Share

El USS Indianapolis había entregado los componentes cruciales de la primera bomba atómica operativa a una base naval en la isla de Tinian en el Pacífico. El 6 de agosto de 1945, el arma caería en Hiroshima. Pero ahora, el 28 de julio, Indianápolis partió de Guam, sin escolta, para encontrarse con el acorazado USS Idaho en el Golfo de Leyte en Filipinas y prepararse para una invasión de Japón.

El día siguiente fue tranquilo, con Indianapolis haciendo unos 17 nudos a través de olas de cinco o seis pies en un Pacífico aparentemente interminable. Mientras el sol se ponía sobre el barco, los marineros jugaban a las cartas y leían libros; algunos dialogaban con el sacerdote del barco, el padre Thomas Conway.

Pero poco después de la medianoche, un torpedo japonés golpeó al Indianápolis en la proa de estribor, arrojó casi 65 pies de la proa del barco fuera del agua y encendió un tanque que contenía 3.500 galones de combustible de aviación formando una columna de fuego disparada varios cientos de pies en el cielo . Luego, otro torpedo del mismo submarino golpeó más cerca del centro, impactó tanques de combustible y cargadores de pólvora y desarrolló una reacción en cadena de explosiones que efectivamente desgarró al Indianápolis en dos. Aún viajando a 17 nudos, Indianápolis comenzó a tomar grandes cantidades de agua; el barco se hundió en solo 12 minutos. De los 1.196 hombres a bordo, 900 llegaron vivos al agua. Su terrible experiencia, se considera el peor ataque de tiburones de la historia, apenas comenzaba.

Cuando salió el sol el 30 de julio, los sobrevivientes se mecieron en el agua. Las balsas salvavidas eran escasas. Los vivos buscaron a los muertos que flotaban en el agua y se apropiaron de sus chalecos salvavidas para los sobrevivientes que no tenían ninguno. Con la esperanza de mantener una cierta apariencia de orden, los sobrevivientes comenzaron a formar grupos, algunos pequeños, algunos más de 300, en aguas abiertas. Muy pronto estarían evitando y lidiando con la exposición al sol, la sed y los tiburones.

Los animales fueron atraídos por el sonido de las explosiones, el hundimiento del barco y el chapuceo de los sobrevientes en el agua. Aunque muchas especies de tiburones viven en aguas abiertas, ninguna se considera tan agresiva como la punta blanca oceánica (Carcharhinus longimanus) o Tiburón Loco. Los informes de los sobrevivientes de Indianápolis indican que los tiburones tienden a atacar a víctimas vivas cerca de la superficie, lo que lleva a los historiadores a creer que la mayoría de las causas relacionadas con los tiburones de puntas blancas oceánicas.

La primera noche, los tiburones se centraron en los muertos flotantes. Pero las luchas de los sobrevivientes en el agua solo atrajeron a más y más tiburones, que podían sentir sus movimientos a través de una característica biológica conocida como línea lateral: receptores a lo largo de sus cuerpos que captan cambios en la presión y el movimiento desde cientos de metros de distancia. Cuando los tiburones volvieron su atención hacia los vivos, especialmente los heridos y los sangrantes, los marineros intentaron ponerse en cuarentena lejos de cualquier persona con una herida abierta, y cuando alguien moría, empujaban el cuerpo, con la esperanza de sacrificar el cadáver a cambio de un respiro de la mandíbula de un tiburón. Muchos sobrevivientes quedaron paralizados por el miedo, incapaces incluso de comer o beber de las escasas raciones que habían salvado de su barco. Un grupo de sobrevivientes cometió el error de abrir una lata de spam, pero antes de que pudieran probarlo, el aroma de la carne atrajo a un enjambre de tiburones a su alrededor. Se deshicieron de sus raciones de carne en lugar de arriesgarse a ser victimas de un segundo enjambre.

Los tiburones se alimentaron durante días, sin signos de rescate para los hombres. La inteligencia de la Armada había interceptado un mensaje del submarino japonés que había torpedeado el Indianápolis describiendo cómo había hundido un buque de guerra estadounidense a lo largo de la ruta de Indianápolis, pero el mensaje fue descartado como un truco para atraer a los botes de rescate estadounidenses a una emboscada. Mientras tanto, los sobrevivientes de Indianápolis aprendieron que tenían las mejores probabilidades en un grupo, e idealmente en el centro del grupo. Los hombres en los márgenes o, peor aún, solos, eran los más susceptibles a los tiburones.

A medida que pasaban los días, muchos sobrevivientes sucumbieron al calor y la sed, o sufrieron alucinaciones que los obligaron a beber el agua de mar a su alrededor, una sentencia de muerte por envenenamiento por sal. Aquellos que apagaran su sed se hundirían en la locura, haciendo espuma en la boca mientras sus lenguas y labios se hinchaban. A menudo la sed, el sol y las ampollas se convirtieron en una amenaza tan grande para los sobrevivientes como los tiburones que daban vueltas debajo; muchos arrastraron a sus camaradas bajo el agua cuando murieron.

Después de las 11:00 a.m. de su cuarto día en el agua, un avión de la Armada que sobrevolaba a los sobrevivientes de Indianápolis y pidió ayuda por radio. En cuestión de horas, otro hidroavión, tripulado por el teniente Adrian Marks, regresó a la escena y arrojó balsas y suministros de supervivencia. Cuando Marks vio hombres atacados por tiburones, desobedeció las órdenes y aterrizó en las aguas infestadas, y luego comenzó a rodar su avión para ayudar a los heridos y rezagados, que corrían el mayor riesgo. Poco después de la medianoche, el USS Doyle llegó a la escena y ayudó a sacar a los últimos sobrevivientes del agua. Del equipo original de 1.196 hombres de Indianápolis, solo quedaban 317. Las estimaciones del número de personas que murieron a causa de los ataques de tiburones llegan hasta casi 150. Es imposible estar seguro. Pero de cualquier manera, la terrible experiencia de los sobrevivientes de Indianápolis sigue siendo el peor desastre marítimo en la historia naval de los EE. UU.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 2, 2020


 

18 thoughts on “Los tiburones del USS Indianapolis”

  1. Pingback: care este diferenta

  2. Pingback: ¿Fue “TIBURÓN” basada en eventos reales? – Prisionero en Argentina

    • Josi
    • posted on August 3, 2020

    Despues de algo asi, no me meto ni a la ducha.

    • Benjamin Masters
    • posted on August 2, 2020

    In Harm’s Way is one of the best books I have ever read. I love the story even though it has forever solidified my fear of the open ocean and sharks.
    My grandad fought with the Americans when we recaptured Bataan

    • Rae Viantart
    • posted on August 2, 2020

    I’ve heard about the incident lots of times but it never occurred to me just how gruesome it actually was before i read this. Rest in peace to all the fallen sailors of the U.S.S Indianapolis.

    • van marron
    • posted on August 2, 2020

    Some historians, citing documents declassified years later, have attributed the slowness of the rescue to the secrecy surrounding the atomic bomb mission. Some have suggested, too, that senior Navy officers knew there might have been a Japanese submarine in the area but did not warn the cruiser out of fear of disclosing that the Navy had broken Japan’s naval codes. Before the sinking, Captain McVay had requested a destroyer escort but his request was turned down by high command. Though a good captain, on the fateful night of the sinking, Mcvay did not instruct the USS Indianapolis to adopt a zigzagag course to create a difficult target for Japanese submarines. His men argued that Captain McVay had been given discretion — not ordered — to steer a zigzag course and had done so for a time, and that he had been advised there was little threat of enemy submarines. After the war, he was court-martialed at a military tribunal and was found guilty for endangering his vessel by failing to steer a zigzag course to avoid torpedoes. Captain McVay was stripped of some seniority, although his sentence was lifted because of his bravery in combat before the sinking. He was promoted to rear admiral upon his retirement in 1949. But he never really recovered from his ordeal, and he shot himself to death in 1968. At McVay’s tribunal, Mochitsura Hashimoto, the commander of the Japanese submarine that sunk the USS Indianapolis defended McVay’s actions. Testifying that a zigzag course would not have saved the doomed vessel from his torpedoes. On Nov. 24, 1999, a year before his death, Mr. Hashimoto wrote to Senator Warner. ”Our peoples have forgiven each other for that terrible war,. Perhaps it is time your peoples forgave Captain McVay for the humiliation of his unjust conviction.” That is a man of honor.

    • alberto bisconti
    • posted on August 2, 2020

    que bajon… en el medio de la nada… y rodeados de dentaduras

    • Mick
    • posted on August 2, 2020

    if I survived the Indianapolis, I would move to a sleepy New England cove and spend the rest of my days hunting sharks with the town’s local sheriff and a plucky bi-speckled scientist.

    • Levan Digashvili
    • posted on August 2, 2020

    I remember learning about this in boot camp at Great Lakes. They said some men had skin sagging off of them because of the long term exposure to salt way.

    • Dan Brunetti
    • posted on August 2, 2020

    This is truly one of the most horrendous moments in history. When I was younger my friends grandfather was a survivor. 5 other neighborhood friends he saw them picked off one by one you can hear the crunches and felt them too

    • Alan Swan
    • posted on August 1, 2020

    To be precise Marks rescued 53 of the 316 remaining survivors of the USS Indianapolis

    • amy lim
    • posted on August 1, 2020

    I live in the Philippines and I can tell you that the Philippine water is filled with sharks. Specifically the tiger sharks.

    • mark hershey
    • posted on August 1, 2020

    what a nasty way to die…..

    • Chip
    • posted on August 1, 2020

    the Captain who survived got thrown under the bus. He has been the only captain in the USN to be courtmartialled for having his ship sunk in ww2. At his trial, the Japanese sub commander Hashimoto testified in his defence, saying that at the range there was nothing he could have done to avoid the torpedos.

    He retired from the Navy in 1949 but spent many years receiving hate mail and phone calls from the families of the men who died in the sinking, including a christmas card that said “we would be having a merry christmas if we hadn’t lost our son”

    After his wife’s death of cancer, people close to him noted that he started suffering from loneliness and depression. He commited suicide in 1968 on the front lawn of his home. In one hand he held the gun that killed him, in the other a figurine of a toy soldier that he had as a good luck charm through his career.

      • mike the watchdog
      • posted on August 1, 2020

      He didn’t deserve that, i mean i know that he’s the captain and is responsible of what happened but its war, whatcha expect ? He cant do anything and being blamed for it, wish that man have a happy life in the sky above

    • Jewel Sizemore
    • posted on August 1, 2020

    Chilling story, what a terrifying experience these sailors must have gone through

    • Bugsy
    • posted on August 1, 2020

    being in the water with sharks at night. nope. nope. noooooooope. NOOOOOOOOOOOOOOOOOOPE.

    • Frank Farmer
    • posted on August 1, 2020

    I’m guessing these men will not be too pleased if their grandkids will start playing “Baby Shark”

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: