Share

Según la ley de los Estados Unidos, el gobierno puede imponer sanciones a cualquier país, organización o persona que se considere que representa una “amenaza inusual y extraordinaria” para la seguridad nacional o la política exterior. En el pasado, Estados Unidos impuso sanciones en relación con el terrorismo y la proliferación de armas de destrucción masiva, y en países como Irán, Corea del Norte y Siria. El 2 de septiembre del año 2020, el entonces secretario de Estado Mike Pompeo marcó un nuevo punto de partida en la política estadounidense al anunciar sanciones a dos altos funcionarios de una organización internacional basada en tratados de la que son miembros la mayoría de los aliados estadounidenses, la Corte Penal Internacional (CPI). La medida parecerá a la mayoría de los europeos como un flagrante ataque al estado de derecho internacional, pero también es la culminación de una confrontación en evolución entre Estados Unidos y la CPI que se remonta a la fundación de la organización.

La CPI fue establecida por el Estatuto de Roma en 1998, con un mandato para enjuiciar a los responsables de los crímenes internacionales más graves: crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y genocidio. Los países europeos se encontraban entre los defensores más firmes de la corte, y la vieron como un paso hacia un mundo en el que nadie tiene impunidad por las atrocidades masivas. Pero la corte es un organismo basado en un tratado, y muchos de los estados más poderosos del mundo permanecen fuera, incluidos Estados Unidos, Rusia y China. La tensión entre la visión de la justicia encarnada por la CPI y las realidades de la política de poder internacional ha estado presente desde el principio y ha sido particularmente marcada en la relación fluctuante y turbulenta de la corte con Estados Unidos.

Pompeo
Mochochoko

Según el Estatuto de Roma, la CPI tiene jurisdicción para enjuiciar los delitos cometidos por nacionales de los estados miembros, pero también los delitos cometidos en el territorio de los estados miembros, incluso si los responsables son ciudadanos de un país que no es miembro de la corte. Estados Unidos luchó duramente contra esta disposición en las negociaciones que llevaron a la fundación de la CPI, temiendo que pudiera abrir a los ciudadanos estadounidenses al enjuiciamiento.

Estados Unidos considera el enjuiciamiento de sus ciudadanos ante un organismo internacional sin el consentimiento de Estados Unidos como una violación de su soberanía. Los partidarios de la CPI argumentan que si los estados pueden enjuiciar a los extranjeros por crímenes de guerra cometidos en su territorio en sus propios tribunales, tienen la autoridad para transferir ese poder a un tribunal internacional como la CPI.

Los primeros años de la corte coincidieron con la presidencia de George W. Bush, quien tomó una serie de medidas para limitar cualquier acción potencial contra ciudadanos estadounidenses. Estados Unidos persuadió al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para que aprobara una serie de exenciones para las fuerzas de mantenimiento de la paz, evitando que los soldados de países no miembros de la CPI fueran investigados o procesados ​​(aunque dejó de buscar exenciones después de que se revelara el escándalo de la prisión de Abu Ghraib en 2004). Bush también lanzó una campaña de búsqueda de acuerdos bilaterales de inmunidad con otros países y revocó formalmente la firma estadounidense del Estatuto de Roma (bajo Bill Clinton, EE. UU. había firmado pero no ratificado el tratado, lo que significa que no estaba obligado por él, pero estaba obligado no emprender acciones que frustrarían su objeto y propósito). La administración Obama se involucró más con la CPI, pero no tomó ninguna medida para ratificar su estatuto.

Trump
Bensauda

Por su parte, la CPI también parecía en sus primeros años estar tratando de evitar cualquier enfrentamiento con las grandes potencias mientras buscaba establecerse como un organismo internacional incipiente. El primer fiscal, Luis Moreno Ocampo, actuó con notable cautela al abrir investigaciones donde estaban involucrados intereses de grandes poderes. Afganistán se unió a la CPI en 2003, otorgando competencia al tribunal sobre los delitos que ocurran allí después de esa fecha, y Ocampo (amigo de Brad Pitt y Angelina Jolie)abrió un examen preliminar de la situación en Afganistán en 2006. Pero, a pesar de la violencia persistente en el país, la fiscalía no solicitó permiso para pasar a una investigación completa hasta 2017, bajo la sucesora de Ocampo, Fatou Bensouda. De manera similar, largas demoras han marcado el examen por parte del tribunal de Colombia (nuevamente, un país sensible para los EE. UU.) Y Georgia (donde Rusia estuvo directamente involucrada). La moderación del tribunal en estos casos contrastó con la velocidad a la que actuó en algunos casos africanos, lo que contribuyó a dar la sensación de que la CPI se centró indebidamente en África.

Más sorprendente aún, después de que Bensouda solicitó permiso para abrir una investigación en Afganistán, la sala de instrucción de la Corte inicialmente rechazó la solicitud en 2019, argumentando que no sería “en interés de la justicia” proceder. Las investigaciones sin el apoyo de los países involucrados pueden ser difíciles, y tanto Afganistán como Estados Unidos se habrían resistido a la cooperación con el tribunal. Pero la medida de la cámara fue ampliamente criticada por comprometer la independencia judicial para evitar una confrontación con Estados Unidos, y la cámara de apelaciones de la CPI la anuló este año. Bensouda ha dicho que su investigación está analizando posibles crímenes cometidos por los talibanes, las fuerzas afganas y las fuerzas estadounidenses, incluido el abuso de los detenidos como parte de la “guerra contra el terrorismo” de Estados Unidos. Pompeo dijo después de que se aprobó la investigación que fue “una acción verdaderamente impresionante de una institución política que no rinde cuentas y que se hace pasar por un cuerpo legal”. En junio, Trump emitió una orden ejecutiva que permitía sanciones contra la CPI. La semana pasada nombró a Bensouda y al jefe de la división de jurisdicción, Phakiso Mochochoko, como objetivos.

Putin
Biden

En la práctica, las posibilidades de que la CPI procese a cualquier ciudadano estadounidense son mínimas, ya que sería muy difícil desarrollar un caso viable frente a la falta de cooperación de los Estados Unidos, y aún más improbable que la corte alguna vez obtenga la custodia de cualquier ciudadano estadounidense. Sin embargo, la administración Trump, de acuerdo con su enfoque hiper-agresivo hacia las organizaciones multilaterales, ha aprovechado la oportunidad para asestar un golpe potencialmente radical contra la corte. La acción de Estados Unidos también debe entenderse como una respuesta al examen actual de la corte de las acciones israelíes en Palestina y las inacciones en cuanto a operaciones llevadas a cabo por Rusia o Estados terroristas. 

Por suerte para Bensouda y Mochochoko, pero, si lo desea, Estados Unidos podría intentar cerrar la investigación de Afganistán del tribunal en su totalidad persiguiendo a las organizaciones y empresas con las que hace negocios. Es cierto que Europa y otros países miembros preferirían evitar una batalla campal con Estados Unidos por la CPI, pero la duda es si las posiciones serían defender la corte o apoyar a Estados Unidos si la administración de Biden intentara ponerla fuera de acción.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 30, 2021


 

9 thoughts on “Estados Unidos y la Corte Penal Internacional”

  1. Pingback: free emv sofware

    • Fernando C.
    • posted on April 2, 2021

    TIRAN PARA UN SOLO LADO

    • TIM h.
    • posted on April 1, 2021

    THERE IS A REASON WHY us DID NOT AGREE WITH ipc : ITS BS

    • Mario Burdiso
    • posted on April 1, 2021

    son zurdellis

    • Brtt Singer
    • posted on March 31, 2021

    They are partial agents

    • Sudamericano
    • posted on March 30, 2021

    La ciencia politica y la geopolitica dominaran al “derecho internacional”, mucho mas si se trata de una ONG politica con fines politicos e instrumentos de nula validez juridica para abarcar todo el planeta.

    • Bizancio
    • posted on March 30, 2021

    1º) No es un: “flagrante ataque al estado de derecho internacional”, como se dice, pues el derecho internacional, por ahora, es una quimera. No existe. Carece de un Pacto aceptado por todos los habitantes del planeta. Es decir carece de consentimiento para ser aceptado libre y voluntariamente y así, recién entonces, comenzar a existir.

    2º) “Estados Unidos considera el enjuiciamiento de sus ciudadanos ante un organismo internacional sin el consentimiento de Estados Unidos como una violación de su soberanía” Correcto, lo es. No existe soberanía mundial.

    3º) “Los partidarios de la CPI argumentan que si los estados pueden enjuiciar a los extranjeros por crímenes de guerra cometidos en su territorio en sus propios tribunales, tienen la autoridad para transferir ese poder a un tribunal internacional como la CPI”. En sus territorios pueden hacer lo que quieran, pero deberán aceptar las consecuencias sin quejas. La CPI no es ni tribunal ni internacional es una ONG de los que no tienen suficiente poder bélico y la prueba es que ni Rusia ni China ni EUA la aceptan como tal.

    4º) “Pompeo dijo después de que se aprobó la investigación que fue “una acción verdaderamente impresionante de una institución política que no rinde cuentas y que se hace pasar por un cuerpo legal”. Es cierto, es una ONG que se hace pasar por un tribunal. Es lo real y lo lógico. Todo los demás es un mito, es decir un cuento para niños.

    • Carol TYCH
    • posted on March 30, 2021

    IT IS NOT A REAL COURT

    • Jennifer Campos
    • posted on March 30, 2021

    An unofficial court held by a group of people in order to try someone regarded, especially without good evidence, as guilty of a crime

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: