Mentiras Verdaderas

La vicepresidente electa de Estados Unidos y su desempeño como fiscal de distrito de San Francisco
Share

Kamala Devi Harris era la principal fiscal de San Francisco, California, postulándose para convertirse en la fiscal general electa de ese Estado, cuando un escándalo conmocionó a su oficina y amenazó con cambiar su campaña.

Harris

 Uno de los principales agentes de Harris le había enviado un correo electrónico a un colega diciéndole que un técnico del laboratorio de criminalística se había vuelto “cada vez más errático“. Semanas después, el técnico supuestamente se llevó a casa cocaína del laboratorio, posiblemente contaminando la evidencia y generando preocupación por cientos de casos.

Ni Harris, ni los fiscales que trabajaban para ella habían informado a los abogados defensores de los problemas, a pesar de las reglas que exigen tal revelación. Harris “no reveló información que claramente debería haber sido revelada”, escribió la jueza del Tribunal Superior Anne-Christine Massullo en una decisión mordaz en mayo de 2010.

Al principio, Harris se defendió. Culpó a la policía por no informar a los abogados defensores. Estimó que inicialmente sólo se verían afectados unos 20 casos. Y su oficina acusó a la juez de parcialidad porque el marido de Massullo era abogado defensor.

Pero la confusión aumentó. Con el sistema de justicia penal local en riesgo de caer en el caos, Harris tomó la extraordinaria medida de desestimar alrededor de 1.000 casos relacionados con drogas, incluidos muchos en los que se ya habían obtenido condenas firmes y estas ya se estaban cumpliendo.

Masullo

Este episodio, que socavó la imagen de Harris como una líder refinada y planteó preguntas sobre su estilo de gestión, adquirió una nueva relevancia a medida que la senadora buscaba la nominación demócrata para la presidencia a principios de año. Harris se presentó a sí misma como una “fiscal progresista” que estaba preocupada por los derechos de los acusados, y destacó su mandato de siete años como la principal funcionaria policial de San Francisco como evidencia de cómo equilibró sus roles.

El oponente de Harris (en las primarias demócratas para fiscal general), el ex abogado general de Facebook Chris Kelly, dijo en ese momento que el fallo mostraba que Harris había “violado sistemáticamente los derechos civiles y constitucionales de los acusados” porque su oficina escondía “información dañina sobre un técnico de laboratorio de drogas de la policía”, y fue indiferente a las demandas de que explicara sus fallas”. 

Una revisión del caso, basada en registros judiciales y entrevistas con actores clave, presenta un retrato de Harris luchando por manejar una crisis que su personal vio venir pero para la que ella no estaba preparada. También muestra cómo Harris, después de seis años como fiscal de distrito, no había implementado pautas escritas para garantizar que los acusados estuvieran informados sobre pruebas y testimonios potencialmente contaminados que podrían conducir a condenas injustas.

Kelly

Harris enfatizó que el laboratorio criminalístico estaba a cargo de la policía. Pero asumió la responsabilidad de las fallas, incluido el hecho de que no había desarrollado una política por escrito para que su oficina notificara a los acusados sobre los problemas con los testigos y las pruebas, como lo exige la ley.

“No hay excusas”, dijo Harris, sentado en una pequeña oficina sin ventanas cerca del Capitolio de Estados Unidos. “La pelota se detiene conmigo” (La responsabilidad no se le puede endilgar a otra persona).

Uno de los protagonistas más importantes en el caso fue Jeff Adachi, el defensor público electo de la ciudad, que estaba en desacuerdo con la forma en que Harris manejó el escándalo.

“Cuando sucedió todo eso, creo que ella tardó en responder”, dijo Adachi, sin culpar directamente a Harris, asegurando que algunos de los abogados de la oficina de Harris “sabían que era un problema y nunca nos informaron a nosotros, la defensa, que había un problema con esto”.

Adachi

Adachi y Harris eran viejos amigos de la Facultad de Derecho Hastings de la Universidad de California en San Francisco. Pero durante gran parte de 2010, el escándalo del laboratorio de criminalística los enfrentó entre sí. Harris fue elegida fiscal de distrito en 2003 y reelegida en 2007. Como candidata a fiscal general, destacó que simultáneamente había impulsado reformas de justicia penal y, al mismo tiempo, había sido dura con los delitos violentos.

Siguiendo las pautas estatales, su oficina había perseguido miles de casos contra infractores de drogas, una posición impopular entre muchos en el liberal San Francisco. Esos casos dependían de las pruebas examinadas por el laboratorio de criminalística de la ciudad, que tiene poco personal, cuyos técnicos testificaban regularmente en la corte cuando los fiscales de Harris iban a juicio.

Deborah Madden fue una de las tres trabajadoras de laboratorio. El departamento de policía de la ciudad sabía que Madden había sido condenada por su papel en un altercado doméstico de 2007 en el que arrojó un teléfono que hirió a otra persona. Fue sentenciada a 30 días de cárcel y tres años de libertad condicional y se le prohibió poseer alcohol o un arma de fuego. Fue suspendida temporalmente de trabajar en un laboratorio de criminalística.

Madden

Por otra parte, Sharon Woo, asistente del fiscal de distrito que trabajaba para Harris, se preocupó de que Madden no se presentara para testificar en la corte. Eso la llevó a escribir el correo electrónico al subjefe de Harris en noviembre de 2009 que decía que Madden era “una persona autárquica”.

Massullo dijo en su fallo que cuando Woo escribió el correo electrónico, “las personas en los niveles más altos de la Fiscalía de Distrito sabían que Madden no era un testigo confiable”. 

Harris dijo en la entrevista que la policía o sus principales asistentes no le informaron del problema en ese momento. Cuando se le mostró una copia de la correspondencia durante la entrevista, dijo: “Nunca vi este correo electrónico. . . y eso fue parte de mi frustración con el proceso. Pero asumo toda la responsabilidad “. 

Woo dijo en una entrevista que no discutió sus preocupaciones con Harris, pero envió su correo electrónico al asistente principal de Harris en ese momento, Russell Giuntini. 

Woo

Un mes después del correo electrónico de Woo, la crisis se intensificó cuando la hermana de Madden le dijo a las autoridades que había descubierto un frasco de cocaína en el apartamento de Madden. Deborah Madden admitió más tarde que “había tomado un poco de sal de cocaína del laboratorio para uso personal”, según el memorando de sentencia de su abogado. Ella no impugnó el cargo de posesión de cocaína del estado, que fue eliminado de su registro después de completar un programa de tratamiento de drogas, según su abogado, Paul DeMeester. 

Finalmente, en marzo de 2010, la policía anunció públicamente que podría haber problemas con las pruebas del laboratorio de criminalística. Harris dijo que no fue hasta ese momento que le informaron de los problemas.

Durante los tres meses posteriores al correo electrónico de Woo, la oficina de Harris procesó casos que se basaban en pruebas de laboratorio de delitos, pero a los abogados defensores no se les dijo que la evidencia podría haber estado contaminada o que Woo había cuestionado la credibilidad de un testigo clave de la acusación.

Con su carrera para fiscal general en marcha, Harris, entonces de 45 años, enfrentó un escrutinio cada vez mayor sobre cuándo se enteró del escándalo y por qué se había ocultado información a los abogados defensores. Adachi, el defensor pública, le escribió a Harris preguntándole cuándo su oficina se enteró por primera vez de la posible evidencia contaminada.

A medida que aumentaban las preguntas, un grupo de acusados ​​le pidió a Massullo, el juez, que desestimara sus casos de drogas.

DeMeester

Woo apareció en nombre de la oficina de Harris para responder preguntas sobre por qué el fiscal de distrito no informó a los abogados defensores sobre pruebas potencialmente contaminadas. Según un caso de la Corte Suprema de Estados Unidos de 1963, Brady v. Maryland, los fiscales deben entregar pruebas que podrían exonerar a los acusados. Una nota adjunta al archivo de Madden decía “Implicaciones de Brady”.

Woo testificó que la oficina del fiscal de distrito no tenía un procedimiento escrito que describiera cómo manejar el material de Brady que debería entregarse a los abogados defensores. Woo dijo que Harris confió en la policía para informarles que existían tales pruebas exculpatorias.

La juez se mostró incrédula. También se sorprendió cuando Harris culpó al departamentode Policía de no entregar evidencia.

“Pero es la obligación de la oficina del fiscal de distrito”, dijo Massullo, según una transcripción judicial. “No es el departamento de policía quien tiene la obligación. Es el fiscal del distrito quien debe hacerlo. Eso es a quien buscan los tribunales. Eso es a quien busca la comunidad, para asegurarse de que toda la información requerida constitucionalmente sea proporcionada a la defensa. . . . Lo que estoy deduciendo de lo que está diciendo es que no hay un método formal para su oficina “

Woo intervino: “En términos de una política escrita… no creo que haya una política escrita”.

Massullo culpó directamente a Harris. En su fallo, criticó a la fiscal de distrito por “no haber revelado los antecedentes penales de Madden, su suspensión y la información relacionada con su capacidad para realizar su trabajo como criminalista de laboratorio”.

Harris, cuando se le preguntó por qué su oficina no había desarrollado una política de Brady por escrito después de seis años en el cargo, dijo que había estado trabajando en ella durante dos años pero que no la había completado debido a complicaciones sobre quién tenía acceso a la información del personal policial.

“Me importaba mucho elaborar una política de Brady. . .  lo decía en mi oficina, tenemos que tener una. Fue una gran controversia ”, dijo Harris. “Estábamos trabajando en esto y era demasiado lento. Tomó demasiado tiempo “.

Buckelew

En la oficina del defensor público, mientras tanto, los abogados comenzaron un costoso proceso de meses de examinar cientos de casos que podrían haber involucrado evidencia contaminada.

“Celebramos una conferencia de prensa y publicamos el hecho de que estaba ocurriendo toda esta mala conducta, e inmediatamente dije: ‘Esto va a resultar en el sobreseimiento de cientos de casos’”, dijo Adachi en la entrevista. “Su respuesta fue algo así como, ‘Sí, esto podría afectar a una docena de casos’. De inmediato, supe que esto es mucho más grande, y como sucedió, obtuvimos más de mil casos desestimados”.

Brian Buckelew, quien era el director de asuntos legales e información pública de Harris, dijo que Harris estaba “conmocionada” por el alcance del problema. “Se reconoció que esto es simplemente descuidado y que podría resultar en algo injusto”, dijo. “Cogió por sorpresa no solo a San Francisco, sino también a los condados de California y quizás de todo el país”.

A medida que las críticas dañaron la campaña de Harris para fiscal general, ella se enfureció ante las duras palabras de Massullo sobre su conducta. En junio de 2010, la oficina de Harris calificó el fallo de Massullo como “contrario a la ley” y culpó a la policía por no revelar la conducta de Madden.

Luego, la oficina de Harris acusó al juez de parcialidad porque su esposo era abogado defensor. Esa estrategia falló cuando un juez de la Corte Superior del Condado de Monterey dictaminó en agosto de 2010 que Massullo no tenía prejuicios en el caso.

El escándalo se intensificó aún más cuando Adachi cuestionó si Harris tampoco había revelado en casos separados los nombres de los agentes de policía que habían sido condenados o que habían cometido una mala conducta. Dijo en ese momento que Harris estaba actuando de una manera “poco ética” y “está poniendo los intereses de privacidad de los agentes de policía que tienen antecedentes de mala conducta y que han sido condenados por delitos por encima de los derechos de los ciudadanos a un juicio justo y honesto”.

Harris dijo en ese momento que Adachi estaba “jugando a la política con la seguridad pública”. Ella dijo en una entrevista que la policía tenía preocupaciones legítimas sobre la privacidad.

Cooley

Harris ganó sus primarias y luego se enfrentó al candidato republicano, el fiscal de distrito de Los Ángeles Steve Cooley. Decidió no plantear los detalles del problema del laboratorio de criminalística, mientras la llamaban una “radical” que amenazaba la seguridad pública. Harris declaró la victoria la noche de las elecciones, pero la contienda fue tan reñida que Cooley no concedió hasta tres semanas después. 

Harris dijo que la crisis le enseñó lecciones que lleva a su campaña presidencial.

“No se puede dirigir una oficina sin designar personas y darles autoridad”, dijo. Pero ella les dijo a sus ayudantes después del escándalo del laboratorio criminalístico que la alertaran sobre problemas serios: “Oigan, necesito saber estas cosas. No me molestará. . . . Mi nombre está en la puerta. Y hice un juramento “.

Algunos de los ayudantes de Harris plantearon la posibilidad de que solo se desestimaran los casos con una contaminación comprobada, no todos los que podrían haberse visto afectados. “Y dije: ‘No, tenemos que lidiar con el hecho de que esto ahora cuestiona la integridad del sistema’”, dijo Harris. “Tiene que haber consecuencias pagadas por eso”.

Años más tarde, Kamaala Harris se refirió a este escándalo y aseguró que se había enterado del mismo por la información del periodismo…


PrisioneroEnArgentina.com

Diciembre 6, 2020


 

15 thoughts on “Mentiras Verdaderas”

  1. Pingback: microsoft exchange mail

    • Larry the water guy
    • posted on December 6, 2020

    She’s so fake
    Blaming the police when is her job to disclose evidence

    • Landon
    • posted on December 6, 2020

    Wake up , people
    Of course she lies
    Of course she wil change her mind at her convinience
    She’s a politician

    • tony
    • posted on December 6, 2020

    Google is by and by paying $27485 to $29658 consistently for taking a shot at the web from home. I have joined this action 2 months back and I have earned $31547 in my first month from this action. I can say my life is improved completely!

    Take a gander at it what I do….https://bit.ly/39JrDqt

    • Joe Bowden
    • posted on December 6, 2020

    Bad resume
    I noted something fishy on her when she “changed” her mind about Biden y his sex scandals

    • brianwilliams123.123
    • posted on December 6, 2020

    A woman who prosecuted 1500 people for smoking pot but the rich, elites and Catholic priests got a free pass.

    • Speed racer
    • posted on December 6, 2020

    In a few words, she blames somebody else for her mistakes all the time

    • Roger Pavlovic
    • posted on December 6, 2020

    Deleting those cases, that were ready to be prosecuted wasn’t such a good idea.

    • Lex
    • posted on December 6, 2020

    A DISASTER WAITING TO HAPPEN… I DIDN’T VOTE FOR JOE BECAUSE OF HER

    • Judd Lomax
    • posted on December 6, 2020

    Kamala is no progressive. She’s no radical. She’s a corporate neoliberal. She failed to prosecute Steve Mnuchin’s bank, she jailed parents of highly truant children, and locked up Black and Brown people for marijuana possession and then LAUGHED about legalizing marijuana. Look. At. Her. Record.

    • Brian Closs
    • posted on December 6, 2020

    This woman makes even Rudy look like a great choice!

    • Reggie Matthews
    • posted on December 6, 2020

    She’s a bad cop that locked up innocent people. That’s not left or right. It’s a horrible human being!

    • Blake Ortz
    • posted on December 6, 2020

    The fact of the matter is, Kamala is like a joe biden, you never know what your going to get.

    • jaci
    • posted on December 5, 2020

    Harris has many dark stories

    • Victor Velazco
    • posted on December 5, 2020

    Ni que fuera una fiscal militante de aca…

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: