Epidemias y la Ley

ESTADOS UNIDOS Y LAS LIBERTADES CIVILES TIENEN UN LÍMITE CUANDO ESTA EN JUEGO EL BIEN DE LA COMUNIDAD
Share

Suponga que una vacuna contra el COVID-19 se inventa mañana y pronto estará ampliamente disponible. La mayoría de los estadounidenses sin duda se alinearán ansiosamente por una dosis, pero un pequeño número puede negarse. ¿Tienen los gobiernos estatales la autoridad para obligar a dichos ciudadanos a vacunarse ante la amenaza de un castigo?

En Jacobson v. Massachusetts (1905), la Corte Suprema de los Estados Unidos confrontó una ley estatal que permitía a los gobiernos locales exigir vacunas contra la viruela cuando las autoridades de salud locales lo consideraban necesario. El residente de Cambridge Henning Jacobson se opuso al requisito de vacunación de su ciudad y recibió una multa de U$ 5. Él impugnó esa pena y llevó su caso hasta el tribunal más alto del país.

Jacobson
Harlan

  ¿Cuál fue el argumento legal de Jacobson? En palabras de la Corte, Jacobson “insiste en que su libertad es invadida cuando el Estado lo somete a una multa o encarcelamiento por descuidar o negarse a someterse a la vacunación; que una ley de vacunación obligatoria es irrazonable, arbitraria y opresiva y, por lo tanto, hostil al derecho inherente de cada hombre libre a cuidar su propio cuerpo y su salud de la manera que a él le parezca mejor “.

La Corte Suprema rechazó ese argumento. La opinión mayoritaria de 7–2, escrita por el juez John Marshall Harlan, estuvo de acuerdo en que el “poder de una comunidad local para protegerse contra una epidemia que amenaza la seguridad de todos podría ejercerse en circunstancias particulares y en referencia a personas particulares en un arbitraje tan arbitrario de manera irrazonable, o podría ir más allá de lo que razonablemente se requería para la seguridad del público, como para autorizar u obligar a los tribunales a interferir para proteger a esas personas “. Pero este caso, concluyó, no alcanzó ese nivel. La ley se dictaminó como una regulación razonable.

“Cualquiera que sea la conveniencia de este estatuto, no se puede afirmar que esté, sin lugar a dudas, en un conflicto palpable con la Constitución”, sostuvo Harlan. “Tampoco, en vista de los métodos empleados para erradicar la enfermedad de la viruela, nadie puede afirmar con confianza que los medios prescritos por el Estado para ese fin no tienen una relación real o sustancial con la protección de la salud pública y la seguridad pública”.

Una cosa sería que la salud o el historial médico de Jacobson lo pusieran en riesgo de sufrir lesiones graves o la muerte por la vacuna. Harlan reconoció que obligar a una persona a vacunarse “sería cruel e inhumano en el último grado”. Pero Jacobson “estaba en perfecto estado de salud y era un sujeto apto para la vacunación”. Por lo tanto, el requisito era constitucional tal como se le aplicaba.

Los jueces David Brewer y Rufus Peckham disintieron. Presumiblemente creían que la libertad de Jacobson fue violada por la ley de vacunación obligatoria, pero se guardaron su razonamiento: no escribieron una opinión.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 4, 2020


 

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: