DIOS BENDIGA A TODAS LAS MADRES…

Share

  Por CLAUDIO VALERIO

Esta historia se trata de un niño ingrato y mal agradecido que tenía una súper madre.  Pero él estaba avergonzado de ella porque tenía un solo ojo y, por ello, la odiaba.                                                                                                                            

La madre de tal chico trabajaba de cocinera en la escuela donde estudiaba para mantener a su familia.                                                                                                   

Después de muchos años y ya no siendo un niño, un día estaba en la secundaria y su madre preocupada fue a ver las notas del jovencito. El sintió mucha vergüenza y se dijo entre sí: ¡cómo me puede hacer esto ella!… La ignoro y la miraba con mucho odio.                                                                                            

Al día siguiente los compañeros del jovenzuelo se burlaban diciendo: “tu madre la de un solo ojo”.  Jajaja  se reían.                                                                                                            

El joven al volver a su casa enfrento a su madre diciéndole: has hecho de mi un hazme reír en la escuela

¿Porque no te mueres? 

De tanto enojo que sentía, el joven quiso que su madre desapareciera y la madre con la mirada baja no le respondió.                                                                                                                                               

El chico, sin remordimiento alguno porque estaba enojado,  no le importó lo que sentía la madre, y solo quería irse de para nunca más verla.                                                                                   

El jovenzuelo estudia bien, era aplicado y se ganó una beca para irse a Singapur… Ya pasado los años, él se fue, estudio, se casó, se compró una casa y tuvo hijos. Un día alguien toco su puerta y era su madre que había ido a visitarlo ya que no lo veía en años, y era la primeva vez que vería a sus nietos. Que emoción para ella, la madre se puso frente a la puerta y sus nietos empezaron a reír. Y el jovenzuelo, que se había convertido ya en señor dijo: “Que te crees para venir a asustar a mis hijos”. Y la madre calmada, con la cabeza baja respondió: “Me confundí”. Y la madre se esfumo… Pasaron los años y el señor recibió una carta. Era de la escuela donde había estudiado. Le invitaban a participar en una reunión de ex alumnos.                                                                         

El, mintiendo a su esposa, le dijo que se iba a un viaje de trabajo. Y de curiosidad él fue a ver la casa donde antes vivía, y no había nadie. Los vecinos le contaron que su madre había muerto. El no derramo ni una gota de lágrima, solo estaba impactado. Los vecinos le dieron una nota que ella había dejado para él.                                                                                                                                

En la nota decía: Querido hijo. Siempre pensé mucho en ti; siento mucho haber ido a Singapur y asustar a tus hijos, no era esa mi intención. Estaba muy contenta al oír que ibas a acudir a esa reunión, pero no pude levantarme de la cama para ir a verte. Siento mucho que en varias ocasiones te haya causado vergüenza durante tu vida. ¡Lo siento!

¿Sabes?… Cuando eras pequeño tuviste un pequeño accidente y perdiste un ojo. Y como toda madre no pude soportar la idea que crezcas con un solo ojo; y por eso te di mi ojo. Y estuve contenta y orgullosa que mi hijo podría ver el mundo con mi ojo… Con todo mi amor,  !Tu Madre!

Ama a tu madre, respétala y llénala de felicidad.

Corre al lado de tu madre, y solo dile un ¡te amo!; y ella se sentirá feliz. Y cada día puedes hacer lo mismo… Porque luego podría ser muy tarde.

TU MADRE TE DIO LA VIDA.  TU PUEDES LLENARLA DE ORGULLO ESTUDIANDO; Y BUSCAR UN DESTINO DIFERENTE QUE LA LLENE DE FELICIDAD.

 

Desde la ciudad de Campana, Buenos Aires, envío un abrazo y mi deseo que Dios te Bendiga y prospere en todo lo que emprendas; y derrame sobre ti Salud, Paz, Amor y mucha prosperidad.

Claudio Valerio
** Valerius *

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 18, 2020


 

2 thoughts on “DIOS BENDIGA A TODAS LAS MADRES…”

    • Patricio
    • posted on October 18, 2020

    56 años sin ella, pero esta presente cada jornada. ¡FELIZ DÍA Y TODOS LOS DÍAS ALLÍ DONDE ESTÉS!

    • FRANCISCO BENARD
    • posted on October 18, 2020

    Feliz día MAMA. HOY TENES NOVENTA Y TRES AÑOS. YO VOY A CUMPLIR 73.

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: