18 thoughts on “Estos tipos son unos genios”

    • ARGENTO1
    • posted on April 21, 2020

    DE LO PEOR

    • Carla Santamaria
    • posted on April 21, 2020

    Balza que traidorazo de qaquellos, y todavia aparece en television como militar halbanco mal de su gente y nadie el dice nada no hay otros generales que sepan enfrentarlo y decir algo???????????Pareciera que le tienen meiedo

    • Julia P
    • posted on April 20, 2020

    CRISTINA PRESIDENTE 2023

    • Patricia Solanas
    • posted on April 20, 2020

    el mas vivo es milani que todavia es joven y en un tiempito si este gobierno sigue manejandose bien con ka pandemia puede tener un cargo importante es muy ambicioso y no lo par anadie

    • Osvaldo S.
    • posted on April 20, 2020

    Si los propios compañeros se interesan por su camaradas por algo debe ser

    • Anonymous
    • posted on April 20, 2020

    a lo largo de la historia se ha imuesto la mentira

    • Sargento Martín Toro
    • posted on April 20, 2020

    ¿El que peca por la paga o el que paga por pecar?

    • RODRIGO CHICCO
    • posted on April 20, 2020

    BALZA (EL ADMIRADOR INCONDICIONAL DE JR VIDELA) Y QUE DESPUES LO EMPUJO ABAJO DEL COLECTIVO ES UNA HISTORIA APARTE

    • Da Daniel
    • posted on April 20, 2020

    los tipicos genios del mal y una sociedad que nio los enfrenta
    y los tipos-genios tambien lo saben

    • Mariano Cuadrado
    • posted on April 20, 2020

    Casos como el de Flores tienen similitudes con muchos casos de ….ejem… “LESA”….

    • Camila Schneider
    • posted on April 20, 2020

    Cuanto daño hizo Fidel a latinoamerica y todavia despues de muerto sigue haciendo . Que Dios nos ayude ya que cada vez estamos peor ..

    • Susana
    • posted on April 20, 2020

    Los militares hicieron muchas barbaridades y por eso la estan pagando, primero y ante tod dar un golpe por mas que se lo pidieron era contra la consitucion

    • Sanabria Adelina
    • posted on April 20, 2020

    Genios al por mayor por lo mentirosos y sinverguenzas de toda la vi da , Zaffaroni, Verbistsky la Lilista que ya se jubilo para vivir a lo reina. El Balsa ni hablar embajador escribe en los diaros y anda tranquilo por la clale mientras los otros …………..

  1. Como siempre excelente y veraz análisis del señor ORTÍN y por supuesto que hay un conjunto de “genios” en nuestra clase dirigente a los que nuestra sociedad por acción u omisión premia por más inmorales y retorcidos que sean. Pero también esto se produce en las mismas fuerzas de uniformados y así las instituciones cuando un BALZA y otros tantos van creciendo jerárquicamente no los expulsa, hasta que llegan a la cumbre y entonces ya es demasiado tarde. Un engendro como él no surge espontáneamente cuando es general. Siempre denostamos a BALZA porque fue el primero y en consecuencia el más notorio, pero muchos siguieron su mismo libreto de grandes traidores a su gente y en consecuencia arrastraron a quienes pertenecimos a fuerzas menores. Así por ejemplo en la cárcel hay aspirantes a vigilantes (Delgado) o un músico de gendarmería (Fusco) recién ingresados en los 70, que se están pudriendo y muriendo injustamente. Los políticos que son muy hábiles para sobrevivir en permanentes intrigas palaciegas, tuvieron la imprescindible ayuda de NUESTROS CAMARADAS UNIFORMADOS a los que las diferentes fuerzas aceptaron y aceptan. Así todos se cuadraron e hicieron el saludo militar a terroristas que asesinaban uniformados y a sus familias en el pasado mientras sus compañeros de toda la vida morían en la cárcel. Un MILANI, que pasó 2 años en la cárcel entre “los genocidas” gozó del respeto y buen trato de TODOS los uniformados. Por estas cosas y vilezas similares, “los más bobos del barrio” tenemos el indigno fin ya escrito. No solo eso los mismos prisioneros sufren enojos y se sienten ofendidos cuando uno describe nada más que la realidad de sus conductas equivocadas. Uno es el enemigo y no los BALZAS o lo MILANIS. Reiterando mis congratulaciones al señor ORTÍN, quien dice lo que otros callan, le hago llegar un cordial saludo. CLAUDIO KUSSMAN

    • Mariana
    • posted on April 20, 2020

    Balza un zorete hediondo.

    Zaffaroni un muy buen academico que supo entregar (literalmente) todo lo suyo ante los zurdos y britanicos con tal de despegarse de las FFAA, mas de un zurdito le habra limado el buje para semejantes cambios de opiniones juridicas que rayan el delito y sobrepasan la hipocresía humana.

    • Claudia C.
    • posted on April 20, 2020

    Coincido en que Zaffaroni es un genio y lo digo sin ironias

    • Jonatan Sagioratti
    • posted on April 20, 2020

    Todos los corruptos mencionados lo hicieron por ideologia o por abrzar el poder ahora
    BALZA lo hizo para salvarse solo
    ¿quien sera peor?

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: