El Socialismo y la Analogía del Jinete Equivocado

Share

A medida que se acercaba el colapso de la Unión Soviética, Francis Fukuyama proclamó la victoria de la democracia liberal sobre el socialismo planificado en su ensayo de 1989, “¿El fin de la historia?” Más de un cuarto de siglo después, la URSS se ha desintegrado de hecho. Su antiguo imperio de Europa del Este se encuentra dentro de la Unión Europea. China tiene una economía de mercado, aunque la nación está dirigida por un solo partido. Y los estados “socialistas” de Corea del Norte, Cuba y Venezuela están en la ruina económica. Son pocos los que abogan ahora por “volver a la URSS”. Al mismo tiempo, mucha gente todavía considera al socialismo como un sistema económico atractivo. Considere, por ejemplo, que Bernie Sanders, un partidario declarado de un Estados Unidos socialista, es el político más popular de Estados Unidos, y que tantos millennials favorecen el socialismo como el capitalismo.

La analogía del jinete y el caballo explica el atractivo continuo del socialismo. Los socialistas creen que los regímenes socialistas han elegido a los jinetes equivocados para montar el caballo socialista hacia su merecida victoria. Malos jinetes como Stalin, Mao, Fidel Castro, Pol Pot, Lula y Hugo Chávez eligieron tácticas y políticas que llevaron a su caballo socialista por mal camino. Pero en realidad, una mirada a cómo funcionaba realmente la Unión Soviética revela que el problema es el caballo en sí.

Stalin
Pol Pot
Mao
Lula Da Silva
Castro
Chavez

Después de tomar el poder hace un siglo y luego aferrarse a él a través de una guerra civil, los comunistas soviéticos tenían la intención de construir un estado socialista que abrumaría al capitalismo. La propiedad estatal y la planificación científica reemplazarían la anarquía del mercado. Los beneficios materiales se acumularían para la clase trabajadora. Una economía equitativa suplantaría la explotación capitalista y surgiría un nuevo hombre socialista, priorizando los intereses sociales por encima de los privados. Una dictadura del proletariado garantizaría los intereses de la clase obrera. En lugar de extraer excedentes de los trabajadores, el estado socialista recibiría tributos de los capitalistas para financiar la construcción del socialismo.

Los conceptos básicos del “caballo” soviético estaban en su lugar a principios de la década de 1930. Bajo este sistema, Stalin y su Politburó establecieron prioridades generales para los ministerios de industria y una comisión de planificación estatal. Los ministros y los planificadores trabajaron en conjunto para elaborar planes económicos. Los gerentes de los cientos de miles de plantas, fábricas, tiendas de alimentos e incluso granjas estaban obligados por ley a cumplir con los planes dictados por sus superiores.

Los soviéticos lanzaron su economía socialista planificada mientras el mundo capitalista se hundía en la depresión, las guerras comerciales y la hiperinflación. Las autoridades soviéticas se jactaban de unas tasas de crecimiento sin precedentes. Nuevos complejos industriales crecieron desde cero. Las revistas presentaban a trabajadores contentos descansando en cómodos complejos turísticos. El mensaje: Occidente estaba fracasando y el sistema económico soviético era el camino hacia el futuro.

A medida que la competencia entre el capitalismo y el socialismo soviético se hizo más pronunciada durante la Guerra Fría, comenzó un estudio académico serio de la economía soviética. La agenda general de investigación de los académicos occidentales era la “planificación científica”, la creencia socialista de que los tecnócratas expertos podían administrar una economía mejor que las fuerzas espontáneas del mercado. Después de todo, ¿no sabrían los expertos mejor que los compradores y vendedores qué, cómo y para quién producir?

Fueron los economistas austriacos F. A. Hayek y Ludwig von Mises quienes se opusieron con más fuerza a esta idea. En su crítica histórica presentada en una serie de artículos escritos desde la década de 1920 hasta la de 1940, concluyeron que el socialismo debe fallar. En las economías modernas, cientos de miles de empresas producen millones de productos. Incluso con la tecnología informática más sofisticada, gestionar un número tan elevado sería demasiado complejo para un organismo administrativo que intenta asignar recursos. Las economías modernas, por tanto, son demasiado complejas para planificarlas. Sin mercados y precios, los responsables de la toma de decisiones no sabrán qué es escaso y qué es abundante. Si la propiedad pertenece a todos, ¿qué reglas deben seguir quienes administran los activos para la sociedad?

La solución de los soviéticos a los problemas de complejidad e información fue un plan nacional que detallaba las metas de producción solo para sectores amplios, no para transacciones específicas. En otras palabras, en lugar de exigir la entrega de 10 toneladas de cable de acero de la fábrica A a la fábrica B, los planificadores establecieron un objetivo para la cantidad total de toneladas de cable que se producirán en todo el país. Sólo unos pocos bienes específicos, como el petróleo crudo, el mineral de aluminio, el lignito, la electricidad y los despachos de vagones de carga, podían planificarse como transacciones reales. Todo lo demás tenía que planificarse en cantidades brutas, como varios millones de metros cuadrados de productos textiles. Las especificaciones del producto, los planes de entrega y los pagos se elaboraron en niveles más bajos y, a menudo, con resultados desastrosos.

La planificación científica soviética, de hecho, dirigió solo una minúscula porción de productos. A principios de la década de 1950, las agencias centrales elaboraron menos de 10.000 índices planificados, mientras que los productos industriales sumaban más de 20 millones. Las agencias centrales elaboraron planes generalizados para los ministerios de industria, que emitieron planes más detallados a las “administraciones principales”, que prepararon planes para las empresas. Nunca se pretendió que los altos funcionarios planificaran la producción de productos específicos.

Ordzhonokidze
Sanders
Marx

Para complicar aún más las cosas, prácticamente todos los planes eran “borradores” que podían ser modificados en cualquier momento por altos funcionarios estatales y del partido. Esta intervención constante, llamada “tutela menor”, fue irritante desde el primer hasta el último día del sistema soviético, pero fue un pilar clave de la asignación de recursos.

Los planificadores centrales prepararon planes preliminares para un pequeño porcentaje de la economía. Estos “borradores de planes” desencadenaron enormes “batallas por el plan” a medida que los ministerios y las empresas se apresuraban a cumplir sus objetivos de producción y sus cuotas de entrega, todo lo cual podía ser modificado por los funcionarios locales y del partido en cualquier momento.

Como comisario de industria pesada, Sergo Ordzhonokidze se quejó en 1930: “Supongo que piensan que somos idiotas. Nos dan cada día decreto tras decreto, cada uno sin fundamento ”. Un contratista de defensa no identificado se hizo eco de la misma queja medio siglo después: “Se meten en la cabeza en todos los temas. Les dijimos que estaban equivocados, pero exigirían que las cosas se hicieran a su manera “.

La tarea del gerente era presumiblemente simple: el plan era la ley; el trabajo del gerente era cumplir con el plan. Pero el plan siguió cambiando. Además, constaba de múltiples tareas, como entregas, productos y un programa de surtido. A lo largo de toda la historia de la Unión Soviética, la producción bruta (medida en toneladas, metros o flete / millas) fue el indicador de plan más importante y el más maleable. Los productores de clavos, cuya producción se juzgaba por el peso, solo producirían clavos pesados. Los fabricantes de tractores, que luchaban por cumplir con su cuota de tractores, fueron sorprendidos entregando tractores sin motor a sus clientes, que de todos modos los aceptaron como repuestos. Los fabricantes de calzado, cuyos planes se basaban en la cantidad, producían una talla y un color para disgusto de los clientes. Otros objetivos, como la reducción de costos o las nuevas tecnologías, fueron ignorados por contar menos para el cumplimiento del plan.

Bajo la planificación científica, la oferta tenía que ser aproximadamente igual a la demanda y, dado su disgusto por la anarquía de los mercados, los planificadores soviéticos no podían equilibrar la oferta y la demanda subiendo y bajando los precios. En su lugar, compilaron “balances de materiales” utilizando contabilidad primitiva para comparar qué materiales estaban disponibles con los que, en cierto sentido, eran necesarios.

La planificación del balance de materiales soviética adolecía de varias deficiencias. Por ejemplo, solo se pudieron compilar unos pocos saldos; en 1938, solo se prepararon 379 saldos centrales en un mercado de millones de bienes. Y luego, los saldos se basaron en información distorsionada. Los productores de bienes en la balanza presionaron por objetivos fáciles que ocultaran su capacidad. Los usuarios industriales en la balanza exageraron lo que necesitaban para estar seguros de cumplir sus propios planes.

Encontrar el equilibrio adecuado fue un ejercicio agotador, y los planificadores soviéticos no reinventaron la rueda todos los años. En su lugar, recurrieron a lo que se conoció como “planificación desde el nivel alcanzado”, lo que significaba que el plan de cada año era el del año pasado más algunos ajustes menores.

A principios de la década de 1930, las agencias de suministro distribuían materiales en función de lo que hicieron el año anterior. Un avance rápido a la década de 1980 revela la misma práctica en vigor: cuando un productor de materiales soldados deseaba utilizar metales más delgados, la respuesta oficial era: “No me importa la nueva tecnología. Solo hazlo para que todo siga igual “. La planificación del balance de materiales era hostil a los nuevos productos y nuevas tecnologías porque requerían una reelaboración de un sistema de equilibrios ya frágil. Los economistas estadounidenses que estudiaban la producción industrial soviética en la década de 1950 estaban asombrados de que las mismas máquinas se produjeran durante décadas sin modificaciones, algo inaudito en Occidente.

La planificación del balance de materiales fue la debilidad más fundamental del sistema soviético. Congeló la economía soviética en su lugar. La producción de cada año fue una réplica de la del año anterior. Un gerente soviético de 1985 se habría sentido como en casa en la misma empresa en 1935.

Fábrica de químicos en URSS
Garbachov
Fábrica de vidrios en Bulgaria

Más allá de la planificación del balance de materiales, los presupuestos flexibles constituyeron otro defecto clave. El economista Janos Kornai de la Universidad de Harvard creció en Hungría bajo el socialismo planificado. Su investigación, que se basa en sus experiencias de primera mano, se centra en las pérdidas económicas asociadas con las limitaciones presupuestarias blandas. Como Kornai, si las empresas no se enfrentan al riesgo de quiebra, no buscarán economías de costes ni otras estrategias de supervivencia. Desde el primer día del sistema soviético, las empresas deficitarias entendieron que serían rescatadas automáticamente, si no de inmediato.

La causa principal de los presupuestos blandos fue que el sistema soviético se basaba en planes de producción. El producto de una empresa era el insumo de otra. Si los planes de producción fracasaban ampliamente, todo el plan fracasaría. Dejar una empresa fuera de producción debido a la insolvencia simplemente no era una opción.

En la práctica, las empresas con pérdidas pagaban las entregas con pagarés. Los pagarés sin resolver crecerían hasta alcanzar proporciones de crisis. Gosbank, el banco estatal, intervendría y compensaría las facturas impagas emitiendo dinero y creando lo que los funcionarios bancarios soviéticos llamaron un exceso monetario: más rublos persiguiendo bienes que bienes para comprar. De hecho, el principal negocio de Gosbank en los primeros años de la Unión Soviética fue organizar rescates. Cuando se completó uno, llegó el momento de comenzar a trabajar en el siguiente.

El problema con el socialismo no es un mal jinete, es el caballo mismo. El sistema económico soviético padecía patologías que finalmente lo condenarían. A partir de finales de la década de 1960, la economía de la URSS entró en un largo declive, que pasó a llamarse el “período de estancamiento”. Mikhail Gorbachev fue elegido secretario general del Partido Comunista en 1985 con la promesa de que él, como reformador radical, revertiría el declive.

Gorbachov fracasó porque el núcleo del sistema planificado soviético estaba podrido. A pesar de sus inclinaciones reformistas, seguía siendo un creyente en el socialismo. Estaba decidido a salvar el socialismo soviético haciéndolo más parecido al capitalismo. Al hacerlo, creó una economía que no era ni planificada ni de mercado, un caótico libre para todos, que el pueblo ruso lamentablemente asocia hasta el día de hoy con lo que llegaron a llamar “capitalismo salvaje”.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 23, 2020


 

17 thoughts on “El Socialismo y la Analogía del Jinete Equivocado”

    • Fernando Pacce
    • posted on October 23, 2020

    Otro gran verso… no es el sistema, sos vos…

    • Ray
    • posted on October 23, 2020

    We’ve got kids who think socialism is great. I don’t know, I’d say the biggest socialists are the boomers collecting social security and living off of gains from a government inflated housing market making housing 4x more expensive than 1980.

    • Suzie Marsh
    • posted on October 22, 2020

    The socialist movement in America is a result of poor education mixed with people who believe they are entitled to other peoples wealth

    • lau
    • posted on October 22, 2020

    Sin embargo en Argentina creemos que si fuciona y votamos a los chorrosocialistas

  1. Sociolism is a failure. the UK Labour party just took a hammering last week by the conservatives in the general elections becuase they had a radical far left leader called Jeremy Corbyn. he is a rabid socialist and he got trounced at the polls. he is the UK version of bernie sanders, elizabeth warren & AOC.

    • Patricio
    • posted on October 22, 2020

    ¿USTED NO CREE QUE ESTO ESTA PASANDO HOY EN ARGENTINA?

    • jaci
    • posted on October 22, 2020

    Real socialism was tried in Soviet union. It was real. What was the first thing that happened? The farmers were starving to death. How do farmers starve? It doesn’t work. Millions of dead. How many corpses does it take to see the truth?

      • Hollis Cane
      • posted on October 22, 2020

      To see what truth? Some Democratic leader in the US is advocating policies that will starve millions of farmers? What leader and what policy? Good luck with those answers.

        • jaci
        • posted on October 22, 2020

        The US???
        I wrote Soviet Union !!!!

  2. Creeré en el socialismo el día que los botecitos y cauchos flotantes salgan de Estados Unidos para Cuba y no al revés

    • Carolyn
    • posted on October 22, 2020

    Better to be poor in a democracy than be well off in a communist society….

    • Tom kamper
    • posted on October 22, 2020

    Every junior high school student needs to read this

  3. The “root causes” of this are that people: 1) Want free stuff and special treatment, and have a hard time saying “no” to them when offered (why work to obtain something when you can just get it by voting for it?) 2) Are envious, and don’t like it when some have it better than others, which is what happens in a free society. — Some more than others, to be fair.

    • Nick collins
    • posted on October 22, 2020

    Socialist are just Communist that haven’t realized yet that the people are the ultimate means of production.

    • frank
    • posted on October 22, 2020

    “We cannot expect Americans to jump from capitalism to Communism,
    but we can assist their elected leaders in giving Americans small doses of socialism
    until they suddenly awake to find they have Communism.”
    -Soviet Leader Nikita Khrushchev, 1959

      • Bull martin
      • posted on October 22, 2020

      As usual, the Internet has given a place for people like you to use a quote that was made up to elect anti-communist representatives.

    • Carla Rosales
    • posted on October 22, 2020

    Tambien es a excusa costante del socialismo: No tuve ayuda, los paises linderos me boycotean, los Imperialistas me oprimen. tengo el bloqueo Todo resultado del mismo plan que nunca funciona

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: