LA OTRA SEPSIS DE LA PANDEMIA: LOS ORÍGENES DE LA JUSTICIA DECADENTE

Share

   Por David M. K. Sheinin*

Hace pocos días, la Cámara Federal de Casación Penal rechazó otra vez más proporcionar el arresto domiciliario a Miguel Etchecolatz, ex comisario bonaerense, condenado a prisión perpetua en múltiples causas por crímenes de lesa humanidad. Por ley, como prerrogativa humanitaria, un condenado de 70 años tiene derecho a pedir domiciliaria. En la práctica, la justicia casi nunca niega domiciliario a los septuagenarios, y solo en casos en que la excarcelación de un condenado pone en peligro la sociedad. Los condenados por crímenes de lesa humanidad marcan una excepción. Desde que empezó la pandemia, y el peligro de muerte que sufren los presos mundialmente, la justicia argentina ha negado el arresto domiciliario a más de 80 presos de más de 70 años cada uno, todos condenados por crímenes de lesa humanidad. Etchecolatz se contagió del coronavirus en la cárcel. Pero a pesar de los peligros todavía mal entendidos de la enfermedad, la corte determinó un diagnóstico risible y sin fundación médica que le mantiene a Etchecolatz, un hombre de 91 años, encerrado en Campo de Mayo. Según la justicia, Etchecolatz sufre de un “COVID-19 no detectable” que aparentemente significa que está en buena salud. Con esa determinación kafkiana, la corte reafirmó dos decisiones anteriores de la justicia, igualmente absurdas, que Etchecolatz representa un peligro a la sociedad y que estará mejor cuidado en prisión que en casa.

Señalado de manera simple, en un acto vengativo y en contra de la ley, es una condena de muerte. Y el caso de Etchecolatz es uno de muchos que no solamente ponen en duda la democracia argentina, pero refuerza lo que saben muchos argentinos. Las instituciones que más tendrían que representar la democracia – en este caso, la justicia — son politizadas y corruptas hasta el punto de sepsis.

¿De dónde viene el fracaso de la justicia?

Tiene sus orígenes en los primeros años del gobierno de Raúl Alfonsín cuando el presidente y sus aliados en el Congreso empezaron a aplicar la ley selectivamente y según sus necesidades políticas. Tres casos han sido bien documentados internacionalmente, pero son poco conocidos en la Argentina.

Durante la presidencia de Alfonsín, una serie de leyes nulificaron las condenas a terroristas  de cortes civiles y militares del período 1975-1983. La Ley 23.807, por ejemplo, bajó las sentencias de todos los condenados durante aquellos años.

En 1979, Héctor Gerónimo López Aurelli fue condenado a prisión por el Juzgado Federal de Córdoba No. 1 por haber sido encontrado en posesión de armas de guerra, por secuestros, y por asesinatos, entre otros crímenes. Después de 1983, López Aurelli apeló repetidamente su condena a la justicia. A pesar de su derecho a la libertad, según las leyes de la nueva democracia y en la opinión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el gobierno de Alfonsín lo mantuvo encarcelado. En 1985, Osvaldo Antonio López también apeló a la CIDH después de haber sido negado la excarcelación por el gobierno de Alfonsín. En 1979, había sido condenado a 24 años de prisión por un ataque en contra de un aeronave de la Fuerza Aérea y por haber revelado secretos militares a miembros del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP). Quedó encarcelado durante el gobierno de Alfonsín. Y en 1976, Jacobo Isaac Grossman (más tarde el abogado de Amado Boudou) fue condenado a 39 años de prisión como miembro de los Montoneros por extorción, por secuestros, y por estar en posesión de armas de guerra. A pesar de presión internacional de parte de Amnistía Internacional y de la CIDH a favor de la excarcelación de Grossman, por leyes promulgadas durante la democracia de Alfonsín a favor de la liberación de los presos condenados durante el gobierno militar, Grossman quedó encarcelado hasta 1991.

En cada uno de los tres casos, Raúl Alfonsín tomó un interés particular, en parte por el peligro político que representaron las críticas de Amnistía Internacional y de la CIDH; Alfonsín había definido su carrera y su identidad política por su posición pro derechos humanos. Ahora se encontró criticado por las máximas organizaciones internacionales en el campo. ¿Por qué resistió las críticas? ¿Por qué quedó firme en esos casos cuando la ley les otorgó la libertad a los tres, y cuando en decenas de casos parecidos, los presos fueron encarcelados?

En primer lugar, Alfonsín y sus consejeros quedaron convencidos que las condenas eran merecidas. Segundo, Alfonsín politizó la justicia en estos casos. Un partidario de la “teoría de los dos demonios” y frente a una crisis económica cada vez peor en los años ochenta, no quiso saber nada de la inestabilidad política (una posición reivindicada en parte por el ataque guerrillero al regimiento de La Tablada en 1989). No quiso saber nada ni de Montoneros, ni del ERP, ni de otros guerrilleros. Alfonsín estaba dispuesto a dejarlos encarcelados por aquellos motivos, a vez de seguir las leyes a favor de su excarcelación – leyes avanzados por su propio gobierno.

A veces, no se puede volver a meter al genio en su botella. La justicia debe ser ciega y ajena a la política. Una vez corrompida y torcida para que favorezca uno y no a otro, desvía  la sociedad democrática hacía una  sepsis y resulta en abusos de gente de 91 años.

 

 

*Doctor en historia,  Departamento de Historia en la Universidad de Trent, Peterborough, Ontario, Canadá
Universidad de Trent – Premio a la investigación distinguida – 2017
Nombrado “profesor favorito” – Universidad de Trent (Christine Ibarra y Blair Trudell, The Student’s Guide to Canadian)

 

COLABORACIÓN: Ana Barreiro

 


PrisioneroEnArgentina.com

Setiembre 22, 2020


 

18 thoughts on “LA OTRA SEPSIS DE LA PANDEMIA: LOS ORÍGENES DE LA JUSTICIA DECADENTE”

    • Natale Juan Jose
    • posted on September 25, 2020

    En argentina no existe la justicia tod es negociable jueces, legisladores politicos de que justicia hablammos de Oyarbide. Zafaroni ,Rozansky y todos los que se jubilaron siendo grandes ladrones o acas o Bonadio no era uno de los de la servilleta??

    • Anonymous
    • posted on September 23, 2020

    Alfonsin es el eje del mal de nuestra Nación. Defendio a Santucho, mas cachivache imposible. Sembro lo necesario para que la justicia sea el cianuro para la mayoria de la sociedad,para la gilada que trabaja.

    • Bonaerense
    • posted on September 22, 2020

    Argentina tiene que virar a la Derecha este siglo.
    Conservar sus valores Patrios, Liberar el comercio y el mercado, integrarse al mundo y al siglo 21 con Justicia, Fuerzas Armadas, cultura del trabajo, esfuerzo, respeto a la Policia, al Docente, al Medico, a los Proceres y a la diversidad politica dentro del sistema Constitucional que marco Alberdi.

    Patria, Union, Orden, Republica

    • SK
    • posted on September 22, 2020

    Why are the Argentine people vote for populists in the first place? No better alternative? Or are rich politicians literally „”buying“ the win in a election and people hardly get any real saying in who they want to run the country?

    • Marco
    • posted on September 22, 2020

    Mr. David M. K. Sheinin: The rule of law disappeared in Argentina in 1862. Of course is not possible to talk about Justice since then..
    Sr. David M. K. Sheinin: El estado de derecho desapareció en Argentina en 1862. Por supuesto que no es posible hablar de Justicia desde entonces.

    • FRANCISCO BENARD
    • posted on September 22, 2020

    Alfonsin estuvo muy influenciado por Dante Caputo ligado al socialista Mitterand en Francia.

    • Ferando Gaviria
    • posted on September 21, 2020

    Alfonso recibia ordenes de la Internacional Socialista

    • Juani
    • posted on September 21, 2020

    Aca ni ciega ni tuerta. Tienen que tener los ojos bien abiertos y el olfato desarrollado para saber para que lado van los dolares.

    • Chesnuthead
    • posted on September 21, 2020

    I have no idea where argentine is.
    argentine sounds like antibiotics.

      • Amy Crossanti
      • posted on September 21, 2020

      Oh well, that makes you sound pretty stupid…

        • Keke
        • posted on September 22, 2020

        Ditto

    • Johnny Tucker
    • posted on September 21, 2020

    Such a beautiful country destroyed by corruption, Roman intrigues and socialism. Sad.

  1. Alfonsin y todos los radichetas tendrian que haber sido ejecutados por traidores a la patria

      • Lorena
      • posted on September 22, 2020

      Patria y muerte carajo y lo dice como anonimo y quiere matar a todos los radicales muy loco ? ustedes producen miedo y ademas demuestra que estan presos con jusiticia .yo no me identifico porque me dan mucho miedo .

      1. ¿Preso de que, Muchacha? Preso de ser un argentino en un gobierno autoritario.
        Veremos cundo la propiedad privada ya no sea tal a ver como te cae.

    • Salvi
    • posted on September 21, 2020

    Lo curioso es que los PP siguen en la carcel y el “pendex” Boudou hace lo que quiere

    • lau Moya
    • posted on September 21, 2020

    Acusamos a Perón de todos nuestros males, pero los gobiernos radicales han sido la peste y Alfonsin, el lider de todos.

      • Patricio
      • posted on September 22, 2020

      Porque como dijo Perón, “SON TODOS PERONISTAS”

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: