Share

Según Maquiavelo, los fines siempre justifican los medios, no importa cuán crueles, calculadores o inmorales puedan ser esos medios. Tony Soprano y Macbeth de Shakespeare pueden ser personajes maquiavélicos bien conocidos, pero el hombre cuyo nombre inspiró el término, Niccolo Machiavelli, no operaba según su propio cínico libro de reglas. Más bien, cuando Maquiavelo escribió El Príncipe, sus astutas pautas para el poder en el siglo XVI, era un estadista exiliado que buscaba un puesto en el gobierno florentino. Tenía la esperanza de que un soberano fuerte, como se describe en su escrito, pudiera devolver a Florencia a su antigua gloria.

La guía de poder de Maquiavelo fue revolucionaria en el sentido de que describía cómo las personas poderosas tuvieron éxito, como él lo veía, en lugar de lo que uno imaginaba que un líder debería operar.

Antes de su exilio, Maquiavelo había navegado por el volátil entorno político de la Italia del siglo XVI como estadista. Hubo luchas de poder constantes en el momento entre las ciudades-estado de Italia, el Sacro Imperio Romano, Francia y España.

El príncipe
A medida que los líderes subían y bajaban rápidamente, Maquiavelo observó rasgos que, en su opinión, reforzaban el poder y la influencia. En 1513, después de ser expulsado del servicio político con la toma de Florencia por la familia Medici, Maquiavelo escribió su resumen de lo que hace a un líder efectivo en El Príncipe.

[pullquote]Niccolò di Bernardo dei Machiavelli fue un diplomático, filósofo y escritor renacentista italiano, más conocido por El Príncipe, escrito en 1513. A menudo se le ha llamado el padre de la filosofía política moderna o la ciencia política.
Nacido: 3 de mayo de 1469, Florencia, Italia.
Murió: 21 de junio de 1527, Florencia, Italia.[/pullquote]

A diferencia de los príncipes nobles retratados en los cuentos de hadas, un gobernante exitoso de un principado, como se describe en los escritos de Maquiavelo, es brutal, calculador y, cuando es necesario, completamente inmoral.

Debido a que las personas “cambian rápidamente de naturaleza cuando imaginan que pueden mejorar su suerte”, escribió, un líder también debe ser astuto. “El hecho es que un hombre que quiere actuar virtuosamente en todos los sentidos necesariamente se entristece entre tantos que no son virtuosos. Por lo tanto, si un príncipe quiere mantener su gobierno, debe estar preparado para no ser virtuoso y hacer uso de esto o no según las necesidades “.

Hasta la escritura de Maquiavelo, la mayoría de los filósofos de la política habían definido a un buen líder como humilde, moral y honesto. Maquiavelo arrojó esa idea y dijo con franqueza: “Es mejor ser temido que amado, si no puedes tener ambos”.

La crueldad puede ser mejor que la amabilidad, argumentó, explicando que “Hacer un ejemplo de uno o dos delincuentes es más amable que ser demasiado compasivo y permitir que los trastornos se conviertan en asesinatos y caos que afectan a toda la comunidad”. Mantener la palabra de uno también puede ser peligroso, dijo, ya que “la experiencia muestra que aquellos que no cumplen su palabra obtienen lo mejor de los que sí lo hacen”.

Además, Maquiavelo también creía que cuando los líderes no son morales, es importante que pretendan mantener las apariencias. “Un príncipe siempre debe parecer muy moral, incluso si no lo es”, escribió.

Fortuna y Virtù
Finalmente, los líderes no deben confiar en la suerte, escribió Maquiavelo, sino que deberían moldear su propia fortuna, a través del carisma, la astucia y la fuerza. Como lo vio Maquiavelo, había dos variables principales en la vida: fortuna y virtù.

Virtù (no virtud) significaba valentía, poder y la capacidad de imponer la propia voluntad. La fortuna, escribió, era como un “río violento” que puede inundar y destruir la tierra, pero cuando está en silencio, los líderes pueden usar su libre albedrío para prepararse y conquistar el áspero río del destino. Maquiavelo escribió que un líder efectivo maximiza el virtù y minimiza el papel de la fortuna. De esta manera, “la fortuna favorece a los valientes”.

Cesare Borgia
Uno de los modelos de la vida real de los que Maquiavelo se inspiró cuando escribió El Príncipe fue Cesare Borgia, un príncipe burdo, brutal y astuto de los Estados Pontificios a quien Maquiavelo había observado de primera mano. Durante una visita a Borgia para discutir las relaciones con Florencia, Maquiavelo fue testigo de cómo Borgia atraía a sus enemigos a la ciudad de Senigallia con regalos y promesas de amistad y luego los asesinaba a todos.

Finalmente, incluso Borgia sucumbiría a la mala fortuna cuando su padre, el papa Alejandro VI, se enfermara y muriera. Borgia murió pocos años después de la muerte de su padre a la temprana edad de 32 años.

A pesar de la muerte prematura de Borgia, Maquiavelo creía que un líder fuerte como Borgia era justo lo que Florencia necesitaba para levantar la moral, unir a la gente y elevar la prominencia del estado de la ciudad a su antigua gloria.

Frases de Maquiavelo
“El primer método para estimar la inteligencia de un gobernante es mirar a los hombres que tiene a su alrededor”.

“No son los títulos los que honran a los hombres, sino los hombres que honran los títulos”.

“Quien crea que el gran avance y los nuevos beneficios hacen que los hombres olviden las viejas lesiones está equivocado”.

“La mejor fortaleza se encuentra en el amor de la gente, porque aunque tengas fortalezas, no te salvarán si la gente te odia”.

“Donde la disposición es grande, las dificultades no pueden ser grandes”.

“No hay otra forma de protegerse contra los halagos que hacer que los hombres entiendan que decirle la verdad no lo ofende”.

“Todos ven lo que pareces ser, pocos realmente saben lo que eres”.

Impacto del príncipe
Pero Maquiavelo no encontraría una audiencia para su trabajo antes de su muerte y Florencia no fue restaurada a su antigua gloria en su vida. Francia, entonces España y Austria, invadieron Italia y sus ciudades-estado en guerra no pudieron defenderse, lo que llevó a casi 400 años de dominio por parte de gobernantes externos.

Finalmente, el Príncipe se publicó en 1532, cinco años después de la muerte de Maquiavelo. Durante los siglos que siguieron, los principios que defendió provocarían indignación y admiración y establecerían a Maquiavelo como un pensador político controvertido y revolucionario.

En 1559, todas las obras de Maquiavelo se colocaron en el “Índice de libros prohibidos” de la iglesia católica. La Iglesia Protestante recientemente formada también condenó al Príncipe, y fue prohibida en la Inglaterra isabelina. No obstante, el libro fue leído ampliamente, y el nombre de su autor se convirtió en sinónimo de astucia y comportamiento sin escrúpulos.

El arte de la guerra
Años después de escribir El Príncipe, Maquiavelo escribió El arte de la guerra, un tratado escrito en forma de diálogo entre un experto militar y ciudadanos.

El Arte de la Guerra discute el papel que los ciudadanos tienen en el apoyo y uso de las tropas militares en beneficio de los ciudadanos, el papel del entrenamiento y el mejor uso de la artillería para desarmar a los enemigos. Basándose en los temas que presentó en El Príncipe, Maquiavelo también observa cómo el engaño y la intriga son estrategias militares valiosas.

Historia maquiavélica
Se culparía a Maquiavelo por inspirar a Enrique VIII a desafiar al Papa y tomar la autoridad religiosa para sí mismo. William Shakespeare citaría a Maquiavelo como “el maquiavel asesino” en Enrique VI, y muchos de sus personajes encarnarían rasgos maquiavélicos.

El filósofo Edmund Burke describiría la Revolución Francesa como evidencia de las “máximas odiosas de una política maquiavélica”. En el siglo XX, algunos señalarían que Maquiavelo desempeñaba un papel en el surgimiento de dictadores como Adolf Hitler y Joseph Stalin.

Hitler mantuvo una copia de El Príncipe junto a su cama y se sabía que Stalin había leído y anotado su copia del libro. Los líderes empresariales han considerado el trabajo como un enfoque despiadado para avanzar, y el libro ha sido llamado la “Biblia de la mafia” con gángsters, incluido John Gotti, citando sus páginas.

Algunos estudiosos han cuestionado si Maquiavelo pretendía que los lectores lo tomaran en su palabra. En cambio, proponen que El Príncipe era en realidad un trabajo satírico y pretendía ser una advertencia de lo que podría suceder si el poder se deja sin control.

Pero la mayoría lo toma al pie de la letra como un plan de sangre fría sobre cómo ganar y mantener el poder. Francis Bacon, el estadista-científico-filósofo inglés, fue uno de los que apreciaron las francas reflexiones de Maquiavelo al principio, escribiendo en 1605: “Estamos muy en deuda con Machiavel y otros que escriben lo que los hombres hacen y no lo que deberían hacer”.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 3, 2020


 

2 thoughts on “MAQUIAVELO”

    • Rachel Mackey (@rachmack4)
    • posted on May 2, 2020

    what I learnt from Machiavelli: see the world as it is, but still keep enthusiasm for life and for improving the world

      • RACHEL MACKEY (@RACHMACK4) - TRADUCCIÓN
      • posted on May 3, 2020

      Lo que aprendí de Maquiavelo: ver el mundo tal como es, pero mantener el entusiasmo por la vida y por mejorar el mundo.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: