Share

 Por CLAUDIO VALERIO

Las personas, en términos generales, somos frágiles como el vidrio y aunque tenemos buena voluntad, a veces caemos, y si no nos quebramos del todo, sí nos damos golpes y nos descascarillamos. Pero está en nosotros querer volver, una y otra vez, a recomponernos. Basta que hagamos lo correcto y que aprendamos la lección. Es un error tremendo pensar que no tenemos arreglo, como si estuviéramos corrompidos del todo, porque sí podemos mejorarnos. Pero también es falso que basta con dejar pasar el tiempo para que no nos remuerda la conciencia, como si nos fuéramos recomponiendo nosotros mismos sin necesidad de recurrir al perdón. El Perdón es un medio, y supone varios actos de humildad: reconocer que hemos nos hemos equivocado, pedir perdón y tener que exteriorizar nuestro error a la o las personas involucradas. Qué bien sería pedir un acto de humildad al que erró por soberbia, un acto de obediencia al que le desobedeció. Y quien se acusa con tristeza, recibiendo el perdón que da el otro teniendo por cierto de haber sido perdonado. Los hay quienes no creen en el perdón porque piensan que no se tiene arreglo, y dicen que quien lo hizo una vez, otra vez lo hará. Pero; ¿quién les da esa seguridad? Nosotros tenemos que tener la seguridad del perdón porque equivocarse es humano. Seamos agradecidos porque están aquellos que  toman interés por nosotros y están dispuestos a perdonarnos toda vez que acudimos contritos a la persona afectada. Seamos agradecidos por nuestra familia, que se entregan para que podamos dar lo mejor de nosotros y hacernos ver las cosas que no están bien. Seamos agradecidos porque siempre que nos confesamos errados, con el perdón nos renovamos, nos limpiamos, evolucionamos. Perseveremos en la búsqueda de que se ilumine nuestro entendimiento y para que nuestra conciencia vea qué hemos hecho mal, y lo valore como el mal que se puede evitar que vuelva a suceder.

Desde la ciudad de Campana (Buenos Aires), recibe un Abrazo y mi deseo
que Dios te bendiga, te sonría y permita que prosperes en todo, y
derrame sobre ti, Salud, Paz, Amor, y mucha Prosperidad;

Claudio Valerio

“” Valerius””

 


PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 29, 2020


 

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: