Share

Siempre se puede 

 

Anoche soñé y reviví cuando me amputaron la pierna izquierda y al mismo tiempo esa sensación que me quedo en tiempo que algo superior me elevaba impidiendo que otro fuera mi destino. Al igual que un maratonista me elevaba sin rumbo fijo sintiendo en carne propia esa sensación de correr que nunca la perdí. Él viento suave me  pegaba en la cara y todo mi cuerpo se estremecía ante el esfuerzo. Esa  energía que había perdido a los nueve años fluía de mí ser como un relámpago. Las piernas en plácida armonía  superaban todo obstáculo. Mi cuerpo se estremecía de placer rogando que la carrera nunca termine. Era como un canto de sirena que me embriagaba como en mi bilocación más profunda. Me desperté excitado y mire sobresaltado al costado de mi cuarto. Mi  pierna de palo estaba caída, vieja, desvencijada. Los  brazos me dolían cada vez más y mi cintura me pedía paciencia por el andar con las muletas y el bastón. Es que los años pasan, pero la fe y la voluntad se mantienen intactas. El que en su bilocación profunda surcó los aires y como un pájaro viajó en medio de las estrellas necesitaba agradecer a Tata Dios por tantas bendiciones recibidas. La falta de una pata, las muletas y mi bastón no son excusa a mis sesenta años para seguir luchando, con la esperanza intacta como si tuviera nuevamente nueve años. Es el costo de vivir. Lo importante no es lo que suceda, sino cómo se reacciona. Si te pones a coleccionar heridas vivirás como un pájaro herido incapaz de volver a volar. Uno crece cuando acepta la realidad y tiene aplomo de vivirla. Uno se levanta, cuando admites tu destino  y la voluntad de trabajar para cambiarlo. Uno crece cuando se enfrenta al invierno aunque pierda las hojas. Recoge flores aunque tengan espinas y marca camino aunque se levante el polvo. ¡Nunca dejes de soñar, porque soñar es el principio de un sueño hecho realidad! y mientras seas capaz de soñar lo serás  de construir un sendero sembrado de amor porque en eso se convertirá tu dolor de perder partes de tu cuerpo, de tu valentía,  de tu sonrisa, porque el amor todo lo reconstruye y la fe todo lo concreta, aún con los ojos sin luz te queda el alma para soñar y los recuerdos para subsistir. Apoyado en un bastón  tus pasos marcarán tu huella sobre la tierra o podrás evitar no caer y si lo haces, apoyado en él, tendrás la fuerza suficiente para levantarte y continuar tu camino hacia los sueños, porque al final ¿qué es la vida, sino un sueño con final?

Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón

María Isabel Clausen – Marisa – (Mic)

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 20, 2020


 

2 thoughts on “Apoyado en un bastón”

    • FRANCISCO BENARD
    • posted on November 23, 2020

    Lo que puede la FE es increíble. Jorge Lobo Aragon nos da un testimonio de ello. Fe y Esperanza. Gracias Jorge.¡¡¡¡¡

    • RSHK
    • posted on November 20, 2020

    $95 an hour! seriously i don’t know why more people haven’t tried this, i work two shifts, 2 hours in the day and 2 in the evening…and whats awesome is im working from home so i get more time with my kids. heres where i went Copy Here……..EARN75.com

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: