“Héroes Invisibles”

Share

 Por Gladys Semillán Villanueva

 y Jorge B. Lobo Aragón

 

Los antiguos griegos creían en los héroes, semidioses, varones ilustres por sus hazañas o sus virtudes. Los más famosos son Hércules y Aquiles, pero tuvieron muchísimos de distintas características: poéticos unos, caudillos políticos otros, fundadores de polis, colonizadores. También héroes familiares. Tenían idea de que estos muertos ilustres seguían de algún modo apoyando a sus descendientes y admiradores, de modo que el mito resultó útil para refirmar el patriotismo, para difundir la belleza de las leyendas que los recordaban, para memorar hechos de las ciencias con que se los vinculaba. A algunos hombres de padre y madre conocidos, como Pericles y Alejandro, trataron de elevarlos a la mítica categoría de héroes como premio por sus éxitos y triunfos. En tiempos modernos se revive la valoración del caudillo. Se considera que todo progreso de la humanidad es consecuencia de la acción de un héroe. Por sus condiciones naturales les corresponde el derecho de dirigir la sociedad; debemos dejarnos guiar por ellos reconociéndoles su calidad superior. A veces uno se siente tentado a coincidir con la parte de la modernidad. Es verdad hay hombres superiores y debe reconocérseles la calidad de caudillos en vez de aferrarse al orgullo de que todos seamos iguales. Pero cuando estamos ante una pandemia que se extiende por el Orbe sin límite de tiempo ni espacio, se recapacita y vemos que aparecen verdaderos héroesLos héroes actuales. Un ejército de profesionales sanitarios, enfermeros, auxiliares de ayuda a domicilio, limpiadores de hospitales, cajeros de supermercados y tantos otros en el día a día y en los insomnios de la dura batalla que libran en condiciones de precariedad. Todos ellos asumen situaciones de riesgo con las que conviven  cumpliendo una labor esencial para el bienestar de los demás, mientras encaran una batalla permanente con la inseguridad y el miedo. “Son héroes sin contrato fijo y con sueldos precarios”Titanes DE HOY y héroes invisibles que alcanzan el heroísmo por la virtud, no por el éxito numérico. “Héroes Silenciosos. En el mundo que se pronuncia al unísono ante el flagelo de virus misterioso, también hay grandes genios que callan en la luz de su inspiración y escriben siendo héroes con su silencio. Es en este misterio de la enfermedad que esos talentos nos atrapan con sus letras sin nombre. Como máscaras que disimulan sus ojos dejando sus frases al mundo. Ángeles invisibles que vuelan en el universo literario y entre las estrellas mandan su luz hacia la sociedad. Son también héroes que no tienen nombreSon los poetas anónimos que en su silencio musical hacen florecer las melodías de sus letras, como ángeles  custodios que  escriben sus sueños y nos ayudan a verlos. A todos ellos valga este humilde homenaje y un GRACIAS HERMANOS SEMBRADORES DE SOLIDARIDAD, PAZ Y AMOR.

Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón

Prof. Gladys Semillán Villanueva

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 2, 2020


 

España: Graves problemas sanitarios en Soria y Segovia por Coronavirus

Share

La amenaza del coronavirus ha arrancado un nuevo grito de alerta en la España vacía. Apenas un año después de que los pueblos despoblados alzasen la voz en Madrid para reclamar un trato territorial igualitario, municipios como Soria o Segovia han advertido de que la crisis sanitaria y el colapso de sus servicios de salud trasciende a las grandes capitales. “Soria llegó a cubrir el 100% de camas de UCI disponibles el sábado. La mortalidad aquí es del 4,1%, cuando en [el resto de] España es del 1,5%. Necesitamos que nos doten de recursos materiales y profesionales ya”, clama el alcalde de la ciudad, Carlos Martínez. La España vacía también se satura, advierten sanitarios de Segovia.

Martínez

Soria, que suma 87.000 habitantes en una extensión de 10.700 kilómetros cuadrados, tiene 555 casos positivos por Covid-19. Un brote en una residencia de ancianos despertó pronto al coronavirus en la provincia, que cuenta ya con 44 fallecidos. El Complejo Asistencial de Soria, el único hospital de la zona, disponía de 10 camas de UCI que ya se quedaron cortas hace tiempo. Hay ahora mismo 19 pacientes críticos ingresados y se han tenido que hacer traslados a otros hospitales de Castilla y León. El Gobierno regional ha incorporado nuevas camas y respiradores para ampliar la disponibilidad a 25 plazas. “El déficit estructural de la España interior deriva ahora en una asistencia peor, se agudizan las carencias”, señala el alcalde.

Martínez insiste en que la situación de Soria es mucho peor que la de su comunidad. “El 0,63% de la población de Soria ha dado positivo, cuando en [el resto de] España es el 0,20% y en Castilla y León es el 0,26%. En Soria suele haber unos tres fallecidos al día en el mes de marzo, 83 al mes. Pero desde el 1 de marzo de este año hay 250. Los datos oficiales están sobrepasados por una realidad más cruda”, advierte. La población envejecida del territorio, la falta de atractivo para retener talento profesional en su hospital y la ausencia de un parque sanitario privado del que tirar en tiempos de crisis, tampoco ayudan a mejorar el colapso que acecha a la provincia. “Falta personal y medios. Las carencias en sanidad que denunciábamos en una manifestación en 2018 se ven ahora. A los médicos les cuesta venir y los que vienen, se van”, apostilla Enrique Muñoz, portavoz de la plataforma Soria Ya! Las desinversiones en infraestructuras, por ejemplo, también pasan factura hoy. “Preferíamos que no tuviesen que trasladar a los pacientes porque si los mandan a Valladolid, los desplazamientos son muy complicados. La autovía no está acabada”, lamenta Muñoz.

Casado

Por Segovia también pintan bastos últimamente. Más de 300 casos, 23 críticos y 77 fallecidos. La propia consejera de Sanidad, Verónica Casado, admitía el lunes que el hospital de la provincia, así como el de Soria, estaban “peor que los grandes hospitales”. Este martes dijo que estaban ya “contenidos” y empezaban a encontrar “un equilibrio, un balance entre ingresos y altas”. Los trabajadores discrepan. “La atención primaria y hospitalaria están desbordadas. Fuimos de los primeros en tener casos por encima de lo normal. En una provincia pequeña, próxima a Madrid [donde está el grueso de infectados] y con un hospital reducido en camas, no hubo capacidad para atender la demanda asistencial. Pedimos entonces un hospital de campaña y lo han montado, pero no está funcionando porque no hay oxígeno. No nos soluciona nada”, lamenta Enrique Guilabert, presidente del Colegio de Médicos de Segovia.

Las camas de UCI del hospital de Segovia se triplicaron (ahora hay 28) y también aumentaron las de hospitalización convencional de 350 a 420, pero siguen faltando camas, advierte Guilabert. Coinciden desde el sindicato Satse. “Casi todo el hospital son pacientes con Covid-19 o sospechosos. El hospital está sobredimensionado, ya no caben más y hay que derivar pacientes. Llevan varios días mandando enfermos a Valladolid”, señala Miriam Rubio, delegada de la organización sindical. El hospital de campaña tiene capacidad para 120 camas, pero falta material y personal para ponerlo en marcha, admite la consejera. “El hospital está completamente lleno. No hay respiradores ni superficie para más camas de críticos. La sobrecarga de los profesionales es límite. Esto no se va a soportar ni un día más. Cada día que pasa es más crítico”, insiste Guilabert.

En Teruel, otro de los territorios azotados por la despoblación, todavía resisten los envites del coronavirus. “La despoblación ha hecho que estemos aislados, también para esto”, bromea Pepe Polo, portavoz de Teruel Existe. Hay 236 casos, 15 fallecidos y 22 en la UCI. En la provincia hay dos hospitales, pero uno de ellos no tiene unidad de críticos. “Son hospitales viejos. Solo tenemos seis camas de UCI y ninguna en Alcañiz. El coronavirus ha demostrado la falta de camas que hay y que tenemos un goteo de pérdida de profesionales por jubilaciones y traslados. Si se disparara la Covid-19 en Teruel, los hospitales reventarían por todas partes”, avisa Polo.

Pero las carencias de la España vacía trascienden el ámbito sanitario también en esta crisis. En el confinamiento obligado también se ha cristalizado la brecha digital. “¿Todo el mundo puede hacer teletrabajo?¿Todos tenemos 5G? Los estudiantes, por ejemplo, hay zonas donde no pueden interactuar bien con sus profesores porque no les llega bien la fibra”, señala Polo. Coincide Muñoz: “No es lo mismo pasar la cuarentena con tu fibra que en un pueblo con mala conexión. Estás más aislado aún”.

 


DECLARACIÓN

Share

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, frente a la pandemia del Coronavirus, urge a los Estados a garantizar la salud y la integridad de las personas privadas de libertad y sus familias, y propone, de manera prioritaria la posibilidad de otorgar medidas alternativas como la libertad condicional, arresto domiciliario, o libertad anticipada para personas consideradas en el grupo de riesgo como personas mayores, y  personas con enfermedades crónicas, entre otras.

Por otra parte el Tribunal Oral Federal de San Martín  N° 5 acaba de conceder la prisión domiciliaria a un violador serial, condenado, admitiendo que prioriza la vida del individuo sobre los riesgos de que vuelva a reincidir, como ocurre habitualmente en estos casos. Otorgarla en semejantes circunstancias y no hacerlo respecto de los detenidos, en el marco de viciados e ilegales procesos, por delitos llamados de lesa humanidad, ocurridos hace 50 años , hombres todos ellos de 74 años edad promedio, la mayoría de ellos  padeciendo enfermedades de distinta gravedad que, además, han mantenido siempre en sus prisiones una conducta ejemplar, implicaría, además de la probable condena a muerte, una flagrante y grosera discriminación que ningún hombre de derecho, menos aún  quien ha jurado impartir justicia, puede avalar. 

El prejuicio ideológico y el temor a ser denostados por  asociaciones o individuos, que promueven el odio político, no pueden constituir un impedimento para que los Jueces fallen de acuerdo a la ley.

Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia

Carlos Bosch – Secretario

Alberto Solanet- Presidente

 

 

Colaboración: DRA ANDREA PALOMAS ALARCÓN

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 2, 2020


HISTORIA DE UN CASCO QUE VOLVIÓ DE MALVINAS

Share

 Por VERONIKA SHEEHAN

2 de Febrero de 2006, 0610 horas, aeropuerto de Santiago de Chile, allí comenzaba el viaje que había soñado toda mi vida, después de varios trámites burocráticos finalmente la Embajada de Gran Bretaña aprobó mi visa para  viajar a Malvinas. Yo no tenía motivo aparente para realizar ese viaje según las autoridades británicas, pero tampoco había motivo justificable para negarme la visa. Pero eso no fue todo, no conformes con ponerme mil trabas para darme la visa luego me tocaría pasar por la discriminación más descarada que habría podido imaginar en mi vida. LAN CHILE, la única compañía aérea por la cual se puede llegar a Malvinas me cobraba 4 veces más el valor del pasaje, solo por el hecho de ser argentina. Era más que evidente que todo se complotaba para que desistiera de la idea de viajar, pero no lo iba a hacer de ninguna manera, yo tenía que viajar sí o sí. Así que pague lo que me pidieron y no tuvieron más que darme mis pasajes. Esa noche dormí en el aeropuerto de Santiago hasta que se hiciera la hora de abordar el avión. Una vez abordo y ya pasadas un par de horas, aterrizamos en Río Gallegos, paradójicamente Argentina tiene el puente aéreo prohibido hacia las Islas, pero los boeing de LAN no tienen un tanque de combustible lo suficientemente grande como para abastecer a la nave en todo el trayecto, por lo que obligatoriamente paran en Río Gallegos a cargar lo que les falta para poder seguir hacia Puerto Argentino, o Puerto Stanley, como actualmente lo llaman, aunque todos sepamos que su nombre siempre va a ser Puerto Argentino. Cuando estábamos en Gallegos, la azafata se me acercó y me preguntó si era la pasajera argentina, le conteste afirmativamente presintiendo que tal vez me pusieran alguna traba más para llegar al lugar, pero no, la asistente solo se limitó a informarme que por cuestiones de seguridad la Embajada de Gran Bretaña dictaminó que no podría hospedarme en una hostería común sino que estaría bajo custodia británica y que la misma me estaría esperando en la zona de arribos del aeropuerto. Tal como me lo habían notificado había dos oficiales aguardando mi arribo, el Tte. de Paracaidistas Justin Libstone, oriundo de Berkshire(Inglaterra) y recién llegado a su puesto desde Afganistán, y el Tte.  de los Royal Marines Mark Boghart. De inmediato cargaron mi equipaje en una van verde que utilizan en sus unidades y me llevaron al que sería mi gran hotel spa 5 estrellas… La base de los Royal Marines en Moody Brook, nada más y nada menos que la emblemática base que tomáramos aquel 2 de abril de 1982… Las coincidencias empezaban a aparecer asombrosamente en mi historia.

EL PLAN DE VIAJE

Mi principal motivo para estar allí era rendir homenaje a mi gente, aquélla gente que nunca conocí y que tampoco me conoció ni supo de mi existencia y con la cual nada nos unía a simple vista, pero si nos hermanaban los colores de una misma bandera, el amor a una misma patria, la esperanza por un ideal, el dolor de una derrota y la paz del deber cumplido sin importar los resultados. Yo quería recorrer todos y cada uno de esos lugares donde los hombres de mi patria, tal como lo hicieran durante la gesta libertadora, combatieron con alma y vida por su tierra y por sus derechos, tal como en aquel entonces en total desigualdad de condiciones, contra un enemigo mayor en número, en experiencia, en adiestramiento, en tecnología y en armamento. Y ahí estuvieron ellos, con lo poquito que tuvieran, con lo poco o mucho que supieran, dando todo de sí por todos los que en ese momento estábamos de este lado del continente, la mayoría indiferentes a la causa y por todos aquellos que estuvieran por venir, para que les sirviera de ejemplo, para que el pueblo aprendiera a valorar su patria sin importar si se ganaba o se perdía, lo importante de ese ejemplo era que aun sabiendo que se peleaba contra un gigante, Argentina se ponía de pie para defender lo que le correspondía, pero claro hoy eso no se tiene en cuenta, es preferible hablar de Malvinas como una masacre, el genocidio final de la terrorífica dictadura militar, esa historia contada a medias y sobrepasada de mentiras que todo un pueblo prefiere creer. El primer día de mi viaje sería destinado a recorrer los montes Kent, Dos Hermanas, Tableton, Longdon y  umbledown. Sin lugar a dudas los lugares más ensangrentados por la gesta. En el monte Longdon yo debía cumplir una promesa que había hecho a los veteranos de guerra de mi ciudad, iba a llevar un par de rosarios a la cruz que estaba en la cima, pero en las mismas condiciones en las que hubieran estado ellos en el 82.

Después de una larga discusión con los oficiales británicos por no querer ponerme el equipo de Gore-tex provisto finalmente pude empezar a subir.

Eran 12 kms, cuesta arriba, el viento superaba los 80 kms p/h, la temperatura –2°C y lloviznaba. La ropa mojada y el viento helado eran insoportables, era un dolor inimaginable. Llego un momento en que ya no podía moverme, tenía entumecido el cuerpo y ya no sentía las extremidades, pero aun así llegue a la cima y cumplí con lo prometido. Al bajar no puede hacer más que unos cuantos metros, la hipotermia me superó y la fiebre había llegado a los 40°C, empecé a sentirme mareada y por ultimo me desmayé, por lo que el oficial Libstone tuvo que cargarme hasta la van para posteriormente trasladarme a la base. Una vez allí me hospitalizaron ahí mismo y me pusieron vaya Dios a saber que fármaco mágico en ese suero pero lo cierto es que a la hora estaba como nueva.

Al otro día, salimos hacia los campos minados de Fitz Roy, solo hay algunas zonas señalizadas, pero la mayoría no lo están, por lo que es una zona extremadamente peligrosa. Después de haber estado allí seguimos nuestro viaje hacia Goose Green, demás está decir que todo el lugar parece una escena en pausa a la cual solo le falta la gente, nada en las islas se movió de su lugar, todo quedo intacto y si se movió, solo lo hizo el viento. Las imágenes son desgarradoras, cañones, esquirlas, hasta cartas y estampitas todo esta ahí como en un sueño latente. Pasando Goose Green nos encontramos con el camino que nos llevaba directo al cementerio de Darwin, a pocos metros un cartel blanco indica ARGENTINA CEMETERY, no puedo expresar con palabras la tristeza que causa el solo ver ese cartel.

Cuando llegamos al cementerio me encontré con la desagradable sorpresa de que un contingente de turistas chilenos estaba allí, sacándose fotos en las tumbas como si fueran un personaje de Disney, se me revolvió el estómago de solo verlos, inmediatamente le pedí a Libstone que por favor los hiciera retirarse del lugar cuando yo estuviera allí, El marine, como siempre, se opuso alegando que solo eran turistas y que tenían tanto derecho como yo de estar allí, a lo que me limite a contestar “Esto no es un shopping! Esos son MIS muertos!” Listone interrumpió la discusión entre el marine y yo y acepto mi pedido procediendo a retirar al contingente del lugar, quienes se quedaron detrás del cerco observando todo. Volví a la van, busque mi mochila y de allí saque una bolsa llena de pins idénticos al de los veteranos de guerra, 649 pins, uno por cada cruz, uno por cada uno de ellos los cuales no tuvieron la oportunidad de volver para que se los condecorara, aquellos que habían dado su vida para que esa condecoración hoy tuviera sentido.

Nuevamente el marine irrumpió oponiéndose me quito la bolsa de las manos, me dijo que el reglamento prohibía los colores celeste y blanco sobre suelo isleño, a lo que sutilmente le respondí “intente cambiarle los colores al cielo Tte., y dígale a Dios que el reglamento no lo permite”, se enfureció de tal manera, me insulto con todos los agravios de su pobre vocabulario, pero otra vez, como siempre, salió Libstone en mi defensa, preguntó que sucedía, él le contó su versión de los hechos, yo solo me limite a apelar a su lógica pero por sobre todo a su corazón: -“Tte. sepa Ud. que conozco perfectamente el reglamento y que no es mi intención ponerlo en compromisos, pero con una mano en el corazón dígame a quien ofendo colocando estos pins en las cruces? Ud. es un hombre de armas, lleva años peleando, y seguramente ha visto morir a muchos de sus camaradas, no es acaso mayor falta de respeto el no permitirle a un caído en combate, a alguien que ha dejado su alma peleando por su patria, tener consigo la bandera por la cual murió?- Se hizo un gran silencio, Libstone dudaba entre lo que debía hacer y lo que la realidad que yo cruelmente le había mostrado, finalmente asintió, y no solo eso, sino que fue el quien me ayudo a poner los pins en las cruces, una por una y ante la vista de todos. Cuando  terminamos, volví a la van y baje un grabador chico que tenían ellos en la base, había llevado un cd de la fanfarria alto Perú, con el himno grabado. Fui directo hacia la cruz que preside el cementerio y puse a sus pies el grabador ,y ahí comenzó a sonar, esa introducción majestuosa y hasta omnipotente de nuestro Himno Nacional, haciéndose oír con las más hermosa supremacía, frente a todos, chilenos, británicos y cubriendo de gloria todas esas cruces blancas que hasta ese día solo habían sido acompañadas por la voz del viento y los acordes del silencio de la más absoluta soledad del lugar. Ahí, solo ahí, preste verdadera atención a lo que nuestro Himno decía, cada una de sus palabras parecía justa para cada momento. La emoción me embargo por completo, el llanto casi ni me dejaba cantar, llegada la última estrofa, comprendí que justamente eso fue lo que nunca hicimos, comprender, si por un segundo nos detuviéramos a analizar esas palabras que tantas veces cantamos por inercia tendríamos la respuesta más noble a la eterna y absurda pregunta popular “Por qué tuvimos que pelear en Malvinas?” Intereses políticos? tal vez, Demagogia militar? tal vez, pero la verdadera respuesta estaba ahí:

-“ Sean eternos los laureles que supimos conseguir! Coronados de gloria vivamos…O juremos con gloria morir”, y claro que así fue, murieron con la mayor de las glorias, murieron por su patria, por su gente, por su bandera, pelearon y murieron en Malvinas por la sencilla razón de ser ARGENTINOS. Libstone no podía creer lo que veía, de hecho, no lo podía entender, en su mentalidad estricta y su corazón cegado no cabía la idea de que alguien sin relación alguna con esas cruces pudiera llorar hasta el ahogo por esa causa. Se me acerco y con total frialdad intento consolarme diciéndome “Don´t cry it´s just war”-(no llores, es solo una guerra)- Lo mire

anonadada, y le respondí:” No es solo una guerra, son personas, como Ud. Como yo, con un padre, una madre, una esposa y hasta tal vez hijos, hijos sin la oportunidad de tener a su padre, padres sin la oportunidad de volver a ver a sus hijos y ni siquiera poder tener una tumba donde llevar una flor…eso es!” automáticamente bajo la vista, como avergonzado y no volvió a hablar.

Ya de vuelta en Puerto Argentino, le pedí que me llevara a una capillita a la cual asistían los veteranos durante la guerra para recibir la misa, la única capilla católica del lugar ya que en su mayoría son todos anglicanos. Listone me llevo hasta alli. Una vez dentro vino a recibirnos el PadreWilliam O´Connelly, un sacerdote católico de Irlanda del Sur, de unos 80 años, el mismo que había estado ofreciendo el santo sacramento en aquella oportunidad durante el 82. Nos hizo pasar a la sacristía y nos ofreció el típico te ingles earl grey, pero Libstone no acepto y solo se limitó a quedarse parado en la puerta observando y escuchando la conversación.

Advertí al Padre que conocía los reglamentos y que no era mi intención causarle problemas, pero que aun conociendo las prohibiciones había llevado conmigo una bandera de ceremonia argentina y que mi intención era ofrecer una misa por las almas de los caídos en combate argentinos y que la misma fuera bendecida durante la ceremonia, de este modo sería la única bandera nacional bendecida en suelo malvinense. El Padre acepto sin vacilar, por el contrario manifestó estar orgulloso de poder hacerlo y que la bendición de Dios no se le niega a nadie, fuera cual fuera su nacionalidad. Durante la charla empezó a contar todo lo que había vivido en aquel entonces, la capilla era víctima del continuo bombardeo británico, fue prácticamente destruida y se la utilizaba como hospital de campaña improvisado.-“Vi a hombres llora como chicos y a chicos pelear como hombres, pero por sobre todas las cosas fui testigo de un valor admirable” comento. Libstone ajeno a la conversación, escuchaba con gran atención. Cuando salimos del lugar me sugirió la idea de invitar a la población de Puerto Argentino y lo único que atine a hacer fue a reírme, le dije que en la mentalidad del isleño los argentinos eran locos invasores y que nadie iba a querer ir, que era ridículo. Sin embargo insistió, por lo que termine aceptando su idea y lo deje a cargo pero sin ninguna esperanza de que eso funcionara.

Al otro día, después de haber recorrido la Gran Malvinas y de haberme enterado que estaba bajo bandera chilena, como premio por su gran apoyo a Inglaterra en la guerra, salimos de la base hacia Pto. Argentino para oficiar la misa, para mi total sorpresa la capilla estaba llena de gente y en su mayoría habían llevado ofrendas florales. No podía salir de mi asombro ni tampoco podía contener las lágrimas. Libstone se acercó y orgulloso de su logro me pregunto:-“No estas contenta? vino mucha gente” a lo que le respondí que obviamente estaba feliz por lo que veía, que nunca había pensado que los isleños pudieran algún día llegar a asistir a un homenaje a caídos argentinos, pero que lo que me entristecía era que si eso mismo lo hubiera hecho en cualquier parte del país, la respuesta hubiera sido muy distinta” ahí el que no entendió nada fue el pero bueno eso era algo muy difícil de explicar. La misa se llevó a cabo, la bandera fue bendecida mientras en el órgano se entonaba el “Salve Argentina” con las partituras que yo misma había llevado. Terminada la ceremonia, recibí las ofrendas florales y nos dispusimos a retirarnos a la base. Puse las flores en los brazos de Listones y le dije que las guardara que al día siguiente las llevaríamos a San Carlos. Entonces me pregunto por qué habríamos de llevarlas allá, le dije que quería llevarlas al cementerio inglés, se quedó mirándome sin saber que decir y solo pregunto-“por qué vas a llevarle flores a ellos, mataron a tu gente”

“y mi gente los mato a ellos” le conteste, en una guerra se pierden vidas de ambos bandos, pero todos son personas comunes y corrientes, a veces sin saber siquiera la causa por la que se pelea, pero lo más importante es que más allá de cualquier bandera, creencia, religión, ideología política todos se merecen una flor o un padre nuestro”, no me dijo nada, se le llenaron los ojos de lágrimas y disimulando me dio un beso en la mano, como quien da las gracias.

Efectivamente al otro día fuimos a san Carlos a llevar las flores, cuando termine de colocarlas lo tome de la mano y le sonreí, él estaba como consternado, cuando lo iba a soltar, me volvió a sujetar la mano, me miro a los ojos y me dijo:- “En los 4 meses que llevo aquí nunca se me ocurrió siquiera pisar este lugar, y vos les trajiste flores”,-“Desde que llegaste, todo lo que creí que sabía a la perfección se me desmorono, me di cuenta de que no sabía nada…de la vida…no sabía nada. Hice de la guerra mi modo de vida, peleo desde que tenía 12 años, no conozco otra forma de vida que no sea esta, pero nunca vi. el lado humano de la guerra, para mí solo era un trabajo y para mi pueblo un nombre más en una placa si algún día me llego a morir pero nada más que eso. Nunca supe lo que es pelear por defender mi bandera, yo siempre fui el que ataco, recién con vos aprendí eso. Lo verdaderamente triste es que yo soy consciente de que nunca voy a tener a nadie que llore por mí de la forma en la que vos lo hiciste, ni mucho menos que haga todo lo que vos hiciste aun sin siquiera conocerme, ese es un privilegio que al parecer solo tienen ustedes. También me di cuenta de lo solitaria que es y va a seguir siendo mi vida, porque yo sé que de acá voy a ir directo a algún otro lugar a pelear y que clase de vida podría ofrecerle a una mujer o a mis futuros hijos, un padre ausente o en el peor de los casos un padre muerto, no, seria muy egoísta de mi parte tener una familia, yo elegí esto y debo afrontarlo solo” Me dio tanta pena oír todo eso! Lo Vi. Tan triste, a ese que creía tan profesional e insensible, pero si había algo bien claro era que ese viaje nos había servido a los dos para ver la vida de una forma muy distinta.

Al día siguiente Libstone me llevo el desayuno a la habitación, nos habíamos hecho muy buenos amigos. Ahí fue cuando me comunico que había pronóstico de temporal para el otro día y que por la probabilidad de que se cerrara el aeropuerto y se me venciera la visa Debí  volver un día antes. Esa tarde fuimos a un lugar cercano al camino que unía el antiguo aeropuerto de Mount  Pleasant con Puerto Argentino, allí estaban apostadas la mayoría de las unidades argentinas de infantería y artillería de defensa aérea, los pozos al igual que todo el resto del lugar estaban intactos, frente a esa imagen se encontraba el mar, con esas playas de arenas blancas, esas aguas transparentes y turquesas paradisíacas y pingüinos por doquier. Al lado de uno de ellos, sobre un puentecito roto me senté a mirar el mar, era mi despedida del lugar, Libstone me observo algo triste, me pidió permiso para sentarse a mi lado y como queriendo levantarme el ánimo me comento: – “Cuando no estoy del todo bien, trato de recordar cosas bonitas o de aferrarme a algo muy Mío, de esa manera se me pasa” le sonreí agradecida por su intento de alegrarme un poco y le respondí que por más que el lugar fuera hermosísimo, a mí se me hacía muy difícil pensar en algo lindo en ese lugar y que no tenía nada Mío para aferrarme allí” a lo que el tomo un puñado de turba con su mano, abrió la mía ,puso la turba en mi mano y me hizo cerrarla diciéndome “Eso es  tuyo, o no es la razón por la que estas acá?” no hicieron falta más palabras, por fin estábamos hablando el mismo idioma.

Se hacía tarde, ya era hora de volver a armar el equipaje para regresar a Buenos Aires, así que emprendimos la vuelta a la base, pero de pronto, algo me detuvo, nunca supe bien qué, pero algo me decía que debía hacer algo antes de irme. De los centenares de pozos que había en el camino solo me detuve frente a uno, era ese, no otro. Después de discutir con Libstone logre que me dejara entrar, buscaba entre el barro no sabía qué, pero buscaba sin parar. Y lo encontré, encontré un casco todo embarrado y tras un trato con Libstone y su incondicional amabilidad, aun jugándose su carrera me permitió llevármelo a la base, por supuesto sin que nadie lo supiera, nos encerramos en el baño, lavamos el casco y en su interior, tenía grabado a cuchillo o vaya Dios a saber con qué elemento punzante el nombre del soldado al cual había pertenecido y durante 24 años había estado ahí abajo esperando a su dueño inútilmente. Llame a Buenos Aires, en el casco también figuraba el nombre de su unidad, me dijeron que figuraba en la lista de caídos en combate. El casco llego a Buenos Aires en abril del 2006, gracias a Libstone.

Ricardo Mario Gurrieri, murió a los 19 años de edad, un 25 de mayo al medio día, el día de la Patria, al ser alcanzado por una esquirla de una mina de 500 libras con espoleta a retardo. En sus cartas manifestaba estar orgulloso y feliz de estar allá, defendiendo su tierra, su bandera. La última carta la escribió una hora antes de morir, su post data decía: -“Mami no te preocupes por mí, yo voy a estar bien y te prometo que pase lo que pase algún día, de algún modo voy a volver” El casco hoy esta sobre su cama, en su casa, con su mama.

Ricardo Gurrieri padre, fue veterano de  la segunda guerra mundial bajo las órdenes de Rommel. Estuvo como prisionero de guerra en manos británicas, soporto todo tipo de torturas y 5 simulacros de fusilamiento.

Cuando la guerra culmino vino a Argentina, como tantos otros inmigrantes, en busca de un hogar en paz para poder formar su familia y nunca más tener que pasar por el horror de la guerra. Paradójicamente el destino quiso que la guerra se llevara a su hijo menor, a manos del mismo enemigo que el burlara 43 años atrás.  Escribió un libro contando su historia llamado “Del África a las Malvinas”. Construyo de su bolsillo el monumento a los caídos en Malvinas de la ciudad de Mar del Plata y una vez inaugurado falleció.

Tras  tres años de burocracia y perseverancia desde el día de mi vuelta de las islas, logre que  el gobierno volviera a subvencionar los viajes a Malvinas para los familiares de nuestros héroes, y que el gobierno autónomo de las islas otorgara un permiso especial para que en el año 2007 el rompehielos ARA Almirante Irizar  pudiera ingresar al territorio marítimo isleño para poder retirar de Puerto Argentino muchos  de los resabios de guerra que allí se encuentran, con el objeto de repatriarlos y que fueran expuestos en Buenos Aires, pero tal logro fue tomado con Total y absoluta indiferencia por el Almirante Godoy, Jefe de Estado Mayor de la Armada, quien se negó a dar la orden al rompehielos para que se desviara a las islas Malvinas durante su vuelta de la campaña antártica.

Hoy , ya cumplida mi misión de poder ayudar a los familiares de los caídos en la gesta  para que pudieran viajar a visitar sus tumbas, solo me resta seguir difundiendo la verdad sobre nuestra historia, y que esta parte tan importante de nuestra historia contemporánea no siga siendo pisoteada por  ideologías erradas, que no solo no son constructivas para la nación sino que hacen de un acto netamente heroico y necesario un hecho aberrante ,el cual en vez de inspirar orgullo solo inspira lastima y siembra rencores. Malvinas, no fue una locura que se le ocurrió una noche a un loco borracho, Malvinas fue, es y será siempre una causa justa, la cual fue defendida de la manera más extraordinaria y admirable, decir lo contrario es faltarle el respeto a las 649 almas que quedaron allí en pos de esa causa justa.

Un pueblo sin memoria está condenado a repetir su misma historia, y si esa memoria no está completa o esta tergiversada entonces ese pueblo solo va a generar herederos del odio, generación tras generación.

Desde la ciudad de Campana, Buenos Aires, envío un abrazo y mi deseo que Dios te Bendiga y prospere en todo lo que emprendas; y derrame sobre ti Salud, Paz, Amor y mucha Prosperidad.

 


Envío y Colaboración: Claudio Valerio


 

 

PrisioneroEnArgentina.com

Abril 2, 2020

Los Héroes de Guerra

Share

Por Jorge Lobo Aragón

Estamos a  horas de conmemorar el día del Veterano y de los caídos en la guerra de Malvinas. El 2 de abril de 1982, la dictadura cívico-militar inició el desembarco de tropas en las islas Malvinas, usurpadas por Inglaterra desde 1833. Me vino a la memoria cuando paraguayos y bolivianos se trenzaron en una guerra, dejando atrás un período de cinco años de ataques crónicos en la frontera. Debieron luchar por intereses extranjeros que se disputaban la explotación del petróleo en ricos yacimientos del Chaco. Una guerra evidentemente injusta. Pero una guerra, una vez declarada es, se lo quiera o no, una guerra de la nación. Es la nación la que quizás se beneficie con el triunfo, y es la nación la que con toda seguridad ha de perjudicarse con la derrota. Lucharon bolivianos y paraguayos con bravura, con abnegación, haciendo gala de amor a sus patrias. Y cuando reinó la paz cada nación rindió homenaje a sus héroes, a sus queridos muertos, a los venerables veteranos. Al concepto general de que los ciudadanos son iguales, bien vale la pena modificarlo separando dos clases…el ciudadano común y los héroes de guerra. Los que han jugado su vida por la patria y se merecen todos los honores, todos los privilegios todas las atenciones, todas las desigualdades a su favor. En el Paraguay los héroes sobrevivientes aún hoy son tratados con reverencia. Que la comunidad ofrende su respeto a los que han perdido la vida por defenderla y a los que no ha sido voluntad de Dios llevarlos pero igualmente la expusieron ante el enemigo, es una obligación nacida de la más elemental decencia. Seríamos unos canallas despreciables regateando ese homenaje. Pero, además, honrar a los que nos defendieron es la mínima política de conservación de defensa. Ver que a los que han expuesto su vida por la patria se los aplaude los 2 de abril y que los demás días tienen que andar buscando un trabajito, cuando debiera ser la sociedad la que espontáneamente se ofrezca a  que se les conceda algún beneficio de los que los burócratas usufructúan como merecidas conquistas sociales. ¿No es acaso una vergüenza que está proclamando que somos una sociedad que no se merece el esfuerzo de sus hijos? La Argentina tiene héroes que le han ofrendado la vida. Unos la perdieron. El primero el teniente Pedro Giachino, muerto sin siquiera defenderse, en cumplimiento del plan impuesto de no hacer daño al enemigo. Post mortem fue ascendido a capitán de fragata y el 4 de abril de 1982, sepultado en el cementerio de Punta Alta. Se cumplía con la obligación de honrar a los héroes, y también se rindió honores a los restos mortales del soldado Mario Almonacid. Muchos héroes de tierra mar y aire murieron y son igualmente respetables los que pusieron su pecho al peligro y no murieron. Quizás un emblema de todos ellos, de los vivos y de los muertos, sea el abnegado teniente Giachino. Podría su nombre ser bandera de lo que significó ponerlo al Estado al servicio de un interés permanente de la nación. Que se haya llegado a la derrota significa que a la nación hay que defenderla mejor, no que no deba defendérsela. Aquel gobierno militar inmediatamente después, lo mismo que los gobiernos civiles que lo sucedieron, se impuso la tarea de “desmalvinizar”, y para desmalvinizar se considera a los respetables veteranos como a simples “chicos” a los que es preciso tirarles alguna propina. Y no es así. Ellos, se merecen el homenaje permanente de la patria! Feliz Día Veteranos. Feliz día Malvinas…

Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón


 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 2, 2020


 

Coronavirus y delincuencia: Dos meses sin denuncias en Dubai

Share

Una de las consecuencias de la pandemia por el Covid-19 es que no se ha producido ni se ha denunciado un solo delito importante en Dubai en los últimos dos meses. Según el experto general mayor Khalil Ibrahim Al Mansouri, comandante en jefe asistente para Asuntos de Investigación Criminal, no ha habido robos, ni actos de violencia, incluidos asesinatos.

Al Mansouri

En declaraciones a la prensa, Al Mansouri explicó que cuando se enfrentan a una crisis, las personas tienden a dar prioridad a su seguridad y la de sus seres queridos. Agregó que el principal factor responsable de cero delitos es la conciencia en la comunidad de la magnitud del problema y todos estamos juntos en esto. Explicó que muchos delitos o robos se cometen en zonas abarrotadas, como robar dinero de personas, un banco o una tienda.

El distanciamiento social ha dificultado esto incluso para los delincuentes más experimentados. Además, todos los delitos relacionados con robos se cometen cuando las casas están vacías, pero debido a que las personas se quedan en sus casas, no hay oportunidad.

También, Al Mansouri dijo que el 99 por ciento del mercado de drogas ilegales o los delitos de contrabando han desaparecido, ya que la situación actual y el movimiento restringido y la vigilancia mejorada han impedido que los delincuentes realicen actos ilegales.

Por otro lado, los delitos electrónicos y los informes de delitos cibernéticos se han mantenido al mismo nivel en este período de tiempo.

En septiembre de 2019, la policía de Dubai lanzó su plataforma de Delitos Electrónicos en la aplicación policial, disponible en su sitio web.

La nueva plataforma facilitó mucho la presentación de un informe o denuncia sobre delitos electrónicos en pocos pasos. Al Mansouri envió un mensaje al público pidiéndole a los ciudadanos y expatriados que nunca violen las instrucciones del Programa Nacional de Desinfección.

También alertó que la difusión de rumores o noticias falsas o el uso indebido de las redes sociales está penado en el país y enfatizó que la policía localizará a los infractores y tomará acciones legales contra ellos. 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 1, 2020


 

“Optimismo”

Share

Por GLADYS SEMILLÁN VILLANUEVA
Por JORGE LOBO ARAGÓN

La moderna psicología ha generado toda una técnica referida a la influencia del ambiente sobre el ánimo de la gente que trabaja. Sabemos que muros obscuros, sombríos, inducen al sueño, a la pesadez, al aburrimiento; por eso necesitamos paredes claras, luminosas, ventanas al sol. Tampoco hay que exagerar; el blanco refulgente debe evitarse, pues exalta los nervios poniendo irritables a los individuos. No sólo en la gente: hasta en los animales influye el medio. Por eso en los tambos se trata a las vacas con dulzura y se les pone música a la hora del ordeño. Se ha verificado que la tranquilidad del animal se traduce en mayor producción de leche. Es lógico entonces procurar que quienes estamos aislados y en cuarentena nos encontremos en un ambiente plácido dentro de nuestras posibilidades. Newton empezó descubriendo que un rayo de luz que atraviesa un prisma se descompone en los colores del arco iris, desde el rojo que menos se desvía, por el naranja, amarillo, verde, azul y añil hasta el violeta, el color visible de menor longitud de onda y el que más se refracta. Será el Color de las Estrellas…Pues empecemos con una cartulina, lápices de colores, acuarelas y pincel en mano en busca del optimismo….Bien salimos a buscarlo pues sabiendo que es perseguido para iluminar caminos, estados de ánimo, desasosiegos, y una buena cantidad de problemas se ha escondido muy asustado. No le mostré mis herramientas solo lo llamé, me senté preparé las mezclas, elegí los pinceles y sujeté el cartón en el caballete. Pero faltaba algo muy valioso para mí…LA MÚSICA…ahhh que deleite. Sin preocuparme demasiado comencé suavemente mientras escuchaba a mover mis alas sin apremio… (Los pinceles), me fue envolviendo la melodía y de pronto sobre ese cartón aparecieron formas, manchas yuxtapuestas, hermanadas, se fundían unos colores con otros y expresaban un estado de sublimación absorbiendo la canción que invadía mi entorno. Allí estaba presente sin avisar lo que había buscado en lugar equivocado. Ese era el interior de mi ser…mostraba el color una fuerza inusitada saltaba del plano y me seguía…insistiendo en que volviera a mirar. Y de pronto en el centro de los colores ese rojo palpitando, estallando en un grito solo audible para mí…ACÁ ESTOY…no busques más. Optimismo se dejó ver. Se dejó sentir…se dejó acariciar…solo era mirar hacia adentro y rescatarlo. Le cerramos las puertas y luego pretendemos poseerlo. Hay dos veredas para caminar, la de sol y la de las sombras, aunque a veces cueste por tantas razones incomprensibles elijamos la del sol y OPTIMISMO nos dará la mano y saldrá junto a nosotros a enfrentar las dificultades. Es que las noches más oscuras se acaban rindiendo a la luz del sol. Siempre se puede.

Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón

Prof. Prof. Gladys Semillán Villanueva

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 2, 2020


 

LO MÁS VISTO ♦ Abril 1, 2020

Share

Las noticias más leídas en PrisioneroEnArgentina.com. Las más comentadas, las más polémicas. De que está la gente hablando…

REINICIO Marzo 30, 2020 00.00 HORAS –
HORA DE CONTROL Abril 1, 2020 23.23 HORAS

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 1, 2020


 

Artero ataque contra los héroes de Malvinas

Share

♦♦

Veterano de la Guerra de las Islas Malvinas, su participación es importante para contrarrestar un nuevo “relato” que se pretende hacer sobre el conflicto del Atlántico Sur.

Gómez
Alonso
.
Katz
Esteban

Para Participar:


Colaboración: DRA ANDREA PALOMAS ALARCÓN


 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 1, 2020


 

HACIA DONDE VAMOS

Share

HACIA DONDE VAMOS

Con el fin de tratar de  superarnos  con  www.prisioneroenargentina.com, página Web que iniciáramos el 8 de febrero del año 2015, llevamos estadísticas y realizamos periódicas consultas con asesores  de Estados Unidos, donde está radicada la misma. Así pudimos comprobar que durante el mes de marzo nos visitaron 18.542.595  veces, lo que  dio un promedio de 598.148  entradas diarias.  En el gráfico están los porcentajes y procedencia de las mismas, notándose un nítido crecimiento de los seguidores con asiento en la nación del norte. Esperando mejores resultados año tras año, como hasta ahora, hacemos llegar nuestro eterno agradecimiento a cada uno de nuestros visitantes, quienes siempre serán muy bien venidos.

www.prisioneroenargentina.com

Abril 01, 2020

 

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 1, 2020


 

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com