juez bloquea la ley de Seattle que prohíbe a la policía el uso de spray de pimienta

Share

Un juez federal bloqueó el viernes por la noche la nueva ley de Seattle que prohíbe a la policía usar gas pimienta, bolas explosivas y armas similares que se aprobaron luego de enfrentamientos con manifestantes.

Robart

El juez de distrito de EE. UU. James Robart en una audiencia de emergencia concedió una solicitud del gobierno federal para bloquear la nueva ley, que el Consejo de la Ciudad de Seattle aprobó por unanimidad el mes pasado.

El Departamento de Justicia de EE. UU., citando el decreto de consentimiento policial de Seattle, argumentó que prohibir el uso de armas de control de multitudes podría conducir a un mayor uso policial de la fuerza, dejándolos solo con más armas mortales.

Robart dijo que el tema necesitaba más discusión entre los representantes del gobierno de la ciudad y el Departamento de Justicia antes de que el cambio entrara en vigencia el domingo. Al pronunciarse desde su puesto, justo antes de las 9 p.m., Robart dijo que la orden de restricción temporal que otorgó sería “muy breve”.

“Les insto a todos a usarlo como una ocasión para tratar de averiguar dónde estamos y hacia dónde vamos”, dijo Robart. “No puedo decirte hoy si las bolas de explosión (Granadas lacrimógenas) son una buena idea o una mala idea, pero sé que hace algún tiempo las aprobé”.

Robart está presidiendo un decreto de consentimiento de 2012 que requiere que la ciudad aborde las acusaciones de fuerza excesiva y vigilancia parcial.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 26, 2020


 

Huracán Hanna

Share

El huracán Hanna se formó en el Golfo de México como un huracán de categoría 1 con vientos sostenidos de 75 millas por hora (120 Kilometros por horas) alrededor de la pared del ojo.

Hanna se está fortaleciendo y el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos dice que se espera que toque tierra en el sur de Texas el sábado por la noche.

Se espera que las condiciones a lo largo de la costa suroeste del Golfo, en particular el sur de Texas, se deterioren hasta el sábado.

Las principales amenazas serán mareas peligrosas y una marejada ciclónica junto con precipitaciones extremas.

Advertencias de tormenta tropical, advertencias de huracán, advertencias de marejada ciclónica y varias alertas de inundación están en su lugar esta mañana a lo largo de la costa sur de Texas.

Las alertas de inundaciones están vigentes desde la frontera México / Texas hasta el suroeste de Louisiana, ya que se espera que Hanna traiga más de 12 pulgadas de lluvia localmente a partes del sur de Texas hasta el final del fin de semana.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 26, 2020


 

Coco

Share

  Por STEPHEN KING

–Recurro a usted porque quiero contarle mi historia –dijo el sujeto acostado sobre el diván del doctor Harper.

El hombre era Lester Billings, de Waterbury, Connecticut. Según la ficha de la enfermera Vickers, tenía veintiocho años, trabajaba para una empresa industrial de Nueva York, estaba divorciado, y había tenido tres hijos. Todos muertos.

–No puedo recurrir a un cura porque no soy católico. No puedo recurrir a un abogado porque no he hecho nada que deba consultar con él. Lo único que hice fue matar a mis hijos. De uno en uno. Los maté a todos.

El doctor Harper puso en marcha el magnetófono.

Billings estaba duro como una estaca sobre el diván, sin darle un ápice de sí. Sus pies sobresalían, rígidos, por el extremo. Era la imagen de un hombre que se sometía a una humillación necesaria. Tenía las manos cruzadas sobre el pecho, como un cadáver. Sus facciones se mantenían escrupulosamente compuestas. Miraba el simple cielo raso, blanco, de paneles, como si por su superficie desfilaran escenas e imágenes.

–Quiere decir que los mató realmente, o…

–No. –Un movimiento impaciente de la mano–. Pero fui el responsable. Denny en 1967. Shirl en 1971. Y Andy este año. Quiero contárselo.

El doctor Harper no dio nada. Le pareció que Billings tenía un aspecto demacrado y envejecido. Su cabello raleaba, su tez estaba pálida. Sus ojos encerraban todos los secretos miserables del whisky.

–Fueron asesinados, ¿entiende? Pero nadie lo cree. Si lo creyeran, todo se arreglaría.

–¿Por qué?

–Porque…

Billings se interrumpió y se irguió bruscamente sobre los codos, mirando hacia el otro extremo de la habitación.

–¿Qué es eso? –bramó. Sus ojos se habían entrecerrado, reduciéndose a dos tajos oscuros.

–¿Qué es qué?

–Esa puerta.

–El armario empotrado –respondió el doctor Harper–. Donde cuelgo mi abrigo y dejo mis chanclos.

–Ábralo. Quiero ver lo que hay dentro.

El doctor Harper se levantó en silencio, atravesó la habitación y abrió la puerta. Dentro, una gabardina marrón colgaba de una de las cuatro o cinco perchas. Abajo había un par de chanclos relucientes. Dentro de uno de ellos había un ejemplar cuidadosamente doblado del New York Times. Eso era todo.

–¿Conforme? –preguntó el doctor Harper.

–Sí. –Billings dejó de apoyarse sobre los codos y volvió a la posición anterior.

–Decía –manifestó el doctor Harper mientras volvía a su silla– que si se pudiera probar el asesinato de sus tres hijos, todos sus problemas se solucionarían. ¿Por qué?

–Me mandarían a la cárcel –explicó Billings inmediatamente–. Para toda la vida. Y en una cárcel uno puede ver lo que hay dentro de todas las habitaciones. Todas las habitaciones. –Sonrió a la nada.

–¿Cómo fueron asesinados sus hijos?

–¡No trate de arrancármelo por la fuerza!

Billings se volvió y miró a Harper con expresión aviesa.

–Se lo diré, no se preocupe. No soy uno de sus chalados que se pasean por el mundo y pretenden ser Napoleón o que justifican haberse aficionado a la heroína porque la madre no los quería. Sé que no me creerá. No me interesa. No importa. Me bastará con contárselo.

–Muy bien. –El doctor Harper extrajo su pipa.

–Me casé con Rita en 1965… Yo tenía veintiún años y ella dieciocho. Estaba embarazada. Ese hijo fue Denny. –Sus labios se contorsionaron para formar una sonrisa gomosa, grotesca, que desapareció en un abrir y cerrar de ojos–. Tuve que dejar la Universidad y buscar empleo, pero no me importó. Los amaba a los dos. Éramos muy felices. Rita volvió a quedarse embarazada poco después del nacimiento de Denny, y Shirl vino al mundo en diciembre de 1966. Andy nació en el verano de 1969, cuando Denny ya había muerto. Andy fue un accidente. Eso dijo Rita. Aseguró que a veces los anticonceptivos fallan. Yo sospecho que fue más que un accidente. Los hijos atan al hombre, usted sabe. Eso les gusta a las mujeres, sobre todo cuando el hombre es más inteligente que ellas. ¿No le parece?

Harper emitió un gruñido neutro.

–Pero no importa. A pesar de todo los quería. –Lo dijo con tono casi vengativo, como si hubiera amado a los niños para castigar a su esposa.

–¿Quién mató a los niños? –preguntó Harper.

–El coco –respondió inmediatamente Lester Billings–. El coco los mató a todos. Sencillamente, salió del armario y los mató. –Se volvió y sonrió–. Claro, usted cree que estoy loco. Lo leo en su cara. Pero no me importa. Lo único que deseo es desahogarme e irme.

–Le escucho –dijo Harper.

–Todo comenzó cuando Denny tenía casi dos años y Shirl era apenas un bebé. Denny empezó a llorar cuando Rita lo tenía en la cama. Verá, teníamos un apartamento de dos dormitorios. Shirl dormía en una cuna, en nuestra habitación. Al principio pensé que Denny lloraba porque ya no podía llevarse el biberón a la cama. Rita dijo que no nos obstináramos, que tuviéramos paciencia, que le diéramos el biberón y que él ya lo dejaría solo. Pero así es como los chicos se echan a perder. Si eres tolerante con ellos los malcrías. Después te hacen sufrir. Se dedican a violar chicas, sabe, o empiezan a drogarse. O se hacen maricas. ¿Se imagina lo horrible que es despertar una mañana y descubrir que su chico, su hijo varón, es marica?

»Sin embargo, después de un tiempo, cuando vimos que no se acostumbraba, empecé a acostarle yo mismo. Y si no dejaba de llorar le daba una palmada. Entonces Rita dijo que repetía a cada rato “luz, luz”. Bueno, no sé. ¿Quién entiende lo que dicen los niños tan pequeños? Sólo las madres lo saben.

»Rita quiso instalarle una lámpara de noche. Uno de esos artefactos que se adosan a la pared con la figura del Ratón Mikey o de Huckleberry Hound o de lo que sea. No se lo permití. Si un niño no le pierde el miedo a la oscuridad cuando es pequeño, nunca se acostumbrará a ella.

»De todos modos, murió el verano que siguió al nacimiento de Shirl. Esa noche lo metí en la cama y empezó a llorar en seguida. Esta vez entendí lo que decía. Señaló directamente el armario cuando lo dijo. “El coco –gritó–. El coco, papá.”

»Apagué la luz y salí de la habitación y le pregunté a Rita por qué le había enseñado esa palabra al niño. Sentí deseos de pegarle un par de bofetadas, pero me contuve. Juró que nunca se la había enseñado. La acusé de ser una condenada embustera.

»Verá, ése fue un mal verano para mí. Sólo conseguí que me emplearan para cargar camiones de Pepsi–Cola en un almacén, y estaba siempre cansado. Shirl se despertaba y lloraba todas las noches y Rita la tomaba en brazos y gimoteaba. Le aseguro que a veces tenía ganas de arrojarlas a las dos por la ventana. Jesús, a veces los mocosos te hacen perder la chaveta. Podrías matarlos.

»Bien, el niño me despertó a las tres de la mañana, puntualmente. Fui al baño, medio dormido, sabe, y Rita me preguntó si había ido a ver a Denny. Le contesté que lo hiciera ella y volví a acostarme. Estaba casi dormido cuando Rita empezó a gritar.

»Me levanté y entré en la habitación. El crío estaba acostado boca arriba, muerto. Blanco como la harina excepto donde la sangre se había…, se había acumulado, por efecto de la gravedad. La parte posterior de las piernas, la cabeza, las… eh… las nalgas. Tenía los ojos abiertos. Eso era lo peor, sabe. Muy dilatados y vidriosos, como los de las cabezas de alce que algunos tipos cuelgan sobre la repisa. Como en las fotos de esos chinitos de Vietnam. Pero un crío norteamericano no debería tener esa expresión. Muerto boca arriba. Con pañales y pantaloncitos de goma porque durante las últimas dos semanas había vuelto a orinarse encima. Qué espanto. Yo amaba a ese niño.

Billings meneó la cabeza lentamente y después volvió a ostentar la misma sonrisa gomosa, grotesca.

–Rita chillaba hasta desgañitarse. Trató de alzar a Denny y mecerlo, pero no se lo permití. A la poli no le gusta que uno toque las evidencias. Lo sé…

–¿Supo entonces que había sido el coco? –preguntó Harper apaciblemente.

–Oh, no. Entonces no. Pero vi algo. En ese momento no le di importancia, pero mi mente lo archivó.

–¿Qué fue?

–La puerta del armario estaba abierta. No mucho. Apenas una rendija. Pero verá, yo sabía que la había dejado cerrada. Dentro había bolsas de plástico. Un crío se pone a jugar con una de ellas y adiós. Se asfixia. ¿Lo sabía?

–Sí. ¿Qué sucedió después?

Billings se encogió de hombros.

–Lo enterramos. –Miró con morbosidad sus manos, que habían arrojado tierra sobre tres pequeños ataúdes.

–¿Hubo una investigación?

–Claro que sí. –Los ojos de Billings centellearon con un brillo sardónico–. Vino un jodido matasanos con un estetoscopio y un maletín negro lleno de chicles y una zamarra robada de alguna escuela veterinaria. ¡Colapso en la cuna, fue el diagnóstico! ¿Ha oído alguna vez semejante disparate? ¡El crío tenía tres años!

–El colapso en la cuna es muy común durante el primer año de vida –explicó Harper puntillosamente–, pero el diagnóstico ha aparecido en los certificados de defunción de niños de hasta cinco años, a falta de otro mejor…

–¡Mierda! –espetó Billings violentamente.

Harper volvió a encender su pipa.

–Un mes después del funeral instalamos a Shirl en la antigua habitación de Denny. Rita se resistió con uñas y dientes, pero yo dije la última palabra. Me dolió, por supuesto. Jesús, me encantaba tener a la mocosa con nosotros. Pero no hay que sobreproteger a los niños, pues en tal caso se convierten en lisiados. Cuando yo era niño mi madre me llevaba a la playa y después se ponía ronca gritando: «¡No te internes tanto! ¡No te metas allí! ¡Hay corrientes submarinas! ¡Has comido hace una hora! ¡No te zambullas de cabeza!». Le juro por Dios que incluso me decía que me cuidara de los tiburones. ¿Y cuál fue el resultado? Que ahora ni siquiera soy capaz de acercarme al agua. Es verdad. Si me arrimo a una playa me atacan los calambres. Cuando Denny vivía, Rita consiguió que la llevase una vez con los niños a Savin Rock. Se me descompuso el estómago. Lo sé, ¿entiende? No hay que sobreproteger a los niños. Y uno tampoco debe ser complaciente consigo mismo. La vida continúa. Shirl pasó directamente a la cuna de Denny. Claro que arrojamos el colchón viejo a la basura. No quería que mi pequeña se llenara de microbios.

Así transcurrió un año. Y una noche, cuando estoy metiendo a Shirl en su cuna, empieza a aullar y chillar y llorar. “¡El coco, papá, el coco!”

»Eso me sobresaltó. Decía lo mismo que Denny. Y empecé a recordar la puerta del armario, apenas entreabierta cuando lo encontramos. Quise llevarla por esa noche a nuestra habitación.

–¿Y la llevó?

–No. –Billings se miró las manos y las facciones se convulsionaron–. ¿Cómo podía confesarle a Rita que me había equivocado? Tenía que ser fuerte. Ella había sido siempre una marioneta…, recuerde con cuánta facilidad se acostó conmigo cuando aún no estábamos casados.

–Por otro lado –dijo Harper–, recuerde con cuánta facilidad usted se acostó con ella.

Billings, que estaba cambiando la posición de sus manos, se puso rígido y volvió lentamente la cabeza para mirar a Harper.

–¿Pretende tomarme el pelo?

–Claro que no –respondió Harper.

–Entonces deje que lo cuente a mi manera –espetó Billings–. Estoy aquí para desahogarme. Para contar mi historia. No hablaré de mi vida sexual, si eso es lo que usted espera. Rita y yo hemos tenido una vida sexual muy normal, sin perversiones. Sé que a algunas personas les excita hablar de eso, pero no soy una de ellas.

–De acuerdo –asintió Harper.

–De acuerdo –repitió Billings, con ofuscada arrogancia. Parecía haber perdido el hilo de sus pensamientos, y sus ojos se desviaron, inquietos, hacia la puerta del armario, que estaba herméticamente cerrada.

–¿Prefiere que la abra? –preguntó Harper.

–¡No! –se apresuró a exclamar Billings. Lanzó una risita nerviosa–. ¿Qué interés podría tener en ver sus chanclos?

Y después de una pausa, dijo:

–El coco la mató también a ella. –Se frotó la frente, como si fuera ordenando sus recuerdos–. Un mes más tarde. Pero antes sucedió algo más. Una noche oí un ruido ahí dentro. Y después Shirl gritó. Abrí muy rápidamente la puerta… la luz del pasillo estaba encendida… y… ella estaba sentada en la cuna, llorando, y… algo se movió. En las sombras, junto al armario. Algo se deslizó.

–¿La puerta del armario estaba abierta?

–Un poco. Sólo una rendija. –Billings se humedeció los labios–. Shirl hablaba a gritos del coco. Y dijo algo más que sonó como «garras». Sólo que ella dijo «galas», sabe. A los niños les resulta difícil pronunciar la «erre». Rita vino corriendo y preguntó qué sucedía. Le contesté que la habían asustado las sombras de las ramas que se movían en el techo.

–¿Galochas? –preguntó Harper.

–¿Eh?

–Galas… galochas. Son una especie de chanclos. Quizás había visto las galochas en el armario y se refería a eso.

–Quizá –murmuró Billings–. Quizá se refería a eso. Pero yo no lo creo. Me pareció que decía «garras. –Sus ojos empezaron a buscar otra vez la puerta del armario–. Garras, largas garras –su voz se había reducido a un susurro.

–¿Miró dentro del armario?

–S-sí. –Las manos de Billings estaban fuertemente entrelazadas sobre su pecho, tan fuertemente que se veía una luna blanca en cada nudillo.

–¿Había algo dentro? ¿Vio al…?

–¡No vi nada! –chilló Billings de súbito. Y las palabras brotaron atropelladamente, como si hubieran arrancado un corcho negro del fondo de su alma–. Cuando murió la encontré yo, verá. Y estaba negra. Completamente negra. Se había tragado la lengua y estaba negra como una negra de un espectáculo de negros, y me miraba fijamente. Sus ojos parecían los de un animal embalsamado: muy brillantes y espantosos, como canicas vivas, como si estuvieran diciendo: «me pilló, papá, tú dejaste que me pillara, tú me mataste, tú le ayudaste a matarme».

Su voz se apagó gradualmente. Un solo lagrimón silencioso se deslizó por su mejilla.

–Fue una convulsión cerebral, ¿sabe? A veces les sucede a los niños. Una mala señal del cerebro. Le practicaron la autopsia en Hartford y nos dijeron que se había asfixiado al tragarse la lengua durante una convulsión. Y yo tuve que volver solo a casa porque Rita se quedó allí, bajo el efecto de los sedantes. Estaba fuera de sí. Tuve que volver solo a casa, y sé que a un crío no le atacan las convulsiones por una alteración cerebral. Las convulsiones pueden ser el producto de un susto. Y yo tuve que volver solo a la casa donde estaba eso. Dormí en el sofá –susurró–. Con la luz encendida.

–¿Sucedió algo?

–Tuve un sueño –contestó Billings–. Estaba en una habitación oscura y había algo que yo no podía…, no podía ver bien. Estaba en el armario. Hacía un ruido…, un ruido viscoso. Me recordaba un comic que había leído en mi infancia. Cuentos de la cripta. ¿Lo conoce? ¡Jesús! Había un personaje llamado Graham Ingles, capaz de invocar a los monstruos más abominables del mundo… y a algunos de otros mundos. De todos modos, en este relato una mujer ahogaba a su marido, ¿entiende? Le ataba unos bloques de cemento a los pies y lo arrojaba a una cantera inundada. Pero él volvía. Estaba totalmente podrido y de color negro verdoso y los peces le habían devorado un ojo y tenía algas enredadas en el pelo. Volvía y la mataba. Y cuando me desperté en mitad de la noche, pensé que lo encontraría inclinándose sobre mí. Con garras… largas garras…

El doctor Harper consultó su reloj digital embutido en su mesa. Lester Billings estaba hablando desde hacía casi media hora.

–Cuando su esposa volvió a casa –dijo–, ¿cuál fue su actitud respecto a usted?

–Aún me amaba –respondió Billings orgullosamente–. Seguía siendo una mujer sumisa. Ése es el deber de la esposa, ¿no le parece? La liberación femenina sólo sirve para aumentar el número de chalados. Lo más importante es que cada cual sepa ocupar su lugar… Su… su… eh…

–¿Su sitio en la vida?

–¡Eso es! –Billings hizo chasquear los dedos–. Y la mujer debe seguir al marido. Oh, durante los primeros cuatro o cinco meses que siguieron a la desgracia estuvo bastante mustia…, arrastraba los pies por la casa, no cantaba, no veía la TV, no reía. Yo sabía que se sobrepondría. Cuando los niños son tan pequeños, uno no llega a encariñarse tanto. Después de un tiempo hay que mirar su foto para recordar cómo eran, exactamente.

»Quería otro bebé –agregó, con tono lúgubre–. Le dije que era una mala idea. Oh, no de forma definitiva, sino por un tiempo. Le dije que era hora de que nos conformáramos y empezáramos a disfrutar el uno del otro. Antes nunca habíamos tenido la oportunidad de hacerlo. Si queríamos ir al cine, teníamos que buscar una babysitter. No podíamos ir a la ciudad a ver un partido de fútbol si los padres de ella no aceptaban cuidar a los críos, porque mi madre no quería tener tratos con nosotros. Denny había nacido demasiado poco tiempo después de que nos casamos, ¿entiende? Mi madre dijo que Rita era una zorra, una vulgar trotacalles. ¿Qué le parece? Una vez me hizo sentar y me recitó la lista de las enfermedades que podía pescarme si me acostaba con una tro… con una prostituta. Me explicó cómo un día aparecía una llaguita en la ver… en el pene, y al día siguiente se estaba pudriendo. Ni siquiera aceptó venir a la boda.

Billings tamborileó con los dedos sobre su pecho.

–El ginecólogo de Rita le vendió un chisme llamado DIU… dispositivo intrauterino. Absolutamente seguro, dijo el médico. Bastaba insertarlo en el…, en el aparato femenino, y listo. Si hay algo allí, el óvulo no se fecunda. Ni siquiera se nota. –Ni siquiera sabes que está allí. Y al año siguiente volvió a quedar embarazada. Vaya seguridad absoluta.

–Ningún método anticonceptivo es perfecto –explicó Harper–. La píldora sólo lo es en el noventa y ocho por ciento de los casos. El DIU puede ser expulsado por contracciones musculares, por un fuerte flujo menstrual y, en casos excepcionales, durante la evacuación.

–Sí. O la mujer se lo puede quitar.

–Es posible.

–¿Y entonces qué? Empieza a tejer prendas de bebé, canta bajo la ducha, y come encurtidos como una loca. Se sienta sobre mis rodillas y dice que debe ser la voluntad de Dios. Mierda.

–¿El bebé nació al finalizar el año que siguió a la muerte de Shirl?

–Exactamente. Un varón. Le llamó Andrew Lester Billings. Yo no quise tener nada que ver con él, por lo menos al principio. Decidí que puesto que ella había armado el jaleo, tenía que apañárselas sola. Sé que esto puede parecer brutal, pero no olvide cuánto había sufrido yo.

»Sin embargo terminé por cobrarle cariño, sabe. Para empezar, era el único de la camada que se parecía a mí. Denny guardaba parecido con su madre, y Shirley no se había parecido a nadie, excepto tal vez a la abuela Ann. Pero Andy era idéntico a mí.

»Cuando volvía de trabajar iba a jugar con él. Me cogía sólo el dedo y sonreía y gorgoteaba. A las nueve semanas ya sonreía como su papá. ¿Cree lo que le estoy contando?

»Y una noche, hete aquí que salgo de una tienda con un móvil para colgar sobre la cuna del crío. ¡Yo! Yo siempre he pensado que los críos no valoran los regalos hasta que tienen edad suficiente para dar las gracias. Pero ahí estaba yo, comprándole un chisme ridículo, y de pronto me di cuenta de que lo quería más que a nadie. Ya había conseguido un nuevo empleo, muy bueno: vendía taladros de la firma Cluett and Sons. Había prosperado mucho y cuando Andy cumplió un año nos mudamos a Waterbury. La vieja casa tenía demasiados malos recuerdos.

»Y demasiados armarios.

»El año siguiente fue el mejor para nosotros. Daría todos los dedos de la mano derecha por poder vivirlo de nuevo. Oh, aún había guerra en Vietnam, y los hippies seguían paseándose desnudos, y los negros vociferaban mucho, pero nada de eso nos afectaba. Vivíamos en una calle tranquila, con buenos vecinos. Éramos felices –resumió sencillamente–. Un día le pregunté a Rita si no estaba preocupada. Usted sabe, dicen que no hay dos sin tres. Contestó que eso no se aplicaba a nosotros. Que Andy era distinto, que Dios lo había rodeado con un círculo mágico.

Billings miró el techo con expresión morbosa.

–El año pasado no fue tan bueno. Algo cambió en la casa. Empecé a dejar los chanclos en el vestíbulo porque ya no me gustaba abrir la puerta del armario. Pensaba constantemente: ¿Y qué harás si está ahí dentro, agazapado y listo para abalanzarse apenas abras la puerta? Y empecé a imaginar que oía ruidos extraños, como si algo negro y verde y húmedo se estuviera moviendo apenas, ahí dentro.

»Rita me preguntaba si no trabajaba demasiado, y empecé a insultarla como antes. Me revolvía el estómago dejarlos solos para ir a trabajar, pero al mismo tiempo me alegraba salir. Que Dios me ayude, me alegraba salir. Verá, empecé a pensar que nos había perdido durante un tiempo cuando nos mudamos. Había tenido que buscarnos, deslizándose por las calles durante la noche y quizá reptando por las alcantarillas. Olfateando nuestro rastro. Necesitó un año, pero nos encontró. Ha vuelto, me dije. Le apetece Andy y le apetezco yo. Empecé a sospechar que quizá si piensas mucho tiempo en algo, y crees que existe, termina por corporizarse. Quizá todos los monstruos con los que nos asustaban cuando éramos niños, Frankenstein y el Hombre Lobo y la Momia, existían realmente. Existían en la medida suficiente para matar a los niños que aparentemente habían caído en un abismo o se habían ahogado en un lago o tan sólo habían desaparecido. Quizá…

–¿Se está evadiendo de algo, señor Billings?

Billings permaneció un largo rato callado. En el reloj digital pasaron dos minutos. Por fin dijo bruscamente:

–Andy murió en febrero. Rita no estaba en casa. Había recibido una llamada de su padre. Su madre había sufrido un accidente de coche un día después de Año Nuevo y creían que no se salvaría. Esa misma noche Rita cogió el autobús.

»Su madre no murió, pero estuvo mucho tiempo, dos meses, en la lista de pacientes graves. Yo tenía una niñera excelente que estaba con Andy durante el día. Pero por la noche nos quedábamos solos. Y las puertas de los armarios porfiaban en abrirse.

Billings se humedeció los labios.

–El niño dormía en la misma habitación que yo. Es curioso, además. Una vez, cuando cumplió dos años, Rita me preguntó si quería instalarlo en otro dormitorio. Spock u otro de esos charlatanes sostiene que es malo que los niños duerman con los padres, ¿entiende? Se supone que eso les produce traumas sexuales o algo parecido. Pero nosotros sólo lo hacíamos cuando el crío dormía. Y no quería mudarlo. Tenía miedo, despue´s de lo que les había pasado a Denny y a Shirl.

–¿Pero lo mudó, verdad? –preguntó el doctor Harper.

–Sí –respondió Billings. En sus facciones apareció una sonrisa enfermiza y amarilla–. Lo mudé.

Otra pausa. Billings hizo un esfuerzo por proseguir. –¡Tuve que hacerlo! –espetó por fin–. ¡Tuve que hacerlo! Todo había andado bien mientras Rita estaba en la casa, pero cuando ella se fue, eso empezó a envalentonarse. Empezó a… –Giró los ojos hacia Harper y mostró los dientes con una sonrisa feroz–. Oh, no me creerá. Sé qué es lo que piensa. No soy más que otro loco de su fichero. Lo sé. Pero usted no estaba allí, maldito fisgón.

»Una noche todas las puertas de la casa se abrieron de par en par. Una mañana, al levantarme, encontré un rastro de cieno e inmundicia en el vestíbulo, entre el armario de los abrigos y la puerta principal. ¿Eso salía? ¿O entraba? ¡No lo sé! ¡Juro ante Dios que no lo sé! Los discos aparecían totalmente rayados y cubiertos de limo, los espejos se rompían… y los ruidos… los ruidos…

Se pasó la mano por el cabello.

–Me despertaba a las tres de la mañana y miraba la oscuridad y al principio me decía: «Es sólo el reloj.» Pero por debajo del tic-tac oía que algo se movía sigilosamente. Pero no con demasiado sigilo, porque quería que yo lo oyera. Era un deslizamiento pegajoso, como el de algo salido del fregadero de la cocina. O un chasquido seco, como el de garras que se arrastraran suavemente sobre la baranda de la escalera. Y cerraba los ojos, pensando que si oírlo era espantoso, verlo sería…

»Y siempre temía que los ruidos se interrumpieran fugazmente, y que luego estallara una risa sobre mi cara, y una bocanada de aire con olor a coles rancias. Y que unas manos se cerraran sobre mi cuello.

Billings estaba pálido y tembloroso.

–De modo que lo mudé. Verá, sabía que primero iría a buscarle a él. Porque era más débil. Y así fue. La primera vez chilló en mitad de la noche y finalmente, cuando reuní los cojones suficientes para entrar, lo encontré de pie en la cama y gritando: «El coco, papá… el coco…, quiero ir con papá, quiero ir con papá.»

La voz de Billings sonaba atiplada, como la de un niño. Sus ojos parecían llenar toda su cara. Casi dio la impresión de haberse encogido en el diván.

–Pero no pude. –El tono atiplado infantil perduró–. No pude. Y una hora más tarde oí un alarido. Un alarido sobrecogedor, gorgoteante. Y me di cuenta de que le amaba mucho porque entré corriendo, sin siquiera encender la luz. Corrí, corrí, corrí, oh, Jesús María y José, le había atrapado. Le sacudía, le sacudía como un perro sacude un trapo y vi algo con unos repulsivos hombros encorvados y una cabeza de espantapájaros y sentí un olor parecido al que despide un ratón muerto en una botella de gaseosa y oí… –Su voz se apagó y después recobró el timbre de adulto–. Oí cómo se quebraba el cuello de Andy. –La voz de Billings sonó fría y muerta–. Fue un ruido semejante al del hielo que se quiebra cuando uno patina sobre un estanque en invierno.

–¿Qué sucedió después?

Oh, eché a correr –respondió Billings con la misma voz fría, muerta–. Fui a una cafetería que estaba abierta durante toda la noche. ¿Qué le parece esto, como prueba de cobardía? Me metí en una cafetería y bebí seis tazas de café. Después volví a casa. Ya amanecía. Llamé a la policía aun antes de subir al primer piso. Estaba tumbado en el suelo mirándome. Acusándome. Había perdido un poco de sangre por una oreja. Pero sólo una rendija.

Se calló. Harper miró el reloj digital. Habían pasado cincuenta minutos.

–Pídale una hora a la enfermera –dijo–. ¿Los martes y jueves?

–Sólo he venido a contarle mi historia –respondió Billings–. Para desahogarme. Le mentí a la policía ¿sabe? Dije que probablemente el crío había tratado de bajar de la cuna por la noche y…, se lo tragaron. Claro que sí. Eso era lo que parecía. Un accidente, como los otros. Pero Rita comprendió la verdad. Rita… comprendió… finalmente.

–Señor Billings, tenemos que conversar mucho –manifestó el doctor Harper después de una pausa–. Creo que podremos eliminar parte de sus sentimientos de culpa, pero antes tendrá que desear realmente librarse de ellos.

–¿Acaso piensa que no lo deseo? –exclamó Billings, apartando el antebrazo de sus ojos. Estaban rojos, irritados, doloridos.

–Aún no –prosiguió Harper afablemente–. ¿Los martes y jueves?

–Maldito curandero –masculló Billings después de un largo silencio–. Está bien. Está bien.

–Pídale hora a la enfermera, señor Billings. Adiós.

Billings soltó una risa hueca y salió rápidamente de la consulta, sin mirar atrás.

La silla de la enfermera estaba vacía. Sobre el secante del escritorio había un cartelito que decía «Vuelvo enseguida».

Billings se volvió y entró nuevamente en la consulta.

–Doctor, su enfermera ha…

Pero la puerta del armario estaba abierta. Sólo una pequeña rendija.

–Qué lindo –dijo la voz desde el interior del armario–. Qué lindo.

Las palabras sonaron como si hubieran sido articuladas por una boca llena de algas descompuestas.

Billings se quedó paralizado donde estaba mientras la puerta del armario se abría. Tuvo una vaga sensación de tibieza en el bajo vientre cuando se orinó encima.

–Qué lindo –dijo el coco mientras salía arrastrando los pies.

Aún sostenía su máscara del doctor Harper en una mano podrida, de garras espatuladas.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 25, 2020


 

LO MÁS LEÍDO ♣ Julio 25, 2020

Share

Las noticias más leídas en PrisioneroEnArgentina.com. Las más comentadas, las más polémicas. De que está la gente hablando…

REINICIO Julio 20, 2020 00.00 HORAS 
HORA DE CONTROL Julio 25, 2020 23.23 HORAS

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 25, 2020


 

ARGENTINA, REPÚBLICA CON MALPARIDOS JUECES FEDERALES

Share

UN “PAQUETE” LLAMADO OJEDA FUENTES

 Por CLAUDIO KUSSMAN

Leer el informe oficial reservado producido por el Jefe de la Sección Área de Trato y Tratamiento del Servicio Penitenciario Federal, Adjutor Principal EMANUEL PAREDES, sobre el tratamiento dado al prisionero adulto mayor OJEDA FUENTES RAMÓN ALBERTO afectado por Covid 19 que mostramos a continuación, pone al descubierto EL ABUSO Y LA MENTIRA INSTITUCIONAL Y GUBERNAMENTAL, en el cuidado de los adultos mayores en prisión. Esto no es nada nuevo, solo forma parte del plan de exterminio, llevado adelante por la “política de estado”  con los imputados por los bien o mal llamados delitos de lesa humanidad, para quienes los “derechos humanos” no existen. En el mismo informe queda demostrado que cuando OJEDA desalojado del Hospital Penitenciario Central y fuera encerrado en el pabellón 6 de la Unidad 31, el día 21 del corriente, presentó los primeros malestares y lo comunicó, comenzó un peregrinaje por diferentes nosocomios, no encontrando lugar donde internarlo. Esto habla de improvisación y falta absoluta de previsibilidad y medios para con su persona. Pasó a ser “un paquete” que no había donde dejarlo. Primeramente, fue llevado al HOSPITAL MILITAR CENTRÁL, donde se le tomó la temperatura corporal (normal en ese momento) y como NO HABÍA CAMA PARA INTERNARLO, NO SE LO RECIBIÓ, volviendo a la Unidad Penitenciaria 31 de donde había salido. Entonces se intenta internarlo en el HOSPITAL EURNEKIAN ubicado en Ezeiza, donde tampoco es recibido. Esto obliga al personal a alojar a OJEDA en una sala apartada del resto de la población penal. Allí día 22, recién se le realiza el hisopado, el cual dio positivo, se estaba ante un caso de Coronavirus, por lo que se hizo lo propio con los otros 10 ocupantes del pabellón 6, quienes recientemente habían sido desalojados del mentiroso Hospital Penitenciario Central. En definitiva “el paquete” OJEDA, finalmente fue internado en dicho lugar de donde había sido desalojado el día 19. Saber y confirmar “oficialmente” todo esto y recodar las resoluciones de los malparidos jueces federales negando domiciliarias a este grupo de alto riesgo ante la pandemia, mientras prevaricaban con un AMADO BOUDOU y parte de su banda de delincuentes, enviados a sus fastuosos hogares, enerva al humano más pacifista de este territorio llamado Argentina. Los merecidos calificativos más soeces que puedan existir, dirigidos a jueces y políticos como así a la ascendencia y descendencia de los mismos, no los reproduciremos por una cuestión de educación, pero si los dejamos librados a su imaginación.

Claudio Kussman

Comisario Mayor (R) 

Policía Pcia. Buenos Aires

Julio 25, 2020

claudio@PrisioneroEnArgentina.com

www.PrisioneroEnArgentina.com

 

LA PRESENTE NOTA ESTÁ DEDICADA AL VALIENTE ABOGADO DEFENSOR GONZALO MIÑO

 

 

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 25, 2020


 

Ishii, el Santo Patrono de los Narcos

Share

No hay sorpresas en la Argentina de hoy. Seguimos chocando con la realidad. Los políticos son los mismos y en definitiva quienes amparan la delincuencia que ns azota.

Mario Alberto “El Japonés” Ishii, intendente de José C. Paz, reveló en medio de una acalorada discusión, ser encubridor de quienes venden drogas ilegales. En medio de la pandemia del coronavirus, fue filmado cuando mantenía un fuerte enfrentamiento verbal en la calle con un grupo de empleados públicos que trabajan en el sector de la salud y que reclamaban mejores condiciones laborales. En ese instante, Mario Ishii sostuvo para ponerle punto final al cruce de palabras: Yo los tengo que cubrir cuando están vendiendo falopa con las ambulancias.

Además, el intendente les advirtió a los trabajadores que, si no querían cumplir con las condiciones actuales de trabajo, les iba a “pagar el básico que les corresponde y nada más”.

Ishii y Vidal
Ishii y Alberto Fernández
Ishii y Kicillof
Ishii y Néstor Kirchner
Ishii y Cristina Fernández
Ishii y Máximo Kirchner
Zaffaroni e Ishii
Ishii y Massa

Así te lo digo. Yo quiero laburar con los que quieren laburar y tengan ganas de laburar. Los que no quieren laburar, muchachos, tienen libertad de acción. Porque cuando se cagan de hambre, vienen a pedir laburo y yo se los doy. O se mandan una cagada, venden falopa, yo los tengo que cubrir, no los rajé todavía, cuando me están vendiendo falopa con las ambulancias”, confesó el mandatario comunal.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 25, 2020


 

Fallece otro preso político

Share

La Unión de Promociones expresa su más profundo pesar por fallecimiento el día Jueves 23 dJulio de 2020, del Suboficial Mayor (R) Juan Domingo SALERNO (Policía de la Provincia de Buenos Aires), Preso Político en cautiverio, afectado de graves problemas de salud.

Consecuentemente, ya son 570 (quinientos setentalos fallecidos, pertenecientes a todas las Fuerzas Armadas, Fuerzas de Seguridad, Fuerzas Policiales, Fuerzas Penitenciarias y Civiles; en el marco de este proceso de persecución, venganza y exterminio, donde SE CONTINÚAN REPITIENDO en forma sistemática infinidad de irregularidades jurídicas, instrumentadas en el ámbito de una justicia prevaricadora. 

El grave cuadro de situación, obliga a destacar y considerar los siguientes aspectos:

Edad promedio a nivel nacional

  • En Penales70 años.
  • En Prisión Domiciliaria78 años.

Períodos donde se produjeron los 570 fallecimientos}

  •  Fallecidos entre el 10 Dic 83 / 25 May 0320.
  •  Fallecidos entre el 25 May 03 / 10 Dic 0755.
  •  Fallecidos entre el 10 Dic 07 / 10 Dic 15274.
  •  Fallecidos entre el 10 Dic 15 / 10 Dic 19201.
  • Fallecidos desde el 10 Dic 1920 (veinte) decesos se han producido desde el día 10 de Diciembre de 2019.

Solicitamos a todos los integrantes de las FFAA, Fuerzas de Seguridad, Fuerzas Policiales y Fuerzas Penitenciarias, a las distintas ONG e Instituciones, a familiares, amigos y allegados en general, a continuar sumándose en apoyo de todos quienes deben enfrentar esta injusta situación, a fin de afirmar, fortalecer e incrementar el planteo de los justos reclamos por acceder a una justicia verdaderamente independiente, imparcial y objetiva, a través del irrestricto respeto por la Constitución Nacional. La continuación de la ardua lucha en su apoyo, por la recuperación plena del estado de derecho y por la reparación del respeto y la credibilidad de las Instituciones de la República, así lo exige.

Expresamos nuestras sentidas condolencias a todos sus familiares, compañeros de Promoción, camaradas y amigos, rogándole al Señor, les conceda pronta y cristiana resignación.

Coronel (R) Guillermo César Viola.

Unión de Promociones

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 25, 2020


 

¡QUÉ CANALLAS MÁS INEPTOS!

Share

  por Enrique Guillermo Avogadro

“¡Qué cosa más maravillosa es el pánico, esa partera de la Historia!”

Antonio Scurati

 

 

Cuando pienso en que corruptos condenados como Amado Boudou o Julio de Vido, entre tantos otros, y los muchos delincuentes comunes que, excarcelados por un supuesto miedo al contagio de Covid-19, han vuelto a cometer delitos cada vez más violentos, no puedo menos que recordar qué está sucediendo en los penales donde se encuentran detenidos adultos mayores con edades que van de los 65 a los 93 años, presos políticos a los cuales se les ha negado, desde 2003, todas las garantías constitucionales. La situación real fue denunciada nada menos que por Claudio Cirigliano, cómplice de Ricardo Jaime en los robos al Estado que causaron el crimen de Once con sus 51 víctimas. El ex concesionario ferroviario se manifestó aterrado ante el traslado al penal en que se encuentra –Ezeiza- varios militares contagiados por el virus. Ese panorama se replica en la cárcel de Campo de Mayo, donde 34 presos políticos se han contagiado y varios guardia cárceles han sufrido la misma suerte. De este patético cuadro son responsables, sin solución de continuidad, esta sociedad que integramos, tan miserable, hipócrita y cobarde, Néstor y Cristina Kirchner, Mauricio Macri y Alberto Fernández y, en mayor grado aún, los asesinos togados que los han condenado, literalmente, a muerte. En el mundo occidental no se registra antecedente alguno al cual esta situación resulte comparable, tanto por el tiempo transcurrido desde los hechos -44 años- cuanto por todas las violaciones de derechos descripta más arriba. Ni los criminales nazis juzgados en Neuremberg después de la II Guerra, que perdieron, sufrieron tanta saña como estos oficiales que vencieron en el terreno militar a las organizaciones terroristas más fuertes de los 70’s. En el otro extremo del problema se encuentra el confinamiento que se instauró en la Argentina hace ya 128 días. Sin negar la importancia de la mortalidad ni, por supuesto, el dolor de los familiares por cada uno de los fallecimientos, y sabiendo ya que ninguna vacuna estará disponible, como mínimo, hasta el año próximo, no podemos dejar de formularnos algunas preguntas: cuándo, finalmente, se vuelva a la normalidad en el AMBA, ¿el virus habrá dejado de ser peligroso?; si no es así, ¿se contagiarán aquéllos a quienes se ha confinado masivamente? Pero ha sido útil a un gobierno cuya sede se encuentra, sin duda alguna, en el Instituto Patria, la guarida de Cristina Fernández. Y ello así porque la cuarentena le ha permitido levantar sucesivos velos sobre la realidad y, en especial, sobre sus objetivos.  Está ya claro que estos son dos: la impunidad para sí misma, su familia y sus cómplices (si es que a éstos no los matan antes, como sucedió con Fabián Gutiérrez); y la creciente intervención del Estado, con el objetivo concreto de que todos los ciudadanos terminen dependiendo de la caridad pública, al mejor estilo cubano y venezolano, y convertir a la libertad y al ejercicio de los derechos en una merced oficial.

Julio de Vido y Claudio Cirigliano
Año 2014, Amado Boudou, presidiendo el Senado se dedicaba a jugar al Sudoku. Argentina es un país muy generoso.
Alberto Fernández, Mauricio Macri y Cristina Kirchner

A paso redoblado, está avanzando sobre el Poder Judicial, donde pretende remover a diez jueces, modificar el organigrama del fuero federal penal -precisamente el que debe juzgar los innumerables delitos cometidos por la organización gansteril que encabeza- y remover al Procurador General; si lo logra, con la complicidad del Presidente, todas las vacantes serán llenadas con militantes de Justicia Legítima. Los proyectos serán enviados al H° Aguantadero la semana próxima, pero ya sabemos que el nuevo “comité de expertos” legales que aconsejará a Alberto Fernández estará integrado, entre otros, por Carlos Beraldi, el abogado de Cristina. Y en el segundo aspecto, a la fracasada (pero aún no descartada) expropiación de Vicentín se sumó, esta misma semana, la pretensión de rescindir la concesión a Edesur. Si la concretara, los argentinos volveremos a pagar sumas multimillonarias que se sumarán a las que ya afrontamos por Aguas Argentinas, Aerolíneas Argentinas, YPF, etc. A mi edad, me he vuelto escéptico, y por eso confío en podremos evitar tan terrible destino por la total ineptitud que este Gobierno ha mostrado en todos los campos, sea en las áreas de salud, seguridad, educación, defensa, relaciones exteriores,  acción social y hasta de negociación de la deuda, a todo lo cual debemos agregar los conflictos internos que lo afectan. Pero ello no obsta a que reclamemos a toda la oposición democrática que, como ya hicieron los empresarios y los gremialistas, se siente a una mesa y acuerde las 10 o 15 políticas de Estado indispensables para salir de la crisis socio-económica cuyo pico se acerca inexorablemente y para torcer el rumbo de decadencia que adoptamos hace ya ocho décadas. Con ese proceder podrá dejar de ser mera relatora de la realidad y reunirse con el Gobierno para intentar que éste comprenda hacia dónde nos está llevando y cambie el derrotero antes de que sea irreparablemente tarde.

El 17 de Agosto volveremos a la calle para exigirlo.

 

Buenos.Aires.,  Julio 25,  2020

Enrique Guillermo Avogadro
Abogado
Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401
Cel. en Argentina (+54911) o (15) 4473 4003
Cel. en Brasil (+5521) 98128 7896
E.mail: ega1@avogadro.com.ar
E.mail: ega1avogadro@gmail.com
Site: www.avogadro.com.ar
Blog: http://egavogadro.blogspot.com
Facebook: Enrique Guillermo Avogadro
Twitter: @egavogadro

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 25, 2020


 

“ESTALLIDO DE CONTAGIOS”

Share

Tal como lo advirtiera esta Asociación desde el inicio de la pandemia, mediante reiteradas notas enviadas a la Corte Suprema de Justicia, la Cámara Federal de Casación Penal, la Procuración General de la Nación y el Servicio Penitenciario Federal, reclamando la urgente remisión a detención domiciliaria de los adultos mayores detenidos por delitos de lesa humanidad expuestos a la muerte encerrados en cárceles que carecen de las instalaciones mínimas para atender urgencias, han estallado los contagios de COVID 19 en la Unidad 34, Cárcel de Campo de Mayo. Hay 28 infectados, uno de ellos fallecido el día de ayer, mientras se esperan los resultados de hisopados realizados al resto de este grupo de detenidos, cuya edad promedio es de 74 años.
Mientras tanto, para permitir su alojamiento en el hospital penitenciario central de Ezeiza, todos los presos perseguidos por los mismos delitos que estaban allí internados, han sido trasladados a la cárcel común. Once ancianos de los cuales tres están en silla de ruedas, los restantes usan bastón o pañales, o ambos, han sido llevados a un pabellón sin baños para discapacitados, sin atención médica, sin asistencia de ningún tipo.
El artículo 18 de nuestra Constitución hace responsables a los jueces por la salud y la vida de los detenidos a su cargo. Pero en este caso, la catástrofe de enfermedad y muerte, perfectamente evitables, que se ha permitido que caiga sobre este grupo vulnerable, pese a las reiteradas advertencias realizadas, también será responsabilidad de la Procuraduría de Lesa Humanidad: su titular la Fiscal Angeles Ramos, al pedido de prisión domiciliaria para un preso de 91 años detenido en el Hospital Penitenciario Central dijo: “Sacarlo de ese ámbito, donde no se han reportado casos, para ponerlo en otro respecto del cual no podemos asegurar nada, ni siquiera la atención de dolencias básicas por el colapso general del sistema sanitario, sería una irresponsabilidad de nuestra parte. Por el contrario, el aislamiento respecto del resto de la población puede resultar beneficioso”. Una respuesta cínica ya que esa Procuraduría se opuso desde siempre a todas las domiciliarias, excarcelaciones o libertades condicionales de todos estos presos, sin antecedentes, que estan acusados de delitos ocurridos hace 50 años. El trato ilegal e inhumano que sufren estos detenidos, es producto del odio ideológico inspirado en la política de derechos humanos de la Nación desde hace 17 años, enfocada en un pasado que se empecinan en deformar con el objeto de justificar las discriminaciones y atrocidades que cometen en el presente.

Buenos Aires, 24 de julio de 2020

 

  Por CARLOS BOSCH

  Por ALBERTO SOLANET

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 24, 2020


 

Los Ensayos del General Heriberto Justo Auel

Share

El General Heriberto Justo Auel inició sus estudios secundarios en el Liceo Militar “Gral. Belgrano”, en calidad de cadete de la promoción fundadora. La provincia de Santa Fe le concedió una “Beca al Mérito”, que mantuvo cuando ingresó al Colegio Militar de la Nación. A su egreso, como Subteniente del Arma de Infantería, se incorporó a una unidad de élite e inmediatamente después pasó a ejercer la docencia en Institutos del Ejército (Liceo y Colegio Militar). Con el grado de Capitán, y como especialista en tropas aerotransportadas, fue destinado como Observador Militar de la ONU en la Línea del Cese del Fuego del Canal de Suez, luego de la Guerra de los Seis Días. Cuando regresó al país, en 1970, cursó la Escuela Superior de Guerra, egresando como Oficial de Estado Mayor y fue nombrado Jefe de Planeamiento del Departamento Operaciones de la Reserva Estratégica Operacional. A las etapas anteriores sumó la experiencia en el trabajo de Estado Mayor y en la jefatura de equipos de planificación coordinados, en el área operacional, a nivel táctico. Durante el período en que realizó el Curso de Estado Mayor en la República Oriental del Uruguay fue consultor del Alto Mando de ese país en temas de Política Internacional y Estratégicos. A su regreso, en Buenos Aires, inició una intensa actividad docente en Institutos Superiores de las FF.AA. y en la Universidad, como profesor de Estrategia y Geopolítica, en niveles del grado y posgrado. En 1983, cuando se restauró el estado de derecho, fue convocado al Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, como Jefe del Departamento Políticas y Estrategias. Desde este cargo inició una tarea multidisciplinaria, con equipos interactivos que emprendieron la ardua tarea de modernización de la estructura de Defensa. El inesperado fallecimiento del Ministro de Defensa y el posterior alejamiento del Jefe del EMC, Tte. Gral. Fernández Torres, quebró la continuidad del proyecto. El JEMGE, ante esa situación, resolvió darle la Dirección del Grupo de Trabajo Nro. 1, conformado por quince Oficiales de Estado Mayor. En el perentorio plazo de noventa días, presentó el “Plan Esquemático de Reestructuración del Estado Mayor General, de las Grandes Unidades de Batalla y de los Planes de Capacitación y de Carrera del Ejército”. Todos ellos fueron aprobados, pero las sucesivas crisis institucionales acontecidas en esos años, frustraron su completamiento y desvirtuaron su ejecución. Los cambios estructurales previstos, aún continúan pendientes. En los años sucesivos volvió al mando de tropas en la Patagonia, como Segundo Comandante de una Brigada de Montaña y Comandante de una Brigada Mecanizada. Pasó luego a la Jefatura de Operaciones del EMCFFAA y luego, el 1998, se le solicitó el retiro. Había cumplido cuarenta años de servicio. Desde entonces se ha dedicado exclusivamente a la docencia y a las tareas académicas. Ambas actividades le exigieron el seguimiento y análisis de la situación estratégica internacional, regional y propia, a los efectos de mantener actualizados los conceptos y principios que deben orientar a los inevitables cambios estructurales del Estado y de la Defensa Nacional, en particular de sus FF.AA,, en una etapa de la civilización signada por grandes cambios cualitativos. El tiempo disponible para la reflexión, la madurez alcanzada y la constante participación en el ámbito internacional y propio, le han permitido mantener actualizados antiguos proyectos y multiplicar sus publicaciones y conferencias relacionadas con “la continuidad y el cambio” en la transición, mientras la crisis cultural-política generalizada avanzaba sobre la región y el país, con su secuela dramática en el frente socioeconómico. Es de su convencimiento que, el “estado de necesidad extrema” a la que hemos arribado, impondrá el rumbo que permita salir de la decadencia. Es necesario, entonces, contar cuanto antes con un grupo generacional de relevo y dentro de él, estrategas civiles y militares capacitados en el conocimiento del “conflicto contemporáneo”, en acto en nuestra América.

 

 

Fallecimiento de otro preso político

Share

La Unión de Promociones expresa su más profundo pesar por fallecimiento el día Miércoles 22 dJulio de 2020, del Coronel (R) Miguel Raúl GENTIL (Caballería – Promoción 81 – CMN), Preso Político en cautiverio de 89 años de edad.

Consecuentemente, ya son 569 (quinientos sesenta y nueve) los fallecidos, pertenecientes a todas las Fuerzas Armadas, Fuerzas de Seguridad, Fuerzas Policiales, Fuerzas Penitenciarias y Civiles; en el marco de este proceso de persecución, venganza y exterminio, donde SE CONTINÚAN REPITIENDO en forma sistemática infinidad de irregularidades jurídicas, instrumentadas en el ámbito de una justicia prevaricadora. 

El grave cuadro de situación, obliga a destacar y considerar los siguientes aspectos:

Edad promedio a nivel nacional

  • En Penales70 años.
  • En Prisión Domiciliaria78 años.

Períodos donde se produjeron los 569 fallecimientos}

  • Fallecidos entre el 10 Dic 83 / 25 May 0320.
  •  Fallecidos entre el 25 May 03 / 10 Dic 0755.
  •  Fallecidos entre el 10 Dic 07 / 10 Dic 15274.
  •  Fallecidos entre el 10 Dic 15 / 10 Dic 19201.
  • Fallecidos desde el 10 Dic 1919 (diecinueve) decesos se han producido desde el día 10 de Diciembre de 2019.

Solicitamos a todos los integrantes de las FFAA, Fuerzas de Seguridad, Fuerzas Policiales y Fuerzas Penitenciarias, a las distintas ONG e Instituciones, a familiares, amigos y allegados en general, a continuar sumándose en apoyo de todos quienes deben enfrentar esta injusta situación, a fin de afirmar, fortalecer e incrementar el planteo de los justos reclamos por acceder a una justicia verdaderamente independiente, imparcial y objetiva, a través del irrestricto respeto por la Constitución Nacional. La continuación de la ardua lucha en su apoyo, por la recuperación plena del estado de derecho y por la reparación del respeto y la credibilidad de las Instituciones de la República, así lo exige.

Expresamos nuestras sentidas condolencias a todos sus familiares, compañeros de Promoción, camaradas y amigos, rogándole al Señor, les conceda pronta y cristiana resignación.

Coronel (R) Guillermo César Viola.

Unión de Promociones

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 25, 2020


 

Luna Park

Share

Después de que la NASA confirmó su plan de trabajar con Tom Cruise y Elon Musk, dueño de SpaceX en una película que se rodaría en el espacio exterior, las fuentes le dicen que el proyecto ha encontrado a su director. Doug Liman, que trabajó con Cruise en “Edge of Tomorrow” y “American Made”, ha sido designado como director de la película de misterio, que se filmará en el espacio exterior.

Musk
Cruise
Liman

Se informó hace unas semanas de que Cruise y Musk habían estado planeando con la NASA con la idea de llevar a cabo el proyecto en el espacio con la NASA confirmando la historia días después.

La película actualmente no tiene distribuidor y los detalles exactos de la trama son desconocidos, pero la contratación de Liman es un salto en la dirección correcta para el proyecto. Paramount ha negado que sea la misma película, pero Liman y Cruise habían estado desarrollando el proyecto-obsesión de Liman “Luna Park” en Paramount y claramente tenían interés en hacer algo en el espacio exterior. “Luna Park” gira en torno a un grupo de empleados renegados que se aventuran a la luna para robar una fuente de energía. Liman escribirá el guión y producirá la cinta con Cruise.

Es poco probable que la producción ocurra pronto, no solo por la preproducción masiva para hacer posible este rodaje, sino también por el cronograma de Cruise. Su producción en las próximas dos fotos de “Misión: Imposible”, que planea filmar de manera consecutiva, está actualmente detenida debido a la pandemia de COVID-19, sin un calendario para regresar.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 25, 2020


 

INSTANTÁNEA, HARVEY CEDARS: 1948

Share

  Por Paul Lisicky

Mi madre se toca la frente y deja en sombra sus ojos verdes. La boca es rosada, el pelo rubio como el trigo. Está bronceada. Es la mujer más bonita de la playa, aunque es la única que no lo reconoce nunca. Se envuelve el esbelto cuerpo con un albornoz y hace una mueca, porque cree que sus caderas son como una campana. Aún ahora está calculando y esperando oír el chasquido del cierre de la máquina de fotos.

Los brazos de mi padre la sujetan fuertemente por los hombros. Es musculoso y con el estómago plano como una sartén. Mira hacia adelante y aparenta estar con mi madre, pero está ya en Florida, edificando nuevas ciudades, drenando manglares muertos llenos de arena. Se imagina construyendo, construyendo. Estará sano. Tendrá buena suerte. Y, en años futuros, como sus compañeros del ejército, se habrá vuelto blando y afeminado, todo se le volverá duro trabajo, pero la gente recordará su nombre.

Los hombros se tocan. La postura dice: así es como se supone que deben ser las parejas jóvenes. Observénlos, son felices. Pero la cabeza de mi madre está ladeada. ¿Qué está mirando? ¿Mira al jugador de tenis que está junto a la ducha, al aire libre, el de las manos suaves, el que le enseñó a olvidar las cosas?, ¿o quizá ya oye el disparo del revólver que mi padre apretará contra su propia sien veinte años después?

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 25, 2020


 

LO MÁS VISTO ♣ Julio 24, 2020

Share

Las noticias más leídas en PrisioneroEnArgentina.com. Las más comentadas, las más polémicas. De que está la gente hablando…

REINICIO Julio 20, 2020 00.00 HORAS 
HORA DE CONTROL Julio 24, 2020 23.23 HORAS

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 24, 2020


 

EL COVID 19 IMPACTA DE PLENO A LOS PRISIONEROS ADULTOS MAYORES

Share

EL SERVICIO PENITENCIARIO FEDERAL SIN CONTRÓL

Finalmente y en forma desordenada  se supo el resultado del hisopado que se le realizara a los aproximadamente 70 prisioneros  alojados en la Unidad Penitenciaria 34 de Campo de Mayo. 28 de ellos  dieron positivo lo cual representa más del 35 % del total lo que demuestra la pérdida del control y cuidado que debería haber tenido el Servicio Penitenciario Federal. La llegada del virus a donde estos se encuentran encarcelados no es sorpresa, solo era cuestión de tiempo. Cada uno de los septuagenarios, octogenarios y nonagenarios, cuando viles y corruptos jueces federales le negaron su merecido  arresto domiciliario, por ser un grupo de riesgo,  supo que su tiempo se agotaba y que la posibilidad de muerte a corto plazo se multiplicaba exponencialmente. Cuando estos togados malparidos resolvían, asegurando que se encontrarían más seguros en prisión, ¿quién no supo que una vez más eran falaces? Por supuesto que no hubo ni miedo ni desesperación, si durante  estos años en forma constante  vieron partir a sus camaradas hasta superar ampliamente el medio millar y la cuenta regresiva nunca se detuvo. Todo imputado por los bien o mal llamados delitos de lesa humanidad, sabe que su muerte ya fue decretada, porque así lo establece la “política de estado”, que sin pudor legal alguno fue adoptada por un conjunto de funcionarios y políticos asesinos, movilizados por  “la memoria, verdad y justicia” A COMO DÉ LUGAR. ALTAMENTE SOSPECHOSO, resulta el presuroso desalojo de quienes ocupaban el mentiroso Hospital Penitenciario Central, a donde hoy se llevan los prisioneros de la Unidad 34. Destacamos que los jueces intervinientes en cada una de las causas dicen desconocer estos traslados.  Al escuchar a los cautivos por vía telefónica, tanto a los que se encuentran alojados en Campo de Mayo como a los que están en la Unidad 31 de Ezeiza, se los percibe  animicamente normales.  Para ellos nada cambió y la vida continua. La profunda fe cristiana que todos  profesan, es el soporte que hoy más que nunca les permite con entereza, seguir adelante, pese a todo y todos.

 

NÓMINA DE PRISIONEROS CON COVID 19 QUE EN ESTOS MOMENTOS

SON TRASLADADOS AL HOSPITAL PENITENCIARIO CENTRÁL

  1. SALERNO JUAN DOMINGO falleció anoche “por problemas respiratorios”
  2. ALMADA JULIO ALBERTO
  3. CASTAGNO MONGE HUGO
  4. CHAVEZ RUBEN CARLOS
  5. CORDOBA SACHETO RAUL ANGEL
  6. FRANCESCANGELI HECTOR RAUL
  7. GARCIA RICARDO JUAN
  8. LAZARTE JORGE OMAR
  9. LEGUIZAMON CARLOS HUGO
  10. PEREZ ORLANDO OSMAR
  11. PERRIN RICARDO RENE
  12. RISSO JUAN NAZARENO
  13. SLATTERY MIGUEL LUIS
  14. ULLUA EDUARDO SALVADOR
  15. ALE WALTER OMAR
  16. AMADO HECTOR OMAR
  17. ANDRADE RUBEN OSMAR
  18. CABALLERO BERNARDO
  19. CASTILLO NOVARA CARLOS
  20. DI NAPOLI OMAR EDGARDO
  21. FERRER GERARDO ENRIQUE
  22. FERREYRA CARLOS ALBERTO
  23. FRANKE CARLOS JORGE
  24. GUARROCHENA JORGE LUIS
  25. RECIO RAMON ABEL
  26. SIMON JULIO HECTOR
  27. RAMOS CAMPAGNOLO EDUARDO
  28. VELASCO RAMON CARLOS

 

 

Claudio Kussman

Comisario Mayor (R) 

Policía Pcia. Buenos Aires

Julio 24, 2020

claudio@PrisioneroEnArgentina.com

www.PrisioneroEnArgentina.com

 

“A vivir se aprende toda la vida, y toda la vida se ha de aprender a morir”

Séneca (2 AC-65)

 

COLABORACIÓN:

Dr. Gonzalo Miño

Dra. Andrea Palomas Alarcón

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 24, 2020


 

Venganza

Share

China ordenó hace unas pocas horas a Estados Unidos cerrar su consulado en Chengdu, una medida que los funcionarios estadounidenses anticiparon después de que la administración Trump le dijera a Beijing que cerrara su representación en Houston en medio de acusaciones de espionaje y robo de propiedad intelectual.

La bofetada diplomática amplía las agrias relaciones entre EE. UU. Y China, ya que los expertos advierten que las dos superpotencias del mundo se lanzan hacia una nueva Guerra Fría que podría desentrañar los lazos normalizados que tomaron décadas lograr.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China en Beijing no le dio a Washington una fecha límite para cerrar el complejo diplomático. Estados Unidos ordenó a China que cierre sus instalaciones de Houston en 72 horas. El Ministerio de Relaciones Exteriores instó a Estados Unidos a “retractarse de inmediato de su decisión equivocada y crear las condiciones necesarias para volver a encaminar la relación bilateral”, una señal de que el último giro en una creciente grieta entre Estados Unidos y China que abarca todo, desde la tecnología hasta los derechos humanos, tiene la potencial para ser temporal.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 24, 2020


 

Jair Bolsonaro, contagiado de coronavirus, en moto y sin mascarilla

Share

Jair Bolsonaro, contagiado de coronavirus, enfermedad que le aqueja desde el pasado 7 de julio, ha vuelto a protagonizar una polémica tras ser pillado paseando en moto y sin mascarilla por los alrededores del Palacio de la Alvorada de Brasilia. Imágenes muestran al presidente de Brasil, el segundo país más afectado por la pandemia, charlando con unos operarios sin la más mínima medida de seguridad tras pararse y bajar de su motocicleta. 

Pese a que desde el pasado 7 de julio Bolsonaro ha dado tres veces positivo en todos los test que se ha realizado, el líder ultraderechista se ha comportado en numerosas ocasiones como si estuviera sano –llegó a decir que la pandemia era “una gripecita”–. Esta última imagen del presidente brasileño ha indignado a a la oposición. “La imagen de la monstruosidad y del desprecio de Bolsonaro por la vida de los brasileños”, tuiteó el legislador federal Marcelo Freixo, líder del Partido Socialismo y Libertad (PSOL).

 

Tras conocer que estaba infectado, aseguró que cumpliría con la cuarentena y ha seguido despachando mediante videoconferencias desde su residencia oficial en Brasilia, pero no es menos cierto que ha incumplido en más de una ocasión las normas del aislamiento. El paseo en moto no supone el primer incumplimiento de las recomendaciones médicas, pero sí el primero desde que está oficialmente enfermo. a Secretaría de Comunicación de la Presidencia.

El escándalo de la moto tampoco es el primer incidente de este tipo. Desde el pasado sábado, asiste a diario a la ceremonia en que cada tarde es arriada la bandera nacional y hasta ha bromeado con sus simpatizantes, que oraron por su recuperación “para que vuelva a desesperar a la izquierda”, como dijo uno de ellos, y tampoco guardó las distancias ni usó mascarillas en un encuentro con periodistas, lo que valió una queja por parte de la prensa.

En Brasil ya han muerto más de 84.000 personas por el coronavirus mientras que los infectados ascienden a 2,3 millones. Es uno de los dos países más afectados por la pandemia en el mundo, por detrás de Estados Unidos.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 24, 2020


 

¡LAS VÍSPERAS!

Share

  Por Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón

  Por Prof. Gladys Semillan Villanueva

Sí un año antes, que importa, lo que me mueve es estar este tiempo que pasa como soplo, cerca, anticiparme en este nuevo 25 de julio al gran acontecimiento que será el año próximo declarado AÑO SANTO. Cómo quien vela un hecho que nos ha marcado a fuego. Que ha dejado una huella como esas que El dejó en los senderos. Esas cosas de la fe que se prenden amorosamente enseñándonos a ver, oír, contar, trasmitir enseñanzas de vida que serán el sostén a los acontecimientos cotidianos. Anduve algunos de esos CAMINOS, los bosques me murmuraron historias de peregrinos, pero la gran historia la recibí de mi abuela narrada con enorme amor debajo de un pino en el que nos reuníamos a realizar nuestras labores. Pude arribar a Padrón donde comenzó parte de un acontecimiento que cambiaría la vida de Compostela. Y también mi vida. Allí estaba de pie frente a esa columna de piedra en la que encallara la barca que traía los restos del Apóstol Santiago custodiado por dos de sus discipulos. Seguí la ruta de esos restos hasta el Campo de la Estrella, sintiendo palpitar las sienes al contemplar la Catedral que protege los santos huesos, en esa arqueta de plata venerada. Cuantos años regresando y buscando tus senderos Santiago hasta que no hace mucho me presente ante ti y te dije necesito que conozcas a alguien, un amigo, con quien he compartido tus cosas, tus tiempos junto a Jesucristo, tu incesante andar llevando la luz y el amor. Entonces fue algo tan lindo pues mientras te abrazaba te dije…le pediré que vuele esta noche y mañana lo conozcas. Y en ese entendimiento de sueños, ilusiones de traslados del pensamiento y el alma muy poco comprendido a veces establecí un día una hora y un lugar. Lo esperaría en la escalinata de la Catedral. Y llegó, nos recibió el aroma de incienso de una misa que recién había terminado, la música gregoriana, la penumbra de un templo que queda suspendido en una santa paz de espíritus peregrinos como el de mi amigo y el mío. Lo conduje hasta el altar mayor para que pudiera abrazarlo y de alguna manera completar desde su alma tantas cosas que le había contado en la otra orilla. Justo nos despedimos en el momento en que el sol entraba radiante por una claraboya de vitrales en un lateral del recinto, solté su mano y partió con el sol. Ahora, le pedí que escribiera una “ofrenda” para que le llegue a Santiago, desde su corazón, desde esa vida entregada al bien, sin egoísmo y que compartimos, como lo que somos, verdaderos amigos. Acá desde mis cosas, abro las ventanas y te abrazo. Aprisiono con pasión el sonido, los aromas, la humedad que mi rostro lava. Y te digo…VEN…viajero amigo que dejaste huellas para poder hundir en ellas las mías. Que saciaste la sed de esperanza a veces perdida. Que has iluminado mi vida, desde esa fe que compartimos para transitar a mi modo las rutas que Tata Dios nos marcó un día. Porque sabes amigo. Santiago, al igual que yo, te atrapó, en la palabra, en el color, en la música en la vida misma. En todo aquello que emana de esta sangre que bulle con alegría, deseando que el Altísimo, nos permita llegar una vez más antes de nuestra irremediable partida…en el viaje hacia la salvación… De nuevo, una vez más, como siempre, aquí, estoy compañera de vuelo y de ilusiones mágicas, desde esas viejas sendas continentales es la que haces tintinear tus campanas y a través del atlántico desde esa orilla me llamas. Eres mi amiga, que cerrando los ojos me visualizo de manera incomparable en el sendero de la vida…La que predijo que bebería los vientos del destino, que la lluvia sería mi compañera y las piedras mi mejor canción. La que me reveló que el Camino me envolvería con una ternura desconocida, abrazando “mis muletas”, que se elevarían como símbolo de quienes la llevan para avanzar en la vida y no como una carga feroz que se debe desterrar. Esas mis muletas del alma y del cuerpo que debían convertirse en alas. Eres la misma que avistó que mi figura sería la de un quijote de este lado del atlántico y mi arma principal la Fe. Es así como acariciaste mi alma como el hilo rojo de las almas gemelas. Eres mi compañera de vuelo, la que me percibió antes de que llegara a destino con un mechón de mi frente disparado según venga el viento, con los ojos desafiantes buscando el mejor lugar para dar el paso, ignorando el esfuerzo y el cansancio. Eres la que avistó al apóstol murmurándome suavemente…otro paso…otro más…falta menos…sigue. Y fue así, cuando el majestuoso monasterio, la Catedral de Compostela, me abrió sus puertas, me ofreció el reposo y la palabra justa. Ya nunca seré el mismo, todo impacta, una fuerza nueva nació en mi interior. Quise gritar y abrir los brazos, al enfrentarme al botafumeiro y nunca pude. El viento me robó el grito y lo alejó a un lugar secreto que solo a tierra sabe y ese es su gran misterio. ¿Que hice para merecer esto amiga? Muy sencillo, Creer, tener Fe y Caminar como tú. Desde el amparo del silencio, a días del aniversario del Gran Santo de la Cristiandad, escuchamos a lo lejos el clamor de un guerrero que en un grito salvaje y misterioso nos musita “Santiago, salva a España”. Hijo del trueno, te invocamos en un mismo grito protejas al mundo entero de esta pandemia que azota sin piedad.

Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón

Prof. Gladys Semillan Villanueva

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 24, 2020


 

AHORA ALERTA ROJA POR COVID 19 EN EL PABELLÓN 6 DE LA UP 31

Share

NINGUNA AUTORIDAD ARGENTINA PUEDE SER GARANTE DE NADA

Mientras el Servicio Penitenciario Federal guarda absoluto silencio, extraoficialmente y por vía ajena al mismo, se confirmó que el prisionero adulto mayor RAMÓN OJEDA FUENTES, actualmente internado en el Hospital Muñiz, está con Coronavirus. Esta gravísima situación que pone en peligro de vida de los once prisioneros que fueran sacados compulsivamente del mentiroso Hospital Penitenciario Central y trasladados a su actual alojamiento en el pabellón 6 de la Unidad Penitenciaria 31, muestra que las autoridades penitenciarias perdieron el control sobre la propagación de la pandemia en sus instalaciones. Sus mismos agentes son quienes están contagiando a los prisioneros y ningún protocolo protege ni al personal ni a los prisioneros.   Pese a lo reiteradamente sostenido por los falaces togados federales, ni ellos, ni las autoridades gubernamentales del Ministerio de Justicia, ni el Servicio Penitenciario, hoy como ayer, garantizan nada de nada.  Mucho menos la salud y la vida de todos estos septuagenarios, octogenarios y nonagenarios imputados por los bien o mal llamados delitos de lesa humanidad. Estos reptantes y prevaricadores del poder judicial, únicamente, se ocuparon de preservar la integridad de un AMADO BOUDOU de 57 años de edad y sus cómplices, a quienes prontamente les dieron el arresto domiciliario, pese a no ser posibles pacientes de riesgo. Ahora habrá que seguir esperando que se cumplan las 48 horas, para saber el resultado de los hisopados que hoy a la mañana se hicieran a los   10 prisioneros que quedaron en el pabellón seis, cruzando los dedos para que este no se convierta en el pabellón de la muerte.   

www.pirisoneroenargentina.com  

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 23, 2020


 

LOS FLAUTISTAS DE HAMELIN

Share

  Por JOSÉ LUIS MILIA

¿Quién no ha escuchado en su infancia la fábula del flautista de Hamelin? En el siglo XIII esta ciudad alemana estaba invadida por las ratas y era de tal magnitud la plaga que la vida en la ciudad era imposible; los esfuerzos de los ciudadanos de Hamelin para eliminarlas eran titánicos; sin embargo, todos sus intentos terminaban en fracaso. Hasta que un día apareció en la ciudad un flautista que prometió, contra una jugosa recompensa, aniquilarlas; una vez aceptado el trato, el músico empezó a tocar una extraña melodía con su flauta y las ratas lo siguieron hasta el rio donde se ahogaron.

Pobreza sin límite en Argentina

Algo parecido pasa en Argentina, tenemos una inmensa cantidad de ratas, sabemos dónde están, que es lo que nos roban, de que nos despojan, pero cualquier método para eliminarlas ha fracasado porque acá son las ratas las que hacen las listas de donde se elige al flautista. En casi cuarenta años se han sucedido músicos de variado pelaje y sexo, pero todos con un denominador común: un gusto inmoderado por la mentira, la manifiesta ineptitud para gestionar todo aquello que sea la generación de riquezas como factor de crecimiento y la deshonestidad como condición sine qua non para manejar el erario público. Si a esto sumamos una falta de sentido común para las mínimas cosas que hacen a la vida diaria de una nación y un insolente apego por la “corrección política” el resultado de esto es el prontuario de nuestros flautistas.

Algo más debemos agregar sobre ellos: antes de empezar a tocar la flauta arrancan la serenata con una frase que, palabras más, palabras menos, siempre dice lo mismo: “estamos absolutamente decididos a librar una gran batalla contra la miseria y la pobreza de nuestra Nación”, el éxito de los conciertos sucesivos de los flautistas está dado por los índices del “progreso de la batalla”, cuarenta años atrás la pobreza nacional estaba en el 9,4% hoy podemos ubicarla sin temor a equivocarnos en un 50 % y subiendo.

Nunca, los flautistas han venido solos, una multitud de comparsas y “plomos” los han acompañado y si quisiéramos graficar sus performances, una curva, abruptamente ascendente, graficaría su mediocridad. Viendo esto, ¿hemos llegado a punto donde peor no se puede estar?, de ninguna manera, esa curva de la mediocridad revelada entraña una curva descendente de la calidad de vida que el país de los flautistas puede ofrecer a sus ciudadanos, al menos a ese sufrido 38% que con su trabajo y sus impuestos sostiene a un malón de vagos y mal entretenidos.

La fábula del Flautista no termina con él llevando a las ratas al río; como los ciudadanos de Hamelin tasaron por lo bajo el trabajo musical del flautista lo defaultearon. El músico juró venganza y el día de san Pedro y san Pablo volvió a la ciudad y haciendo sonar su flauta se llevó a todos los niños y jóvenes de Hamelin, a quienes sus padres no vieron nunca más.

Es probable que esto- el final de la fábula que nos contaron en nuestra niñez- sea lo único que tienen en común el flautista de Hamelin y los flautistas que supimos conseguir. Desalentados, nuestros hijos vuelven a ver a Ezeiza como la salida a otros lugares del mundo donde sus conocimientos y sus esfuerzos serán recompensados, y aunque eso entrañe una ruinosa pérdida del producto inteligente interno, a los flautistas esto lo tiene sin cuidado, siempre estarán los hijos de los Braian, Keivin y Yessicas, que ellos si quedarán acá viviendo, mientras les sea posible, de las limosnas que los flautistas les den para que aplaudan su música

 

JOSE LUIS MILIA

josemilia_686@hotmail.com

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 24, 2020


 

971 casos en las últimas 24 horas en España

Share

El Ministerio de Sanidad Español ha informado sobre 971 nuevos casos de coronavirus ayer jueves, frente a los 730 de este miércoles, lo que supone 241 más. El total de positivos asciende a 270.166 desde el inicio de la pandemia. En los últimos 14 días han iniciado síntomas 5.514 personas que han sido diagnosticadas con el virus, 1.601 en la última semana. De los 971 nuevos diagnósticos, 47 se han registrado en Andalucía, 415 en Aragón, cuatro en Asturias, dos en Baleares, cinco en Canarias, cuatro en Cantabria, 19 en Castilla-La Mancha, cinco en Castilla y León, 182 en Catalunya, 33 en Comunidad Valenciana, seis en Extremadura, siete en Galicia, 102 en Madrid, uno en Murcia, 66 en Navarra, 61 en Euskadi y 12 en La Rioja.

Además, se han producido tres muertes en las últimas 24 horas, siete en la última semana (una en Castilla y León, dos en Catalunya, una en Comunidad Valenciana y tres en Madrid), para un total de 28.429 defunciones registradas en las estadísticas oficiales.

Se han producido 296 ingresos hospitalarios con covid-19 en la última semana (126.241 en total): 24 en Andalucía, 78 en Aragón, dos en Asturias, cuatro en Baleares, dos en Canarias, uno en Cantabria, 21 en Castilla-La Mancha, 18 en Castilla y León, 26 en Catalunya, 26 en Comunidad Valenciana, cuatro en Extremadura, ocho en Galicia, 53 en Madrid, nueve en Murcia, siete en Navarra y 13 en Euskadi. Junto con 15 en unidades de Cuidados Intensivos (11.741 desde que el coronavirus llegó a España): uno en Andalucía, dos en Aragón, uno en Cantabria, dos en Castilla-La Mancha, uno en Castilla y León, tres en Catalunya, uno en Extremadura, uno en Galicia, uno en Murcia y dos en Euskadi.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 24, 2020


 

NO HAY HUMANOS EN EL ATELIER

Share

  Por María Ferreyra Kussman

Se quitó el vestido y sorprendió al artista quién corrió hacia el mármol salvaje y comenzó a agrietarlo y a formarlo. El polvo danzó de lado a lado buscando un escondite. Los trozos de material cayeron al piso y explotaron creando un telón de niebla que permaneció en la habitación decorando zapatos y pantalones. El Artista se movía con pasión, con entusiasmo y con un dejo de desesperación tratando de capturar en la roca lo que la naturaleza había dibujado en carne. El Artista se volvió hacia la mujer.

 -Parece una ameba -dijo ella, volviéndose desilusionada.

El Artista empujo la escultura y esta se disolvió sobre el piso. Tomó un trozo de papel texturizado y un carboncillo gris con el que comenzó -rabioso- a trazar líneas y velozmente encontró los contornos de la mujer. Se volvió hacia ella con el papel en la mano, esperanzado, sin aliento como un perro esperando una caricia.

-Parece un pez…

Arrojó el papel a la hoguera y arrebató de una alacena un lienzo casi amarillo. Una docena de pinceles y varias acuarelas se convirtieron en su ejército. Las brochas, sus dedos y hasta su saliva fueron participes de la iniciativa. Los colores se hicieron silueta. Las sombras exaltaron cabellos y extremidades. Las luces, horizontes olvidados. Giró el caballete y dejó que la mujer lo juzgara una vez más.

-Parece un dinosaurio -dijo ella, despiadada.

Al instante, el retrato atravesó la ventana y se perdió entre los tejados vecinos. El Artista caminó de un lado al otro del estudio decidiendo entre la redención y el infierno. Su transpiración era una obra de arte en su pecho. La mujer, calma -y aburrida tal vez- encendió un cigarrillo confrontando la llama a su piel pálida. Este fue el signo, el mensaje que El Artista había esperado. Arrastró luces y reflectores, cortinados y muebles, sedas y maderos. Jaló del un brazo a la mujer, incrustándola en el centro de la escena. Simplemente aprisionó la cámara fotográfica y gatilló una vez. Un solo intento. Una sola chance. Apuró el revelado y colgó la lámina en el medio de la sala. El Artista, ahora relajado, quizás sin expectativas, se dejó caer en un sillón y mientras la magia traía sus resultados, la mujer por primera vez mostró un genuino interés. Miró el pliego húmedo.

-Parece un mono… parezco un mono…

El Artista -con mucho esfuerzo- se puso de pie y caminó hacia una alacena donde descansaban los licores fuertes. Las botellas y las copas de cristal con manchas de pinturas eran difíciles de distinguir. Ni el mismo supo que sirvió en el vaso. Ni el mismo supo que corrió por su garganta. Cerró los ojos y al abrirlos, la musa había muerto.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 24, 2020


 

ARGENTINA AMORDAZADA Y SIN LIBERTAD ECONÓMICA

Share

  Por FRANCISCO BÉNARD

HUGO MOYANO “UN DIRIGENTE EJEMPLAR”

Cualquier país del planeta necesita explotar todos sus recursos económicos por el bienestar general de su población. El sector agrario es fuente de muchísimos ingresos que no solo benefician a los propietarios de la tierra sino a toda la economía con el pago de enormes impuestos que no dejan grandes ingresos una vez hecho los aportes al Estado. Este último debe proteger a los hombres de campo, preservando sus propiedades y evitando se cometan delitos como está ocurriendo con la destrucción de los silo-bolsas. ¿A quien beneficia esto? A nadie, por cierto, se perjudica el país. Esto  es el delirio de muchos, también  el odio, de quienes presumen que los ruralistas son los aristócratas y dueños de la patria y  explotadores de quienes trabajan como empleados en el campo. Salvo en el sur de la Argentina no hay propietarios dueños de grandes latifundios, en el resto son propietarios que tienen extensiones de tierra que sufren permanentes subdivisiones. No se puede decir que sea necesaria una reforma agraria pues se da en forma natural.  Cuando analizo los ingresos anuales por hectárea de soja diría que es mucho mayor el ingreso de un alto funcionario gubernamental.  Los mayores ingresos para el Estado provienen de los aportes del campo, no obstante, los funcionarios miran indiferentes los ataques que sufren sus dueños, mientras aplican permanentes presiones e incrementos de impuestos que asfixian al sector. El objetivo es obtener del campo más recursos para el gasto político.

Estamos viviendo una crisis económica sin parangón, con el cierre de fábricas y empresas dejando un tendal de desempleados, que podrían superar quizás los cuatrocientos mil, terminada la cuarentena.  Difícil de remontar? No será nada fácil. No. Hay una empresa nueva y joven que ha demostrado ser eficiente, es Mercado Libre o me equivoco? No. Lo ha demostrado sobre todo en estos tiempos de cuarentena. Son millones de personas las que recurren a ella, por sus precios, por la variedad de productos que ofrecen y por la agilidad con la que trabajan. ¿Que pasa con el gremios de Camioneros? El sindicalista Moyano que pareciera quiere poner el pie en ella. Él es un gran ejemplo “ejemplo” según Alberto Fernández.   Esto es totalmente incomprensible. Es realmente muy difícil  invertir en Argentina, la economía debe crecer libremente, con libertad para el campo y libertad para la industria. 

Necesitamos generar empleo genuino, para ello es necesario hacerlo en un marco de libertad económica y garantías totales de respeto a la actividad privada. ¿Como pretende el Gobierno Nacional crear 400.000 puestos de trabajo, por Decreto? Necesitamos trabajo y este que sea a través de los sectores empresariales.

 

Dr. Francisco Bénard

Abogado, Periodista, Escritor y Poeta

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 24, 2020


 

Vic Morrow

Share

El 23 de julio de 1982, Vic Morrow y dos niños actores, Renee Shinn Chen y Myca Dinh Le, mueren en un accidente con un helicóptero durante el rodaje en el set de California de Twilight Zone: The Movie. Morrow, de 53 años, y los niños, de seis y siete años, estaban filmando una escena de batalla de la Guerra de Vietnam en la que se suponía que huían de un helicóptero que los perseguía.

Las explosiones de efectos especiales en el set hicieron que el piloto de la nave de bajo vuelo perdiera totalmente el control y cayera al terreno impactando sobre la humandad de las tres víctimas, matando a los tres al instante. Morrow y Le fueron decapitados y mutilados por las palas del rotor del helicóptero, mientras que Chen fue aplastado por un puntal de la nave.

El accidente que terminó con la vida de Morrow (nacido Victor Morozoff, 14 de febrero de 1929 – 23 de julio de 1982) tuvo lugar el último día de rodaje programado de la película.

El codirector de Twilight Zone, John Landis (Blues Brothers, Trading Places, National Lampoon’s Animal House) y otros cuatro hombres que trabajan en la película, incluido el coordinador de efectos especiales y el piloto del helicóptero, fueron acusados ​​de homicidio involuntario. Según un informe del New York Times de 1987, era la primera vez que un director de cine enfrentaba cargos criminales por eventos que ocurrieron mientras hacía una película. Durante el juicio posterior, la defensa sostuvo que el desfraciado incidente fue un accidente que no pudo haberse predicho, mientras que la fiscalía afirmó que Landis y su equipo habían sido imprudentes y habían violado las leyes relativas a los niños actores, incluidas las regulaciones sobre sus condiciones de trabajo y horas. 

Después del emotivo juicio de 10 meses, un jurado absolvió a los cinco acusados ​​en 1987. Las familias de las tres víctimas presentaron demandas contra Landis, Warner Brothers y el codirector y productor de Twilight Zone, Steven Spielberg, que se resolvieron por cantidades no reveladas.

Twilight Zone: The Movie se lanzó en el verano de 1983. La película, que recibió críticas mixtas, se basó en una popular serie de televisión de ciencia ficción del mismo nombre que se emitió de 1959 a 1964 y fue creada por Rod Serling. En la película, cuatro directores, Landis, Steven Spielberg, Joe Dante y George Miller, adaptaron cada uno un episodio diferente de la serie de televisión, que narraba las historias de personas que se encontraban en situaciones muy inusuales.

Vic Morrow había aparecido previamente en numerosos programas de televisión como Combate! y películas como The Blackboard Jungle (1955) y The Bad News Bears (1976). Era el padre de la actriz Jennifer Jason Leigh (Fast Times en Ridgemont High, Margot at the Wedding, y The Hateful Eight).

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 23, 2020


 

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com