Share

Alaska tiene la tasa más alta de agresión sexual en la nación, casi cuatro veces el promedio nacional. Aproximadamente un tercio de las mujeres en Alaska han experimentado violencia sexual en su vida. Sin embargo, es un secreto tan arraigado en la vida cotidiana que discutirlo es romper la norma. Estos hombres y mujeres no eligieron ser violados, pero ahora eligen hablar sobre lo que les sucedió. Los perfiles de estas personas reflejan las heridas urgentes y cotidianas que sufren las personas en todo el estado. Muchos tienen padres y abuelos que también son sobrevivientes. Muchos han sido abusados ​​repetidamente, a menudo por diferentes perpetradores. Algunos han elegido carreras en la primera línea de respuesta a la agresión sexual. La mayoría de las personas se animaron a dar palabras a lo sucedido como una forma de buscar justicia. Algunos dijeron que eligieron hablar para que otros se sintieran menos solos. Recordaron momentos de brutalidad e insensibilidad, pero también de transformación, rebelión y renovación. Cada persona habló de su experiencia individual, pero en conjunto, sus palabras reflejan temas comunes.

LINDA REXFORD, 23, Iñupiaq, dependiente de cuentas por cobrar. Vive en Anchorage.

Rexford acababa de cumplir 21 años en junio de 2018 cuando salió a un bar con amigos en Anchorage. Esa noche, fue agredida sexualmente por un hombre mayor al que no conocía. Después de que ella se dirigió a la sala de emergencias, se llamó a la policía para que la ayudara a presentar un informe y la llevaran a un examen forense. A raíz del asalto, Rexford renunció a su trabajo en Anchorage y vivió en Fairbanks por unos meses. Allí, dijo, intentó sin éxito obtener ayuda de varias agencias. Estaba devastada al saber que había un año de espera para ver a un terapeuta en una clínica local y, finalmente, no agregó su nombre a la lista de espera. Cuando les contó a sus amigos y familiares lo que había sucedido, muchos de ellos compartieron historias de sus propias agresiones. Rexford dijo que como resultado de un retraso en el procesamiento de los kits de violación, su examen forense no se evaluó hasta fines de 2019. El Departamento de Policía de Anchorage dijo que su investigación permanece abierta.


DAVID FISHER, 35 años, consultor empresarial. Vive en Portland, Oregon.

Fisher se mudó a Alaska desde el estado de Washington en 1993, a los 7 años. En Betel ese primer año, dijo, se hizo amigo y luego abusó sexualmente de un niño mayor en el transcurso de varios meses. Apesadumbrado por sentimientos de culpa y confusión, nunca se lo dijo a nadie hasta que fue un adulto joven. Ahora, un profesional de los negocios y un cristiano devoto, Fisher se esfuerza por compartir su historia con los demás. “Es difícil admitir, como hombre, que fuiste una víctima”, dijo. “Espero que mi apertura pueda ser una señal para los demás de que la curación es posible, pero no quiero dar la impresión equivocada de que mi curación está completa”.


ASH, 25 años, trabajadora administrativa en seguridad pública. Vive en Anchorage.

Ash, quien pidió que no se usara su apellido, dijo que siempre quiso ser oficial de policía y cree que su experiencia personal de agresión sexual la hará más efectiva en ese papel. Ella ha estado en terapia desde los 9 años para tratar el trauma del abuso sexual infantil, dijo. Hace siete años, durante su primer año de universidad, dijo, fue violada en una fiesta. Temiendo que no tuviera un caso legal sólido, nunca lo denunció a la policía. En la universidad, Ash se especializó en justicia penal con un interés particular en el trabajo de servicio público en torno al enjuiciamiento por agresión sexual. Pronto, espera prepararse para el examen de ingreso a la policía. 

META MENDENHALL, 27, administradora de seguridad de oleoductos. Vive en Valdez.

Mendenhall se crió en Dutch Harbor en las Islas Aleutianas. Cuando tenía 15 años y visitaba a su padre en Wasilla, dijo, un niño que conoció a través de amigos la violó, causándole un dolor extremo e ignorando sus súplicas para que se detuviera. Nunca antes había tenido relaciones sexuales. Mendenhall dice que se lo contó a algunos amigos al día siguiente, pero nunca lo denunció a la policía porque temía meterse en problemas por beber alcohol por menores de edad. Después de la violación, sintió que el sexo nunca podría ser especial, y durante varios años, dijo, se comportó de manera “promiscua”. Dijo que darse cuenta de que el asalto no fue su culpa le permitió alentar a otros a denunciar la violación.


PENELOPE PARAOAN, 28, Iñupiaq, Yup’ik, india americana y filipina, ex ganadora de Miss Congeniality en Miss Alaska USA y culturista. Vive en Anchorage.

Paraoan dijo que es una sobreviviente de abuso sexual infantil. Pasó años trabajando con ese trauma en terapia. Luego, cuando tenía veintitantos años, experimentó otra agresión por parte de alguien que conocía por el trabajo. Paraoan no dudó en denunciarlo: llamó a un automóvil y le pidió a su mejor amiga que la encontrara en la sala de emergencias del Alaska Native Medical Center. A partir de ahí, la llevaron a un examen forense y una entrevista con la policía. Tenía la esperanza de que se investigara su caso. Cada pocos meses, llamaba al detective asignado a su caso para solicitar actualizaciones. Después de nueve meses sin noticias, dejó de llamar. El Departamento de Policía de Anchorage dijo que su investigación está suspendida a menos que surjan pruebas o pistas adicionales. No se han hecho arrestos. Han pasado casi tres años.


MYRA SCHOLZE, 26 años, bióloga pesquera. Vive en Nome.

Después de que Scholze se mudó con un novio, dijo, él comenzó a abusar física y verbalmente de ella. Sucedía esto cada día, y cada día Myra se sumergía en un ambienta de submisión del que no podía escapar. Finalmente, un grupo de sus amigos la convenció de que se mudara fuera del estado durante unos meses para escapar de la relación. Después de regresar a Alaska, la vida prosperó, pero por muchos años luchó contra una ansiedad y depresión severas. Myra dice que encuentra consuelo en la naturaleza y la naturaleza, y es una de las razones por las que no puede imaginarse viviendo fuera de Alaska. Ella afirma que “Yo asocio más estar al aire libre con mi proceso de curación”.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Setiembre 7, 2020


 

10 thoughts on “El crimen sexual en Alaska”

  1. Pingback: LO MÁS LEÍDO ♣ Setiembre 12, 2020 - Prisionero en Argentina

    • mandela jones
    • posted on September 7, 2020

    Castration.

    • shane
    • posted on September 7, 2020

    I think it is a very valuable choice of these women open up and telling the world not to silence this problem

    • Uncle Morty
    • posted on September 7, 2020

    Alaska puts his own officers at risk! By not allowing those specific officers to wear a weapon! AND SEXUAL ABUSE HAS NOTHING TO DO WITH ACADEMYC STEPS YOU TOOK. judges studied and let them run…

    • lite sparks
    • posted on September 7, 2020

    It’s always hard and people tend not to believe the victim.

    • Manuela Hilaria
    • posted on September 7, 2020

    Creo que cuando te toca ser una de esas personas “acosadas” es difícil . Cuesta mucho decirlo y admitir que te tocó . Y eso que lo mio no fue tanto . Aveces las personas no toman las medidas de sus palabras y no saben el daño que le pueden hacer .Una vez un hombre de pequeña me tocó, tampoco fue tanto ya que estábamos en la calle , no puedo recordar como vestia , su cara , pero no se me quitará nunca su sonrisa .
    No entendía por qué hacía eso. Pero ahora pienso , no creo que olvidará la mirada de una niña de 12, 13 años , que no entendía por qué la tocaba …
    Aveces llegan a ser tan fuertes las palabras en tu cabeza , que te crees , todos esos insultos …Te preguntas que haces mal . Pero te das cuenta que si eran verdad esas cosas , eres la basura que pensabas , no vales nada , te mereces lo que te dicen , te mereces recibir el peor de los castigos , lloraras . Pero lo perdonarás , resistirás , no lo harás nunca tu , intentará ser una buena persona , luego serás independiente , y todo habrá pasado , volverás a sonreír y tu corazón ya no te dolerá…

    • rigo molinari
    • posted on September 6, 2020

    La verdad yo nunca he sido violentado sexualmente de todas maneras por esa empatía que he generado es que me lleno de información porque quisiera tener este tipo de conversaciones en algún futuro con mis futuros hijos. Siento la necesidad de generar un cambio para que ellos se desarrollen en un mejor ambiente así como lo hicieron conmigo y salí libre de violencia en mi crecimiento.

    • Xolo De La Sierra
    • posted on September 6, 2020

    Mi hermana vivio en Alaska por dos años y siempre dice que es uno de los lugares as peligrosos para vivir

    • William
    • posted on September 6, 2020

    Sexual abuse is what it is. Violence is what it is, and the courts look the other way . It’s not just Alaska, but Alaska doesn’t have strict laws nor the man-power to be in every place. Still, if the laws change, it will help, because people will go to jail.

    • petunia strada
    • posted on September 6, 2020

    Sempre più spesso la quotidianità ci mette di fronte a storie di violenza efferata e gratuita: omicidi, rapine, aggressioni, anche a sfondo sessuale. E altrettanto spesso purtroppo ciò che drammaticamente emerge è che non si riesce a ottenere giustizia perché gli aggressori svaniscono nel buio e la loro ricerca diventa quasi impossibile. Con il risultato che chi ha subito il reato è vittima una seconda volta. Del silenzio, dell’incapacità di ottenere alcun risarcimento.

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: