Share

Por CLAUDIO VALERIO

 

En el hasta entonces Virreinato del Río de la Plata, en el Cabildo Abierto del 22 había resuelto deponer al Virrey y formar un nuevo gobierno. El 25 de mayo de 1810 el cabildo de Buenos Aires anunció la formación de la primera junta presidida por Cornelio Saavedra, jefe de milicias, por Mariano Moreno, Manuel Belgrano, Martín de Álzaga, Juan José Castelli, ‎Hipólito Vieytes, que asumía la autoridad real en el virreinato del Río de la Plata, hasta que el rey de España recuperase su puesto. A pesar de este “recaudo institucional”, los realistas vieron en este acto un primer paso de los criollos hacia la emancipación. La junta de Buenos Aires procuró imponer su autoridad en todo el territorio virreinal mientras que en su seno se producía una sorda lucha de poder. Pese a ello, se insistió en instalar el gobierno que había formado.

Pasado el mediodía del 25, se consiguió que los miembros de la Junta Provisional de Gobierno viniesen al recinto municipal, a rodeados de una bulliciosa multitud, para prestar juramento y provocar así el derrumbe del último representante del Monarca Español en estas tierras. Este fue un primer paso la declaración de la independencia, que llega en 1816; resultó simbólica, porque todavía se estaba luchando para despegarse del rey.

Es así que desde aquel 25 de mayo de 1810 los argentinos cada año celebramos “La Revolución de Mayo”, día en el que un grupo de patriotas, con ideas revolucionarias, comenzaron a pujar la ruptura con España para la formación del primer Gobierno Patrio.

Entre los festejos que acontecen durante todo el día y que van desde actos oficiales, espectáculos de artistas en vivo, presentación de ballets locales, hasta el locro popular.

El locro es un clásico plato de comida que siempre que llega esta fecha patria, se piensa en degustar. Pero ¿Por qué esta tradición? ¿A qué se debe la misma?

Muchos son los supuestos que circulan desde aquel 1810; una de las versiones, y que suena más fuerte, es que en esa época los esclavos preparaban una comida con las sobras de la faena de algún (algunos) animal. El sobrante se mezclaba con maíz y verduras y todo era hervido en una gran olla. Como las cantidades a cocinar eran abundantes a pesar de ser para consumo familiar, gran parte se vendía en las plazas.

El plato de locro se fue perfeccionando y, con el paso del tiempo se llega a la actualidad, que resulta ser un menú clásico para esta fecha patria y  que distintos cocineros fueron aportando variantes, con receta propias, estando presente en todos los restaurantes del país y casas de familia.

Pero si damos una mirada más amplia de este menú del 25 de mayo, el locro es prehispánico, propio de la cultura andina, llegando a Bolivia, Perú, Ecuador, Uruguay y Colombia.

INGREDIENTES PARA UN LOCRO QUE RINDE ALREDEDOR DE 15 PORCIONES.

500 gramos de panceta ahumada cortada dados

600 gramos de carne vacuna (osobuco, cuadril, o un corte similar) cortados en dados

300 gramos de cebolla de verdeo picada finamente

300 gramos de tripa gorda cortada en pequeñas tiras

3 tazas de maíz blanco seco

3 cebollas grandes picadas finamente

4 dientes de ajo cortados en rodajas bien finas

3 puerros cortados en rodajas finas

5 chorizos de cerdo cortados en rodajas

4 Patitas de cerdo

2 taza de porotos alubia

2 cucharadas de pimentón dulce

2 cucharadas de comino molido

2 papas grandes cortada en dados pequeños

2 tazas de calabaza (o anquito) cortado en dados sin semillas

2 tazas de batata cortada en dados pequeños

Sal y pimienta negra (molida con mortero) al gusto

¡Opcional!…  2 tazas de mondongo bien hervido cortado en dados

 

Para la preparación todo lo que es legumbres se deja en remojo de la noche anterior y lo que sea carne se corta en pedazos pequeños para empezar a cocinarlos. Todos los jugos que se desprenden de las carnes durante su cocción se guardan. Se comienzan a cocinar las legumbres, algunas por separado y otras juntas. Después, se le empieza a agregar las carnes junto con el caldo y agua. Para el final, todo junto se lo mezcla y condimenta y se revuelve alrededor de tres a cuatro horas antes de servir… Se puede adornar con hojas de cebolla de verdeo.

Algunas personas aplastan las legumbres para que liberen almidón y la preparación esté más  espesa. Con esto el locro tomará una consistencia bien espesa.  También están aquellos que   retiran las patitas de cerdo.   

Puntualizando nuevamente en el locro, como se trata de una comida característica y tradicional de nuestro país, podrá ser acompañado con empanadas fritas en grasa vacuna y, como postre, zapallo en almíbar.

Con motivo del día de la Revolución de Mayo, muchos argentinos optan por dejar el clásico asado de camaradería, para disfrutar  del “locro del 25”  celebrando con la familia, amigos y seres queridos.

En la ceremonia del asado, como cuando comemos un locro, se comparten importantes valores comunes y que contribuyen a dar forma y fortalecer la relación entre todos los presentes.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 25, 2020


 

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: