Share

 Por Mauricio Ortín

Como bien prueba hasta el hartazgo Juan “Tata” Yofre en su libro “Fue Cuba”, el régimen comunista de la isla-cárcel fue el principal responsable extranjero de la guerra civil que vivió la Argentina en los ’70. Ya en los años 60 Fidel Castro envió a Orán un grupo de militares cubanos a formar una insurgencia contra el gobierno del Dr. Humberto Illia. Uno de ellos, el capitán Hermes Peña ultimó al gendarme argentino Juan Adolfo Romero en las afueras del pueblo de Yuto (Jujuy). Otro militar caribeño, Abelardo Colomé Ibarra (Furry) luego de su paso por la selva oranense siguió su carrera en el ejército cubano hasta alcanzar el grado de general y ocupar el cargo de Ministro del Interior de Cuba. Otro de esos cubanos invasores, Juan Castellanos fue capturado y purgó cárcel en el penal de Villa las Rosas de la capital salteña. Ya en los 70 el régimen genocida cubano apañó a los terroristas que huían de la Argentina. Además de “aguantadero” de terroristas también fue cómplice en atentados criminales. Es el caso del secuestro extorsivo por parte de los montoneros de los hermanos Juan y Jorge Born. El rol que le cupo a los cubanos fue el de sacar el dinero por valija diplomática. Que yo sepa nadie, hasta hoy, ha denunciado a estos maleantes por los actos de guerra perpetrados contra la Argentina y sus ciudadanos. Tampoco el régimen liberticida caribeño jamás pidió disculpas por sus crímenes.

Yofre

Castro

Peña

Illia

Jorge Born

Cuando la limosna es grande hasta el santo desconfía. Habría que agregar que si el que la da es el enemigo, la desconfianza debiera ser absoluta. Este es el marco en el que hay que analizar el ofrecimiento del régimen genocida cubano de enviar médicos a la Argentina para luchar contra el Covid19.

Para empezar, a nadie debiera escaparle que ningún ciudadano  puede salir de Cuba sin autorización del gobierno. El hijo de Hilda Molina, el Dr. Roberto Quiñones (ambos cubanos), debió pedir asilo como única manera de salir de la isla-cárcel; su madre estuvo presa del régimen durante años hasta que la presión internacional hizo que pudiera establecerse en la Argentina. De Cuba los médicos salen para trabajar ya como esclavos del régimen (éste cobra los servicios y luego les reparte migajas) o, ya como espías de la inteligencia cubana. En Venezuela así se infiltraron hasta constituir la guardia pretoriana de Chávez, primero, y de Maduro, después. En el Chile de Salvador Allende cumplieron idéntica función. Hasta llegaron a encargar a un agente para que enamorara a la hija de Allende con el objeto de penetrar al círculo más íntimo. Derrocado Allende por Pinochet, Beatriz Allende se suicidó al enterarse de que su marido tenía señora e hijos en Cuba y que no estaba dispuesto a abandonarlos. Había cumplido un servicio al estado cubano y la misión (la relación amorosa con Beatriz) había terminado.

Molina
Chávez
Maduro
Allende
Pinochet

Así las cosas, no veo por qué se deba creer de buenas a primeras que los médicos-espías cubanos son más fieles al juramento hipocrático que al régimen al que sirven o al que tiene de rehenes a sus familiares. Por su parte, flaco favor hace el gobierno argentino a la tan declamada justicia social fomentando el trabajo esclavo.

Gerardo Morales
Sala
Evo Morales

Pero hay algo todavía infinitamente más grave que no se tiene en cuenta. El coronavirus además de una enfermedad es también un arma de guerra. Es más, se sospecha que había sido desarrollada como tal y que su difusión se debió a un error. Qué es esto de entregarle, aunque sea parcialmente, el manejo de semejante virus a agentes de un gobierno enemigo de la Argentina. El gobernador jujeño Gerardo Morales que se ha enfrentado a Milagro Sala y Evo Morales (ambos simpatizantes confesos de la dictadura cubana) es, objetivamente, un enemigo para Cuba. Una forma efectiva de desestabilizarlo sería infectarle la provincia con el coronavirus. Es tan fácil. Rociando con un aerosol en algunos lugares claves y listo. Si yo fuera Morales no dejaría entrar a ningún médico cubano en Jujuy.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 24, 2020


 

10 thoughts on “EL RIESGO OCULTO DE ACEPTAR LOS MEDICOS CUBANOS”

    • WALTER ZALAZAR
    • posted on April 24, 2020

    EN CHILE LA HISTORIA FUE FACIL DE COMPROBAR. NO HABIA RELATO

    • dulce de leche
    • posted on April 24, 2020

    De 10 medicos . 9 son espias

    • Diego Fuentes
    • posted on April 24, 2020

    Lo peor de latinoamerica, no levantamos vuelo nunca mas

    • ANONYMOUS
    • posted on April 24, 2020

    muy buena nota q refleja la historia de este gran pais con mala gente

    • silvio Pizarro
    • posted on April 24, 2020

    Te felicito Mauricio, exactas las apreciaciones de tu privilegiada memoria. La intromisión cubana a Chile se comprobó fehacientemente. Jujuy debe permanecer atenta para no caer en la trampa comunista.

    • Patricia Solanas
    • posted on April 24, 2020

    ¿y quien le va a pagar a semejante cantidad de gente ?

  1. Excelente nota de anticipación del Sr. Mauricio Ortín. En poco tiempo se decidirá qué es lo que se impone en este territorio llamado Argentina, con persistente destino de suicidio masivo como nación. Cordialmente CLAUDIO KUSSMAN

    • Osvaldo S.
    • posted on April 24, 2020

    ANTES O DESPUES VAN A ESTAR ACA COMO MEDICOS COMO INMIGRANTES O COMO SEA

    • Bicho---Canasto
    • posted on April 24, 2020

    cuando los tengamos encima ahi se viuene el ki.lom.bo

    • Gerardo Hanover
    • posted on April 24, 2020

    Y encima los echaron de Espana porque no sabian usar equipo medico

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: