Share

 “Gabarandal”

(sexta parte)

“La palabra celeste llegará a una aldea de España y se le escuchará” “Orando sobre la roca del milagro” en España llegará un día la Virgen, llegará escoltada por el Ángel Gabriel; ella dará a las campesinitas la mano” Es que… ¿Van ustedes a Garabandal?… ¿No saben lo que ocurre ahora?… ¿No saben que algunas de las videntes que tomara la comunión de manos de un Ángel y se verá la Sagrada forma mientras la Toma?…Pero…en verdad ¿Van Ustedes a San Sebastián? ¿Pues van a perder tiempo he hablado con una gran autoridad que primero defendió los hechos y ahora me ha dicho que no hay nada de sobrenatural?. Mientras mi compañera de vuelo me describía con pluma exquisita y entonada voz, el estrecho valle profundo de las montañas cantábricas de extraordinaria majestad y gracia pintoresca, observaba a su lado como se levantaba como en una nube el pequeño pueblo con grandes y vetusto palacios de piedra, balustrada de madera y escudos. La cuesta se veía desde lo alto como una escalera hacia el cielo de escarpada subida. En la estribación de la peña un pedrusco camino terminaba y un canturreo de voces con dulce melodía nos decía. ¿Porque la virgen se aparece allí y no en un lugar donde todos podrían venir a verla?… y como simples voladores escuchábamos a la vez… ¿Porque los caminos del Señor son estrechos, largos y empinados. Verdad… los caminos no son fáciles pero a garabandal se la veía como una BELÉN de pocas y vetustas casonas en medio de grandes y majestuosísimas montañas. Pobreza, sobriedad, tradición, inmensidad de la naturaleza. Un paisaje casi sobrenatural con los pinos que adornan su entorno y acarician la señorial aldea. El aleteo constante nos daba una suave tranquilidad gozosa y la suspensión del ánimo iba cada vez en aumento ¿Ocurrirá algún prodigio? Nuestra inquietud era enorme, ¿Podrá transmitirse el mensaje dado por la Virgen. Es que Dios sabe sus caminos. Todo lo que El haga estará bien hecho. Pero… ¿Y no querrá Dios probar a estas niñas haciéndoles el camino aún más estrecho, largo y empinado? El milagro era anunciado por una sola de las videntes. No por las cuatro. Desde lo alto se siente un fuerte rodillazo sobre el duro suelo de piedras, otra niña en éxtasis, adelgazada, algo más pálida y embellecida, mirando hacia arriba para un lugar próximo que se movía. Gozosa y agitada, con la expresión de la boca ligeramente sonriente, tomó varias medallas y estiró los brazos hacia arriba para ofrecerlas. Un crucifijo se movía hacia adelante y en su mirada se veía que la Visión se iba alejando. Estaba bellísima. Su contemplación se hacía cada vez más lejana hacia arriba. Sus movimientos eran de indescriptible ternura, de finura y plasticidad casi escultórica. Graciosos momentos de extraordinarios centelleos se movían en el cielo en un prodigio permanente de descubrimiento de sobrenatural grandeza. Pero un temor, cada vez más acentuado, se anidaba en nuestras mentes ¿Qué pasará con el Milagro? ¿Cuándo será el día del prodigio? ¿Se cumplirá en la mayor de las videntes? El pueblo estaba abarrotado de peregrinos y forasteros. Sacerdotes de diversas órdenes religiosas, de gran prestigio y autoridad acompañaban la procesión… ¿Qué pasara?…Nuestro nervioso aleteo iba aumentando conforme transcurría la jornada. El mismo canto celestial nos perseguía sin pausa alguna ¿Ocurra hoy lo que ocurra, todo es aquí sobrenatural? Los prodigios, inexplicables desde el punto de vista natural, se suceden con belleza inocultable. Es que el Evangelio en su simplicidad y sus contrastes es más bello que ninguna obra literaria. Ustedes…peregrinos en los cielos ¿no ven la belleza de todo esto? ¿No observan el inmenso milagro que están viviendo? La tarde estaba nublada. Grandes nubes cubrían las cumbres de las montañas próximas y de tiempo en tiempo, como fondo musical resonaban los cohetes de la fiesta del santo del Pueblo ¿Quedaría la acción divina suspendida por el espíritu profano del baile? ¿O será el camino, presagiado, de que todos lleguemos a dudar? Un estruendo nos sacudió en vuelo y apareció la luna llena detrás de una montaña. El cielo se había despejado. ¿Sería aquel el momento del portento? Angustiados, nuestro aleteo sin fuerzas, parecían recostarse sobre el campo bendecido. Las horas pasaban lentamente como suspendidas en el tiempo. Sentimos a lo lejos un tenue murmullo “…Ya ha quedado probado plenamente que aquí no hay nada sobrenatural. Pero…EI Cielo no puede contradecirse… ¿Se cumpliría la profecía de que todos dudaríamos? ¿Cómo es posible que la Señora de los Cielos dé un mensaje para luego contradecirlo con los hechos? Escuchamos un grito lanzado desde el cielo ¿Qué sucede nos preguntamos? ¡La vidente está en éxtasis! La multitud clamaba… ¡Se está produciendo el milagro! La luna llena, vivísima, lo iluminaba todo. Un fuerte resplandor verde suspendía la Sagrada Forma milagrosa en la boca de la Niña. La transparencia del brazo del Ángel la mantuvo visible para ir engrosándose al contacto de labios elegidos. La sagrada forma se abría en dos mitades con una cruz en el centro perfectamente colocada. El prodigio se había realizado a vista del pueblo. La luna llena, vivísima, lo iluminaba todo ES QUE LA NATURALEZA VIVE DE LA SANTA EUCARISTÍA.

.
Prof. Gladys Semillan Villanueva
Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón 
.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 29, 2020


Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: