LA MATERIALIDAD DE LA SEGURIDAD JURÍDICA

Share

  Por Alberto Asseff*

   En el debate político se la margina porque supuestamente es una abstracción. Se estima que la población está demasiado agobiada por diversas incertidumbres ‘tangibles’ como el bolsillo magro, la escasez de trabajo, la azotante inseguridad y ahora el virus como para que la política se ocupe de esta trascendente cuestión de la inseguridad jurídica ¡Qué va! Esta presunta inmaterialidad a poco que la diseque con minucia se traduce en realidades tan visibles como corpóreas. Si en el PAMI, por caso, se descubre una red mafiosa que falsificaba prestaciones u otra que prescribía apócrifamente recetas de medicamentos que, delictivamente comprados con el 100% de descuento, luego terminaban en el mercado clandestino para su venta, nadie puede negar que los jubilados de carne y hueso se perjudican y hasta mueren. Los desfalcos detraen recursos y desmejoran los servicios. Si las máquinas ferroviarias no son reequipadas o modernizadas o simplemente no se las refaccionan, a pesar de suculentos subsidios que percibe el concesionario, el resultado son los 51 fallecidos en Once. La corrupción hizo fallar los frenos y esta falencia se tradujo en muertes.

  La corrupción como la inseguridad jurídica son dos flagelos que pueden tocarse, palparse, cuya materialidad es irrefutable.

  La inseguridad jurídica – como la venalidad – es un vendaval de desaliento para emprender. Imaginar primero, pergeñar luego e invertir después para producir bienes o servicios es lo más plausible que puede hacer en la faz económica. Execrar al emprendedor porque lo inspira un afán de lucro es dispararse a los pies. El socialismo utópico hace casi un siglo que se inhumó en el mundo. Algún supérstite – como el régimen soviético – se desplomó hace 31 años. La expectativa de un beneficio es el combustible de la actividad económica y ésta es la única que puede crear trabajo genuino ¿Qué necesita primordialmente el inversor – vernáculo o foráneo? Seguridad jurídica que es lo mismo que decir estabilidad normativa, sobre todo en orden a gravámenes, sean para que inopinadamente no se introduzcan nuevos o se eliminen estímulos. La seguridad está asociada a la previsibilidad y ambas a la estrategia medioplacista o, mejor, largoplacista. Lo más pernicioso para la economía – y para todo el quehacer social – son los vaivenes, los zigzagueos. Ir y venir, mutar constantemente se interpreta como lo que es en esencia,  improvisación. Los pueblos detectan velozmente al piloto dubitativo. Nada más lastimoso para un país que una dirigencia desorientada o discorde. Ni hablar si además pululan dirigentes sin probidad.

  La concordancia básica – las Políticas de Estado – se gestan en la visión que se sobrepone a la coyuntura – a la que se debe atender, claro -, capaz de sobre elevar la mirada e imponerse metas superadoras. Ya se sabe empíricamente: si los gobernantes sólo se abocan a la circunstancia, el efecto es devastador: el hoy se complejiza insoportablemente y el futuro se problematiza al punto de ensombrecerse.

  En esta línea que estamos hilando quizás sea propicio deslizar una reflexión. Se le pide al Congreso más trabajo lo cual se liga a que apruebe más leyes ¿No sería mejor que controle que se cumplan las vigentes, faena concurrente con el Poder Judicial? ¿No sería más fructífero hacerle correcciones puntuales a las leyes que rigen en vez de tener la ufanía de sancionar normas supuestamente ‘fundacionales’? Para un país con hábitos de transgresor de leyes, la primigenia aspiración debe ser la empeñarnos seriamente en su cumplimiento.

   La seguridad jurídica es vertebradora de una estrategia de prosperidad. La inseguridad, correlativamente, nos conduce a la pobreza general.

   Recuerdo otra vez a Ortega y Gasset cuando cuestiona a quienes prefieren el pasado al futuro, a “los que prolongan el culto insincero de los valores más falsos y arcaicos”. Apuntaría que los anacrónicos no cultivan valores sino intereses creados, los mismos que nos han hecho deslizarnos en una frustración formidable, en una decadencia que duele hasta el alma.

   Los adeptos del pasado son los que impiden los cambios. Son también los que desean que imperen los derechos sociales al grado de arrasar con los individuales. Y los que depredan a tal grado que en nombre de esas ‘conquistas de derechos’ cada vez padecemos de más desamparados. Son los desequilibrados, esos que tienen una fenomenal inepcia para combinar derechos y hallar el punto de cocción: ni socialistas ni oligárquicos, simplemente modernos y prósperos. Y, claro, compaginar racionalidad y emoción. Los pueblos no se movilizan sólo por razones. Tampoco se los puede guiar únicamente con emotividades. Se necesitan las dos.

   Por ahora vamos a la Argentina pobre y planera. Es imperioso revertir ese rumbo hacia el país del trabajo y de la prosperidad. ¡Qué no haya duda de que es posible!

 

*Diputado nacional (UNIR-Juntos por el Cambio)

 

Colaboración: Dr. Francisco Bénard

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 6, 2020


 

13 thoughts on “LA MATERIALIDAD DE LA SEGURIDAD JURÍDICA”

    • FRANCISCO BENARD
    • posted on October 7, 2020

    Yo lo quiere a BArrionuevo COMO PRESIDENTE DE TODOS Y TODAS LOS ARGENTINOS Y ARGENTINAS. EL LOS CONOCE BIEN POR ESO DIJO LO QUE DIJO Y SUS PALABRAS SE HICIERON FAMOSAS EN AMERICA LATINA Y ARGENTINA EN PARTICULAR.

    • Eugenia Marcado
    • posted on October 6, 2020

    El presidente ideal hubiera sido SAÚL UBALDINI
    “ACÁ HAY QUE DEJAR DE AFANAR POR DOS AÑOS”
    Mejor discurso que ese, no hubo.

      • Patricio
      • posted on October 6, 2020

      Ese fue LUIS BARRIONUEVO, en el programa Tiempo Nuevo de Neustad y Grondona. Ubaldini se encargó de “encarajinar” la sociedad a través de paros “pactados” para que el el proyecto que estaba en marcha, pudiera ser aplicado. Así las cosas hasta el presente. De aquellas aguas, estos lodos.

    • FRANCISCO BENARD
    • posted on October 6, 2020

    Buenos los comentarios, se lo merece. Bien PATRICIO por tu analisis de la realidad argentina.Sos inteligente.

    • alexander zima
    • posted on October 6, 2020

    Defunct economic and political policies, no matter how terrible they may be, always see a revival when those alive have not had the misfortune to live in one and go off of decades old propaganda when deciding how to run their country. Also, it is much easier to gain power in a smaller, third world country, like Venezuela, by promising free money and benefits, than by telling their people we are going to have to work hard to make a better lives for ourselves. It goes on for a while, falters and collapses, then is propped up again, in the vain and naive hope that this time it will work, but it never will. It is hard to swallow a country like Argentina when from riches to rags.

    • Patricio
    • posted on October 5, 2020

    Ya lo creo que es posible; solamente hacen falta unos………45 millones que piensen igual y tengan el coraje y las ganas de abandonar su zona de confort, mediocridad y fracasos, para comenzar a trabajar en pos de una sociedad mejor, con ascenso social POR MÉRITO Y CAPACIDAD, no con el ejemplo presidencial, avalado por el “Papa”. Con trabajo genuino, respetando al PROPIEDAD PRIVADA que es la que genera las condiciones para la inversión y la generación de empleo (parezco un economista de café). Con unos pocos, la lucha será larga y rumbo al fracaso, a la vista está. “Y vinieron los Sarracenos y nos molieron a palos; que Dios ayuda a los buenos…….cuando son más que los malos”

      • Moni
      • posted on October 6, 2020

      Excelente 🙂

    • Ducky McConell
    • posted on October 5, 2020

    More likely, in South America a politician becomes corrupt with the aid of voters , who voted him and the bureaucrats who aided him by sourcing the areas where money can be minted, and again the voters who reelect him.

    • joya nunca taxi
    • posted on October 5, 2020

    Años de Peronismo y Radicalismo transformaron un gran pais en una republica bananera

    • The world is not yours
    • posted on October 5, 2020

    In fact, you can kill the corrupted politician, just like any other murder. But what will you achieve out of it…? If you are tired of Corruption & corrupt politician then killing them will solve nothing. Instead those Politician may get honor of a martyr & a holiday in their name & another corrupt politician will replace him. The money earned through corruption will stay with the family of deceased politician. Nothing will change & you will spend rest of your life in jail for nothing.

    • Vacúname otra vez, vacuname otra vez
    • posted on October 5, 2020

    Sigamos eligiendo peronchos y Kukas y asi nos va

    • El Bolas
    • posted on October 5, 2020

    Cuantas muertes por corrupcion… me pregunto si no habran superado largamente la faosa cifra que pregonan las “orgas”

    • FRANCISCO BENARD
    • posted on October 5, 2020

    Gran político, aun a sus ochenta años sueña con cambiar esta destruida nacion argentina. Excelente la nota y muy importante el tema que trata en la misma

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: