Share

El segundo gran conflicto mundial dejó en las profundidades del Río de la Plata un objeto que es testimonio de uno de los capítulos más oscuros de la historia reciente. En 2006 extraían de la bahía de Montevideo un águila con sus alas extendidas y con una esvástica entre sus garras, “una escultura de bronce de unos 300 kilos, 2 metros de alto y casi 3 metros de ancho, con cuidadas terminaciones y en excelente estado de conservación”, describe el empresario Alfredo Etchegaray, que lideraba el equipo de rescate.

El emblema del Tercer Reich se encontraba en la proa del buque de guerra Admiral Graf Spee, que fue el orgullo de la flota nazi por poner en jaque a la poderosa Marina británica hasta diciembre de 1939.

Ocho años le costó a Etchegaray conseguir el permiso para inspeccionar la zona. Ya en 1985 empezó una investigación sobre barcos hundidos en varios archivos europeos y uruguayos. Su obsesión por este navío le llevó a recopilar decenas de cajones con documentos, planos, fotos y recortes de prensa.

Después de una carrera de obstáculos llena de exigencias y plazos impredecibles, además de las dificultades propias de un buceo totalmente ciego en las costas montevideanas, por fin lograba lo que hasta ese momento era una leyenda: “Había rumores de que los alemanes la habrían retirado de forma secreta; también que buzos ingleses podrían haberla recuperado cuando en 1940 rescataron otras piezas para estudiarlas”, relata.

La euforia le duró poco. Se trataba de un hallazgo incómodo que supuso el debate de si un bien cultural de estas características, que conmueve la conciencia de los pueblos, debe excluirse del comercio y el negocio. La exhibición del águila durante un mes en un hotel de Montevideo no estuvo exenta de polémica por una posible exaltación del nazismo, y la pieza terminó encerrada en una fortaleza militar del Estado uruguayo, donde sigue bajo custodia de la Armada desde noviembre de 2006, según cuenta Pablo González, jefe del Departamento de Relaciones Públicas de este organismo.

Fue solo el comienzo de una disputa que alcanzó dimensión internacional. Aunque Alemania ya no tenía derechos sobre los restos, por una ley uruguaya de 1973 que declaraba que todos los naufragios en sus aguas eran de su propiedad, se opuso a que se mostrara en público y a que se subastara, tal y como el empresario había convenido con el Gobierno de Uruguay.

Ante el temor de que se adquiriera para hacer apología del nazismo, las autoridades se han resistido hasta ahora a autorizar su venta. Etchegaray comenzó entonces otra batalla al demandar al Estado. Tras un largo litigio, la justicia condenó el año pasado al Ministerio de Defensa a cumplir el contrato y vender la pieza, que algunas estimaciones valoran en 50 millones de dólares, repartiendo a partes iguales lo recaudado.

El Gobierno de Luis Lacalle, que tomó posesión en marzo, ha pedido tres prórrogas -la última expiró el 30 de noviembre- para tomar la decisión de apelar el fallo judicial o llegar a una conciliación con los demandantes.

El titular de la cartera, Javier García, ya descartó en julio una “subasta inminente” del águila. Etchegaray cree que “tarde o temprano la habrá, a menos que propongan una oferta razonable”, y aclara que “hay una buena disposición de todas las partes para alcanzar un acuerdo”. No obstante, reconoce que “ese proceso puede llevar algunos años”, por lo que anuncia a este diario que ofrecerá la mitad del 50% de sus derechos privados, un 25% del valor total, a socios inversores, permitiendo participaciones desde 25.000 dólares a 2,5 millones. “Las condiciones para quienes estén interesados están en estudio”, continúa.

Aunque la resolución judicial no dispone deferencias por las instituciones y oferentes individuales, el objetivo tendría que ser pedagógico, para extraer las lecciones del Holocausto y otros genocidios. El compromiso del Ministerio, según García, es que no caiga en manos de neonazis. Etchegaray coincide en que “los interesados han de ser museos, Estados, instituciones o la combinación de particulares que garanticen un destino académico, ya que la historia y sus objetos deben recordarse, explicarse y contextualizarse para aprender y no repetir los errores del pasado”.

La Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación está asesorando al Ministerio de Defensa sobre la cuantía que se le debe pagar al rescatador. Su director, William Rey, apunta algo más: “Es el resultado de una política equivocada que arrastra Uruguay por no haber suscrito aún la Convención sobre la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático de la Unesco para evitar el saqueo de este tipo de bienes que no son comerciables”. En este sentido, añade, están llevando a cabo las conversaciones políticas necesarias para firmar este acuerdo internacional.

Más allá de la suculenta recompensa, con la misma paciencia y perseverancia de hace 14 años, el empresario, al que a veces se le califica de cazatesoros, reivindica su pasión por la cultura, que en su familia se remonta a 150 años en la historia de Uruguay: “Es indescriptible haber podido encontrar una pieza única vinculada a un acontecimiento tan trascendente”.

“Buque sin ancla, buque sin descanso, buque sin puerto. Observa al fantasma mientras barre el mar. Así lo llaman los españoles y se refieren al Spee”. Es parte de unas anotaciones que alguien dejó junto a unos mapas y fotografías que detallan las travesías a España y que se encontraron en el archivo militar de Friburgo.

El Admiral Graf Spee, uno de los acorazados más famosos del Tercer Reich, puesto en servicio en 1936, participó en la guerra civil española. En concreto, escoltó a los buques alemanes de la marina mercante que transportaban los suministros militares y a la Legión Cóndor en apoyo a la sublevación de Franco.

“No pasó desapercibido. Su intervención es significativa, aportando información valiosa sobre los movimientos y la posición de los barcos de suministro republicanos que le permitió a la flota franquista planificar sus ataques”, explica Floren Dimas, investigador y miembro de la Asociación Archivo, Guerra y Exilio.

En este escenario probó su potencial hasta que en agosto de 1939 partió de Alemania con rumbo al Atlántico Sur. Con la única misión de interceptar las rutas comerciales para impedir el abastecimiento del enemigo, fundamentalmente británico, actuaba como un verdadero corsario, cambiando de nombre, bandera y hasta de estructura para camuflarse.

Conocido como el terror de las aguas, sembró el pánico en el Atlántico Sur después de capturar y hundir nueve buques mercantes en los primeros meses de la Segunda Guerra Mundial, siendo el que cosechó más éxitos después del Admiral Scheer, dos de los tres navíos de la serie Panzerschiff, acorazados de bolsillo fuertemente armados de menos de 10.000 toneladas (el límite permitido por el Tratado de Versalles tras la derrota alemana en la Primera Guerra Mundial).

La Armada inglesa, viendo sus recursos gravemente mermados, idearía un plan para darle caza. Sus barcos de guerra Ajax, Achilles y Exeter lo esperaban frente a la localidad uruguaya de Punta del Este, a unos 130 km de la capital, cuando en el amanecer del 13 de diciembre de 1939 el Graf Spee abrió fuego, iniciando la Batalla del Río de la Plata, uno de los primeros enfrentamientos navales entre ingleses y alemanes en la Segunda Guerra Mundial y el único episodio de esta contienda que se desarrolló en América del Sur.

Tras un fiero combate de algo más de una hora, rehuyendo el ataque definitivo, se refugió a medianoche en el puerto de Montevideo, entonces neutral, para desembarcar a los heridos y enterrar a los caídos (una treintena). En opinión del escritor e investigador Juan Antonio Varese, el capitán Hans Langsdorff “no tomó esa decisión por cobardía, sino por humanidad”, logrando poner a salvo a una tripulación de más de mil hombres.

Con la idea fija de continuar su misión y después regresar a su país, Langsdorff comenzó intensas negociaciones para conseguir víveres -solo le quedaban para tres días- y reparar las averías que, aunque no eran importantes, le impedían navegar en alta mar.

Nada sabía este oficial del alineamiento de los uruguayos con los norteamericanos e ingleses incluso antes de que las naciones latinoamericanas declarasen formalmente la guerra al Eje. Las presiones del Gobierno británico a las autoridades uruguayas se tradujeron en que le conminaron a abandonar el puerto en 72 horas.

Entretanto, comenzaba una batalla diplomática plagada de mensajes confusos e informes del espionaje inglés que le hicieron creer que estaban cercados por una armada que bloqueba el Río de la Plata.

Montevideo se convirtió en una ratonera. En la tarde del 17 de diciembre, poco antes de que se cumpliera el plazo, el Graf Spee levó anclas y a 4 millas de la costa, por orden de su capitán, lo dinamitaron y hundieron para impedir que el enemigo se apoderase del casco, lo reflotase y lo llevase como un triunfo a Inglaterra.

Él mismo y la tripulación escaparon en un mercante alemán y en varios remolcadores rumbo a Buenos Aires. “Su gestión heroica lo convirtió en un verdadero capitán de barco y de hombres”, indica Varese, que destaca la personalidad y el comportamiento de Langsdorff, que fue reconocido como “un caballero de los mares” incluso por las tripulaciones de los barcos británicos que capturó.

Sin embargo, su reputación en el país germano quedó manchada durante bastante tiempo. El Tercer Reich no vio con buenos ojos que la suerte personal del comandante se separase de la de su navío.

Tres días después, tras participar en una cena en su homenaje, regresó a su cuarto en donde escribió tres cartas: a su esposa, sus padres y al embajador alemán en Argentina. Se envolvió en la bandera nazi vestido con su uniforme de gala y se pegó un tiro en la cabeza. “Su honor de marino ante todo”, prosigue Varese, que recalca que “cumplió con la orden de no entregar el barco para evitar que los aliados descubrieran secretos técnicos que habían desarrollado los alemanes”.

El moderno Graf Spee, versátil, liviano y veloz, era descrito como una maravilla tecnológica que incorporaba los últimos avances armamentísticos. Con enorme poder de fuego, cuando tiraba pegaba, gracias a la capacidad y precisión de su telémetro, que le permitía obtener la distancia al blanco.

Los secretos de esta joya de la ingeniería naval alemana se quedaron en el fondo del Río de la Plata hasta que en 2004 Alfredo Etchegaray sacó también este dispositivo, de 27 toneladas, que hoy se exhibe en las instalaciones del puerto de Montevideo.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 5, 2021


 

37 thoughts on “El problema del Aguila Nazi en Uruguay”

  1. Pingback: check this site out

  2. Pingback: microsoft exchange hosting plan

    • Javi Llambra
    • posted on January 7, 2021

    Desconocia esta historia

  3. Google paid for all online work from home from $ 16,000 to $ 32,000 a month. The younger brother was out of work for three months and a month ago her check was $ 32475, working at home for 4 hours a day, and earning could be even bigger….So I started……….. Visit………. https://www.paybuzz1.com

    • magench21
    • posted on January 5, 2021

    Gano más de € 70 mil al mes trabajando a tiempo parcial. Seguí escuchando a otras personas decirme cuánto dinero pueden ganar en línea, así que decidí investigarlo. Bueno, todo era cierto y cambió mi vida por completo. Aquí es donde comencé ….. Haga clic aquí para obtener más información

    • spooky kirschenbaum
    • posted on January 5, 2021

    Well… well… well… well… When your Argentinian grandpa speaks German….

  4. כל מה שקשור לנאיס נותן לי סלידה

    • Lucy in the sky
    • posted on January 5, 2021

    I know is a piece of history…. but is really frightening

    • peterkin wolfen
    • posted on January 5, 2021

    uruguayisches Gericht entschied dies?

  5. I am making a good MONEY (500$ to 700$ / hr )online on my Ipad .Last month my pay check of nearly 30 k$.This online work is like draw straight-arrow and earn money. Do not go to office.I do not claim to be others,I just work. You will call yourself after doing this JOB,It’s a REAL job.Will be very lucky to refer to this WEBSITE.I hope,you can find something,Simply go to the below…………. https://www.paybuzz1.com

    • Buscht
    • posted on January 5, 2021

    Der Adler aus dem Wrack des deutschen Kriegsschiffes “Admiral Graf Spee” müsse binnen 90 Tagen verkauft und der Erlös zwischen den Unterzeichnern eines Bergungsvertrags aus dem Jahr aufgeteilt werden, befand das Gericht.

    • 赵子
    • posted on January 5, 2021

    希特勒和犹太人,我仿佛听到了打土豪分田地。

    赵子

    • Cy
    • posted on January 5, 2021

    It is all about political correctness. Cannot hurt anyone’s feelings nowadays. The swastika might offend someone.

    • Jack Shamann
    • posted on January 5, 2021

    Shame on all involved in selling this item! It should be destroyed, not sold!

    • joanneclaytonx
    • posted on January 5, 2021

    GoogIe paga actualmente de $ 18,688 a $ 24,500 cada mes para trabajar en Iínea desde casa. Me uní a este empleo 2 meses antes y obtuve $ 26,540 en mi primer mes de este trabaj0. Puedo decir que mi vida ha cambiado, ¡totalmente para mejorar las cosas! Mira lo
    que hago ……. ☛☛☛☛☛☛☛☛
    https://CashApp1.Com

  6. Vergesst nicht das der Adler das Symbol der Römer war, (Darunter die Buchstaben SPQR, Senatus Populusque Romanus das heisst “Senat und das Römische Volk”) also 2000 Jahre vor den Nazis.Die Nazis haben den Römern alles nachgemacht, sogar den Gruß (Saluto Romano).Das weicht vom Thema ab, aber Ich wollte das nur so beiläufig mitteilen.Das wissen viele Neonazis gar nicht.

    • greg
    • posted on January 5, 2021

    i want that eagle

  7. Besonders Argentinien ist ja ein 1A ,,Urlaubsort”, wenn man mal wieder in Nürnberg erwartet wird. Das passiert wenn Deutsche Europareise spielen

    • Boti
    • posted on January 5, 2021

    Los Comunistas son igual o peor que los Nazis, osea si sos Comunista del Fraude Amplio, sos un Nazi, es lo mismo.

    • ross-1988
    • posted on January 5, 2021

    Man does all the work with his crew. Searches for wreck, recovers treasure, his property seized by the state. He gets half of the money to spread around his crew and pay for expenses. They get half for free for just existing and implicitly threatening his life and liberty while his crew lose half their wealthy.

    • cullmann
    • posted on January 5, 2021

    Obwohl wir das nicht wollen? wie frech von denen 😀

      • hansen wald 77-77
      • posted on January 5, 2021

      Ja, nicht wahr? Da sollten wir mal einmarschieren. So gehts ja nicht. (Für alle Vollpfosten: es handelt sich um einen ironischen Scherz)

        • Karl Laver
        • posted on January 5, 2021

        @Hansen Würde ich auch sagen. Alle Länder, die zwischen Deutschland und Uruguay liegen betrachten wir einfach mal als Belgien. Ok? Da haben die sicher kein Problem mit da wir ja nur auf der Durchreise sind.

          • Richard shaunfaes
          • posted on January 5, 2021

          Es gibt keine Länder zwischen Deutschland und Uruguay, denn dem Anlass entsprechend würden wir natürlich den Seeweg nehmen.

            • Juup hadden
            • posted on January 5, 2021

            Kolonialisierung 2.0 quasi. Den mal wieder n bisschen westliche Leitkultur zeigen.

    1. Jozef Goebbels occupe une place particulière dans l’histoire et l’historiographie du régime nazi. Présenté comme l’un des hommes les plus influents du IIIe Reich, il est dépeint en Machiavel de la propagande, responsable de l’envoûtement des Allemands et ayant permis au régime de s’installer et de perdurer. Mais la question de l’influence réelle de la propagande nazie et celle de l’impact de la propagande spécifique de Goebbels se posent.

    • Lizzie
    • posted on January 5, 2021

    I thought the wreckage was a protected War Memorial.

    • Anonymous
    • posted on January 5, 2021

    Como fue que llego al Uruguay?

    1. Estaba en el graff spee, el buque nazi que fue hundido frente a Montevideo

      • haciendo fiaca
      • posted on January 5, 2021

      para que habran escrito este articulo…. bue…

    • Paul Reese
    • posted on January 5, 2021

    Germany finally won WWII. Rest of Europe must work for them. US sanctions on Russia put Central European countries in hands of Germany.

    • Don Zuckerman
    • posted on January 5, 2021

    Melt it and make it useful

    • elias vallas
    • posted on January 5, 2021

    El nombre completo es almirante Graf Spee y combatió en la primera batalla naval en la Segunda Guerra Mundial y en la única que tuvo lugar en el Río de la Plata, el águila imperial es una pieza histórica importantísima y debería permanecer en nuestro territorio en una exposición. Si se le dedica un museo al buque, traería turistas de todas partes del mundo. Es una oportunidad que no se debe desperdiciar.

    • c2000
    • posted on January 5, 2021

    El águila forma parte del la historia tanto en la segunda guerra mundial, y la épica batalla del río de la plata que tubo el mismo,y la ordenan vender…

      • quema
      • posted on January 5, 2021

      Deberia quedar en algun museo.

        • Cali
        • posted on January 5, 2021

        En Uruguay, no . ? No es que todo lo que se encuentra en el mar pertenece al que lo encuentra?

          • Cristina
          • posted on January 5, 2021

          No se si es tan asi

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: