Share

Tarrare nació en la campiña francesa de Lyon en 1772. Si bien su nacimiento no fue notable, cuando Tarrare era un adolescente, ya eran evidentes signos de su poderío gastronómico. Con solo 17 años, podía guardar su propio peso corporal en la comida … en un solo día. Se comía un cuarto de vaca solo. En cierto momento, los padres de Tarrare simplemente no podían manejar el enorme apetito de su hijo. Literalmente se los comía gastando fuertes sumas de dinero para satisfacer su apetito, por lo tanto, en un desgarrador acontecimiento, desterraron a su propio hijo. Abandonado por sus padres, el joven Tarrare se encontró con un grupo de nuevos amigos: ladrones y trabajadoras sexuales.

Tarrare se ganó su poder entre estos nuevos amigos al convertirse en parte de un acto en un circo itinerante. Tarrare entretenía a la multitud con su insaciable apetito. Comenzaba tragando corchos y piedras, y terminaba deglutiendo una bolsa entera de manzanas. Pero sus travesuras ocultaban un oscuro secreto: el apetito extravagante de Tarrare distraería a la multitud cuando la compañía de teatro se colaba entre ellos y vaciaba sus bolsillos.

Después de pasar un tiempo con la compañía de charlatanes, Tarrare decidió atacar por su cuenta. Transformó su problemático apetito en un espectáculo. Después de mudarse a París, se reinventó a sí mismo como un artista callejero, exhibiendo su habilidad para ingerir cuanta comida llegara a sus manos ante los espectadores atónitos.

Pero Tarrare solo parecía normal a primera vista. Cuanto más lo miraban, más extraño se veía. Sus dientes estaban manchados y sus labios eran extrañamente delgados. Si levantaba su camisa un día en que no había comido lo suficiente, vería una asombrosa cantidad de piel suelta. Había tanto que Tarrare podía recogerlo y atarlo alrededor de su cintura como un cinturón.

La extraña apariencia de Tarrare no tenía nada que envidiarle a su aroma. El hombre tenía un olor corporal tan poderoso que la gente luchaba por estar a veinte pasos de él. Distanciamiento social no hibiera sido un problema para el. Después de que Tarrare comía, los espectadores decían que el olor empeoraba e incluso aseguraban ver los vapores surgir de su cuerpo hinchado. 

No debería sorprender saber que Tarrare sufrió problemas de por vida con sus viajes diarios al baño, especialmente por sus propósito números dos. No para entrar en detalles, pero una fuente describió su olor como positivamente “fétido más allá de toda concepción”. 

Tarrare gobernó la escena de los artistas callejeros de París, pero su acto arriesgado no siempre se desarrolló sin problemas. En 1788, una sustancia desconocida finalmente dominó a Tarrare: había comido algo, pero a diferencia de todas sus otras comidas extrañas, esta era una que simplemente no podía expulsar. Cuando los espectadores de Tarrare se dieron cuenta de que algo andaba muy, muy mal, saltaron a la acción y llevaron a su apestoso y sudoroso artista callejero a un hospital local.

Tomó una poderosa dosis de laxantes, pero Tarrare logró expulsar la misteriosa comida que había puesto al artista casi fuera de carrera. Siempre un showman, Tarrare inmediatamente se sentó y reinició su acto. Quería demostrar que se había recuperado siendo un paciente modelo. Ahora amenazaba con comer el reloj y la cadena de su médico. Su médico respondió secamente que si Tarrare se atrevía a hacerlo, abriría el estómago de Tarrare para recuperar los artículos él mismo.

En muchos sentidos, Tarrare era diferente a la mayoría de los hombres de su edad y rango social, pero cuando la Guerra de la Primera Coalición vio a Francia atacar a la formidable monarquía de los Habsburgo, finalmente abrazó una causa común con sus hermanos. Como muchos otros veinteañeros, Tarrare decidió luchar por su país y se unió al ejército francés en 1792. Solo había un problema… las raciones del ejército del siglo XVIII no eran exactamente comidas tipo tenedor libre, y el estómago de Tarrare definitivamente podía notar la diferencia. La maravilla médica intentó sobrevivir con el plan de comidas del ejército, pero Tarrare se volvió increíblemente débil e incluso tuvo que ser ingresado en el hospital del ejército. Incluso cuando sus doctores, el Dr. Courville y George Didier, le dieron raciones para cuatro hombres, ni siquiera era suficiente.

Como Tarrare no estaba obteniendo suficiente comida con sus cuádruples raciones, tuvo que ser creativo con lo que consideraba comestible. Desesperado, se comía los restos de los platos de sus compañeros soldados, se abría paso entre la basura e incluso comería cataplasmas, con suerte antes de que se usaran, pero con Tarrare, sinceramente, ¿quién puede decirlo?

Tarrare podría comer una cantidad aparentemente ilimitada de, bueno, cualquier cosa. Mientras los profesionales médicos investigaban a su paciente estrella, su confusión se transformó en emoción. Los médicos franceses comenzaron a investigar los límites del apetito teóricamente infinito de Tarrare. Primero, le sirvieron una comida que normalmente alimentaría a 15 personas, probablemente esperando que Tarrare no estuviera cerca de terminar. En cambio, Tarrare terminó los 15 platos, se lamió los labios e inmediatamente entró en el coma alimentario más intenso del siglo XVIII.

Después de la prueba del buffet, los médicos decidieron probar algunos experimentos mucho más extraños y perturbadores en su conejillo de indias hambriento. Le dieron un plato que a los amantes de las mascotas no les va a gustar: un gato vivo. Tal vez endurecido por su vida en las calles sucias de Francia, Tarrare no parpadeó. Se comió todo el animal, y luego vomitó el pelaje y la piel.

Los doctores decidieron subir la apuesta: serpientes, lagartijas, ratas. Los terminó a todos sin pensarlo dos veces. Los médicos estaban decididos a redoblar los esfuerzos… El equipo médico decretó ir hacia la opción del asco y le presentó a Tarrare una anguila viva. Tarrare lo recogió, miró a los médicos a los ojos y bajó todo el animal por la garganta hasta que se lo guardó en la barriga. Sí, Tarrare se comió la anguila entera sin masticar.

Una vez que los médicos se dieron cuenta de que Tarrare realmente podía comer cualquier cosa, decidieron apartar su atención de los animales y dirigirse a la Guerra de la Primera Coalición, que estaba asolando Francia. El general Alexandre de Beauharnais se dio cuenta de que las fuerzas francesas podían usar los extraños talentos de Tarrare para el bien del país y convertir el pozo sin fondo del ejército en un mensajero de alto secreto. Pero la forma en que lo hicieron es completamente desagradable. Este era el plan: los médicos le darían a Tarrare una caja con una nota crucial en su interior. Una vez que el expediente secreto estuviera a salvo en su estómago, Tarrare cruzaría las fronteras sin que los agentes enemigos lo detectaran. Llegaría al destinatario, luego, usaría el baño y les daría la nota, con suerte después de limpiar su “sobre”. Tarrare estaba encantado de escuchar sobre su nueva misión. Ansiosamente engulló los documentos militares de alto secreto frente a los comandantes del Ejército del Rin. Como recompensa por tragarse la caja, el general Beauharnais le dio a Tarrare una escalofriante comida de agradecimiento. Consistía en 30 libras de pulmones e hígados de toro y para hacer las cosas aún más refinadas, se servían crudas en una carretilla. Tarrare se los comió de inmediato, por supuesto.

Después de disfrutar de su recompensa, Tarrare viajó rápidamente a Prusia para entregar su expediente crucial a su legítimo propietario. Como el agente secreto más nuevo del ejército francés, Tarrare sentía que estaba en la cima del mundo, pero todo se descarrilaría de la manera más aterradora posible. Tarrare puede haber sido excelente para comer, pero el hombre no estaba destinado al espionaje. Se suponía que iba a ir encubierto como un campesino alemán, pero no había pulido su alemán. Cuando los prusianos se dieron cuenta de la carencia del idioma llevando a las autoridades a encarcelar a Tarrare.

Dirigidos por el siniestro general Zoegli, los prusianos eran despiadados. Despojaron a Tarrare y lo sometieron a un tormento físico brutal. El espía aficionado lo intentó, pero no pudo resistir el trato. Duró 24 horas antes de quebrarse y contarles a los prusianos todo sobre su misión “secreta”. Furiosos y extrañamente obligados, decidieron ver si Tarrare decía la verdad. Lo encadenaron a un baño y esperaron pacientemente a que apareciera la carta. La naturaleza llamó as las puertas del baño y Tarrare hizo sus negocios. Después de que los soldados prusianos limpiaron la caja y extrajeron la carta, estaban listos para una buena recompensa, especialmente teniendo en cuenta el desagradable camino que habían tomado para llegar a esos dulces secretos militares. Desafortunadamente para ellos, las cosas no fueron así. Cuando los soldados leyeron la nota, sus mandíbulas casi cayeron al piso.

Resulta que el ejército francés estaba guardando algunos secretos propios. Toda la misión de Prusia no era lo que parecía: era solo una elaborada prueba para probar las habilidades de espionaje de Tarrare. ¡Los documentos supuestamente cruciales que llevaba en el estómago eran simples pedazos de papel! Cuando los prusianos leyeron la carta y se dieron cuenta de que habían sido engañados, estaban furiosos. Golpearon brutalmente a Tarrare, pero poco sabía él, su castigo apenas comenzaba. Los prusianos guardaron su castigo más cruel para el final: la ejecución. Se burlaron de Tarrare mientras lo llevaban a la horca, bajando lentamente la soga sobre su tembloroso cuello. Mientras Tarrare sollozaba, aceptó su destino, solo para que todo cambiara. En el último momento, el general Zoegli se compadeció de Tarrare y decidió no ejecutarlo. Envió a su prisionero de regreso a la frontera francesa, confiando en que le diría a su ejército que no se meta con Prusia. Como si esa historia no fuera lo suficientemente aterradora, otra fuente insiste en que el tormento de Tarrare fue aún más inquietante. Aparentemente, toda la “ejecución” fue un teatro. Las fuerzas prusianas nunca quisieron matar a Tarrare. En cambio, querían traumatizarlo tan a fondo que -cuando contara sus peripecias- los tenientes franceses temblarían en sus botas.

La primera misión de Tarrare no podría haber ido peor. Estaba profundamente marcado por todo el proceso, especialmente el asalto vicioso y la imitación. Una vez que regresó a Francia, les dijo a los médicos que se sometería a cualquier experimento, cualquier ensayo, cualquier idea para curar su alimentación sin fin. Tarrare estaba decidido a no ser más un bicho raro. Los médicos probaron numerosos medicamentos para detener el apetito insaciable de Tarrare. El Dr. Percy le dio tratamientos de vinagre de vino, pastillas de tabaco e incluso láudano. Luego, por un extraño capricho, intentaron alimentar a Tarrare con una dieta que solo consistía en huevos pasados por agua. Nada de eso funcionó.

A medida que los días se convirtieron en semanas, quedó claro que Tarrare nunca iba a cambiar. Todas las noches, se escabullía de las instalaciones y recogía montones de basura y asechaba carnes fuera de las carnicerías. Incluso iría a callejones y pelearía con perros callejeros por restos de comida. Y si esas opciones de comida suenan oscuras, no es nada en comparación con los hábitos alimenticios posteriores de Tarrare. Tarrare era insaciable. No estaba recibiendo suficiente comida del centro médico e incluso sus escapadas nocturnas no lo satisfacían, por lo que recurrió a una opción realmente escalofriante. Cada vez que le tomaban sangre a otros pacientes, se apresuraba a sorberla de sus pulsantes venas. Y eso ni siquiera es la peor parte.

Muy pronto, el vampirismo discreto ni siquiera fue suficiente para Tarrare. Necesitaba más, por lo que lo llevó al siguiente nivel. La maravilla médica comenzó a colarse en la morgue de la instalación hospitalaria y a devorar cadáveres. Tarrare se había graduado oficialmente de un glotón extraño a un caníbal absoluto.

El comportamiento de Tarrare se estaba volviendo cada vez más siniestro. El personal del hospital trató de convencer a su médico, el Dr. Percy, de que considerara colocar a Tarrare en un manicomio. El médico se negó, insistiendo en que Tarrare no estaba bien fisicamente, no mentalmente. Percy no lo sabía en ese momento, pero lamentaría sus negativas …

Hasta este momento, Tarrare había logrado controlar su apetito por los animales, los objetos inanimados y los cadáveres. No era la mejor opción, pero al menos no lastimaba a la gente. Sin embargo, con el paso del tiempo, Tarrare comenzó a desear aún más. En 1794, sucedió lo peor posible: un bebé de 14 meses desapareció del hospital donde Tarrare estaba siendo tratado.

Cuando llegó el momento de identificar a los sospechosos responsables del bebé desaparecido, todos los ojos se volvieron hacia Tarrare. Si había lastimado a un bebé inocente, estaba oficialmente fuera de toda esperanza. Incluso el Dr. Percy, el hombre que había estado junto a Tarrare durante tantos años, se quedó sin palabras. Una multitud furiosa persiguió a Tarrare fuera de la ciudad hasta que finalmente perdieron el rastro del supuesto asesino de niños. Después de eso, nadie supo de Tarrare durante cuatro largos años.

Nadie sabe lo que hizo Tarrare durante sus cuatro largos años de exilio, no quería ser parte de la sociedad normal. Solo resurgió por una razón desgarradora. Tarrare estaba increíblemente enfermo de tuberculosis y solo se aventuró a llegar a la ciudad de Versalles para ver a un médico y rezar para recibir ayuda. Tarrare logró aferrarse a la vida durante un mes después de llegar al hospital, durante el cual su antiguo médico, el Dr. Percy, fue a visitarlo. Lamentablemente, Tarrare no duró en este mundo. Después de ser devastado por un ataque brutal de diarrea, Tarrare falleció con solo 26 años. Pero la extraña historia de Tarrare no termina con su muerte …

Percy sabía que tenía que realizar una autopsia en Tarrare y tratar de comprender qué factores habían contribuido a su apetito horrible. El equipo médico no tenía idea de qué esperar, pero nada podría haberlos preparado para lo que encontraron. Cuando abrieron a Tarrare, vieron que su cadáver estaba lleno de pus. Y eso no es todo.

Los médicos descubrieron que la garganta de Tarrare era extrañamente enorme, lo que ayudaba a explicar cómo podía bajar una anguila entera por el esófago. También vieron que si abrían las mandíbulas y miraban hacia abajo, podían ver directamente el estómago del hombre. No solo eso, sino que su hígado, vesícula biliar y estómago también eran mucho más grandes de lo habitual, sus entrañas estaban “putrefactas” y, lo peor de todo, su estómago estaba plagado de úlceras que habrían sido muy dolorosas. Percy y su equipo de médicos probablemente podrían haber aprendido más sobre el cuerpo loco de Tarrare, pero desafortunadamente para ellos, Tarrare no era alguien que permitiera que la muerte se interpusiera en un pasatiempo de toda su vida: apestar. El olor de las vísceras enfermas de Tarrare era tan insoportable que después de un corto tiempo, incluso el Dr. Percy renunció a la autopsia.

Los científicos e historiadores modernos no creen que Tarrare fuera un bicho raro, solo un hombre muy enfermo. Ellos plantean la hipótesis de que tuvo que comer cantidades tan extraordinarias porque sufría de una forma extrema de hipertiroidismo. 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Junio 4, 2020


 

3 thoughts on “El hombre más raro de la historia”

    • EL CONSENTIDO
    • posted on June 5, 2020

    QUE PENA QUE NO VIVIO EN ESTOS TIEMPOS… HUBIERA TENIDO TANTAS RATAS PARA COMER EN EL CONGRESO…. Y EN (COMO DECIA EL GRAN TATO) LA PINK HOUSE!!!

    • Gera Pascuale
    • posted on June 5, 2020

    ¿Esto es cierto
    o es un cuento?

    • Claudio Martín Serrano
    • posted on June 5, 2020

    ¿Y la bala?

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: