Share

Derrotada la primera invasión, el General Beresford, el Coronel Pack y otros oficiales británicos, fueron confinados en Luján, pero su huida y las noticias de una nueva invasión, llevaron al Cabildo de Buenos Aires, a ordenar que otros prisioneros fueran trasladados al interior. Así fue como Córdoba, Santiago Del Estero, La Rioja, Tucumán y Catamarca, recibieron a su turno el contingente que les correspondía custodiar. El 5 de abril de 1807, arribaron a esta última provincia (Catamarca) cuatro carretas que conducían a siete oficiales, un soldado, siete húsares, un asistente, tres mujeres y un niño. Todos de procedencia británica.

De acuerdo a las órdenes que llevaba don Hipólito García Posse, conductor de la insólita caravana, “El Muy Ilustre Cabildo”, como se llamaba a si mismo en los documentos, dispuso alojar en la cárcel pública a los rubios prisioneros. Según se había establecido, no debía ejercerse “ninguna extorsión” sobre los cautivos, a quienes les estaba prohibido salir del radio urbano y mantener correspondencia. Sin embargo, ya fuera porque la cárcel no dispusiera de las comodidades necesarias o para aliviar las penurias de los visitantes, se dispuso que fueran alojados en casas particulares, pero los vecinos se negaron terminantemente a recibirlos; para una sociedad celosamente católica, que no albergaba un solo adepto al protestantismo, se trataba de un grupo bastante indeseable. Fue necesario entonces, alquilar algunas viviendas y “echar a la calle a varios artesanos (zapateros)…” Según consigna un documento de la época.

En carta al Gobernador de Salta, el Comandante de Armas interino de Catamarca explicaba el episodio alegando “que los vecinos son gente pobre, que no están acostumbrados a ver esta clase de herejes, a quienes tienen mucho horror y miedo…” A esta altura de los acontecimientos, los prisioneros empezaron a hacer oír su protesta, reclamando el Real y Medio por día que, según el tratado firmado entre las autoridades españolas e inglesas en oportunidad de la rendición, les correspondía.

La llegada de un segundo contingente – compuesto por el Sargento John Dennet, el Soldado John Ecarth, su esposa e hija – contribuyó a mejorar la situación de los prisioneros. Sucedió que el Sargento portaba una carta de recomendación del presbítero Pedro Acuña para Lorenzo Correa que lo alojó en su casa. Desde esta privilegiada situación, Dennet obtuvo ciertas ventajas para sus compañeros. Un episodio fortuito contribuyó, también, que la estadía de los británicos fuera aún más confortable. Al enfermar de Neumonía (Mal del Costado, le llamaban) Nicolás de Sosa y Soria, alcalde de primer voto, fue asistido por los padres franciscanos y varios curanderos “tolerados por las autoridades”, según cuenta Rafael Cano en su libro “Catamarca del 800”  Pero el mal de agravaba sin pausa y los familiares del enfermo debieron aceptar la oferta del Doctor James Evans, cirujano del Regimiento 71, que se encontraba alojado en la cárcel. Sosa y Soria no tardó en mejorar y de ahí en más. La situación de los prisioneros cambió notoriamente y fueron alojados en casas de familia.

Al poco tiempo la autoridad local, dispuso “que los vecinos pudientes” facilitaran a los prisioneros “ropas de abrigo y unos pocos reales para sus necesidades más apremiantes, porque a todos les consta que no tenían ni con que hacer rezar a un ciego” Así fue como el celoso confinamiento, empezó a transformarse en una agradable estadía que otorgaba a los británicos mucha libertad de movimientos.

Lo cierto es que, pese a las protestas de algunos, los prisioneros se dedicaban a menesteres tan entretenidos como cortejar a señoritas de la sociedad catamarqueña. Quién más entusiasmo mostraba era el Sargento Dennet, enamorado, al parecer, de Josefa Correa, hija de los dueños de casa en que se alojaba.

En julio de 1807, Santiago de Liniers, ordenó al Comandante de Armas de Catamarca el inmediato regreso de los extranjeros. Se había acordado su liberación y de la rapidez con que se hiciera el trámite podía depender – según anotaba el mismo Liniers – la recuperación de Montevideo, ciudad que los británicos mantenían en su poder. Antes de partir los presos, recibieron la paga estipulada: un Real y medio por día de detención. Algunos, convertidos ya en buenos jinetes, viajaron a caballo; el resto lo hizo en carretas fletadas especialmente.

Solo uno de los soldados ingleses se negó a ser repatriado: el Sargento John Dennet, quien renunció a su grado militar y anunció su decisión de casarse con Josefa Correa. El 28 de abril de 1808, dirigió una comunicación al Vicario y Juez Eclesiástico notificándole que se había reconciliado con la religión verdadera. Al mes siguiente, el presbítero Juan Acuña bautizó al enamorado John y el 16 de mayo de 1808, la ciudad entera asistió sorprendida al insólito acontecimiento. La ceremonia, realizada en la Capilla Oratorio de los Acuña, arrancó en los testigos, no pocos suspiros y lágrimas y en Rafael Cano una romántica reflexión: John Dennet, de prisionero de guerra, se había transformado en Prisionero del Amor.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Junio 20, 2021


 

13 thoughts on “LA INVASIÓN INGLESA A CATAMARCA”

    • julian
    • posted on June 21, 2021

    Muy buena historia.
    Quisiera saber un poco lo de la Patagonia Rebelde, porque se ha politizado mucho

      • Patricio
      • posted on June 21, 2021

      Hola Julian, si es una historia controvertida y se ha politizado; sucede que se ha puesto a Facón Grande (protagonizado por Federico Lupi) como una persona muy mansa, humilde, que se tuvo que levantar contra las injusticias, pero no eras tan asó. La columna de los “guerreros” de Cuchillo tenía como 6 km. no eran unos pobres “locos” salidos de la nada. El Teniente Coronel Héctor Benigno Varela, en su primera intervención, solucionó el problema, pero los políticos y algunos empresarios ganaderos, no cumplieron parte del acuerdo. En su segunda ida, le solicitó al presidente Irigoyen la ley marco para intervenir (lo que hizo Roca cuando fue al desierto) pero el presidente, le tendió la mano y le dijo “cumpla con su deber” ¿y cual era ese deber? como todo militar actuó de acuerdo a su formación. Lo que es mentira que una vez sofocada la rebelión, los ingleses cantaran “porque es un buen compañero” cosa que sale en la película, había uno sólo, el resto eran españoles, etc, entre ellos estaba el abuelo de Néstor Kirchner, que era “prestamista” . El que tuvo la oportunidad de acceder a parte de la documentación, entre la que se encuentra una invitación a la fiesta y los panfletos con los nombres de los sentenciados por Facón Grande, es el General Auel, cuando estaba destinado en el sur. Como siempre, hay algunas historias que han sido tergiversadas por la Ideología imperante desde hace tiempo en nuestro país, pero las fuentes están, pero hay que costearse lejos para acceder, a ellas, si es que todavía existen. Sino debemos atenernos a lo escrito por Bayer. Espero haber sido de ayuda, aunque muy escueto.

        • Julian
        • posted on June 21, 2021

        Si, yo ni el libro ni la peli… ninguna de las dos concuerda con muchas cosas.
        Te felicito por estas notas.
        Imperdibles!

    • Anonymous
    • posted on June 20, 2021

    I earned $15000 ultimate month by using operating online only for 5 to 8 hours on my computer and this was so smooth that i personally couldn’t accept as true with before working on this website. if you too need to earn this sort of huge cash then come and be part of us. do this internet-website online…………

    See……….. https://www.paybuzz1.com

    • Marco
    • posted on June 20, 2021

    La de 1806 no fue una invasión inglesa sino “de ingleses”. La de 1807, sí.

    The one of 1806 was not an English invasion but “of English”. The one from 1807, yes.

    • Soberano
    • posted on June 20, 2021

    Muchas veces pienso que Argentina bajo el dominio Inglés funcionaría mucho mejor.

    1. Man, don’t give the Argentinians more reasons to boost their ego, they already have enough cups and believe to be European. LOL 🙂 🙂 🙂

      1. How does an Argentinean commit suicide?
        He climbs up on his ego and then jumps off.

          • Mallory
          • posted on June 20, 2021

          Pope Francis wanted to call himself “God II”

    2. One thing worth to mention, a British Argentina would also likely be given control over Britain’s holdings in the South Atlantic, similar to how Australia and New Zealand were given responsibility over most remaining holdings in Oceania. This would include not just the Falklands, but South Georgia, and what is today the British Antarctic Territory.

        • Emerson Eady
        • posted on June 20, 2021

        I’d wish them good luck in keeping the British Antarctic territory considering that it’s hardly recognised.
        Mind you, they already claim some of British Antarctica.

    • Diego Fuentes
    • posted on June 20, 2021

    si sus descendientes siguen en argentina lo deben estar puteando porr quedarse en argenzuela

    • polo polo
    • posted on June 20, 2021

    Cuantas cosas que uno desconoce.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: