Cuando Argentina y Chile se mostraron los dientes a través de la cerca

La disputa del Canal Beagle
Share

Apenas unos segundos separaron a Chile y Argentina de trenzarse en una guerra que seguramente habría mermado el desarrollo de ambos países y que, muy probablemente, hubiera sido el conflicto más sangriento del siglo XX en el continente. Había una fecha establecida y una razón. Había dos posturas casi irreconciliables, pero también un sentido religioso que permitió la mediación del papa Juan Pablo II.

Es 22 de diciembre de 1978 y en el extremo austral del planeta la Armada de Argentina avanza con el fin de tomar las islas Picton, Nueva y Lennox. La escuadra chilena detecta el movimiento y sale a su encuentro. La tensión en la frontera es elevada y en algunos sectores del sur los soldados se ven las caras. De pronto, a las 18.30 horas, la Armada argentina retorna. La guerra, que debía comenzar el 23 de diciembre, no se concreta.

Videla
Pinochet

La historia comenzó en 1971, cuando ambos países firmaron un compromiso de arbitraje para zanjar la soberanía de las islas. Una corte arbitral determinó el 22 de mayo de 1977 que la soberanía era chilena, lo que, al gobierno argentino, encabezado por el general Jorge Rafael Videla, no le cayó nada bien. De allí que el 25 de enero de 1978 Buenos Aires considerara “insanablemente nulo” el fallo e intentara, mediante la presión diplomática, basada en el poderío militar que Argentina tenía en ese entonces y forzar a Chile a negociar. Fracasado dicho plan, se dio paso a la “Operación Soberanía”, cuyo objetivo era invadir Chile y tomar las islas por la fuerza.

Para una parte del alto mando argentino el ataque sería un paseo. Muchos chilenos discrepan de lo que llamaron una expresión de deseos argentinos. Si bien es cierto que el Ejército y la Fuerza Aérea de Chile estaban diezmadas, ambas fuerzas poseían buen entrenamiento y una firme voluntad de triunfo. Hubo mucha motivación dado el convencimiento que las islas en disputa eran chilenas.

El embajador de EE. UU. en Buenos Aires, Raúl Héctor Castro, dijo al general argentino Carlos Suárez, uno de los más duros impulsores de una guerra con Chile, que no sería una guerrita circunscripta a la posesión de las islas, sino una guerra total en la que los muertos de ambas partes, solo en la primera semana, se ha calculado que serán unos 20.000.

Suárez
Castro

Se esperaba un conflicto a lo largo de toda la frontera, y los planes chilenos eran luchar también en el norte, invadiendo territorios que luego servirían para canjear los que pudieran perderse en el sur. En Argentina, los ciudadanos salían a despedir y vitorear a los soldados y se hacían ejercicios de oscurecimiento de ciudades. En Chile se hablaba bastante menos del asunto, según muchos, una de las mejores decisiones que tomó el Gobierno militar. No se generó pánico y se logró el apoyo de la prensa tanto de gobierno como de oposición. A diferencia de Argentina, Chile mantuvo la calma.

El 20 de febrero de 1978 el General Jorge Rafael Videla, se reúne con su homólogo chileno, Augusto José Ramón Pinochet Ugarte, para tratar el conflicto del canal de Beagle. Lo llevaron a cabo en Mendoza y en Puerto Montt, respectivamente, para detener la espiral belicista por el conflicto. La situación se hizo muy tensa. En aquella oportunidad, el general Videla afirmó que las negociaciones directas constituían la única vía pacífica para solucionar el conflicto, tras el laudo arbitral que el 22 de mayo de 1977 que entregó definitivamente a Chile la soberanía de las islas Picton, Nueva y Lennox y que fue declarado “insalvablemente nulo” por la junta militar argentina.

Según Videla, fue Pinochet el que solicitó el primer encuentro en Mendoza, que se realizó en la base aérea El Plumerillo. Fue una reunión a solas. Pinochet comenzó dramatizando sobre la posibilidad de una guerra entre dos países que, dijo, tenían todo para ser complementarios.

Videla contestó que tampoco nosotros queríamos la guerra y que el rechazo del laudo apuntaba a crear las condiciones políticas para llegar a una solución pacífica, negociada. En un momento, Pinochet se levanta y va hasta un mapa que estaba colgado en una pared; vuelve y hace un croquis, traza una línea y se lo muestra. Ambos militares concluyeron que era interesante. 

Pinochet habría trazado una línea de norte a sur que dividía las islas Evout y Barnevelt, ubicadas al sur de las islas en disputa, y entregaba la mitad este de ambas a Argentina. Era un avance, porque impedía que Chile tuviera proyección hacia el Atlántico, pero ¿cómo seguiría esta línea, ¿cuál sería el comienzo y cuál sería el final?’. Pinochet sugirió que este acuerdo sería el comienzo. 

Videla y Pinochet

Tras este encuentro reservado en Mendoza, negociadores de ambos países acordaron la creación de una comisión para intentar un acuerdo con las propuestas de Pinochet, acuerdo que supuestamente iba a ser ratificado con la firma de un documento bilateral en Puerto Montt.

Videla dice que viajó a Chile muy confiado, pero se encontró con que Pinochet había cambiado de idea. El fallecido presidente de facto argentino recordó el fuerte impasse: “Lo primero que me dijo fue ‘el dibujo ése que yo le entregué y que firmamos los dos no va más. La Junta no lo acepta. Olvídese’. Me pareció un gran mentiroso porque el poder en Chile era él, la Junta no contaba. Y me informó que había alterado el programa del acto”. Esto fue recogido por el periodista Ceferino Reato, quién lo entrevistó en prisión.

“(Pinochet) me planteó un problema: ¿Qué hacer? ¿Retirarme al frente de mi delegación y romper la posibilidad de una negociación que, más allá de ese discurso inesperado, había quedado plasmada en el documento firmado? Opté por una respuesta de circunstancia sobre la hermandad entre ambos países, la complementariedad comercial… Me pareció lo mejor: no quise romper todo. La comisión que me acompañaba se enojó conmigo; consideró ese discurso como una aflojada. Acá (en Argentina) también cayó muy mal: los comandantes se sintieron todos ‘halcones’”, afirmó Videla.

El cambio de idea de Pinochet le dio gas a la disputa bélica. A fines de 1978 la flota naval argentina ya navegaba hacia el Océano Pacífico, los aviones habían cambiado sus bases, patrullas del Ejército operaban en territorio chileno e, incluso, se había dispuesto el traslado en tren de miles de féretros. Las estrategias ya habían sido determinadas. La invasión sería el sábado 23 de diciembre. Pinochet curiosamente no quería que la guerra coincidiera con una fecha tan sagrada como la Navidad.

Trastiendas

El Gobierno argentino el 25 de marzo de 1981, había comunicado al Vaticano su rechazo a las propuestas papales para una solución al conflicto argentino-chileno sobre las islas del Canal Beagle de Picton, Lennox y Nueva, que habían sido presentadas a ambos Gobiernos el 12 de diciembre de 1980. La aceptación del Gobierno de Chile había sido anunciada el 8 de enero y confirmada el 13 de febrero por el presidente Pinochet, quien dijo que, aunque las propuestas no eran del todo satisfactorias para Chile habían sido aceptadas por la “calidad espiritual y la fuerza moral”. del Papa.

Samoré
Wojtyla

Las propuestas del Papa, cuyos detalles no se dieron a conocer oficialmente, se presentaron después de 19 meses de negociaciones inconclusas que comenzaron en mayo de 1979 en Roma entre las delegaciones de Argentina y Chile y el cardenal Antonio Samoré, quien había sido designado formalmente como mediador papal el 23 de abril de 1979, en un convenio suscrito en Montevideo el 8 de enero del mismo año. Se dijo que contenían planes para convertir el área que rodea las islas en disputa (situadas en la desembocadura oriental del Canal de Beagle, en el Atlántico sur) en una zona de paz controlada conjuntamente de la cual se retirarían todas las instalaciones militares y armas, pero con la soberanía sobre las tres islas siendo retenida por Chile.

Fuentes argentinas afirmaron que Chile, según las propuestas, tendría jurisdicción sobre 12 millas de aguas territoriales al este de las islas, aunque compartiría el desarrollo de recursos en las seis millas exteriores; Argentina tendría soberanía sobre una zona contigua en forma de abanico que se extendía 200 millas hacia el Atlántico y también compartiría la explotación de recursos con Chile. Fuentes no confirmadas en Roma agregaron que tres islas más pequeñas más al sur que tradicionalmente se habían considerado chilenas (Barnevelt, Deceit y Evout) podrían transferirse a la soberanía argentina.

Pastor
Galdames

Al presentar las propuestas a los Ministros de Relaciones Exteriores de Argentina y Chile (entonces General de Brigada Carlos Washington Pastor y Sr. René Demetrio Rojas Galdames respectivamente) en una audiencia especial en el Vaticano el 12 de diciembre, el Papa pidió una respuesta de las partes para el 8 de enero, segundo aniversario de la firma del acuerdo de Montevideo. Sin embargo, Argentina solicitó más tiempo para considerarlo y se pensó que estaba buscando, entre otras cosas, una aclaración de la situación jurídica exacta con respecto a los derechos económicos en una zona neutral propuesta.

Según los informes, el Gobierno argentino consideró inaceptable que se confirmara la soberanía chilena sobre las tres islas en disputa y que la zona de paz propuesta extendería efectivamente la soberanía chilena en el Atlántico Sur, violando así la llamada “dos- principio oceánico “que, según Argentina, se había establecido en un protocolo de 1893. (Mientras que, según Argentina, este principio había establecido que el territorio en el lado oriental o atlántico de un meridiano que pasa por el Cabo de Hornos pertenecía a Argentina y que, en el lado occidental o Pacífico de Chile, este último país afirmaba sistemáticamente que se aplicaba sólo para el intercambio de derechos territoriales establecidos en un tratado de 1881, al que el protocolo de 1893 era complementario. En virtud del tratado de 1881, a Chile se le asignaron todas las islas al oeste de Tierra del, pequeñas islas vecinas y otras islas que se podría decir que están en el Atlántico, al este de Tierra del Fuego y frente a la costa de la Patagonia.)

Las islas del Canal de Beagle habían sido adjudicadas a Chile por sentencia de un tribunal de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) hecha pública el 2 de mayo de 1977. Según esta sentencia, el Canal Beagle corría al norte de las tres islas y su brazo sur (el Canal Gorée) no era, como afirma Argentina, parte del canal principal. Además, el título de Chile (en términos del tratado de 1881) sobre las islas del sur, incluidas Barnevelt y Evout, según el informe de la CIJ sobre las conclusiones de la corte, automáticamente también “implicaría jurisdicción sobre las aguas adyacentes y la plataforma continental y las áreas submarinas … por las normas aplicables del derecho internacional “. Al colocar una baliza en la isla Barnevelt (a unas 15 millas al este del Cabo de Hornos) en agosto de 1977, Argentina expresó una oposición simbólica a la penetración chilena del Atlántico y la extensión efectiva de sus límites marítimos y sus reclamos sobre partes de la Antártida., que se superpone con el de Argentina.

El rechazo de Argentina el 25 de enero de 1978 al fallo de la CIJ se basó también en el temor de que su acceso al Atlántico desde su propia base naval en Ushuaia, en la orilla norte del Canal Beagle, así como a sus bases antárticas y a recursos potenciales del petróleo, los minerales, el pescado y el krill en la región antártica podrían verse afectados si a Chile se le permitiera el acceso formal al Atlántico en virtud de la sentencia. Posteriormente, en 1978, los dos países estuvieron al borde de la guerra antes de que la situación fuera apaciguada por la intervención del Vaticano y la firma del acuerdo de Montevideo, que también preveía la renuncia al uso de la fuerza.

Según los informes, las fuerzas armadas argentinas estaban divididas sobre las propuestas del Papa: una gran mayoría del Ejército y la Armada estaban a favor de una renegociación completa sobre el tema, mientras que la Fuerza Aérea estaba a favor de aceptar el resultado de la mediación.

Leal
Menéndez

En abril de 1981, el general Jorge Edgar Leal -enfrentado con Videla desde el año 1976 por oponerse al golpe de estado- fue puesto bajo arresto domiciliario durante dos semanas después de que le dijera al diario chileno El Mercurio en una entrevista publicada el 5 de abril que nada podría ser “más honorable para dos países que se dicen cristianos que aceptar las exhortaciones de la máxima autoridad moral, el Papa“. Sin embargo, también se tomaron medidas similares contra el general Luciano Benjamín Menéndez, ex comandante del tercer cuerpo de ejército (hasta octubre de 1979, después de haber declarado que Argentina necesitaba algunas de las islas para habilitarlo y contener el expansionismo chileno

A medida que avanzaban las negociaciones durante 1980, las relaciones entre Argentina y Chile se deterioraron debido a incidentes en aguas disputadas y arrestos de ciudadanos de cada uno en territorio sur que continuaron hasta 1981. Inicialmente se despertó un mal sentimiento en abril de 1980 cuando Chile reanudó los vínculos comerciales con las Islas Malvinas (soberanía sobre la cual fue ejercida por Gran Bretaña, pero fue reclamada por Argentina) y anunció planes de desarrollo para el área del Canal Beagle que incluían inversiones de 2,000,000 de dólares.

En julio de 1980, las autoridades chilenas arrestaron a dos argentinos en Punta Arenas acusados ​​de espionaje y, posteriormente, cada uno de ellos fue condenado en abril de 1981 a tres años de prisión. Del 7 al 8 de septiembre de 1980, una cañonera chilena ingresó a lo que Argentina consideraba sus propias aguas territoriales y, con el apoyo de un helicóptero, acosó a la tripulación de una plataforma de perforación petrolera recientemente instalada, Interocean 2, que operaba en la desembocadura oriental del Estrecho de Magallanes (neutral). Argentina advirtió a Chile que tomaría represalias ante cualquier otra acción de este tipo y que Chile debe asumir la responsabilidad del resultado.

A fines de septiembre de 1980, la Armada Argentina se apoderó de un barco pesquero chileno frente a las Islas Malvinas, mientras que en un incidente separado las autoridades argentinas arrestaron a dos oficiales chilenos en Santa Cruz (en el sur de Argentina continental) y los acusaron de fotografiar instalaciones militares. Al mismo tiempo, Chile reveló que había arrestado a tres argentinos en Punta Arenas, también bajo sospecha de espionaje (dos de ellos fueron condenados en noviembre de 1980 a cuatro años de prisión).

Después de que una ronda de negociaciones la disputa terminó de manera inconclusa en Roma en septiembre de 1980, un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina el 1 de octubre decía que aún no había sido posible resolver las áreas de desacuerdo y que el cardenal Samore se había sometido a ambos. recomendaciones de las Partes para presentarlas a sus respectivos gobiernos. A fines de ese mes la tensión aumentó aún más cuando las fuerzas armadas argentinas realizaron un importante ejercicio militar en el sur del país, utilizando más de 5.000 efectivos con apoyo aéreo y desplegándolos en algunas etapas dentro de las 20 millas de la frontera con Chile; También se realizaron maniobras navales argentinas en el Atlántico Sur.

Galtieri y Juan Pablo II (Karol Wojtyla)

El 14 de noviembre, el Papa recibió a las delegaciones de Argentina y Chile por separado en el Vaticano y reiteró su intención de visitar ambos países una vez resuelta la disputa del Canal de Beagle (tanto la Iglesia argentina como la chilena hicieron campaña a favor de la paz durante 1980).

El 21 de enero de 1981, cuatro civiles chilenos adscritos al instituto geográfico-militar de su país fueron arrestados en la provincia de Santa Cruz (sur de Argentina) a unas siete millas dentro de la frontera argentina y fueron acusados ​​en Río Gallegos el 30 de enero de espionaje, aunque Argentina sostuvo que habían estado realizando trabajo de campo en una zona mal cartografiada. Chile presentó una nota de protesta y exigió la liberación de los cuatro hombres y la devolución de los equipos confiscados. Posteriormente, el 9 de febrero de 1981, un lanzamisiles de la Armada de Chile ingresó sin previo aviso a lo que generalmente se consideraba aguas territoriales argentinas al este del Estrecho de Magallanes, lo que llevó a la Cancillería argentina a protestar el 11 de febrero que, aunque Argentina había mantenido el principio de navegación libre en aguas jurisdiccionales y estrechos internacionales, Chile no había logrado seguir el procedimiento de cortesía de reportar su presencia en aguas argentinas. Un miembro de la junta chilena, Almirante José Toribio Merino, dijo que la embarcación se encontraba en aguas territoriales internacionales no argentinas.

Merino

También en febrero de 1981, la Secretaría de Energía de Argentina anunció que se habían descubierto cantidades comerciales de petróleo en la desembocadura oriental del Estrecho de Magallanes durante las perforaciones realizadas por un consorcio de empresas encabezadas por la filial argentina de Shell.

El 25 de abril de 1981, un mes después de que Argentina rechazara las propuestas del Vaticano, dos oficiales argentinos (el mayor Raúl Pablo Barileau y el teniente Oscar Santos) fueron arrestados por espionaje en la localidad chilena de Los Andes (al norte de Santiago). Argentina, que acusó a Chile de provocación y dijo que los cargos eran infundados, cerró todos los pasos fronterizos hacia Chile el 29 de abril y trasladó refuerzos a la zona de Mendoza (cerca de la capital chilena).

En respuesta a una protesta formal argentina el 4 de mayo, Chile respondió que las actividades de los dos hombres al fotografiar zonas estratégicas e importantes instalaciones militares habían amenazado la seguridad chilena, y señaló que muchos chilenos se encuentran actualmente en cárceles argentinas por cargos de espionaje; después de que Argentina presentara una segunda protesta el 5 de mayo, Chile anunció que los dos hombres serían juzgados en breve.

Epílogo

El 6 de mayo, tanto Chile como Argentina recibieron mensajes del Papa pidiéndoles mantener un clima “favorable a la mediación” y mostrar buena voluntad cancelando las medidas que se habían implementado en los dos últimos años y que “podrían haber roto la armonía entre los dos Estados”. Un miembro del equipo negociador chileno, Sr. Enrique Bernstein, transmitió el 7 de mayo al Vaticano la aceptación de Chile de esta solicitud, mientras que Argentina el 8 de mayo expresó su acuerdo con el espíritu del mensaje papal y reabrió la frontera al tráfico ese mismo día.

De inmediato los prisioneros de ambos lados de la cordillera recuperaron su libertad. El Papa viajó en junio de 1982 a nuestro país. Finalmente, en el año 1984 se firmó un acuerdo de Paz y Amistad, la cual perdura hasta nuestros días. 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 20, 2021


 

26 thoughts on “Cuando Argentina y Chile se mostraron los dientes a través de la cerca”

  1. Pingback: LO MÁS VISTO ♣ Febrero 26, 2021 - Prisionero en Argentina

    • sarahtroupe
    • posted on February 23, 2021

    Yeah it`s Possible…Anybody can earn 500$+ daily… You can earn from16000$-32000$ a month or even more if you work as a full time job…It’s easy, just follow instructions on this page, CGui read it carefully from start to finish… It’s a flexible job but a good eaning opportunity .

    This Website OPEN HERE……>>>>>>>>………….. https://www.work92.com

    • Bermudez Jose Luis
    • posted on February 23, 2021

    me acuerdo de los apagones y escunderse abajo de los bancos de la escuela

  2. Start earning today from $600 to $754 easily by working online from home. Last month I generated and received $19663 from this job by giving this only maximum of 2 hours a day of my life. The easiest job in the world and the earnings from this job are just awesome. Everybody can now get this job and start earning cash online right now by just follow instructions click on this link and visit tabs( Home, Media, Tech ) for more details thanks………_http://kutt.it/ZHQmHU

    • FIRMENTO
    • posted on February 23, 2021

    QQUE SWACABAMOS? LA SALIDA AL PACIFICO?

    • Sin Gamulan
    • posted on February 22, 2021

    Si Argentina entra en guerra, Corrientes la va a ayudar

  3. Dos locos que tenian mucho que ocultar y se dedicaron a jugar a los soldaditos

    • Claudia maciel
    • posted on February 22, 2021

    Pinocho mintio

    • Anonymous
    • posted on February 22, 2021

    Fantastic work-from-home opportunity for everyone… Work for some hours a day and start gettingt paid in the range of 7,000-10,000 dollars a month…Weekly payments……..

    Click this link For Full Detail☛☛☛☛http://www.Paybuzz1.com

    • VIVA_LA_PATRIA_CARAJO
    • posted on February 21, 2021

    a los chile tendriamos que haberlos pasado por encima y listo

    • Lea
    • posted on February 21, 2021

    A segundos de que guerra?????

    • yonatan lemos
    • posted on February 20, 2021

    no servimos ni pa’ eso

    • matias salazar
    • posted on February 20, 2021

    Lo peor para Argentina sería que así como está , Chile ya habría recuperado todo

    • eric flores
    • posted on February 20, 2021

    chi-chi-chi le-le-le

    • crisol
    • posted on February 20, 2021

    perro k ladra

    • Martin
    • posted on February 20, 2021

    Videla manejó mucho mejor el conflicto del Beagle que lo que hizo despues Galtieri con Malvinas y el Reino Unido. La estrategia argentina del 78 de movilizarse militarmente y sentar a negociar acuerdos a Pinochet, y de los 2 paises de aceptar la intervencion de el Papa Juan Pablo II fue prudente y evito una guerra.

    En Beagle se ahorraron perdidas humanas, materiales y diplomaticamente los acuerdos de 1980 y 1984 fueron mejor para Argentina que los de 1977 que favorecian 100 por ciento a Chile.

    • Fruli
    • posted on February 20, 2021

    Muy pocos han tomado la dimension de que grade fue el General

  4. Como estan las FFAA argentinas, espero que no se arme un conflicto ahora porque nos hacen papel picado

    • Marta Di Lorenzi
    • posted on February 20, 2021

    Menos mal gracias a Su Santidad Juan Pablo 2

    • Liga Profesional de Teto
    • posted on February 20, 2021

    Con todo respeto…. que carajo hay ahi? Un paso al Pacifico?

    • Sergio fernández
    • posted on February 20, 2021

    Encuentro esta nota muy buena y neutral. Mi concepto es que en 1982 la argentina invadió las Malvinas creyendo erróneamente que el reino unido no reaccionaría militarmente y en consecuencia se quedarían con la posesión de las islas en cuestión pero también había algo más en el trasfondo del asunto y es que Argentina y Perú tenían un pacto secreto el cual citaba de que si la toma de las islas llegaba a buen término atacarían a Chile, Argentina por el sur le arrebataría el canal de Beagle y Perú por el norte tomaría territorios que había perdido con Chile 100 años antes, o sea atacando en dos frentes al mismo tiempo a la vez. En la Plaza de Mayo tanto la población argentina congregada allí aplaudía al general Galtieri por tomar las Malvinas con su heroísmo mientras el general Galtieri amenazaba lisa y llanamente al pueblo chileno diciendo que después de Malvinas le tocaba a Chile, esto es bien cierto. Yo amo a Argentina, soy admirador de san martín, de Messi, las argentinas son hermosas, de lo que quieran, pero lo justo es justo y lo cierto es cierto. Gracias por una nota fiel a la verdad.

  5. yo naci en el medio del conflicto

    • Jose Luis Sierra
    • posted on February 20, 2021

    Argentina pidióla mediación y después no cumplió con la palabra al no aceptarlo. Se preparó e incitó a la gente y hacian simulacros de guerra en las escuelas. Chile solo movió sus tropas para defender. Los argentinos le dijeron a los peruanos que estuvieran para la guerra como siempre en un pacto secreto. Los que más incitaban ir a la guerra y que en una hora tomarían mate y torta frita en el pacifico eran Eduardo Masera y Luciano Meléndez y fueron los primeros en rendirse en las Malvinas y solo combatieron contra 3000 soldados ingleses (bueno, ellos no) y ahora ipiensen contra de 15 millones que éramos nosotros… Casi que obligó a Chile a ayudar a su Aliado de toda la vida Inglaterra por culpa de Argentina, Peru y los escondidos Bolivianos. De ahí que Pinochet barajó la estrategia de un conflicto a tres manos al mismo tiempo

    1. De donde ha sacado usted esa inforación, señor Sierra. Es totalmente infundada.
      Tambien discrepo con la nota que el General Menendez nunca dijo eso y dudo que estuviera bajo arresto

        • mARCO OSORIO
        • posted on February 20, 2021

        ¿No se comprometieron a ir al laudo ellos mismos y después se hicieron los weones?!

      • Estanislao Zeballos
      • posted on February 20, 2021

      Cuando Malvinas, Masera hacía rato que no estaba, al igual que Luciano Benjamín Menendez; el que fue de Gobernador a Malvinas fue el otro Menendez. Si hubiese sido Luciano Benjamín el que fue Comandante del Tercer Cuerpo, otra hubiese sido la historia, porque no se habría rendido.

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: