Share

  Por JORGE B. LOBO ARAGÓN

Las sociedades tienen esencias que es necesario mantener para su vida, para su permanencia, para que siga siendo satisfactorio pertenecer a ellas. Características relacionadas con sus costumbres, con sus tradiciones y, sobre todo, con la moral. A la pérdida y al falseamiento de estas conductas, es a lo que en general llamamos corrupción. Esas  características morales y éticas, esperamos que no se mueran, que sigan viviendo para bien de nuestros hijos y nietos y que sigan sanas, robustas, vigorosas; es decir, con cambios que no sean de muerte, sino de crecimiento, adelanto, cultivo, ascenso. Sicilia, en medio del Mediterráneo,  fue punto de paso de los pueblos que crearon nuestra civilización. Isla expuesta a muchos apetitos. La dominaron fenicios, griegos, cartagineses, romanos. Caída Roma, la asaltan los bárbaros: vándalos, ostrogodos, longobardos. Cae bajo poder bizantino. Al expandirse el Islam la toman los sarracenos. Vuelven los bárbaros,  después los normandos. Con los duques de Anjou depende de Francia; luego de Aragón, que integrándola a Nápoles forma el reino de las dos Sicilias. Con el tratado de Utrecht se la cede al ducado de Saboya y luego a Austria; vuelve a manos de los Borbones de España; la ataca Francia; se proclama rey al duque de Génova, la invaden los napolitanos y en 1860 Garibaldi la subleva y la incorpora al nuevo reino de Italia. Con tantas subyugaciones diversas, los sicilianos aprenderían a resistir a sus dominadoresEn 1800 el gobierno crea las Compagni d’Armi contra los desmanes de los bandoleros. Garibaldi disuelve esas compañías sin haberse alcanzado ni el orden ni la seguridad; no acatan la disolución y se convierten en mafia. Nace la mafia, con una rígida disciplina fundada sobre el juramento de ayudarse y de no servir de testigos en los tribunales; hacen culto del coraje personal; no discuten las órdenes de sus jefes; evitan cometer robos y asesinatos mientras no se trate de traidores a la organización. Los mafiori tienen dirigentes, los Giovani D’Onori, y los encargados de ejecutar los desafueros, los malandrini. Los malhechores le temen a la mafia más que a los tribunales de justicia ordinaria. Muchos propietarios, por su seguridad personal, se ponen bajo su protección. La mafia no  era delincuencia desordenada: significaba un orden distinto al aceptado por la sociedad y por las leyes del Estado. Al producirse una masiva inmigración en los Estados Unidos, allá van muchos sicilianos deseosos de sumarse a una sociedad de trabajo y de riqueza. Y se ven marginados; no conocen la lengua (manejan su dialecto; no saben ni italiano), vienen de un mundo de otras costumbres, otros usos; sus ricas tradiciones son menospreciadas. Para sobrevivir, para valer, para hacerse respetar, recurren a organizaciones que reviven la mafia de su tierra. No sólo ellos: otras minorías raciales y religiosas apelan a medios similares. Ya sin minorías que digan proteger, aparecen las mafias y sus tentáculos el terrorismo en todos los aspectos que siguen funcionando en busca de influencia, de grandes negocios, de poder, miedo y violenciaHoy la mafia  y sus apéndices, son una muestra palpable de organización y de eficacia en muchas naciones y hasta de las llamadas primer mundo. En ese ámbito ilegal del consumo abundan los rubros que son negocios substanciosos, empezando por el de la droga, el juego, las armas. De modo que las mafias y las organizaciones terroristas, incorporan al ámbito del delito los adelantos de la técnica, el apoyo de profesionales expertos y las sutiles artes para influir sobre la opinión pública. De modo que la lucha contra ellas se hace cada día más difícil. A la justicia ordinaria en el mundo no le temen, la suponen  inocuas (todo el mundo “confía en la justicia”; muchos, en realidad, confían en su torpeza), pero se sospecha o es una dura realidad que las mafias tienen poder, tienen fuerza y que son duchas en su aplicación. Pero no hay que desesperarMuchos países ricos en experiencias políticas y de inteligencias lúcidas y dúctiles, ha comenzado a combatirla y a desplazarlaNo lo lograrán de un día para otro, pero sus triunfos pueden ser ejemplos para nosotros. Y ojalá que sus fracasos también sean muestras, para que no se repitan. De todas maneras el debate sobre  la mafia y el terrorismo nos alerta y es muy bueno ponerlo en el tapete. Desdichadamente  algunos países de américa latina, que están bajo dictaduras extienden su poderío hasta sectores que debieran mantenerse alejados. Son regímenes  políticos que por la fuerza o violencia, concentran todo el poder en una persona o en un grupo u organización y reprimen los derechos humanos y las libertades individuales. La mafia y el terrorismo también imperan en amplios sectores del mundo, pero lo que es peor, el grado de resignación, de tolerancia y hasta de paciente aceptación con que se la ve en estos tiempos. Nihil novi sub Solé (no hay nada nuevo bajo el sol). Si ya lo sabemos, y sin embargo pareciera que, con el ánimo de hacerle frente de alguna manera a esa putrefacción invasora, alguna táctica nueva podría aparecer. Delitos hubo siempre. Pero las mafias y el terrorismo conforman una forma especial del delito. Mafia y corrupción ha habido siempre, pero es escandalosa la ostentación de fuerza realizada por los mismos, con un enorme poder de movilización en todas las esferas. Hoy íntimamente relacionadas con las asociaciones ilícitas que cada vez son más numerosas. Todos deseamos el orden, la seguridad, la tranquilidad pública. La sociedad y el mundo vive espantada por la proliferación de los delitos, atentados  y sectas que se amplían putrefactas. Existe sin duda una enorme dificultad de la Policía y de investigadores para aclarar los crímenes cometidos. Los atentados, los secuestros se hacen cada vez más visible por la impunidad en que quedan la mayoría de ellos. Los ciudadanos, la sociedad, participan de esa angustia general difundida en las poblaciones a la que pertenecemos y tienen, tenemos derecho a manifestar esa intranquilidad y adherirse al clamor extendido. La mafia es una corrupción y una realidad que “no debe hacerse carne en ningún lugar del planeta”, pero sigue extendiéndose con total impunidad. También existe un lineamiento (No te metas)  en muchos sitios en donde la escritura y la palabra se debiera hacer sentir y no esquivar el bulto. Hablar de política, religión, dictadura o terrorismo son para muchos temas tabú,  cuando debiéramos enfrentarla con la antorcha de la palabra como un flagelo o una pandemia candente. Debemos formar parte de una sociedad  que no se resigne a la impunidad como si se tratase de una fuerza de la naturaleza. Que la prensa  se encuentre en estado de constante vigilancia, es bueno y saludable. Pero si la opinión pública y doña rosa (la sociedad), no reacciona en contra de ellas, será cada vez más difícil que se pudiera hacer algo por eliminarlas, que es lo que el mundo necesita para su tranquilidad. Y si efectivamente reacciona tendrá por delante una larga lucha, ya que las mafias y el terrorismo no renuncian fácilmente a las conquistas que han realizado. Pero es una lucha que vale la pena librarse pues en ella se juega el destino de la patria, del mundo y de nuestros hijos y nietos.  Debemos rechazar que sea inevitable que las mafias y el terrorismo manejen las sociedades. No debemos bajar los brazos en este empeño que, para todo hombre, debe ser primordial. Recordemos los argentinos a Sarmiento: desgraciados los pueblos a los que se les agote ese instinto por mantener la salud colectiva. Los ciudadanos de tales pueblos serán tratados como presidiarios”.

Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón

jorgeloboaragón@gmail.com

 


PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 3, 2020


 

4 thoughts on “El Terrorismo”

  1. Pingback: custom diamond painting

    • Angela Lorenzo
    • posted on August 3, 2020

    Argentina no tenen ninguna posibilidad de arreglo por que el problema es su gen te

    • Carrio
    • posted on August 3, 2020

    Muy buena

    • H. H.
    • posted on August 3, 2020

    Excelente nota, bien construida y con hechos que se pueden constatar.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: