Share

El cuchicheo de  gorriones, palomas, calandrias y jilgueros se dejan oír a través de la ventana avisándome que el  sol ya despertó y que la vida empezó su movimiento. Un revoloteo de alas danza entre las ramas del jacarandá. Sonrío, eso significa que debo levantarme a prepararles el desayuno, un poco de migas de pan y agua en su bebedero. Entre las flores del ceíbo el covíd acecha. Enojado, sombrío, no logra entristecer la vida de los pájaros ni  su  malvada existencia detener sus vuelos. Se muerde los dedos, descarga su furia en el rugoso tronco pero éste le quiebra las uñas para demostrarle que es inmune a su maldad. Quizás no logra vencerlos porque los pájaros y los árboles no tienen cuenta que pagar al universo. ¡El hombre en cambio, tiene tanto de qué arrepentirse! ¡Tanto! que su conciencia debilita su fuerza defensiva ante un fantasma que le golpea la espalda y el rostro para demostrarle que puede derrotarlo cuando quiere. Pero el profesional, camuflado en un equipo blanco, también despierta con el sol para entregarse a la lucha como el aguerrido luchador romano en la arena del coliseo. Sabe que de él depende la derrota del enemigo y la continuidad de la especie humana. Los días pasan y el desconocido habitante que se apoderó de la tierra sigue escurridizo, mutándose para no ser atrapado entre las probetas de los laboratorios, para no ser aniquilado por vacunas. Teme, sabe que el hombre camuflado, cansado, lento pero con esperanza en DIOS y valor en su vocación no se dará por vencido hasta convertir su nefasta existencia en un oscuro recuerdo como tantos. En lucha feroz el bien y el mal se enfrentan para medir sus fuerzas, la humanidad espera, reza, ruega. En cada niño que nace LATE LA VIDA, EN CADA ENFERMO QUE PARTE BRILLA OTRA ESTRELLA. Los antiguos griegos creían en los héroes, semidioses, varones ilustres por sus hazañas o sus virtudes. Los más famosos como Hércules y Aquiles, tuvieron muchísimos características: poéticos unos, caudillos otros, fundadores de polis, colonizadores. También héroes familiares. Tenían idea de que estos muertos ilustres seguían de algún modo apoyando a sus descendientes y admiradores, de modo que el mito resultó útil para refirmar el patriotismo, para difundir la belleza de las leyendas que los recordaban, para memorar hechos de las ciencias con que se los vinculaba. A algunos hombres de padre y madre conocidos, como Pericles y Alejandro, trataron de elevarlos a la mítica categoría de héroes como premio por sus éxitos y triunfos. En estos tiempos modernos se revive la valoración del caudillo. Se considera que todo progreso de la humanidad es consecuencia de la acción de un héroe. Es verdad hay hombres superiores y debe reconocérseles la calidad de caudillos en vez de aferrarse al orgullo de que todos seamos iguales. Pero cuando estamos ante una pandemia que se extiende por el Orbe sin límite de tiempo ni espacio, se recapacita y vemos que aparecen verdaderos héroesLos héroes actuales. Todos ellos asumen situaciones de riesgo con las que conviven cumpliendo una labor esencial para el bienestar de los demás, mientras encaran una batalla permanente con la inseguridad y el miedo. Son los héroes sin contrato fijo y con sueldos precarios. Titanes de hoy y héroes invisibles que alcanzan el heroísmo por la virtud y no por el éxito numérico. Héroes silenciosos y ángeles invisibles, muchas gracias UN DÍA MÁS.

Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón

María Isabel Clausen – Marisa – (Mic)


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 19, 2020


1 thought on “UN DÍA MÁS”

    • FRANCISCO BENARD
    • posted on November 19, 2020

    Comence a leer, segui leyendo y no lo dude. Su autor era el que yo sospeche. El Dr. Lobo Aragon Gracias¡¡¡¡

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: