Share

Durante casi un siglo, el pueblo comanche, también conocido como Numunuu y Nación Comanche, mantuvo un reino imperial en el continente central de América del Norte. Bloqueando con éxito los poderes coloniales de España y los Estados Unidos entre mediados del siglo XVIII y mediados del XIX, el comanche construyó un imperio migratorio basado en la violencia y un comercio internacional extraordinariamente poderoso.

El primer registro histórico de los comanches, que se llamaban a sí mismos “Numunuu” o “The People”, es de 1706, cuando un sacerdote del puesto avanzado español en Taos, en lo que hoy es Nuevo México, escribió al gobernador de Santa Fe para contarle él que esperaban un ataque de los Utes y sus nuevos aliados, los comanches. La palabra “Comanche” proviene del Ute “kumantsi”, que significa “cualquiera que quiera pelear conmigo todo el tiempo”, o tal vez “recién llegado”, o “personas relacionadas pero diferentes de nosotros”. La esfera de influencia comanche se extendió desde las llanuras canadienses hasta Nuevo México, Texas y el norte de México.

Basado en idiomas e historia oral, los antepasados ​​comanches son Uto-Aztecas, que a principios del siglo XVI vivían en un territorio enorme desde el norte de las Grandes Llanuras hasta América Central. Siglos antes, una rama de los Uto-Azteca dejó un lugar que llamaron Aztlán o Teguayo, y sus descendientes se mudaron al sur, creando finalmente el imperio azteca. Una segunda gran rama de los hablantes de Uto-Azteca, el pueblo numico, dejó su territorio central en Sierra Nevadas y se dirigió hacia el este y el norte, liderado por los shoshone, la cultura madre de los comanches.

Los antepasados ​​shoshone de los comanches vivían un estilo de vida móvil de cazadores-recolectores-pescadores, pasando parte del año en las montañas de la Gran Cuenca, y los inviernos en los valles protegidos de las Montañas Rocosas. Sin embargo, provistos de caballos y armas, sus descendientes comanches se transformarían en un extenso imperio económico y se convertirían en temidos guerreros comerciantes montados, con sede en una patria llamada Comancheria que perduró hasta mediados del siglo XIX.

Aunque los comanches modernos hablan de sí mismos como la nación comanche hoy, los eruditos como Pekka Hämäläinen han denominado a la región conocida como Comancheria como el Imperio Comanche. Encajada entre las fuerzas imperiales europeas de Francia y los nacientes Estados Unidos en el este, y México y España en el sur y el oeste, Comancheria fue operada bajo un sistema económico inusual, una combinación de comercio y violencia, que vieron como dos lados de La misma moneda. A partir de las décadas de 1760 y 1770, los comanches comerciaban con caballos y mulas, pistolas, pólvora, municiones, puntas de lanza, cuchillos, teteras y textiles, incluidos productos de fuera de sus fronteras: Canadá Británico, Illinois, Baja Luisiana y la Florida Occidental Británica. Estos bienes fueron trasladados por intermediarios nativos americanos, que comerciaban con productos de subsistencia producidos localmente: maíz, frijoles y calabaza, túnicas de bisonte y pieles.

Al mismo tiempo, los comanches realizaron redadas en los distritos vecinos, matando a los colonos y capturando esclavos, robando caballos y matando ovejas. La estrategia de incursión y comercio alimentó sus esfuerzos mercantiles; Cuando un grupo aliado no podía intercambiar suficientes bienes, el comanche podía llevar a cabo redadas periódicas sin cancelar la asociación. En los mercados de la cuenca alta de Arkansas y en Taos, los comanches vendían pistolas, pistolas, pólvora, bolas, hachas, tabaco y esclavos de ambos sexos y de todas las edades.

Todos estos bienes eran muy necesarios para los colonos españoles, que se habían establecido en el Nuevo Mundo para encontrar y extraer las míticas minas de plata “El Dorado” y, en cambio, se vieron obligados a continuar financiando desde España.

La población de Comancheria alcanzó su punto máximo a fines de la década de 1770 en 40,000, y a pesar de los brotes de viruela, mantuvieron una población de unos 20,000-30,000 durante la primera parte del siglo XIX.

La comanchería no era un todo político o económicamente unido. En cambio, era un imperio nómada de múltiples bandas autónomas, arraigadas en el poder político descentralizado, el parentesco y el intercambio intraétnico, no muy diferente del Imperio mongol. No tenían asentamientos permanentes o demarcaciones de propiedad privada, sino que afirmaron su control a través de nombrar lugares y controlar el acceso a sitios específicos como cementerios, espacios sagrados y terrenos de caza.

La comanchería estaba compuesta por unas 100 rancherías, comunidades móviles de unas 250 personas y 1,000 caballos y mulas, repartidas por todo el campo. Las tareas fueron específicas para la edad y el género. Los hombres adultos eran jefes de familia extendida, tomaban decisiones estratégicas sobre el movimiento del campamento, las áreas de pastoreo y los planes de asalto. Capturaron y domesticaron caballos salvajes, y planearon asaltos al ganado, incluido el reclutamiento de personal y rituales. Los adolescentes hicieron el arduo trabajo del pastoreo, cada uno asignó alrededor de 150 animales para cuidar, regar, pastar y proteger.

Las mujeres eran responsables del cuidado de los niños, el procesamiento de la carne y las tareas domésticas, desde la construcción del tipi hasta la cocina. Trabajaban con pieles para el mercado, recolectaban combustible, fabricaban sillas de montar y reparaban carpas. En el siglo XIX, como resultado de una grave escasez de mano de obra, los comanches se convirtieron en polígamos. Los hombres más prominentes podían tener de ocho a diez esposas, pero el resultado fue la devaluación de las mujeres en la sociedad; Las niñas se casaban con frecuencia antes de llegar a la pubertad. En el ámbito doméstico, las esposas mayores eran las principales responsables de la toma de decisiones, controlaban la distribución de alimentos y comandaban a las esposas y esclavos secundarios.

El número de esclavos en la nación comanche aumentó de tal manera que a principios del siglo XVIII, los comanches eran los traficantes de esclavos dominantes del bajo mediocontinente. Después de 1800, los comanches realizaron frecuentes ataques capturando esclavos en Texas y el norte de México. En el apogeo del imperio, los esclavos constituían del 10% al 25% de la población y casi todas las familias tenían uno o dos cautivos mexicanos. Estos esclavos trabajaron en las rancherías como fuerza laboral, pero también fueron conductos de paz como intercambios durante las negociaciones diplomáticas, y se vendieron como mercancía en Nuevo México y Luisiana.

Si se los toma en la guerra, los hombres adultos sobrevivieron a la captura solo si tenían talentos especiales, como los fabricantes de sillas de montar o los cautivos alfabetizados por traducir despachos interceptados o servir como intérpretes. Muchos niños cautivos se convirtieron en guerreros regulares, las niñas y mujeres eran trabajadoras domésticas y sexuales, que eran madres potenciales de niños que podrían resistir mejor las enfermedades europeas. Los niños fueron renombrados y vestidos con ropa Comanche.

Las rancherías formaban una red de familias extendidas relacionadas y aliadas. Eran unidades políticas independientes, que tomaban decisiones autónomas sobre los movimientos de campo, los patrones de residencia y el comercio y las incursiones a pequeña escala. Eran el grupo social primario, aunque los individuos y las familias se mudaban entre rancherías.

Cada ranchería fue dirigida por un paraibo, que alcanzó el estatus y fue nombrado líder por aclamación, no votado, per se, pero acordado por otros jefes de familia. El mejor paraibo era bueno negociando, había acumulado una fortuna personal y había regalado gran parte de su fortuna. Cultivó las relaciones patriarcales con sus seguidores y tenía un nivel nominal de autoridad. La mayoría tenía heraldos personales que anunciaban sus decisiones a la comunidad y guardaban guardaespaldas y ayudas. No juzgaron ni entregaron veredictos, y si alguien no estaba contento con el paraibo, podrían simplemente abandonar la ranchería. Sin embargo, si demasiadas personas estuvieran descontentas, el paraibo podría ser depuesto.

Un consejo de la banda, compuesto por todos los hombres de la ranchería, decidió campañas militares, disposición de botín, y la hora y el lugar de las cacerías de verano y los servicios religiosos comunitarios. Todos los hombres podían participar y hablar en estos consejos a nivel de banda.

Después de 1800, las rancherías se reunieron en masa tres veces durante el año, ajustándose a un horario estacional. Los comanches pasaban los veranos en las llanuras abiertas, pero en invierno, seguían al bisonte hasta los valles boscosos de los ríos Arkansas, Norte de Canadá, Canadá, Rojo, Brazos y Colorado, donde los refugios, el agua, el pasto y los fondos de álamo apoyarían sus vastos rebaños de caballos y mulas durante la temporada de frío. Estas ciudades temporales podrían albergar a miles de personas y animales durante meses, extendiéndose por varias millas a lo largo de un cauce.

Los asentamientos de invierno eran a menudo el lugar de las ferias comerciales; en 1834, el pintor George Catlin visitó uno con el coronel Henry Dodge.
 
Los comanches hablan un idioma numérico central (Numu Tekwapu) que solo es algo diferente del shoshone oriental (Wind River). Una señal del poder cultural comanche fue la difusión de su idioma en todo el suroeste y las Grandes Llanuras. Para 1900, podían llevar a cabo la mayoría de sus negocios en ferias fronterizas en Nuevo México en sus propios idiomas, y muchas de las personas que venían a comerciar con ellos lo dominaban.

A fines del siglo XIX, al igual que con otros grupos de nativos americanos, los niños comanches fueron sacados de sus hogares y colocados en internados. A principios de 1900, los ancianos se estaban extinguiendo y a los niños no se les enseñaba el idioma. Los primeros intentos de mantener el idioma fueron organizados por miembros individuales de la tribu, y en 1993, se formó el Comité Comanche de Idioma y Preservación Cultural para apoyar esos esfuerzos.

Durante la Segunda Guerra Mundial, 14 jóvenes comanches eran Code Talkers, hombres que hablaban con fluidez su idioma y lo usaban para comunicar información militar a través de las líneas enemigas, un esfuerzo por el cual son honrados hoy.
 
El comanche no definió el mundo a lo largo de líneas de color; cualquiera que estuviera dispuesto a adoptar el código de conducta apropiado sería aceptado. Ese código incluía honrar el parentesco, respetar las reglas del campamento, obedecer los tabúes, ceder al consenso, adherirse a los roles de género aceptados y contribuir a los asuntos comunales.

El Imperio Comanche continuó dominando en la parte central del continente de América del Norte hasta mediados del siglo XIX, a pesar de haberse alejado de las incursiones mexicanas y españolas, y de resistir fuertemente a los Estados Unidos. Para 1849, su población todavía rondaba los 10.000, con 600–800 esclavos mexicanos e innumerables cautivos nativos.

El final se produjo en parte porque estadísticamente estaban matando excesivamente a los bisontes. Hoy, el patrón es reconocible, pero el comanche, que creía que los búfalos eran manejados por el reino sobrenatural, omitió las señales de advertencia. Si bien no estaban excediendo la cosecha, mataron vacas preñadas en la primavera y abrieron sus terrenos de caza como una táctica de comercialización. Al mismo tiempo, se produjo una sequía en 1845 que duró hasta mediados de la década de 1860; y se descubrió oro en California en 1849 y Colorado en 1858, lo que llevó a un esfuerzo sostenido que los comanches no pudieron combatir.

A pesar de un respiro de la sequía y los colonos durante la Guerra Civil, cuando terminó la guerra, comenzaron las guerras indias sostenidas. El ejército de los Estados Unidos invadió Comancheria en 1871, y una batalla en Elk Creek el 28 de junio de 1874 fue uno de los últimos esfuerzos de una gran nación.

La Nación Comanche es una tribu reconocida por el gobierno federal, y sus miembros hoy residen en un complejo tribal dentro de los límites de reserva originales que comparten con Kiowa y Apache, en el área de Lawton-Fort Sill de Oklahoma y sus alrededores. Mantienen una estructura organizativa descentralizada de bandas autónomas, se autogobiernan y cada banda tiene un jefe y un consejo tribal.

Las cifras tribales muestran una inscripción de 16,372, con aproximadamente 7,763 miembros que residen en Lawton-Ft. Umbral. Los criterios tribales de inscripción dictan que una persona sea al menos un cuarto de Comanche para calificar para la inscripción.

Un total de 23.330 personas se autoidentificaron como comanches en el censo de 2010.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 13, 2020


 

17 thoughts on “COMANCHE”

    • Pony 8
    • posted on May 14, 2020

    comerciantes de los buenos…..

    • Vivo
    • posted on May 13, 2020

    a los indios los mato Colon con la viruela

    • Nelsa Benavidez
    • posted on May 13, 2020

    of course, the Indian are always the bad guys

      • NELSA BENAVIDEZ - TRADUCCIÓN
      • posted on May 15, 2020

      por supuesto, los indios son siempre los malos

    • Peaches Malone
    • posted on May 13, 2020

    I’m Scottish and my ancestors would war with anyone, and often raided neighboors for cattle,horses or the land..! Only our skin color is different..

      • PEACHES MALONE - TRADUCCIÓN
      • posted on May 15, 2020

      ¡Soy escocés y mis antepasados pelearían con cualquiera, y a menudo atacaban a los vecinos en busca de ganado, caballos o la tierra …! Solo nuestro color de piel es diferente.

    • andres
    • posted on May 13, 2020

    despues llegaron los blancos y chau negocio

    • Shanti shanti
    • posted on May 13, 2020

    . The idea that they were tree huggers and always peaceful is completely false and a little insulting.

      • Pal Bar
      • posted on May 13, 2020

      Well, certainly this article doesn’t say so

        • PAL BAR - TRADUCCIÓN
        • posted on May 15, 2020

        Bueno, ciertamente este artículo no lo dice

      • WILSON SALVATIERRA
      • posted on May 14, 2020

      NATIVE AMERICANS WERE NOT PACIFIC PEOPLE

        • WILSON SALVATIERRA - TRADUCCIÓN
        • posted on May 15, 2020

        LOS NATIVOS AMERICANOS NO FUERON PERSONAS PACÍFICAS

    • schooled :(
    • posted on May 13, 2020

    2000 years from now, Americans will remember with great fondness the California gangs that once roamed the inner cities.

      • SCHOOLED :( - TRADUCCIÓN
      • posted on May 15, 2020

      Dentro de 2000 años, los estadounidenses recordarán con gran cariño las pandillas de California que alguna vez recorrieron las ciudades del interior.

    • 61 billions
    • posted on May 13, 2020

    It’s pretty ridiculous that people don’t know everybody was violent and savage until VERY recently in history

      • 61 BILLIONS - TRADUCCIÓN
      • posted on May 15, 2020

      Es bastante ridículo que la gente no sepa que todos fueron violentos y salvajes hasta hace muy poco en la historia.

    • Penal
    • posted on May 13, 2020

    Las mujeres siempre reducidas a objetos

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: