Share

Los efectos de la explosión radiactiva en la central nuclear de Chernobyl el 26 de abril de 1986 devastó el medio ambiente. Alrededor de la planta y en la cercana ciudad de Pripyat en Ucrania, la radiación del desastre de Chernobyl provocó que las hojas de miles de árboles se pusieran de color óxido, dando un nuevo nombre a los bosques circundantes: el Bosque Rojo. Los trabajadores eventualmente arrasaron y enterraron los árboles radiactivos. A los escuadrones de reclutas soviéticos también se les ordenó disparar a cualquier animal callejero dentro de la zona de exclusión de Chernobyl (1000 millas cuadradas). Aunque los expertos de hoy creen que partes de la zona seguirán siendo inseguras para los humanos durante otros 20,000 años, numerosas especies animales y vegetales no solo sobrevivieron, sino que prosperaron.

Si bien los humanos tienen estrictamente prohibido vivir en la zona de exclusión de Chernobyl, muchas otras especies se han establecido allí. Los osos pardos, lobos, linces, bisontes, ciervos, alces, castores, zorros, tejones, jabalíes, perros mapaches y más de 200 especies de aves han formado su propio ecosistema dentro del área del desastre de Chernobyl. Junto con los animales más grandes, una variedad de anfibios, peces, gusanos y bacterias hacen del ambiente despoblado su hogar.

Los guías turísticos les dicen a los visitantes que no acaricien a los animales de Chernobyl debido a posibles partículas radiactivas en su pelaje, pero algunos biólogos se han sorprendido de que la incidencia de mutaciones físicas parezca menor de lo que hubiera sugerido la explosión de radiación. Se han registrado algunas rarezas dentro del área, como el albinismo parcial entre las golondrinas de granero, pero los investigadores creen que las mutaciones graves ocurrieron principalmente después de la explosión. Los animales salvajes de hoy en día lucen su número normal de extremidades y no brillan.

A diferencia de los grandes carnívoros y otra gran fauna, los insectos y las arañas han visto una gran caída en su número. Un estudio de 2009 en Biology Letters indicó que mientras más radiación haya en ciertos lugares alrededor del área del desastre de Chernobyl, menor será la población de invertebrados. Un fenómeno similar ocurrió después del accidente nuclear de 2011 en la central nuclear de Fukushima. Las poblaciones de aves, cigarras y mariposas disminuyeron, mientras que otras poblaciones de animales no se vieron afectadas.

Puede que no haya vacas de tres cabezas deambulando, pero los científicos han notado cambios genéticos significativos en los organismos afectados por el desastre. Según un estudio de 2001 en Biological Conservation, las mutaciones genéticas causadas por Chernobyl en plantas y animales aumentaron en un factor de 20. Entre las aves reproductoras de la región, las especies raras sufrieron efectos desproporcionados por la radiación de la explosión en comparación con las especies comunes. Se necesita más investigación para comprender cómo el aumento de las mutaciones afecta las tasas reproductivas de las especies, el tamaño de la población, la diversidad genética y otros factores de supervivencia.

El desastre de Chernobyl presenta un experimento involuntario de cómo sería la Tierra sin humanos. La caza es estrictamente ilegal y no se recomienda vivir dentro de la zona de exclusión de Chernobyl. Cuantos menos humanos haya, más la naturaleza puede restablecerse sin verse afectada por la actividad humana. Una reserva natural oficial creada recientemente en el lado bielorruso de la zona afirma ser “el mayor experimento de reconstrucción de Europa”, donde los animales están perdiendo el miedo a los humanos. De hecho, algunas especies viven mejor dentro de la zona de exclusión de Chernobyl que fuera de ella. Se descubrió que los lobos eran siete veces más abundantes en las instalaciones que en otras áreas no radiactivas. Se descubrió que los alces, corzos, ciervos rojos y jabalíes tenían números similares dentro de la zona en comparación con los de tres reservas naturales no contaminadas en Bielorrusia.

Los ecologistas británicos Mike Wood y Nick Beresford, que se especializan en estudiar los efectos de la radiación en la vida silvestre de Chernobyl, observaron que el caballo de Przewalski, una especie salvaje en peligro de extinción que se originó en Mongolia, está prosperando dentro de la zona dontaminada. A fines de la década de 1990, unos 30 caballos de Przewalski fueron liberados en el lado ucraniano de la zona. Wood estimó que algunos de los caballos originales (identificados por las marcas de sus marcas) todavía están vivos. Las fotos de caballos y potros juveniles también indicaron que la población se está expandiendo.

Cientos de perros, los descendientes de perros abandonados por sus dueños durante la evacuación del sitio el 27 de abril de 1986, han hecho del área desolada su hogar. Hasta 2018, era ilegal sacar a cualquier animal de la zona debido al riesgo de contaminación por radiación. Pero ahora, los cachorros libres de radiación tienen la oportunidad de encontrar sus hogares para siempre. Encabezado por Clean Futures Fund y SPCA International, el programa de gestión y adopción garantiza que los perros callejeros sean esterilizados, castrados y vacunados para que estén sanos y listos para la adopción.

 

Fuentes: Wormwood Forest de Mary Mycio . Chernobyl, a story de Hattu Chen

 


PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 22, 2020


 

3 thoughts on “Animales de Chernobyl”

    • vubu
    • posted on May 22, 2020

    When it’s had a noticeable impact upon birds, you know it’s bad.

    • PABLO SALINA
    • posted on May 22, 2020

    EL DAÑO LO HACEMOS LOS HUMANOS ….LOS ANIMALES PAGAN

    • executibe One
    • posted on May 22, 2020

    Number of bird species declines by 50%

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: