Transiciones presidenciales: Trump no está tan solo

Share

A medida que se acerca el 20 de enero de 2021, la necesidad de una transición efectiva nunca ha sido mayor. El empeoramiento de la pandemia de Covid-19 exige una fuerte respuesta del poder ejecutivo, que requerirá que el presidente saliente coopere con el presidente electo por el bien de la nación. Para evitar una mayor tragedia, Trump y Biden deben evitar los errores de estas transiciones realmente lamentables.
Aquí hay tres períodos críticos del pasado de la nación.

James Buchanan – Abraham Lincoln

Lincoln

La elección de 1860 provocó un serio desafío a la transición presidencial. En noviembre, Lincoln obtuvo suficientes votos en el Colegio Electoral para vencer a tres rivales y asegurar un mandato como presidente. Un mes después, Carolina del Sur reunió una convención estatal y votó unánimemente para separarse de la Unión. Poco después, otros seis estados del sur siguieron su ejemplo. El presidente Buchanan manejó mal la crisis en desarrollo. Se pronunció contra la secesión del sur, pero también creía que el gobierno no tenía poder para evitar la acción. En cambio, Buchanan buscó una solución en el Congreso. Una reunión de “viejos caballeros” en Washington, DC, produjo una serie de medidas de apaciguamiento, conocidas como el Compromiso de Crittenden, cuyo objetivo era proteger la esclavitud mediante una disposición constitucional.

Pero el presidente electo Lincoln se negó sabiamente a aceptar cualquier compromiso que emanara de la impopular administración de Buchanan. El día de la inauguración, Lincoln visitó a Buchanan en la Casa Blanca, y los dos hombres viajaron juntos en un carruaje abierto hacia el Capitolio. A pesar de un discurso inaugural conciliador, la guerra estalló cuando las fuerzas confederadas dispararon contra Fort Sumter en abril de 1861.

Buchanan

El nuevo Congreso Republicano estaba furioso con las acciones de Buchanan durante el período del pato cojo. Le quitaron el privilegio de franqueo a los ex presidentes (lo que les exigió que pusieran su propio franqueo) e incluso se negaron a pagar el retrato oficial de Buchanan. Este defendió sus acciones en “vísperas de la rebelión” en lo que los historiadores consideran la primera memoria presidencial, pero no logró rehabilitar su reputación. Por su inacción mientras la Unión se derrumbaba a su alrededor, habitualmente se le clasifica como el peor presidente de la historia de Estados Unidos.

Herbert Hoover – Franklin D. Roosevelt

Roosevelt

Para 1932, la Gran Depresión había hundido la economía estadounidense a nuevos mínimos. Se había perdido la confianza en el sistema bancario, los agricultores no podían encontrar mercado para sus cultivos y el desempleo alcanzaba casi el 25%. En noviembre, la promesa de Roosevelt de un New Deal patrocinado por el gobierno derrotó cómodamente la campaña de Hoover a favor del voluntariado cooperativo entre los particulares. El día después del día de las elecciones, a las 9:34 p.m., Hoover concedió de mala gana por telegrama, escribiendo: “En el propósito común de todos nosotros, me dedicaré a todo esfuerzo útil posible”. El día de la toma de posesión presidencial de Franklin Delano Roosevelt en 1933, viaja con su predecesor Herbert Hoover a la ceremonia. Pero, en realidad, Hoover hizo todo lo posible para interponerse en el camino del New Deal de Roosevelt.

De hecho, Hoover quería que Roosevelt renunciara a partes del New Deal, como sus programas de obras públicas, antes de asumir el cargo. A su vez, Roosevelt se negó a colaborar de ninguna manera con el presidente saliente. Mientras tanto, los efectos de la Gran Depresión solo empeoraron.

Hoover

El día de la inauguración, Hoover y Roosevelt compartieron un tenso viaje desde la Casa Blanca hasta el Capitolio, con Roosevelt hablando sobre los impresionantes preparativos a lo largo de la ruta del desfile. Afortunadamente, el período extendido del pato cojo, diseñado para una era en la que los estadounidenses viajaban a caballo o en vela, estaba llegando a su fin. En 1933, el Congreso aprobó tardíamente una legislación, propuesta por primera vez por el senador George Norris de Nebraska en 1923, que finalmente se convirtió en la vigésima enmienda a la Constitución de los Estados Unidos. Entre otras cosas, la “enmienda del pato cojo” adelantó la expiración del mandato de un presidente saliente del 4 de marzo al 20 de enero al mediodía.

Bill Clinton – George W. Bush

Clinton

Poco sabía el país de la crisis que se desarrollaría a partir del 7 de noviembre de 2000. En una de las carreras más reñidas en la historia de Estados Unidos, el vicepresidente Al Gore y el gobernador de Texas, George W. Bush, obtuvieron victorias clave en los estados del campo de batalla. Sin embargo, no se pudo declarar ningún ganador en el crucial estado de Florida, a pesar de que casi todas las redes importantes llamaron al estado más temprano en la noche por Gore y luego revocaron la llamada a favor de Bush. Creyendo que había perdido, Gore había telefoneado a Bush para conceder. El vicepresidente se dirigía a hablar ante una multitud reunida en el War Memorial en Nashville, cuando los asistentes se apresuraron frenéticamente para evitar que subiera al escenario. La noticia de que Florida estaba demasiado cerca para llamar ahora convenció a Gore de retractarse de su concesión y así comenzó una lucha legal de una semana. Finalmente, después de que la Corte Suprema detuviera el recuento de Florida, Gore concedió el 13 de diciembre en un discurso televisado a nivel nacional.

Mientras la nación esperaba el resultado, la Administración de Servicios Generales, la agencia encargada de suavizar la transición al nuevo presidente, retuvo la “verificación” de ambos candidatos. La decisión retrasó la implementación de la Ley de Transición Presidencial, que prevé espacio y equipo para oficinas, así como fondos para apoyar a la administración entrante.

Bush

Sin embargo, Bush sí recibió informes clasificados (y Gore los recibió como vicepresidente). Aún así, en 2004, la Comisión del 11-S encontró que esta lenta transición “obstaculizó” la capacidad de la nueva administración para colocar a funcionarios clave en roles de seguridad nacional. Sin embargo, el drama no había terminado: la administración del presidente Bill Clinton no se fue en silencio hasta la noche. Surgieron acusaciones de que el personal arrancó teléfonos de las paredes, desfiguró los baños y, quizás de manera más infantil, eliminó la letra “W” de los teclados de las computadoras de la Casa Blanca (el personal de Clinton negó muchas de las afirmaciones). La Oficina de Contabilidad General emitió un informe estimando unos $ 15,000 en daños.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 18, 2020


 

3 thoughts on “Transiciones presidenciales: Trump no está tan solo”

    • Anonymous
    • posted on November 19, 2020

    Actualmente está de moda en las funerarias llamar “Transiciones” a las defunciones. ¿Veremos pronto muchas en EEUU?

    • jordan james
    • posted on November 18, 2020

    The Clinton-Bush was a mess. Glue was smeared on desk drawers. Messages disparaging President Bush were left on signs and in telephone voice mail. A few of the messages used profane or obscene language. Graffiti saying “jail to the chief”…

    • esteban007
    • posted on November 18, 2020

    que cara de ojete tenia Hover.

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: